Get a site

N° 4

regresar4

Publicada en octubre de 2015

Descargala


Editorial

“Hace demasiado tiempo que se degrada al hombre y se reniega de la naturaleza; los detractores del hombre, legisladores, fundadores de sociedades, han hecho de él un monstruo; por su ceguera, por su corrupciones por lo que esos enjambres de barbaros, esos devoradores y de cadáveres y de esqueletos, reducen a la especie humana a una condición muy inferior a los animales; esos afortunados trapaceros que dominan por sus vicios y con actos de autoridad sacrifican la humanidad a la política; todos esos holgazanes que no pueden sentarse sino sobre cojines, imponen el trabajo al hombre. De igual suerte con su pedantería, sus religiones y todo su arsenal de leyes tan absurdas como caprichosas, que embrutecen al hombre, impidiéndole sentir su degradación, le atribuyen malos instintos, le suponen crímenes para darles explicaciones, hacerse sus amos y sus guías, amos orgullosos, implacables, que no le abandonan sino al borde de la tumba, y esos pretendidos héroes, esos simoniacos devastadores, son los que han enrojecido la tierra con sangre, los que han reusado reconocer a los salvajes como seres de la especie humana, para poderlos subyugar y asesinar.”

Extracto del texto

“El hombre y la Naturaleza” de Alfred Merne (escritor Naturiano).

Revista Blanca N° 122, 11 de Agosto de 1903. Madrid, España.

Reacción Salvaje ha muerto, el proyecto que reunió a varios grupos de corte eco-anarquista, anticivilización y terroristas terminó, pero la guerra continúa, solo era cuestión de tiempo para que nuevos grupos publicaran textos y reivindicaciones como hasta ahora se ha visto.

Los editores de esta revista, (como se dijo en el último comunicado de RS del 14 de agosto de este año), continuaremos dándole seguimiento escrito a todos los actos violentistas en contra de lo ajeno, en contra de la civilización, de la tecnología, la modernidad, el progreso humano y la artificialidad.

Nos hemos alejado de ese selectivismo que nos caracterizaba y, en nuestro pasado trabajo editorial titulado “Cronología Maldita–La historia de Reacción Salvaje”, hemos incluido muchos otros ataques que se han dado tanto en México como fuera de este territorio que no fueron propiamente responsabilidad de los grupúsculos de RS, sino de individuos y grupos que empiezan a dar señales de conflicto en contra del sistema tecnológico.

Porque la guerra en contra de todo lo nocivo está llena de etapas, cada quien sabrá por qué está marcado, cual es la necesidad que uno tiene para arrojarse a atacar de una forma extremista a defender su naturaleza salvaje.

La tendencia del eco-extremismo para nosotros ha sido una de las etapas que más nos ha atraído, dentro de RS, encontramos muchas similitudes muy marcadas entre nosotros con varios de sus integrantes.

Los individualistas que formamos ese proyecto finalizado, nos unían varias cualidades, las cuales mencionamos en seguida, con esto no estamos diciendo que las personas que pasan a los actos extremos contra el sistema tecnológico TIENEN QUE ser así, pero es necesario tenerlos en cuenta.

Apego y respeto a la naturaleza salvaje: Existe una relación muy íntima entre la naturaleza y nuestra especie de carácter simbiótico, esa relación la hemos perdido un poco tras el pasar de las generaciones, pero es posible volver a reconectarnos, volver a recuperar nuestra naturaleza salvaje (aunque no en su totalidad, claro).

Apreciamos en gran manera la naturaleza, de ella provenimos y a ella regresaremos, defenderla y defender nuestras raíces más profundas, las que nos unen a ella, es solo una consecuencia de ser aun humanos y no humanoides. Las habilidades de supervivencia, el reconocimiento de flora y fauna silvestre, la caza, la recolección, la imaginación que da cabida a una vida lo más alejada de la civilización que se pueda, son herramientas que complementan al individualista y a su grupo de afines.

Determinación: El arrojo es una de las cosas que caracterizaba a los grupúsculos. Actuar fríamente y sin contemplación alguna con extraños durante un atentado, sabotaje o atraco, es menester.

Si hay dudas o no se está del todo seguro en defenderte (en matar o morir), de aquella persona que intenta detenerte (ya sea un civil o un policía), mejor ni lo intentes. En otras palabras, se indiscriminado.

Austeridad: Las necesidades artificiales son un problema para los miembros de esta decadente sociedad, aunque algunos no las vislumbren y se sientan felices cubriéndolas con su vida de esclavos que llevan. La mayoría de la gente está siempre intentando pertenecer a ciertos círculos sociales acomodados, sueñan con lujos, con comodidades, etc., y para nosotros eso es una aberración. La sencillez, arreglártelas con lo que tengas a la mano, y apartarse de los vicios civilizados rehusando de lo innecesario son características muy notorias dentro del individualista del tipo eco-extremista.

Sobriedad: Mantenerse sobrios y rechazar en todo las drogas legales e ilegales es importantísimo dentro de esta tendencia, siempre hay que estar alertas ante cualquier eventualidad. Caerse de borracho, fumar cigarros o mariguana, inyectarse drogas, inhalar solventes, intentarse “curar” con medicina alopática, es decir, invadir tu cuerpo con esas nocivas sustancias solo lo hacen los necios, que no se respetan ni a sí mismos, los carentes de control, los débiles e inconsecuentes. Así que las rechazamos totalmente.

Paciencia: Esta es una de las virtudes más respetables, la desesperación es una enfermedad de la civilización, en esta, vemos que todo corre a una velocidad frenética, todos andan de un lado para otro sin control alguno y dejando que sus rutinas los envuelvan en eso, en la desesperación. Tener paciencia y ser cuidadoso tanto en los actos en contra del sistema como en la vida misma, te alejan de los problemas que muchos han padecido (cárcel, accidentes, muerte, etc.), repetimos, te alejan, mas no te dejan exento.

Constancia: Darle seguimiento a un proyecto como este no ha sido fácil, siempre hay problemas que uno no espera que se presenten, y que aunque no los esperas siempre hay que estar preparados.

Las motivaciones reales llevan a ser constante a un individualista eco-extremista, trabajar duro y darle continuidad a la finalidad inmediata puede llevarte a conseguir metas directas. Nosotros en Regresión, la meta que tenemos en publicar esta revista es darle el seguimiento que se merece a esta tendencia, si algo cambia en alguien y ese alguien decide emprender desde su individualidad la guerra heredada por nuestros ancestros, adelante, aunque esa no es nuestra finalidad (cambiar a las personas) si eso pasa, solo sería obra de la causalidad.

Responsabilidad: Tomar en tus manos las consecuencias de tus actos y asumirlas como tuyas hayan causado el impacto que hayan causado, eso es lo que se refiere a la responsabilidad.

Realismo: La realidad muchas veces nos presenta un escenario muy derrotista, muy pesimista, aun así, asumir ese realismo y aceptarlo tal y como es, (aunque cause un conflicto mental) es necesario para tirar por la borda esa venda de los ojos que nos ha cegado desde hace tiempo, esa venda llamada utopía. Muchos han criticado a Individualidades tendiendo a lo salvaje, a Reacción Salvaje y a otros grupos que han desechado la idea de un “mejor” mañana, que declaran que no esperan nada positivo de toda esta guerra, y que desprecian la esperanza. La gente siempre va a querer oír lo que les conviene, y no la Realidad. El individualista eco-extremista es realista y pesimista a la vez, no escucha la alegre cantaleta de los pueriles optimistas, porque para él, el presente que vive está lleno de realidades sombrías, las cuales hay que enfrentarlas con fortaleza, defendiéndose de ellas con uñas y dientes.

Seguro que hemos dejado algunos puntos sin mencionar, pero al menos estos son los más importantes, los que nos hemos atrevido a mencionar.

El eco-extremismo es una tendencia, no es una teoría, ni una regla, todos aquellos que se sienten comprometidos realmente con la naturaleza salvaje, lo comprenden, los que no, no.

Otoño 2015

Revista Regresión “Cuadernos contra el progreso tecnoindustrial”


Nietzsche y su crítica al cientificismo en la actualidad

La Naturaleza

El Universo, la Naturaleza, ha existido desde hace millones de siglos, los cambios que se han dado en lo desconocido se pueden medir en proporciones monstruosamente gigantescas o muy mínimamente pequeñas, en ese proceso de cambio o de transformación no está para nada incluido el ser humano racional, quien con su arrogante inteligencia cree ser el centro de ese Universo, ¡qué gran equivocación tan horrenda y penosa!

Nietzsche, en su texto Sobre la verdad y mentira en sentido extramoral, expone puntos interesantes respecto a las construcciones conceptuales generadas por el impulso de la verdad antropomórfica, pero no solo eso, si no que el autor hace ver el intelecto humano como inútil y efímero ante la Naturaleza.

