N° 2

regresar2

Publicada en Octubre 2014.

Descargala


Editorial

Hace ya un poco menos de medio año que salió públicamente la revista Regresión, en ese entonces hicimos un llamado a continuar con la guerra en contra de todo aquello que represente progresismo y artificialidad, en vista de que comenzó un resurgimiento de grupos de corte terrorista que se proclamaban hostiles hacia el sistema tecnoindustrial en México.

Para nuestra sorpresa para principios de Agosto de este mismo año, el grupo terrorista “Individualidades tendiendo a lo salvaje” y diez grupos más, (que anteriormente se había atribuido, o no, ataques con fuego y/o explosivos en varios blancos), se unieron para dar paso a un solo grupo, el grupo fue llamado “Reacción Salvaje”. Su primer comunicado desglosado en cinco secciones, hacía gala de una cargada crítica a la tecnología y a la civilización, advirtiendo que no tendrían ninguna consideración con civiles durante ataques perpetuados. Un mes después, en Septiembre, como es de costumbre la prensa comenzó a especular y en diferentes medios impresos y digitales aparecía la noticia, “Aparece nuevo grupo radical, amenaza con ataques terroristas”. Las alarmas se prendieron en el gobierno federal, pues según ellos, se podrían suscitar ataques durante las fiestas patrias, (15-16 de septiembre), o en la marcha del 2 de octubre.

La preocupación sobre accionar de este grupo, así como otras amenazas como el narco, la violencia callejera, la inconformidad social, entre otras, hicieron que en plena festividad del “grito de independencia” en el zócalo de la Ciudad de México, donde el presidente se presenta para gritar su repetitivo vitoreo, se implementaron minuciosos chequeos policiales, inclusive a niños y carriolas. Por esto, los izquierdistas defensores de los derechos humanos, pegaron el grito en el cielo exigiendo (como siempre) al gobierno, una explicación sobre su actuar “abusón”, el estado se sacó de la manga el pretexto de que para ese chequeo extremo tenía un permiso federal.

El nerviosismo en el gabinete de seguridad tras una amenaza terrorista estaba presente, y ese día lo evidenciaron de esa forma.

El 30 de septiembre un grupo de anarquistas encapuchados, arrojó bombas molotov a las afueras de la ciudad universitaria de la UNAM en DF, los guardias de seguridad corrieron para atraparlos, por lo que los encapuchados respondieron con detonaciones de arma de fuego. El día primero de octubre, esos mismos anarquistas (sin nombre firmante) se adjudicaron el hecho en un blog llamado “instinto salvaje”, su principal motivación fue dar apoyo moral a sus compañeros presos por distintos cargos en cárceles capitalinas, la prensa comenzó a tergiversar el contexto y algunos portales escribieron que el grupo Reacción Salvaje era el responsable de dicho ataque, algo evidentemente falso. Ante esto diremos lo siguiente:

-En primera, el grupo R.S., NO es anarquista, por lo tanto no tiene que abogar por personas que están en prisión con ideas anarquistas, como se hizo ver en el comunicado colgado en dicho blog.

-En segunda, el grupo R.S., no escribe con “x”, pues no reconocen ninguna corrección político-gramatical de género. R.S. no cree en la igualdad, que casi siempre es representada en algunas palabras con la letra “x”.

-En tercera, como se pudo leer en el primer comunicado de R.S., los grupúsculos que lo forman tomarán nombres propios, R.S. especificó que firmarían con nombres, a comparación del texto de adjudicación de los anarquistas que no lo hacen.

La prensa como siempre poniendo palabras que no son y creando confusión, en fin, ese siempre ha sido su trabajo.

Llegó el 2 de octubre, los cerebritos lamehuevos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), hicieron  un llamado a varias organizaciones (inclusive a las anarquistas), para que ese día se respetara la manifestación pacífica, pues días anteriores su movimiento estudiantil había llegado a algunos paupérrimos acuerdos academicistas con el secretario de gobernación, Osorio Chong. Era el momento de demostrar que el izquierdista movimiento estudiantil junto con otras organizaciones sociales (igual o peores izquierdistas), podrían marchar sin incidentes, apegándose a los lineamientos marcados por el sistema que según ellos combaten.