Nietzsche hace ver a la Naturaleza como una realidad total, la verdad Verdadera, la incógnita no conocida por el ser humano, y hecha a la basura todo idealismo y falsedad creada por el hombre y sus conceptos racionales.

“La Naturaleza no sabe de formas ni de conceptos, ni tampoco (…) de especies, sino tan solo de una X inaccesible e indefinible para el hombre”

Es así como el autor describe y echa abajo el andamiaje que hace estar de pie al mito de la Ciencia.

La Naturaleza en sí, está siempre en constante cambio, está en constante movimiento, sin embargo, el hombre racional, el moderno, crea estructuraciones conceptuales salidas desde su propia conciencia antropomórfica, y quiere tener una explicación complejamente estructurada.

En la era moderna somos testigos de lo mencionado arriba, como ejemplo tomaré el proyecto del Gran Colisionador de Hadrones, uno de los experimentos más grandes y ambiciosos del que se tenga memoria, el cual (y solo mencionando uno de sus proyectos científicos), por medio de máquinas que transforman átomos en energía bajo reacciones impuestas, los investigadores tratan de simular un pequeño “Big Bang”, para así explicarse cómo es que de la gran explosión diversos elementos dieron paso a la galaxia, la tierra, y demás objetos y expresiones que se encuentran en el Universo.

Y antes que nada, debo aclarar que para esta afirmación no me baso en la teoría del Big Bang vertida desde los centros de investigación donde pulula el Cientificismo, no, cualquiera que conozca la cosmovisión de los variados grupos humanos antiguos (ya sean de tipo cazador-recolector o de civilizaciones “primitivas”), podrá constatar que en la gran mayoría, se habla de la creación por medio de algo parecido a una gran explosión, una enorme estela de luz cegadora, etc.

Volviendo al tema.

En este caso, los científicos al pensarse equivocadamente que como humanos somos el centro del Universo, sintieron la necesidad de intentar “crear” una manifestación que solo la Naturaleza fue capaz de realizar bajo sus propias pautas, con su única y desconocida manera de hacer las cosas.

Ante esto podríamos afirmar que como lo dijo también Nietzsche, la causa de la búsqueda de respuestas para los esclavos del cientificismo es satisfacer su salud mental, pues las supuestas respuestas que encontrará serán solo meras invenciones del limitado conocimiento que el humano posee.

Para responder ambiguamente a las preguntas que llegan a pesar sobre nuestras cabezas, el humano racional utiliza su propio intelecto.

Según el autor, el intelecto “no es más que un recurso de los seres más desdichados, más delicados, más efímeros”.

Esta facultad humana está precedida por el arte de fingir, el fingimiento que es como un escudo de los hombres débiles, de los menos preparados para sobrevivir, está cubierto del “engaño, el halago, la mentira y el fraude, la hipocresía, la simulación, el vivir con brillo ajeno, el enmascaramiento, el convencionalismo falaz, el hacer la comedia ante sí mismo y los demás, en una palabra, el constante revoloteo de la sola llamada “Vanidad”.

Esa vanidad tan distinguida de la que hacen gala los científicos del proyecto antes mencionado, y otros más, es bien evidente al creerse ser la misma Naturaleza e intentar realizar una de las manifestaciones más importantes desde donde se originaron las cosas como las conocemos.

Conceptos antropomórficos

El ser humano moderno está obligado a vivir en sociedad, a estar hombro con hombro lidiando con personas de su misma especie, es así como por medio del lenguaje se dictan las legislaciones de la validez de las cosas, para que el homo viva en paz dentro de la sociedad sin entrar en constante conflicto con los demás, debe adecuar a esa necesidad de convivencia ciertos conceptos, tales como “verdad” y “mentira”. Inventadas estas palabras tan valiosas para el humano racional y dotándolas de cierta valides, se da cabida a las designaciones validas, una de las tantas fantasmagorías antropomórficas.

El hombre siempre ha querido conocer la verdad, desde los antiguos pensadores, hasta el más empedernido estudioso en cualquier materia, religión o disciplina, pero esta es ocultada por la Naturaleza, la esconde y frente a ese escondite la taponean aún más los conceptos desde el intelecto del hombre.

La arbitraria acometida del hombre racional frente a lo Verdadero se puede vislumbrar, en su capacidad falsa por catalogar la verdad con la mentira. Hoy en día, así como en los días de Nietzsche, lo verdadero resulta ser lo falso y viceversa. Es claro que las opiniones vertidas sobre este tema pueden tomar connotaciones muy diferentes de un individuo a otro, pero siguiendo el contexto de este ensayo, lo que realmente es lo Verdadero es lo que guarda la Naturaleza, lo que esconde el Universo del “basto” pero al mismo tiempo limitado intelectualismo humano. Decir, por ejemplo, que el cielo es azul es una metáfora, pues no es una verdad, la metáfora del cielo azul la hemos creado nosotros por nuestras propias capacidades cognitivas elementales individuales y colectivas, pero una cosa es catalogar algo de verídico que más bien es una metáfora, y otra es saber realmente porque el cielo es de ese color. Le hemos dado género también a las cosas, el cielo azul, género masculino, ¿porque es masculino el cielo? No es una verdad, es una metáfora, ¿realmente podemos catalogar la esencia de las cosas al ponerles nombre, color, género y demás? No, lo que creamos son más fantasmas, algo que no existe en el plano de la Naturaleza, conceptos respaldados por el lenguaje que se perpetua bajo normas de delimitaciones construidas por el conocimiento humano.

“Creemos saber algo de las cosas mismas cuando hablamos de árboles, colores, nieve y flores: sin embargo, no tenemos más que metáforas de las cosas, que no corresponden en absoluto a las verdaderas entidades. Del mismo modo que el sonido se presenta como configuración de la arenilla, la misteriosa X de las cosas se presenta como estímulo nervioso, luego como imagen y por ultimo como sonido. Lo cierto es, pues, que a la génesis del lenguaje no preside la lógica y que todo el material con que trabaja y construye luego el hombre dedicado a la verdad, el investigador, filosofo, proviene, si no del reino de la Utopía, en todo caso no de la esencia de las cosas.”

El hombre racional

La sociedad está llena de humanos racionales (puesto que no solo comprende a los científicos), estos son aquellos que quieren tener todo previsto, se cobijan con una falsa manta de seguridad, piensan que si se adelantan a pensar todo, aquello que planearon tendrá el resultado deseado. Así es como el humano racional se ha desarrollado desde pequeño, bajo los falsos conceptos usados en la sociedad y el núcleo familiar. Puesto que solo podemos aspirar a admirar la superficie de las cosas, el sentido no conduce a la Verdad, conduce a la nada, pues la “verdad” como la conocemos solo es una expresión adecuada por los estándares establecidos de lo humano.

Es aquí cuando la Ciencia se abre paso de entre las mundanas preguntas sin responder y, hace que su luz cegué totalmente al humano racional, ungiéndolo de una falsa seguridad bajo falsas conceptualizaciones en una falsa, creada y superficial realidad.

El racional está convencido de que su conocimiento va más allá, que su intelecto lo ha llevado a posicionarse como centro del Universo, ¡tan prudente como infeliz!

El racional le teme a lo desconocido, escribe Nietzsche, puesto que siempre está previniendo todo, indicando que si alguna cosa se sale fuera de su control y de su cuidado, este abra caído en el abismo que la Naturaleza tiene preparado para él. Para el racional, el cambio es un pavoroso camino con brechas desconocidas que lo llevan a un lugar fuera de su previsible visión. Y ya que este ser efímero está siempre tratando de racionalizarlo todo, no disfruta la vida como va, siempre tiene pautas y limitaciones impuestas a sí mismo, en una palabra, es infeliz.

La era moderna

Nietzsche pegunta ¿Qué sabe el hombre, en definitiva, de sí mismo? El campo científico tiene un gran panorama el cual abarca muchas materias, están desde las ciencias de la medicina, la física, la química, la biología, hasta la ingeniería genética, la nanotecnología, la neurología, la geoingeniería, etc., todas y cada una de estas materias tienen una genealogía que hasta ahora ha querido responder muchas de las preguntas jamás contestadas con anterioridad. En cada una de ellas se manejan tecnicismos, los cuales son esos conceptos falsos de los que hablé, dados por el hombre, tratando de darle nombre a algo desconocido para el ser humano.

Corriendo el siglo XXI, la Ciencia ha tenido un avance significativo en sus diversas ramas, avances tan frenéticos que han dejado anonadada a la sociedad de racionales.

Hoy en día, se ha generalizado esto de creerle todo a la Ciencia de lo que parlotea, y asombrarnos de sus innovaciones diarias y sus estudios dictados desde el vil intelecto humano, hemos caído en una realidad aún más falsa y atroz de la que escribía Nietzsche en 1873 (año en que fue publicado el texto de referencia).

Es por eso que su crítica al cientificismo tiene una tremenda y sólida validez en esta época moderna.