Fue así que, solo se reportaron pequeños brotes de violencia en esta marcha por parte de algunos encapuchados.

La prensa, la cual había difundido que R.S. atentaría durante esas dos fechas, se quedó esperando su tan deseada nota roja.

Pero el cinco de octubre, el “Grupúsculo Cazador Nocturno” de R.S., se adjudicó la colocación de una bomba en la Secretaria del Medio Ambiente en el Estado de México (al final de esta publicación aparece el comunicado), cabe destacar que este es el primer ataque público registrado de un grupúsculo de R.S. hasta ahora. El ataque fuera de las fechas marcadas por la prensa y el gabinete de seguridad, fue como si R.S. dijera que no necesita fechas clave para que sus grupúsculos comiencen el ataque.

A dos meses de la creación del grupo, esto es lo que ha acontecido. La historia de Reacción Salvaje, está apenas siendo escrita…

Otoño 2014

Revista Regresión “Cuadernos contra el progreso tecnoindustrial”

R.S. “Grupúsculo Manto de piel-coyote”


Antiguas guerras contra la civilización y el progreso

Entre chichimecas y teochichimecas

Según la historia oficial, en el año de 1519, los españoles llegaron a lo que ahora se conoce como “México”, solo tres años bastaron para que el gran imperio azteca (o mexica), y su ciudad más emblemática, la Gran Tenochtitlán, cayeran bajo yugo europeo.

Durante la consolidación de pueblos y ciudades en territorio mexica, la expansión territorial de los nuevos amos y señores comenzaba a fraguarse, desde el centro del país hasta Michoacán y Jalisco, los conquistadores dejaron huella, llegando para quedarse. La resistencia que los nativos implementaban ante la invasión de sus tierras no era mayor problema para los blancos, hasta que estos llegaron a pisar territorio norteño, territorio de la Chichimecatlalli.

Las tierras del norte de Mesoamérica, eran un lugar desconocido y peligroso, a esa área en específico se le conocía como la Gran Chichimeca, en donde los grupos cazadores-recolectores nómadas de diferentes etnias deambulaban desde hace cientos de años.

Los propios aztecas, otomís y tarascos, trataron en su momento de conquistar esas tierras, pero nunca lo habían conseguido. Inclusive los aztecas se referían a la Gran Chichimeca, como “Teotlalpan tlacochcalco mictlampa”, que quiere decir, “lugar del norte donde se esconde la muerte”.

En 1526, el propio Hernán Cortés escribió: “Hay cierta gente y población que llaman chichimecas; son gentes muy barbarás (…), envió ágora sesenta de a caballo y doscientos peones (…), a saber el secreto de esa provincia y gentes (…) y si no quisiesen ser obedientes les hagan guerra y tomen por esclavos (…) y así será su majestad servido y los españoles aprovechados porque sacaran oro de las minas (…).

Según en las crónicas de Fray Bernardino de Sahagún, el emperador azteca Moctezuma Ilhuicamina, (quien gobernaría Tenochtitlan durante el periodo de 1440-1469), en alguna reunión que tuvo con los sabios de la ciudad dijo: “Tenemos que construir nuestra historia, porque pasamos todavía como chichimecas en el Valle de México, y eso no puede ser.

Entonces hay que borrar esa historia de pasado chichimeca y construir otra; la historia de que somos el pueblo civilizador, que somos constructores de la Gran Tenochtitlán”.

La palabra chichimeca en sí, desde siempre ha sido usada para referirse a los salvajes, a los incivilizados que rechazaron el modo de vida sedentario y siguieron con las costumbres de sus antepasados más primitivos, aunque, existían chichimecas que no eran totalmente salvajes, por ejemplo, los caxcanes, los pames, los tecuexes, etc., este tipo de chichimecas habían abrazado el sedentarismo y la agricultura como modo de vida. Por el contrario, los chichimecas zacatecos, huachichiles y algunos guamares, eran del todo salvajes, eran expertos cazadores con el arco y la flecha, andaban por el monte desnudos, se pintaban el cuerpo, usaban colguijes de huesos y colmillos, se tatuaban y escarificaban la piel, utilizaban expansores de piedra y maderas, su cabello era largo hasta la cintura, y su actitud se tornaba hostil frente a lo ajeno y lo amenazante.