¿Qué es lo que conoce el hombre de sí mismo entonces? Por medio de la Ciencia puede conocer solo lo que quiere oír, vagas conceptualizaciones ilusorias de lo que realmente somos, nada más, porque en un plano más real, no conocemos nada, solo lo que inventamos y percibimos como lo “real”.

La Naturaleza siempre ha estado y estará alejada de las leyes regidas por las matemáticas y la física, pues estas dos materias son solo invenciones humanas dentro de los parámetros de la realidad artificial.

La medicina por ejemplo sabe, dentro de lo que cabe, que los torrentes sanguíneos deben de estar dilatados para que la sangre llegue al corazón, y este pueda bombearla para que las funciones corporales tengan un aprovechamiento general, pero ¿Qué es esto? ¿Quizás es algo real?, es real dentro de los saberes de la Ciencia, porque para la Naturaleza no significa nada.

La astrofísica ha bautizado como “materia obscura” a aquella materia invisible que no emite suficiente radiación en el Universo, los astrofísicos han fundamentado hipótesis y construido teorías respecto a las posibles causas de su origen, ese es solo un ejemplo de los conceptos que el humano racional ha inventado para intentar encontrar la respuesta a este enigma, sus ojos están cegados por el egocentrismo y la Naturaleza justamente le oculta la verdad.

La ingeniería genética ha dado un paso más allá, ha propuesto la criopreservación como método para reanimar a una persona después de muerta por medio del congelamiento a base de helio líquido, dándole vida nuevamente. Ese es del miedo que invade al humano racional del que hablaba Nietzsche, como no puede tener el control de su muerte, se aventura a que la Ciencia lo pueda revivir pasado el tiempo, es así como quiere ser previsible con su vida y hasta con su muerte.

La estadística es una de las ciencias que se usan como herramienta para que el humano racional, trate de llevar su vida lo más alejada que pueda del peligro, de lo dañino y de situaciones perjudiciales, a base de diversos estudios se generan varias recomendaciones guiadas por el falso sentimiento de seguridad, estas son reproducidas por los medios masivos de comunicación que las transmiten al receptor, el humano racional, el que quiere evitar a toda costa lo desconocido, el que le rehúye a los cambios y que piensa protegerse con su prudencia de lo que escape de sus manos.

Los expertos en sismología, están diariamente innovando máquinas que prevengan temblores y terremotos en zonas específicas, desde hace ya tiempo se trabaja en un proyecto lo suficientemente preciso para evitar posibles tragedias humanas, la Ciencia ha dado paso a nuevas tecnologías apuntando a una posible construcción de una maquina como la que anhelan los sismólogos, lo que se les escapa de las manos es que la Naturaleza no es previsible, cuando esta se manifieste no sentirán ni un leve movimiento, las agujas de las maquinas no medirán nada, porque la fuerza de la Naturaleza siempre termina cayendo por sobre las tantas previsiones humanas.

Con estos ejemplos actuales pretendo formular una pregunta para aquellos que neciamente niegan lo evidente ¿Entonces, la crítica al cientificismo de Nietzsche es válida hoy en día?

El hombre intuitivo

Mientras el humano racional está sentado en la piedra angular de su conocimiento, racionalizando y temiéndole al cambio que lo lleva a lugares desconocidos, y fuera de su previsión. El hombre intuitivo se encuentra cruzando montañas con lo necesario para vivir, este ha comprendido que la Naturaleza y el Universo está en constante cambio, es irregular e imprevisible. Ha entendido que si racionaliza cada paso que da, se convierte en un esclavo de la rutinaria monotonía del hombre racional. Este ha dejado atrás esas ataduras y acepta lo que se le presente. La felicidad lo acompaña, pero el dolor lo agobia incuso más que al otro hombre, pues este al ser irracional, no sabe aprender de las lecciones, ni las toma como experiencia.

Aun así, el intuitivo se posiciona sobre el racional por sobre mucho:

“El hombre intuitivo, desenvolviéndose en medio de una cultura deriva de sus mismas instituciones, aparte de la defensa con el mal, un constante caudal de claridad, cielo despejado y redención.”

“No presenta un semblante humano cambiante, y estremecido, sino, en cierto modo, una máscara dignamente inmutable; no grita, ni siquiera se altera su voz; cuando se abate sobre él un lóbrego nubarrón tormentoso, se envuelve en su manto y se aleja con paso lento.”

Es el hombre intuitivo en el que Nietzsche se basa para la elaboración de su término del Superhombre, aquel que no le teme a lo que la Naturaleza le deparé en lo desconocido, quien acepta los cambios de la vida y se rinde a la felicidad en sentido extramoral.

“Durante toda su vida, el hombre de noche se deja engañar en sueños, sin que jamás su sentimiento moral haya logrado de impedirlo cuando, según dicen, existen personas que a fuerza de voluntad han logrado dejar de roncar”

Chikomoztoc, Otoño 2015


La importancia de los ornamentos faciales en la tribu de los Matis

Innegablemente, el contacto perturbó la relación de los Matis con sus ornamentos. Algunos cayeron en desuso, mientras otros nuevos elementos fueron incorporados y pasaron a ser usados como adornos tradicionales (lo que significa que solamente eran utilizados a partir de una cierta edad).

Los hombres Matis más viejos, se quejaban de los jóvenes que se parecían a las mujeres y a los “nawa” (blancos). Antiguamente, ellos decían que los adultos usaban todo el conjunto de ornamentos. Pero en las últimas décadas, son raros los que no abandonaron su uso. Sin embargo, no es porque el ideal de ornamentación ya no se realice que los Matis perdieron la memoria del orden (descrita abajo), dentro de la cual los ornamentos deben ser adquiridos y acumulados.

La secuencia de los ornamentos

A partir de los cuatro (4) o cinco (5) años, los niños Matis sufren su primera perforación en el lóbulo de la oreja. Después de ello, pueden insertarse una varilla bien fina conocida como “el primer paut” (arete o pendiente de oreja). Progresivamente, a lo largo de los años, el diámetro de los palos de madera insertados va aumentando, hasta que se pueda –así el hueco alcance la medida de un dedo- sustituir por un disco o platillo circular llamado tawa.

Algunos años después de la perforación de la oreja del niño (aproximadamente a los ocho años), se le perfora la nariz para introducir el primer par de demush, “vibrissa” o pelos que crecen en la cara de un mamífero (son agujas negras y finas hechas de las fibras de un tipo de palmera). Al igual

que la perforación recién mencionada, el proceso de perforación continua repitiéndose durante varios años. El número de demush aumenta hasta que la nariz esté casi totalmente recubierta (aproximadamente puede llegar a tenerse una decena de demush por cada agujero nasal).

La etapa siguiente consiste en abrir el septo nasal para insertar el pendiente llamado detashkete. En este caso, continúa el principio de alargamiento progresivo, pero como en el caso de los “paut” (pendientes o aretes de oreja), solamente los hombres alcanzan el último nivel en el que se sustituyen las varillas y se introduce el más sofisticadodetashkete (artefacto hecho de una parte de la concha de los moluscos gastrópodes).

Posteriormente, en el tiempo de la pubertad, llega el momento de abrir el labio inferior. En la época de las primeras relaciones sexuales, las mujeres comienzan a usar el kwiot (“adorno labial”), el cual es hecho de madera clara, y son muy cuidadosas con él. Inversamente, los hombres dan menos atención a sus labios, que son bien menores. Generalmente, los jefes de la familia usan más un tipo de adorno labial que es hecho de madera negra. Sin duda, los hombres dan menos importancia a esos adornos porque ellos poseen otro ornamento que es puesto en el labio superior. Es bien sabido que, para ese pueblo, lo “bajo” es femenino y lo “alto” masculino (por ejemplo, la red de dormir del hombre siempre es colocada encima de la red de dormir de la mujer).

Siguiendo la periodicidad de los rituales Matis, dos o tres años después del primer kwiot –algunas veces antes-, llega el tiempo de los primeros musha (los “tatuajes”): se hacen dos líneas sobre la sien, mientras que las mejillas son dibujadas al momento de ritual, que es el acontecimiento culminante en la vida ceremonial de los Matis. En el ritual, jóvenes de ambos sexos son tatuados simultáneamente y de manera idéntica, ya que el motivo es el mismo para todos.

Entre los diez y seis (16) y los veinte (20) años, cuando son ya plenamente adultos, los hombres se perforan el rostro en el área que separa la región maxilar de las mejillas. Después de eso, se hace posible introducir losmananukit (varillas relativamente gruesas y largas, que son hechas de madera de un tipo de palmera negra). Como en el caso de los adornos kwiot, antes, el número de mananukit utilizados era mucha mayor a los que se usan actualmente.

En el transcurso de la segunda ceremonia del tatuaje, cada joven es tatuado primero en su mejilla izquierda y luego en la derecha, con una serie de líneas paralelas (entre seis y ocho). Pero hay que tener en cuenta que el número de líneas dibujadas en cada mejilla no es el mismo. Se debe resaltar que a lo largo de un mismo ritual, ciertos jóvenes son tatuados en la sien y en la frente, mientras que los más viejos son sometidos a la misma operación, pero en sus mejillas. Los Matis insisten en una diferencia: la primera intervención (frente/ sien) es más dolorosa que la segunda (mejillas). La adquisición gradual de los ornamentos va marcando, literalmente, las etapas de maduración individual según un orden pre-establecido. No hay nada de sorprendente en relación a eso, ya que los Matis poseen una visión bastante lineal de la existencia –la cual es vista como una sucesión de etapas pre-ordenadas. Una evolución progresiva en dirección a una vejez altamente idealizada.

Para los Matis, las cuestiones de la edad relativa al momento del proceso de maduración, poseen una gran importancia: explican que cada cosa debe ir a su tiempo, por eso cualquier alimento o saber es jerarquizado.

Por ejemplo, las carnes son introducidas progresivamente en la alimentación; se debe cazar con cerbatana antes de comenzar a cazar con arco; es necesario saber hacer una red de dormir (hamaca) antes de aprender a hacer cerámica, etc. Las técnicas y el saber deben ser adquiridos gradualmente, y la adquisición de ornamentos no se sale de esa lógica.

Impuestos según un orden predeterminado, los ornamentos constituyen y representan niveles de edad, con lo que se da un contorno eminentemente concreto a la predominancia jerárquica que los Matis le reconocen a la adultez. Con ello, se subraya también la importancia que estos indígenas atribuyen a los procesos de maduración y a las cuestiones de edad relativas a dichos procesos.

Puebla, México.

Información corregida y robada de Povos Indígenas no Brasil.


Toloache:

La yerba del Diablo

Desde tiempos ancestrales los chamanes (hombres de conocimiento) empleaban plantas para diversos fines (tanto ritualistas como terapéuticos), en la era moderna las propiedades de algunas plantas especificas han sido satanizadas y usadas para alimentar el ocio de la estupidizada juventud civilizada. El siguiente texto contiene valiosa información centrada en el Toloache, sus variados y antiguos usos que le dieron los diferentes grupos humanos antes de la llegada de la civilización occidental y como es que los chamanes tuvieron que atribuirles dotes mágicos relacionados con el amor y el erotismo, para que su uso no fuera tan perseguido por la inquisición.

Introducción

El conjunto de hierbas narcóticas que en el territorio mesoamericano son conocidas genéricamente como toloache, toloachi o toloatzin, son una serie de plantas de la familia de las solanáceas, cuyo nombre viene del náhuatl, toloa(inclinar la cabeza) y tzin, reverencial, “la venerable que hace dormitar, la que hace cabecear de sueño”.

Dichas plantas tienen como nombres científicos los de Datura stramonium, Datura ceratocaula y Datura inoxia o Datura meteloides; a dichas plantas se le conoce entre la población rural mexicana, como chamico, estramonio, tlapa (Guerrero),flor de muerto, nacazcul, (Puebla), quiebraplato, torna-loco, tapate, xtohcu(Yucatan), y por supuesto, la yerba del diablo.

Las daturas como plantas alucinógenas

Las daturas como plantas crecen y se usan como alucinógenos en los hemisferios norte y sur de nuestro planeta; su aspecto es el de hierbas anuales, de fuerte mal olor con flores de color blanco o purpurino, presentes como malezas en escenarios urbanos o territorios perturbados ecológicamente o de transición como especies oportunistas.

Probablemente tanto la Datura stramonium como la Datura inoxia y la Datura ceratocaula son oriundas de la parte norte del continente americano (México y EUA), pero se han extendido actualmente a todas las regiones templadas y subtropicales de todo el mundo.

Los principios psicotrópicos de estas daturas son alcaloides atropínicos como la hiosciamina y la escopolamina, cuyas concentraciones varían de especie en especie e incluso en las distintas partes de las plantas raíces, semillas, hojas y ramas; la ingesta de dichos alcaloides provocan entre sus consumidores, desde embriaguez, delirios, confusión, desorientación, angustia, falta de concentración, hasta psicosis temporal con pensamiento incoherente e incapacidad de distinguir realidades y fantasías, pudiendo causar la muerte y la locura en dosis excesivas.

A partir de su ingestión, los especialistas han detallado que primero se experimenta un exceso de sudoración, falta de apetito, luego se dilatan las pupilas, y comienza una taquicardia, y mareo. Luego empieza la fase de alucinaciones y delirio que puede ocasionar un estado de violenta agitación física. Posteriormente, un estado de somnolencia y desorientación.

Las daturas como elementos rituales de poblaciones indígenas americanas

La ingesta de los alcaloides de las daturas, suele prepararse en forma ceremonial, agregando semillas pulverizadas, hojas o raíces a bebidas fermentadas o bien, macerando hojas y ramas en agua, para que luego de un tiempo, sean ingeridos en complicados rituales; su uso está documentado entre los grupos indígenas del SW de los EUA y el antiguo territorio de Mesoamérica.

Entre los indígenas algoquinos del Norte de EU y sur de Canada, el toloache era el ingrediente principal del wyssoccan, bebida ritual empleada en las ceremonias de iniciación de los jóvenes entre 12 y 15 años de edad, para que estos accedieran al estado de adultos, a fin de que tuvieran visiones y comunicación con el mundo de los espíritus.

Una situación similar existía entre los grupos indígenas de la costa de la Alta California como los luiseños y los yokuts, que vivían en las colinas y playas de la vecindad de Los Angeles y San Diego, California.

Los luiseños practicaban ceremoniales de ritos de paso, donde los jóvenes se intoxicaban con infusiones de toloache esperando obtener visiones sobrenaturales con sus ancestros y su dios Chungichnich: en cambio, los yokuts tomaban el toloache en las ceremonias de la Primavera, para asegurar con las visiones así obtenidas, una buena salud y una larga vida a los jóvenes de sus tribus.

También entre los indios jumanos, cazadores-recolectores que vivían al oeste de Texas y al sureste de Nuevo México, se acostumbraba la ingesta ritual de las infusiones de toloache, en las ceremonias de iniciación; las crónicas religiosas informan que los jóvenes que participaban en ellas, tomaban la bebida, bailaban y aullaban como animales, hasta que luego de un tiempo caían al suelo y quedaban privados por el influjo de la bebida diabólica.

Entre los tarahumaras del NW de México, las raíces, semillas y hojas del toloache se agregaban al maíz fermentado, en la preparación del tesgüino (cerveza indígena de maíz) utilizado en las celebraciones rituales para aumentar el poder intoxicante de este y así lograr visiones sacras en los ceremoniales.

Entre los pueblos zuñi del SW de los EUA, el toloache era y es una planta sagrada usada como narcótico, anestésico y como base para preparar cataplasmas para curar heridas e inflamaciones diversas. Solo los sacerdotes zuñi de la lluvia podían recoger la planta, a la que preparaban para ser utilizada en los rituales de petición. Los sacerdotes cubrían sus ojos con raíz pulverizada y masticaban pedazos de esta a fin de tener visiones con las que pudieran comunicarse con los espíritus de los muertos y los ancestros, para pedirles a estos su intercesión para que hubiera lluvias.

Entre los nahuas del centro de México, las infusiones de toloache (conocido mejor como tolohuaxihuitl) se usaban para diagnosticar enfermedades, encontrar objetos perdidos o robados, localizar ladrones y para adivinar el futuro. Para lograr esto, el ritualista preparaba la infusión, el participante la tomaba y luego de un tiempo, este caía en una embriaguez que evolucionaba a un estado tan violento que tenía que ser reprimido físicamente, atándolo hasta que llegada la fase de sueños y alucinaciones, el participante drogado las repetía.

Entonces el ritualista las oía e interpretaba, considerando que estas eran respuestas a las peticiones y que las visiones eran comunicaciones producidas por el espíritu divino de la planta, que era “la hermana del ololiuhqui”.

El toloache como elemento terapeutico en la Nueva España

En el siglo XVI, la planta fue llamada tlapatl (medicina) y tolohuaxihuitl (hierba que hace inclinar la cabeza) en el Códice de la Cruz-Badiano; algunos proponen que tales denominaciones identifican a las Daturas stramonium y inoxia, respectivamente.

Con respecto a su uso herbolario, Martín de la Cruz asienta que servían para aliviar dolores y reducir hinchazones:

“las hojas molidas se untan debajo de las orejas para tratar las molestias en los oídos purulentos, aguaduras o tumorcillos esponjosos, dolor de costado y en ungüento para las grietas de los pies”.

El Códice Florentino, realizado también en Tlatelolco por tlacuilos hispanizados del siglo XVI, bajo la dirección del padre Sahagún, señala que esta planta (denominada tlapatl en el texto), era medicinal y que disminuía los dolores y que se utilizaba:

“para la gota, el cuerpo hinchado, las descalabraduras y las heridas infectabas. Para las niguas (granos) de la espalda y para las calendas con frío intermitente”.