Se puede malinterpretar mucho el término “chichimeca”, pues si recordamos, el famoso gobernador de Texcoco, Netzahualcoyotl, era chichimeca; Juan Diego, quien supuestamente encontró en el cerro del Tepeyac a la virgen María, también era chichimeca; aquellos que flecharon frailes y se adornaban su cabello con cuero cabelludo arrancado a los españoles, durante los conflictos del Mixtón, también eran chichimecas, ante esto, tener una definición concreta y   sólida del término “chichimeca” para poder diferenciar entre los sedentarios y los salvajes, es de vital importancia, por esa razón, en este pequeño trabajo, con el término de “teochichimecas” mencionaremos a los naturales que eran del todo salvajes, para no caer en las mismas confusiones de siempre.

La semilla de la confrontación: La Guerra del Mixtón

Durante el periodo de 1520-1531, se edificaron varias ciudades sobre los restos de la civilización azteca, dos de las más importantes fueron Nueva España y Nueva Galicia, esta última ocupaba los actuales estados de Jalisco, Colima, parte de Zacatecas y Nayarit.

El conquistador Nuño de Guzmán, se encargó de desplegar por la fuerza a varios pueblos sedentarios y nómadas del norte de Nueva Galicia. A Guzmán lo caracterizó su excesivo uso de la fuerza contra los nativos, así como sus letales castigos hacia los que se resistían a ser esclavizados.

Durante años, el conquistador trabajó fielmente para la corona y la religión católica, y aunque sus actos contra los indios le costaron la cárcel, el recuerdo de los acontecimientos perduró en la mente de los aborígenes hasta el día en que comenzó la rebelión.

Ya para 1541, los nativos cansados de los malos tratos y decididos a defender su modo de vida, sus creencias y sus ancestrales tierras, comenzaron a rebelarse, primeramente evitando asistir a las misas. Su descontento fue mayor, cuando soldados mandados por frailes, autorizaron llevar por la fuerza a los inconformes hasta las iglesias. Fue ahí que muchos autóctonos sedentarios abandonaron los poblados de los españoles y se refugiaron en los cerros, adaptando de nueva cuenta la vida cazador-recolector seminómada, en las montañas se encontraron con más y más indígenas que habían decidido hacer lo mismo. Así, después de varias reuniones entre tribus y liderados por varios “tlatoanis”, la rebelión generalizada comenzó. Al grito de “¡Axcan kema, tehuatl, nehuatl!” (¡Hasta tu muerte o la mía!), los grupos de originarios armados atacaron soldados españoles, quemaron conventos, iglesias y pequeños poblados, tendieron emboscadas, mataron frailes, ciudadanos españoles, negros, mujeres, mulatos, indígenas aliados de los blancos, ganado y caballos.

En la rebelión participaron coras, huachichiles, caxcanes, zacatecos, guamares, guainamotas, tepehuanes, irritilas, huicholes, entre otros.

Después de varios ataques, los guerreros se unificaron en el Cerro del Mixtón, desde donde atacaban a las caballerías españolas que eran enviadas por el gobernador de Nueva Galicia, Cristóbal de Oñate. A su vez, frailes misioneros subían al cerro, para tratar de entablar conversaciones y así lograr la paz por medio de predicas religiosas. Según las crónicas, el  franciscano Juan de Calero, intentó dialogar con los rebeldes con su biblia en mano, a lo que uno de ellos respondió rabiosamente: “¡Ya no nos predicarás más cosas del cielo ni del infierno, no queremos tu doctrina!”, después de esas palabras mencionadas en el idioma de los salvajes, lo atacaron y lo mataron con flechas y lanzas.

Fernán Gonzales de Eslava, describía a los barbaros así: “Dentro de su furor esquivo se encierran todos los males, y con flechas infernales a ninguno dejan vivo de los misioneros vivientes”.

Debido a que la gran mayoría de los ataques que lanzaron los europeos, en contra de los alzados del Mixtón fracasaron, y alertado por que estos habían tomado varias ciudades, (inclusive la propia ciudad de Guadalajara), Oñate mandó llamar al capitán Diego de Ibarra, experto en estrategias militares. Este trató de sitiar a los rebeldes en contadas ocasiones, pero ninguna de estas dio resultado, más que lo acostumbrado: caballos flechados, soldados muertos y los vivos muy desmoralizados, tanto por las pérdidas, como por la burla que los levantados les hacían después de las batallas desde la cima del cerro.

Pero los nativos, tenían algo guardado para Ibarra y sus hombres, un golpe tan fuerte que haría temblar hasta al mismo Virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza y a todo el Concejo de Indias.

El 9 de Abril de 1541, conociendo los ciclos naturales y teniendo lo salvaje a su favor, los naturales aprovecharon la aparición de un eclipse solar, para sorprender a los blancos y matar a la gran mayoría.

Este golpe fue tan duro que el mismo Virrey, solicitó la presencia de un conocido conquistador, aquel que en su momento había sido capitán de Hernán Cortes, quien había ayudado en gran manera a derrotar totalmente a los guerreros águila y jaguar quienes resguardaban Tenochtitlán, pero que, por su misma altanería y megalomanía lo harían caer ante los pies descalzos de los salvajes del Mixtón, estamos hablando de Pedro de Alvarado.

Alvarado confiado en que podría controlar la situación, decidió ir directamente junto con sus hombres, uniéndose con los de Ibarra, al Peñol de Nochistlán, otro cerro en donde los rebeldes se habían fortalecido demasiado. Alvarado no esperó refuerzos y se enfrascó en sangrientas batallas, las cuales día con día fueron ganando y resistiendo los guerreros nativos.

El 24 de Junio, durante una gran batalla en los bosques del Peñol de Nochistlán, las flechas, lanzas y las rocas harían correr a los españoles liderados por Alvarado, ante los gritos de los salvajes, su actitud hostil y su apariencia agresiva sus hombres se salieron de control generándose una carambola humana durante la retirada, unos aplastándose sobre otros cuesta abajo, Alvarado se vio también afectado, recibió varias heridas producto de las fuertes flechas que los salvajes habían diseñado exclusivamente para perforar las armadura españolas, su caballo le cayó encima fracturándole varias costillas, quedando tendido en el piso y muy mal herido.

El 4 de Julio, Alvarado moría por las heridas causadas en la batalla del Nochistlán, había perdido una batalla contra los que catalogaban de primitivos inexpertos en batallas. Alvarado pudo asesinar en su momento a los mejores guerreros de la elite militar azteca, pero no pudo contra los indomables cazadores-recolectores.

Este fue otro muy duro golpe para los blancos, que realmente veían su reino en peligro latente. El Virrey Mendoza, inquieto y extremadamente preocupado por las pérdidas, y porque la rebelión se había extendido hasta Michoacán, donde varios purépechas habían tomado las armas junto con los (teo) chichimecas, mandó a que se juntara el mayor número de indígenas aliados para combatir a sus parientes étnicos, así, cientos de mexicas, tlaxcaltecas, xilotepecas, huejotzincas, etc., fueron mezclados con el ejército español para exterminar a los rebeldes. Las crónicas cuentan que más de 50 mil hombres fueron los que atacaron con fiereza a los alzados y los hicieron retroceder de las ciudades que ya habían sido tomadas, los salvajes tanto del Mixtón como de Nochistlán también cayeron por los números ataques de los españoles y sus aliados indígenas, en 1542.

El exterminio fue inevitable, así terminaría un episodio más de la resistencia nativa contra la civilización y el progreso, muchos de los salvajes guerreros murieron en batalla porque no estaban dispuesto a negociar su libertad, ni aceptarían los mandatos de los nuevos gobernantes, antes morirían negando las costumbres y las creencias de los extraños. Aquellos que sobrevivieron continuaron acciones hostiles pero con menos impacto que en el levantamiento generalizado, la llama del conflicto seguía ardiendo en ellos, la Guerra del Mixtón solo sería el comienzo de algo más grande: La Guerra Chichimeca, el conflicto nativo más grande y sangriento, y de mayor duración de toda Norteamérica, el cual oficialmente duraría poco más de 50 años.