El protomédico real, Francisco Hernández de Toledo, observó en su investigación en territorio novohispano entre 1574 y 1577, que la planta a la que denomino tlapatl, era el Stramonium descrito en la farmacopea grecolatina y medieval, una planta hipnótica que podía ser venenosa y un remedio en ciertos tratamientos.

En la obra de Hernández, el “Rerum medicarum Novae Hispaniae thesaurus”, que se publicó en el siglo XVII, se menciona al tlapatl como una planta medicinal usada en cataplasmas, donde las hojas machucadas eran aplicadas, si en la cabeza, eliminaban la jaqueca, en el cuerpo para ir reduciendo la inflamación producida por golpes y caídas, y colocadas en el pecho servían de remedio para el asma, pero que existía el riesgo de que usada en exceso, podía provocar varias y vanas imaginaciones (alucinaciones).

El texto en latín, aseguraba que la planta llamada Tlapatl tenía las hojas anchas, con los bordes de estas, aserrados y como en flecos, siempre de color verde a manera de col, con las flores blancas y una raíz larga con puntas, creciendo esta planta en lugares cálidos y húmedos como en Tepecoacuilco (en el actual estado de Guerrero) y en el centro de México. De naturaleza fría, la planta tenía un olor penetrante y sus hojas en cocimiento servían para curar calenturas y fiebres cuartanas, aunque en demasía aturdía; también se podían aplicar las hojas amasadas en forma de pelotilla en el pecho o espalda. Los frutos curaban los dolores de pecho. En la curación de inflamaciones auditivas y sordera, el cocimiento de la planta se vertía en los oídos, gota a gota. La planta y/o sus hojas colocadas en la almohada, producía sueño a los insomnes. Su uso debía ser cuidadoso y muy vigilado, pues en exceso, conducía a la locura o a la violencia en el paciente.

Al revisarse si la planta era Estramonio o Datura, Hernandez concluía que la discusión se resolvía al comparar la planta con el Hyofeyamo, por lo que su asociación con los narcóticos era clara.

El toloache como datura y como elementos de magia amorosa

¿En qué momento el toloache paso de ser un remedio para aliviar infecciones, dolores y erupciones cutáneas, en elemento de la magia amorosa, en un ingrediente indispensable para “amarrar” las voluntades y afectos de amantes o esposos esquivos o infieles?

Como una hipótesis, se ha planteado que este cambio de ingrediente religioso de ceremoniales cíclicos vitales y de búsqueda interna, se realizó en el gran siglo mágico de integración, el siglo XVII en la Nueva España, cuando muchas otras plantas similares (el peyote, la doradilla, el puyomate, etc.) cambiaron su anterior uso ritual-ceremonial y se transformaron en elementos de otras ritualizaciones pero ahora de carácter mágico-erótico.

La razón de este cambio en el caso del toloache fue la difusión en el siglo XVI, de los usos de plantas parecidas existentes en la India, donde su aplicación erótica por las mujeres hindis sobre sus amantes y esposos para embrutecerlos, fue conocida primero en Portugal como Datura (del termino turco Datula), luego en España y posteriormente en la Nueva España, en un proceso de comunicación poco estudiado en los medios académicos actuales.

Las Daturas están también presentes en el Cercano Oriente; las especies de laDatura Metel y la Datura Ferox son nativas de Eurasia y fueron utilizadas comodelirógenos por diversos pueblos como los egipcios faraónicos y los pueblos originarios del subcontinente de la India.

En la India del siglo XVI, según la información de los exploradores portugueses e ingleses, las daturas eran usadas:

1.- En los festivales religiosos dedicados a Shiva (en especial el Shiva Ratri) donde los ritualistas mezclaban para los asistentes que esperaban alanzar éxtasis religiosos en los rituales, las hojas de daturas secas con ganjah(hachís o mariguana) ya sea para ser mascadas o fumadas en pipa.

2.- Por esposas y amantes despechadas o prostitutas manipuladoras, que molían las semillas de las capsulas espinosas de las Daturas, mezclaban una dosis mínima (media dracma) con vino y se la daban a sus amantes o esposos a fin de dominarlos, provocándoles perturbaciones que a estos hombres les trastornaban el juicio por horas o días a fin de dominarlos y perderlos.

Este último uso fue descrito prolijamente por el explorador y doctor Cristóbal Acosta, en su libro de “Tratado de las drogas y Medicinas de las Indias Orientales” impreso en Burgos, España en 1578, después de haber estado en la India portuguesa (Ver “De la Datura”, Capitulo XI, pgs. 85 – 90 de la edición de 1578).

De la Datura Capitulo XI

Pg. 86…De esta planta se hallan tres especies, de las cuales está es la primera, que esta estampada (mostrada en el grabado o estampa anterior) por ser la más ordinariamente se gasta, y tanto que pocas enamoradas la dejan de tener entre sus joyeles para el efecto que en su lugar se dirá. Es una yerba o mata tamaña como el Malvavisco, y más ramosa, y en el Caule muy semejante. Sus hojas son muy naturales, en el parecer y tamaño a las hojas de la Stramonia que Dioscórides pinta en el libro 4 folio 534 pero son más (a)serradas por el circuito, a manera de las hojas de Xanthio (que en vulgar llaman Lampazos) y las flores blancas y se parecen al vivo con las flores de la Smilax leuis, que en España se llaman Correguela mayor. Su raíz es blanca, cuya corteza tiene el sabor algún ta(n)to amargo y asqueroso y el caule y los tallos, amargan más que la raíz. Su olor es semejante al olor al Nabo; y oliéndose mucho hace estornudar.

Pg. 87. Su fruto se parece mucho al fruto de la (E)Stramonia; es redondo tamaño como una nuez, de color verde, y todo espinoso; mas no pican estas espinas; nacen lugares sombríos, y cercanos al agua. Llamase esta planta en el (idioma) malabar Unmata caya: en canarin, Datyro; los Arabes NuxMethel, y Marana; los Portugueses, Datura, y la Burladora; los Parthos y Turcos, Datula….. El mal uso de las enamoradas es dar de esta simiente hasta media dracma molida en vino, o en lo que más se les antoja, y el que la toma queda enajenado por grande espacio de tiempo riendo, o llorando, o durmiendo, con varios efectos, y muchas veces hablando y respondiendo el pobre que la tiene tomada de manera

Pg. 88…que parece a veces estar en su juicio, estando en la verdad fuera de él, y no conociendo la persona con quien habla, ni se le recordando, después de pasada la enajenación.

Andan tan maestras y experimentadas muchas mundanas, en los efectos de esta simiente, que la dan para cuantas horas quieren, que el pobrezuelo este adormido o transportado. Y cierto si hubiera de contar cuentos, que en este caso he visto y oído, y las diferencias de personas que yo vi con estas enajenaciones, mucho papel (em)borraría: más como no hacen al caso, las dejo: solo diré, que no vi a ninguno morirse de lo haber tomado: y vi algunos, por algunos días andar algo perturbados, y esto sería por se lo haber dado en demasiada cantidad: la cual si es mucha mata; porque esta simiente tiene partes venenosas, aunque la dan los Gentilicos para provocar orina, con Pimienta y hojas de Betel.

El libro fue conocido en toda Europa teniendo múltiples ediciones e influencia en la farmacopea médica del Occidente, así como en la práctica formativa de los médicos hispanos de finales del siglo XVI, por lo que estos conocimientos y prácticas llegaron naturalmente a la Nueva España junto con las ediciones de la obra de Acosta, entre los siglos XVI y XVII.

El Dr. Josep Ma. Fericgla en 1997, postuló que la historia del complejo Datura-estramonio, tenía un origen confuso y polémico, ya que por un lado, la Datura-estramonio era uno de los ingredientes psicoactivos más habituales en las pócimas que cocinaban las brujas medievales mediterraneas, y que según algunos autores, esta planta no era nativa de Europa, sino originaria de las tierras próximas al mar Caspio, en el Oriente Próximo. Pero según otros investigadores, la Datura-Estramonio que fue empleada en las prácticas mágicas medievales, tendría que ser una planta de origen mexicano y que no entraría en Europa hasta el mil quinientos setenta y siete, pasando por España y de la mano de médicos, herbolarios, especialistas rituales y de colonizadores. De ser cierta esta segunda hipótesis, el Dr. Fericla aseveraba que el consumo de Datura-Estramonio, se difundió con una extraña y extraordinaria rapidez por toda la cultura popular y mágica europea, ya que si realmente la Datura-Estramonio empleada por las brujas y especialistas rituales europeos fue una planta americana llevada a Europa durante los primeros viajes trasatlánticos en el siglo XVI, implicaría que en Europa existía una red de intercambio de conocimientos sobre plantas enteógenas mucho mas solida y eficaz de lo que los especialistas suponían.