El Gran Colisionador de Hadrones: científicos jugando a ser dioses

Cerca de Ginebra, en la frontera franco-suiza, se encuentra la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN en francés). Dentro de sus instalaciones se localiza el Gran Colisionador de Hadrones (GCH), esta máquina bajo la tierra, está construida para el aceleramiento de partículas. Más de 6000 investigadores de 34 países cientos de universidades participan en su desarrollo y mantenimiento. Dentro del aspecto local, los dos físicos mexicanos que destacan en el proyecto son Gerardo Herrera Corral (1), y Arturo Fernández Téllez (2), además de los más de 70 investigadores de universidades como la UNAM, el IPN, la Universidad Autónoma de Puebla y la de Sinaloa, por mencionar las más importantes.

El GCH, comenzó sus primeros experimentos en el año 2008, y desde el principio sus supuestas finalidades (resumidamente) han sido:

-Saber que es la masa

-Saber cuál es el origen de la masa

-Conocer el significado de la materia oscura

-Saber si hay simetría entre materia y antimateria

-Recrear el big bang a tamaño subatómico

-entre otras…

El GCH ha sido considerado uno de los experimentos más grandes en la historia de la humanidad, pues en este, los investigadores tratan de simular su propio inicio de la creación, bajo el pretexto de encontrar las respuestas que no han sido posible ser contestadas en el pasado, y que ahora con el avance de la tecnología es un poco más “viable”.

Las posibles catástrofes

Este gran esfuerzo científico, que ha sido nombrado por varios como la “máquina de dios”, desde sus comienzos tuvo tropiezos y oposición. Ejemplo de esto fue la demanda que interpusieron los científicos Luis Sancho y Walter Wagner, ante un tribunal en Hawái en 2008, argumentando la posibilidad de que el GCH haría desencadenar la destrucción del planeta. La teoría catastrofista parecida a la de la “grey goo”, afirmaba que por la enorme cantidad que maneja el GCH, se podría formar un agujero negro que succionaría toda el área y finalmente la tierra. Otras de las teorías (las cuales se enumeran en 17), predecía la formación de materia extraña súper-masiva producida por una de las pruebas del colisionador, que haría desestabilizar la materia ordinaria.

Cada una de las teorías fueron descartadas por varios científicos que participan en la “máquina de dios”, quitándoles solidez con la argumentación científica que los respalda. Aunque no todos les creyeron, varias manifestaciones se suscitaron en contra del GCH, la situación llegó al extremo de que una mujer llamada Chhaya en la India, se quitó la vida al investigar a fondo lo que la mega-máquina “podría llegar” a hacerle a la tierra.

De cualquier forma, el director del proyecto Rolf Heuer, junto con su equipo de publicidad, lograron limpiar la imagen del GCH poco a poco, y quitar de la mente del público la mancha de las teorías catastrofistas de los científicos opositores.

Aquí, queremos aclarar que los editores de la Revista Regresión, no creemos en las profecías catastrofistas de los investigadores, quienes empapados de envidia y/o hambrientos de “propaganda científica”, hacen y dicen lo que sea para ganar atención pública, como en el caso de Bill Joy. (3)

Lo que existe realmente ahora, en este momento, es la desaparición de lo salvaje (tanto en lo humano como en los animales y en la tierra), la domesticación, la extinción de entornos y el avance sin freno de la civilización, la artificialidad y la tecnología.

Para “Los Regresión”, no hace falta ver más allá en el futuro para ponernos en contra del sistema tecnoindustrial como tal, para saber que la tecnología destruirá todo lo que es potencialmente libre, y decimos destruirá, porque ya no está haciendo.

El presente es lo que importa realmente, centrarnos en el futuro sería solo divagar sin rumbo.

El “gran” logro del bosón

El 4 de Julio de 2012, los investigadores del GCH, anunciaron la existencia empírica del “Bosón de Higgs”, ya para el 14 de Marzo de 2013, los científicos dieron a conocer más información de una partícula modificada más parecida al Bosón.

Pero, ¿qué es el Bosón de Higgs?

Es una partícula elemental, que no está constituida por partículas más simples, por lo cual no tienen una estructura interna. El mecanismo de Higgs, trata de explicar la razón del origen de la masa de las partículas elementales.

La partícula fue propuesta por el físico Peter Higgs en 1964, y aunque antes se tenían referencias solo teóricas y a modelo estándar, fue hasta 2012 que se comprobó su existencia empírica, después de que los grandes detectores ATLAS y CMS del GCH, lo generaron después de varias pruebas. Ni el famoso físico Steven Hawking, creía posible encontrar dicha partícula, pero los investigadores del CERN lo han logrado.

Es decir, los científicos están a un paso de transformar de una manera totalmente anti-natural (o artificial) con una máquina, la energía, en masa, la masa que es la cantidad de materia que posee un cuerpo.

Los científicos con sus máquinas y sus sabiondas teorías juegan a ser dioses, juegan a ser la propia naturaleza creadora, pero ya lo dijo el sabio suquamish: “Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos”.

Conclusión

No hacen falta más análisis, más explicaciones académicas e inmiscuirnos (en este pequeño texto), en referencias científicas para destapar la realidad sobre las verdaderas razones que tienen los científicos con el (hasta ahora considerado) experimento más ambicioso en la historia de la tecnología compleja.

El GCH es una máquina enorme, pero hasta la más mínima falla amenaza su estabilidad, esto quedó descubierto en 2009, cuando un pájaro dejó caer un pedazo de pan sobre las maquinas externas, que provocó el sobrecalentamiento de estructuras subterráneas, forzando a los ingenieros y mecánicos a parar labores y reparar todo lo estropeado.

Ante este ejemplo real, es claro, el sistema tecnológico tiene averías, muchas de ellas pueden provocar la desestabilización completa, pero para eso es necesario pensar en grande, proponerse objetivos concretos y atacar sin compasión.

Notas:

1) Físico del Cinvestav del IPN, de quien hablamos en el primer número de Regresión.

2) Fisco de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

3) Joy, experto en sistemas computacionales, informática y cofundador de Sun-Microsystems, difundió hace unos años por los medios, un texto titulado “Porque el futuro no nos necesita”, en el cual advertía que la nanotecnología implicaba riesgos de que las nano-partículas se auto-multiplicaran sin control llevando así a la destrucción del planeta tierra incluso del universo.

Cuando Joy volvió a tener los reflectores sobre él, dejó de publicar semejantes barbaridades (al menos públicamente).


Atentados contra la naturaleza en México

Los atentados contra la naturaleza (semi) salvaje en México han ido en aumento en este 2014.

Los responsables tienen nombre y apellido, tienen domicilios, lugares que frecuentan, para todos aquellos radicales que están dispuestos a devolver el golpe que estos malditos le han dado a la naturaleza con sus combustibles fósiles y sus corrosivos químicos, esta es la información:

6 de abril:

Petróleo fue derramado en el municipio tabasqueño de Felipe Carrillo Puerto, la mancha negra se expandió por el principal rio de la región de Cunduacán, afectando severamente flora y fauna.

Pemex comenzó labores de limpieza pero fue en vano, la población nativa del lugar ha presentado intoxicaciones en estómago y en pulmones, por los fuertes olores del hidrocarburo.

Por este acto, Pemex recibió una queja por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) (1), como si las quejas en papeles arreglaran el daño que le han hecho a la tierra.

13 de agosto:

Se registró un derrame toxico por parte de la mina Proyecto Magistral, en el municipio de El Oro, Durango.

Según los reportes de los cómplices de la Profepa, las lluvias hicieron que la solución química (agua cianurada), que estaba almacenada en una presa de la mina, se derramara incorporándose al arroyo Magistral y que llegó a afectar el suelo natural del área.

La Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) (2), junto con la empresa minera, se “unieron” para limpiar el área y para prevenir posibles emergencias.

8 de agosto:

El peor de los desastres mineros se registra en el municipio de Cananea, Sonora.

La empresa responsable Grupo México (3), contaminó con ácido sulfúrico los arroyos Bacamuchi y Bacoachi, que llegaron a afectar el Rio Sonora

El derrame contaminó más de 50 kilómetros rio abajo, tiñendo el agua de un color rojo oxido.

Hasta la fecha (octubre 2014), el agua de los arroyos sigue contaminada, afectado seriamente el entorno.

16 de agosto:

Un derrame petrolero afectó severamente al rio San Juan, el oleoducto Madero-Cadereyta fue “ordeñado” clandestinamente, durante la extracción el oleoducto sufrió daños que hizo que se derramara crudo dentro del rio.