Respetando la hipótesis del Dr. Fericla, es muy posible que en ese momento clave, cuando el conocimiento del uso de la Datura como elemento del control erótico se extendió desde las minorías “cultas” a los amplios sectores “populares”, en un movimiento cultural descendente y de re-interpretación cultural, el conocimiento del uso de las Daturas de la India se difundió a Europa y de allí paso a las colonias españolas americanas, haciendo que la planta tuviera una nueva significación y nuevos usos en la magia erótica novohispana.

En dicho proceso que fue del tipo de una reinvención de tradiciones, el mecanismo descrito por el antropólogo, etnohistoriador y lingüista J. Lockhart sobre la doble identidad equivocada, se impuso entre la población novohispana y a la larga, al correr tres siglos, la fuente del uso erótico de la datura se postuló en México aún entre los especialistas y estudiosos del tema, como de origen mesoamericano de manera indiscutible, en una posición cerrada, localista y de miras más bien académicamente pobres.

El toloache como elemento de magia amorosa en los procesos inquisitoriales

Esta situación explicaría porque al revisar el catálogo de procesos y denuncias inquisitoriales que existe en el Archivo General de la Nación, solo se haya detectado un caso, bastante tardío ya que es del siglo XVIII, de utilización deltoloache como agente para provocar visiones para así, encontrar y atraer amantes perdidos. El caso es de 1711 y ocurrió en Oaxaca; allí fray Juan de Alcántara que era un fraile de la orden de los hipólitos, denunció ante el Santo Oficio a un compañero de su orden, el fraile Nicolás Delgado, impulsado por la publica exhortación del Edicto General de Fe, que se emitió en la ciudad de Oaxaca a principios de ese año.

Relata el hipólito Alcántara, que el 16 de abril de ese año, estando en el convento de San Francisco en la ciudad de Oaxaca, acudió a la celda del Padre Francisco Melo, donde además de este, había varias personas que eran los españoles Tomas de Bedolla y Antonio de los Ángeles. Allí, fray Melo llamó a un mozo que se nombraba Nicolás de Chavez, que era originario del pueblo de Xalatlaco, en el Valle de Oaxaca.

Una vez que llego el mozo, frente a los testigos fray Melo le pregunto sobre lo que había pasado entre él y fray Nicolás Delgado, un fraile también hipólito. El joven contesto que hacía poco, al padre Nicolás Delgado se le había huido un muchacho que tenía el dicho padre y que desesperado por su ausencia, el padre Delgado le había llamado a él, Nicolás de Chávez y le había dado a beber una yerba llamada toloache, con el fin de que adivinara donde andaba su muchacho. Sin embargo, luego de tres días en que Nicolás de Chávez no tuviera ninguna visión ni que había podido adivinar donde estaba el mozo huido, fray Nicolás Delgado resolvió tomar él mismo la yerba toloache.

Relató Nicolás de Chávez que luego de tomar el toloache, fray Nicolás perdió la vista y que luego estuvo a punto de perder el juicio, lo cual ratifico el español Antonio de los Ángeles ante la concurrencia, quien luego agregó ante la reunión que fray Nicolás además, en la misa de una festividad, había colocado una hostia sin consagrar en la custodia, en plena misa.

Para una planta cuya importancia actual en la magia amorosa mexicana, esta solitaria referencia en el vasto océano de expedientes inquisitoriales, lleva a plantear con seriedad, la posibilidad de que el toloache fuera en el siglo XVI, un remedio terapéutico externo de carácter calmante y reconocido como hipnótico peligroso, pero que en el siglo XVII por influencia externa, de médicos y ritualistas europeos, el toloache fuera identificado con las daturas indicas para usarlo como domador de amantes y esposos. De esta manera su nueva significación y uso en magia erótica, se fue extendiendo entre la población novohispana, presentándose ya formalmente como elemento imprescindible para elaborar bebidas que dominaran y subyugaran amantes rebeldes y esposos violentos, entre los siglos XVIII y XIX.

Guanajuato, México.

Original de José Antonio González Gómez

Corregido por “Espíritu Uaxixil”


Entrevista a RS

Xapiri Thëpë (XT): Esta conversación se realizó a petición electrónica de la revista Regresión y el portal El Tlatol,  donde solicitaban por correo electrónico la oportunidad de una conversación, sin que esto representara una adhesión, cercanía, simpatía ni sintonía con lo expuesto por su extinta propuesta. Sobre la base de esto quisiéramos preguntar: En febrero la revista “Destruye las prisiones” realizo fuertes críticas a su propuesta de ecología radical ¿de las apreciaciones elaboradas por la revista anticarcelaria, que tienen que decir ustedes?, ¿Qué criticas le harían al abolicionismo como propuesta alternativa a la privación de libertad?

RS: Primero lo primero, agradecemos a los editores de la  revista Regresión y a los cachorros del blog El Tlatol por organizar esta conversación, y por el espacio que nos brindan para la “contrarréplica” de la cual habla las personas que realizaron las preguntas y que plasmaron  sus inquietudes en este trabajo. Muchas de las cosas que vimos pertinentes abordar en nuestro comunicado titulado: “Ya se habían tardado: Reacción Salvaje en respuesta a Destruye las Prisiones”, sobre las críticas que hicieron estas personas se quedaron ahí, no queremos alargarnos más en los mismos puntos que se publicaron, así que nos centraremos en su última pregunta. Con esta se refiere a ¿la abolición de las cárceles?

XT: Si al abolicionismo de prisiones.

RS: Pues para responder a esta pregunta primero habría otras cuestiones que ponernos en mente como, ¿es posible la abolición de toda cárcel? Si la respuesta es Sí, ¿cómo es que se daría esa abolición? ¿La abolición seria regional, internacional, universal o cómo? Esto último, claro, en un sentido sarcástico, pues toda persona seria y realista sabrá de antemano, que esto del abolicionismo es mera fantasía infantil y utopismo idealizado, las cárceles no serán abolidas si la civilización sigue en pie, eso es obvio, ojo, con esto no queremos decir que lo mejor es que estas personas luchen por la destrucción de la civilización, porque caeríamos en la misma cosa irreal.

Las cárceles humanas fueron creadas para contener los impulsos, reacciones, e instintos de los que se niegan a convivir de una forma pacífica en sociedad, el sistema tecnológico juega un papel importante SOBRE el sistema penitenciario, hubiera muchas más fugas de no ser por las cámaras de seguridad, sensores de  movimiento, aviones no tripulados, rejas de  electrificación, y demás, en una rápida conclusión podemos decir que el objetivo de critica entonces, no sería totalmente la cárcel, sino las grandes corporaciones de desarrollos tecnológicos, las cuales, hacen que una prisión sea realmente un lugar de contención para esas personas tan peligrosas para el sistema.

La vida civilizada, el sedentarismo, convivir anormalmente con tantas y tantas personas desconocidas hacinadas en las ciudades, las  frustraciones, las necesidades artificiales, la  persecución de un estatus social más alto, el llamado “estress”, la comida basura que intoxica la sangre, y muchos otras cosas, son acciones que conllevan a una reacción, algunas personas manifiestan esa reacción saltándose lo legal, y parando en la ilegalidad. Pero, repetimos, todo se debe al principio de la causalidad, acción-reacción, si vives en la civilización, claro está, que te verás afectado por el modus vivendi.

Aunque aquí cabria mencionar que, eso sí, nosotros detestamos las cárceles humanas, tanto el lugar como las personas prepotentes que laboran en ellos, y por los presos faltosos también, son zonas repugnantes.

También, cuando mencionamos la palabra cárcel no nos limitamos a los reclusorios y cárceles de humanos, sino a todo tipo de prisiones y jaulas. Otra pregunta que entraría en contexto sería, ¿qué tipo de cárceles son las referentes para abolir? Muchas veces los anarquistas del tipo anticarcelario, solo se posicionan en rechazar y atacar-en algunos casos-las cárceles en donde tienen a sus compañeros presos, sienten hostilidad por los  llamados centros de readaptación social porque sus  principios les marcan que en ese tipo de lugares se limita la “libertad” por la que ellos luchan. Muchos veganos, freegans, liberacionistas, ecologistas y demás variantes de estos, estarán de acuerdo con nosotros que las cárceles no solo son este tipo de lugares, sino que también lo son las jaulas en donde tienen encerrados a muchos animales ya sean en circos, laboratorios, universidades, criaderos, etc.

Las personas que se posicionan en contra de la educación escolarizada, estarán de acuerdo con nosotros  que cuando se habla de cárceles no solo conlleva a  hablar de reclusorios, o jaulas con animales, sino a las aulas en las escuelas.

Los que se posicionan contra el trabajo asalariado también estarán de acuerdo que no solo son cárceles, los reclusorios, las jaulas, las escuelas, sino también las fábricas. Y así podríamos mencionar a los que se oponen a los psiquiátricos, a los acilos, a los vicios, a sus propias mentes quizás, pero en totalidad, la gran jaula, la mayor, es la civilización.

Un día vi una historieta de un monero muy conocido en  México, en donde presentaba a un personaje que iba y venía a su trabajo diariamente, que aguantaba toda la asfixiante rutina, de repente notó que tenía alas, las desplegó y comenzó a volar, voló sobre el perturbador tránsito vehicular, sobre conglomeraciones de personasesclavas para demostrarles que podía ir a donde quería con sus alas, con la cara hinchada de felicidad voló más y más alto, se sentía libre realmente, tanto que comenzó a desprenderse de su maletín y de su ropa, hasta que de repente, chocó violentamente con una reja, y cayó; quiso volar más alto que los demás suponiendo que no había más rejas que lo detuvieran pero se topó que si las había, esa Gran Jaula se llama civilización, la lección aquí es: Quien dice ser totalmente libre, es porque no ha volado lo suficientemente alto para chocar con los barrotes de la Gran Jaula. Muchos-aunque no todos-de los anarquistas del tipo “anticarcelario” suponen, como el personaje, que saliendo o sacando a sus compas de prisión serán libres y que ahí se acaba su lucha, quizás algunos piensen que el  objetivo central son los reclusorios, ojala y algún día  tengan en cuenta la presencia de la Gran Jaula.

XT: En algunos de sus escritos se critica los planteamientos de Kaczynski, niegan su importancia pero lo reconocen como un antecedente de su propuesta. ¿No consideran ustedes que son injustos al no darle elreconocimiento de ser una de las figuras significativas del movimiento anti-tecnología?; ¿aunque los contextos son distintos, que diferencia su propuesta de la del matemático?

RS: El reconocimiento en algunas de sus propuestas ya las dimos en su momento, algunos grupos que conformaron RS, con anterioridad habían retomado mucho del discurso del señor Kaczynski y lo declaraban públicamente, eso que ni qué, cuando llegaron las críticas del grupo editorial Último Reducto, allá por el 2012, fue cuando comenzamos a hacernos la idea de que no compartíamos eso de la revolución contra el sistema tecnoindustrial, y algunas otras cosas más, así que  comenzamos a crearnos nuestros propios postulados.  Como les decimos, siempre reconocimos el trabajo de Freedom Club y los análisis de Don Ted, posteriormente rechazamos muchas de ellas, y fue cuando lo dejamos de mencionarlos, pero si tú nos preguntas ahora mismo que si reconocemos su trabajo, sin problema diremos que sí. Y pues la diferencia entre lo que propone Kaczynski y sus pupilos, en primera es de estrategia; nosotros no esperamos la llamada Gran Crisis Mundial para comenzar a atacar y atentar en contra de las estructuras físicas y morales del sistema tecnológico, nosotros  atacamos desde el presente porque el futuro es incierto,  no puedes trazar una estrategia basándote en meras suposiciones, creyendo que todo irá según lo planeado y estar seguro que ganarás. Nosotros dejamos de lado todo esto cuando vimos la enormidad del sistema, de sus componentes y del nivel monstruoso que ha abarcado tanto en este planeta como fuera de este. Si la civilización cae mañana, o dentro de 30 o 50 años, nosotros desde nuestra propia individualidad sabremos que dimos la batalla que teníamos que dar.

Es gracioso, pero nos han catalogado como los “anarquistas” dentro de la movida “anticiv” del siglo XXI, así como lo fueron en su momento los anarquistas primigenios del siglo XIX que no esperaban las condiciones para comenzar a detonar bombas y  ajusticiar, los anarquistas del tipo legal que soñaban  con la “revolución” con quienes tenían serias dificultades, muchas veces los rechazaban y los tildaban de criminales apolíticos. Haciendo una comparación entre los teóricos que esperan la “revolución antitec” y nosotros, pues la verdad de las cosas es que es un contexto parecido, es lo que nosotros estamos marcando con los actos y palabras que hemos hecho y publicado.

La segunda diferencia es que nosotros hemos compuesto una tendencia basada e inspirada en las salvajes luchas de resistencia de los grupos cazadoresrecolectores y nómadas originarios, los que componemos RS tenemos aún en la sangre la esencia guerrera de nuestros antepasados, aunque tenemos muy presente que somos individuos civilizados, reconocemos el llamado de lo salvaje y damos rienda suelta a los ataques contra lo ajeno. A comparación de las teorías de Don Ted que se quedaban solo en un análisis sobre la sociedad tecnoindustrial y una comparación de la vida de ahora con la de los grupos  étnicos más antiguos. Básicamente es algo muy  parecido, solo que nosotros nos hemos centrado en lo que tenemos, en la Antigua Mesoamérica Septentrional.

XT: En Estados Unidos hay ecologistas radicales que mantienen la propuesta del “post-apocalipsis”, su análisis se basa en que la sociedad altamente tecnificada llegó a su cenit y que su caída es inevitable. Richard Duncan ha hablado sobre la “teoría de Olduvai”, en la cual establece que la civilización  industrial actual tendría una duración máxima de cien  años, contados a partir de 1930 hasta 2030. Iniciando la transición en el año 2007 cuando la producción mundial de energía per cápita empezaría a disminuir debido a un descenso de las tasas de extracción de combustibles fósiles por agotamiento, al mismo tiempo que crece la demanda por el aumento de la población.  Esto causaría un colapso social y económico catastrófico en los años siguientes, y poco a poco la humanidad iría a niveles de civilización comparables a otros anteriormente vividos. Si esta presunción defendida por Duncan es cierta: ¿Por qué actuar en vez de esperar?, ¿al momento de actuar no estarían ustedes erigiéndose como vanguardia?

RS: Nosotros no sabemos cuánto tiempo más durarán las estructuras que mantienen en pie esta civilización en vías de decadencia, podemos leer mucho sobre las  variadas teorías que existen pero siempre nos  quedaremos esperando aquel año profético en el que quizás todo esto termine de una vez, de cualquier forma, todo lo que puedan predecir los estudiosos solo son teorías.

El aquí y el ahora marca que todo está mal, la gente se pudre porque quiere en su conformismo, su autoesclavitud y su necesidad de seguir al rebaño, los avances tecnológicos cada vez son más invasivos, los ecosistemas han sido alterados, la economía cada día es peor, hay estallidos sociales por aquí y por allá, la  realidad artificial nos consume y parece que todo va a estallar tarde o temprano, ante esto, como individualistas decidimos tomar lo que queda de nuestras vidas en nuestras propias manos, y no esperar a que llegue la crisis, ¿porque? porque vivimos en ella. No queremos esperar porque la naturaleza los alienta a devolver los golpes que le han dado.

Les contaremos una anécdota, una noche de agosto del año 2011, una parte del grupo Its penetramos el Cinvestav de Irapuato, Guanajuato, saltamos las rejas y  trepamos al techo del Laboratorio Nacional de Genoma  y Biotecnología, desde arriba vimos que el guardia estaba en lo suyo, hablando por teléfono mientras lo veíamos desde la oscuridad encapuchados, caminamos hasta el lugar en donde hacían sus pruebas, sorprendido me di cuenta que en uno de los cuartos tenían una gran planta sostenida por cables y varias computadoras a su alrededor monitoreando información, lo único que sentí en ese momento fue aberración y un deseo inmenso de destruir todo el lugar. Lo que vi fue la manera REAL en la que la tecnología trata de someter a la naturaleza salvaje, trata de obtener más información sobre esta bajo el yugo científico, sojuzgando y artificializando. ¿Crees que nos podremos quedar sentados o esperando a que todo pinte “bien” como para que el sistema se caiga, mientras sabemos que este tipo de pruebas execrables siguen en pie en el presente? NO. Y ¿qué tal si ese supuesto colapso no viene en 2030? ¿Confiaremos en otro teórico que se lea “convincente” para esperar hasta el año 2100? TAMPOCO.

Respecto a lo que dices de la vanguardia, pues no pensamos que lo seamos ahora o que lo lleguemos a ser, hemos sido una propuesta diferente y realista para todos  aquellos que se sientan identificados, nuestra intención no  es llevar por el “buen camino” a todos los que se cataloguen como críticos del sistema tecnológico, expusimos desde un principio nuestras tendencias porque nos pareció importante que los actos tuvieran una razón de ser, solo eso. No queremos crear un movimiento ni nada por el estilo. Lo único que debe de estar al frente de esta guerra, son los actos sinceros de las personas que realmente aprecien y se decidan a llegar hasta las últimas consecuencias en la defensa extremista de la naturaleza salvaje, solo eso, ningún grupo está al frente, ni atrás.

XT: ¿Hay grupos en el Cono Sur, que han reproducido algunos de sus planteamientos, no consideran que están “franquiciando” su propuesta?