Emilio Lozoya Austin, director ejecutivo de Petróleos Mexicanos (Pemex) (4), junto con sus cómplices de la Comisión Nacional del Agua (5), estimó en una rueda de prensa, que el derrame fue en 4000 barriles de petróleo y aseguró que en una semana las labores de limpieza culminarían, pero no fue así, el rio siguió contaminado. El daño se hizo, Pemex de nuevo fue el responsable de ese tipo de derrames.

31 de agosto:

Un severo derrame petrolero por parte de Pemex, afectó en gran medida la flora y la fauna en el municipio de Tierra Blanca, Veracruz. Una supuesta toma clandestina propició que el crudo se derramara por el rio, matando a una gran cantidad de animales, entre los que se encuentran, conejos, tortugas, peces, aves endémicas, etc., también afectó severamente una gran parte de la flora, en general, el entorno natural sufrió un grave atentado.

Notas.

(1) Carretera Picacho-Ajusco #200, Colonia Jardines en la Montaña, Delegación Tlalpan, Código Postal 14210, México D.F.

(2) Boulevard Adolfo Ruiz Cortines # 4209 Colonia Jardines en la Montaña, Delegación Tlalpan D.F. Código Postal 14210

(3) Campos Elíseos #400 Lomas de Chapultepec Código Postal 11000, México D.F.

(4) Marina Nacional #329, Colonia Petróleos Mexicanos, Código Postal 11311 México, D.F.

(5) Avenida Insurgentes Sur # 2416, Colonia Copilco el Bajo, Delegación Coyoacán, Distrito Federal, Código Postal 04340


Explosivo detonado en secretaria del medio ambiente, Estado de México

Hasta nosotros ha llegado un texto escrito por parte de un grupúsculo de “Reacción Salvaje”, se trata de la adjudicación de un ataque con explosivos a la Secretaria del Medio Ambiente en el Estado de México.

Lo dijimos en el primer número de esta revista Regresión: apoyamos y apoyaremos totalmente los actos de dichos grupos, todo en defensa extrema de la naturaleza salvaje (incluida la humana).

Volvimos como los recuerdos que atormentan a aquellos, que han querido a toda costa domar y destruir lo salvaje.

Revivimos con nuestros actos, la fiereza y la resistencia de los guerreros nativos contra las civilizaciones pasadas y futuras.

Con el estruendo que nos caracteriza, hemos atentado contra una de las instituciones que se cree con la “autoridad”, de mediar entre el destructivismo del humano moderno y el devastado entorno natural. Con extremo cinismo dice trabajar por la naturaleza, reforestando bosques, promoviendo la educación ambiental, consultando la verificación vehicular, regulando las áreas protegidas, etc., pero ese es solo la cara buenista de las instituciones cómplices del sistema tecnoindustrial. La educación verde y alternativista es lo de hoy, piensan que enseñando a la sumisa sociedad a reciclar y a no tirar desechos, están haciendo de este un mundo mejor, nada más alejado de la Realidad, pues el problema no está en la cantidad de basura acumulada, no está en el consumismo, el problema en si es la civilización como tal, y el sistema que la respalda.

Esta “coalición” de “instituciones ecológicas”, han llegado a formar cumbres mundiales en donde tratan la problemática que enfrenta el planeta tierra con respecto a los altos niveles de gases de efecto invernadero, pero esta aparente preocupación por la tierra, se viene abajo cuando vemos que las grandes organizaciones e industrias continúan destruyendo a diestra y siniestra entornos enteros para sacar ganancias económicas de ello.

Nosotros no les creemos nada, y ante esta situación la mejor opción es rechazar a toda costa los valores izquierdistas de la sociedad impuesta por la cultura tecnoverde, y atentar contra la hipocresía de estas instituciones. Por eso la noche del cinco de octubre hemos detonado un artefacto explosivo artesanal, en la entrada del edificio de la Secretaria del Medio Ambiente, ubicada en vía Gustavo Baz, en Tlalnepantla, Estado de México.

Con esto demostramos (aunque la prensa lo haya callado), que hemos vuelto con nuestro sello característico a atentar contra los que hacen que este sistema siga su curso.

Esto es solo un comienzo, advertimos que los explosivos seguirán detonando…

¡Por la extrema defensa de la naturaleza salvaje!

¡Por el atentar contra el sistema y los que lo sustentan!

Reacción Salvaje

“Grupúsculo Cazador Nocturno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.