RS: No, nada de eso, si esas personas han reproducido nuestras ideas ha sido por una razón, ellos la sabrán. Y como dicen ustedes, esto que defendemos es una PROPUESTA abierta para quien la quiera tomar, las personas inteligentes que quieran tomar algunas de  nuestras ideas y actos siempre y cuando sean sinceros,  siempre serán vistas con buenos ojos por todos los grupúsculos de RS.

XT: El historiador Eric Hobsbawm ha considerado al movimiento Luddita como una forma de “negociación colectiva por disturbio”, lo que sería en esta formulación una táctica utilizada en Gran Bretaña desde la Restauración, ya que la diseminación de fábricas a través del país hizo que las manifestaciones a gran escala fueran poco prácticas. ¿No creen ustedes que toda esta virulencia  anti-tecnología este sirviendo de antesala para las  reformas de decrecimiento que debe emplear el Estado si es que quiere subsistir?; ¿no se le estará “sirviendo la mesa” al poder sin querer?

RS: Hoy en día vemos que hay una creciente crítica a la tecnología desde sectores variados, hay muchas personas que han comenzado a cuestionarse y a darse cuenta que el actual sistema está podrido, a lo que deriva en una pregunta ¿esto es positivo para la guerra contra el sistema tecnológico? Pues si las críticas son no negociables esto puede ser positivo, pero viendo la realidad vislumbramos que la mayoría de las críticas que se hacen a la tecnología tienen un trasfondo reformista, dicen “la tecnología nos está llevando a la  no-interacción personal, mejor hay que limitarla”, “la  vida en sedentarismo en esta civilización causa problemas de salud, mejor hay que ejercitarnos más seguido”, “lo artificial nos consume, no soporto la vida en la ciudad, vamos a un día de campo”, “la basura inunda los mares, hay que comprar productos amigables con el medio ambiente”, “la tecnología no es el problema, el problema es el uso que se le da”, etc. Estas supuestas críticas son las que son negociables, y hasta son propuestas para que el sistema siga creciendo, reformándose  y fortaleciéndose.

Pero qué tal si decimos; “la tecnología es el problema, incendiemos tal o cual empresa de innovación tecnológica con todos dentro”, “la civilización se expande peligrosamente arrasando con la naturaleza que queda, asesinemos al ingeniero de tal mega proyecto”, “la sociedad estúpida solo sigue las reglas haciendo que la maquina siga avanzando, son parte del problema, detonemos un explosivo en un lugar público con un cargo simbólico importante”, etc. Ese tipo de críticas extremistas son las que no son  negociables y las que defendemos, así que  respondiendo a tu pregunta, RS ve difícilmente que el mismo sistema se pueda reformar con este tipo de ideas y praxis, o que estas sean una propuesta para que el sistema siga creciendo.

XT: Enfrentar el extenso tramado de la sociedad actual, es una labor titánica, donde las posibilidades de perder la vida o de languidecer en una celda son elevadas… ¿Por qué asumir un derrotismo como propuesta final?, ¿no ven esto como una suerte de martirio?…

RS: El pesimismo nos invadió cuando nos quitamos la venda de los ojos y vimos que es imposible destruir al sistema entero desde nuestras perspectivas individualistas, no aspiramos a su total destrucción, esto conllevaría manejar y moldear en cierto punto a las masas estúpidas, sino a la desestabilización, nosotros  que más quisiéramos echar abajo todo el sistema  tecnológico, pero es algo que no está en nuestras manos. Ultimo Reducto nos ha tildado de derrotistas, pero esa palabra inclusive puede ser muy relativa, somos derrotistas en cuanto a la destrucción del sistema por medio de actos desde un grupo selecto de personas que consigan “ayudar” a que la crisis se incremente, propuesta de Ultimo Reducto, pero no lo somos porque no hemos abandonado nuestra guerra, hemos seguido y continuaremos haciéndolo hasta que nuestras fuerzas o condiciones nos lo permitan.

Y es que no hay nada real a que aspirar, nos estaríamos  engañando a nosotros mismos si decimos que vamos a echar abajo toda esta megamáquina, eso es lo que no queremos hacer. Tampoco somos mártires, simplemente tomamos nuestra posición como personas que hacen lo posible para defenderse a ellos mismos y a la naturaleza de lo ajeno, sin importar que es lo que se gana a futuro, no nos interesa en nada lo que pueda venir, la guerra extremista contra el sistema tecnológico debe ser desinteresada, sin esperar algo positivo, nutrida por los  actos realmente sinceros que le demos a la apreciación y  defensa de la naturaleza salvaje. Eso es lo que nos guía, no necesitamos finalidades concretas a futuro, responder a las amenazas es una de las necesidades biológicas de los guerreros, y como tales nos comportamos.

XT: ¿No es mejor llevar una propuesta pública y debatir con los diferentes actores y dejar que la gente decida cuál debe ser su destino?

RS: La gente tomará el camino que quiera, el que le  convenga, mientras las propuestas que critican a la civilización están en la mesa para que la gente decida tomarlas o no, la nuestra, nuestra propuesta, es como una moneda lanzada al aire sobre esa misma mesa, quien se sienta capaz y con la suficiente astucia de tomarla lo hará, no queremos que nuestra tendencia sea la más “coherente” con otra gente, es la que nosotros defendemos y hasta ahí.

XT: Existe un número de la revista Green Anarchy, donde  se hace un estudio comparativo entre las propuestas primitivistas del grupo de Oregón y la experiencia de comunismo agrario de Pol Pot en Camboya, bajo el título de: ¿El Jemer Rojo practicaba el primitivismo?; ¿No consideran ustedes que existe una continuidad en algunas de sus propuestas con esta experiencia, haciendo las obvias excepciones referentes a la construcción de un Estado?, ¿Cuál sería la diferencia entre ustedes y las políticas de agrarismo forzado y de primitivismo que impulsó el Partido Comunista de Kampuchea para la época?

RS: Lo que el líder de los Jemeres Rojos en Camboya  impulsó en sus años de dictadura maoísta, fue un comunalismo inspirado en los antiguos modelos agrarios de los jemeres, el pueblo originario de mencionado país. Lo que nos llama la atención de esa experiencia histórica, fue que detuvo totalmente la infraestructura de la civilización, la moneda dejo de existir, las escuelas y los mercados cerraron, queriendo así, transformar el país en un estado autosuficiente, agrario y extremo. Pero para que todo el país cooperara, el dictador forzó a grandes sectores poblacionales para que todos juntos, como el comunismo lo marca, pudieran concretar el modelo impuesto.

No vemos en que puede apoyarse una supuesta continuidad entre lo que pensamos y lo que pasó en aquel país. Si bien, no fue un primitivismo, si es que por primitivismo entendemos el retomar una forma de vida más parecida a la del cazador-recolector-nómada que a la del campesinado antes a la revolución industrial. Las diferencias entre lo que impulsó Pol Pot y lo que defiende RS, es que nosotros no queremos impulsar o  forzar a la gente a que regrese a los antiguos modos de  vida, la gente es necia y le gusta vivir entre la mierda moderna, las pocas personas que rechacen la civilización y decidan aislarse en el monte es la gente que merece ser reconocida, nosotros NO apostamos por una vida comunal antes o después de que el sistema se derrumbe.

XT: Kevin Tucker es otra de las figuras de relevancia en el cenáculo de primitivistas anglosajones, establece el principio de la guerra primitiva, como  un calco y copia de la guerra social, expuesta por  Johan Most y que se ha  virilizado entre los grupos informales. ¿Su defensa del carácter levantisco de los Teochichimecas y Chichimecas, así como la Guerra del Mixtón, buscan sentar los precedentes históricos para sus acciones? , ¿Existe conexión entre los esbozados por Tucker y ustedes?

RS: Realmente no hemos leído mucho sobre las propuestas de Tucker, solo sabemos que es allegado a Zerzan, y que estuvo siendo citado por el FBI acusado de saber algo de las acciones del ALF/ELF, como sea, ante la pregunta queremos recalcar algo que creemos que se ha estado mal interpretando o que nosotros no lo hemos abordado con debido cuidado.

Nosotros en RS reconocemos y recordamos las Guerras del Mixtón y Chichimeca como referentes históricos SOLO por la evidencia en la defensa grupal de los  guerreros salvajes de sus modos de vida, sus creencias  y sus entornos. Y es que algunos quizás piensen que al hablar de estas Guerras, nosotros queremos que tal evento histórico se vuelva a repetir pero en este siglo XXI, quizás algunos pensaron erróneamente que queremos que las etnias indígenas se unan de alguna forma, se rebelen y se levanten semejando los referentes antes citados, pero no es así.

Al estudiar específicamente sobre estos salvajes levantamientos, tuvimos fuertes bases históricas que nos ligaban a la defensa realmente extremista de la naturaleza salvaje en estas zonas, en estos sucesos se puede ver que los aborígenes teochichimecas nunca se rindieron ni ante los civilizados mesoamericanos ni ante los europeos, siempre mantuvieron su esencia guerrera, defendieron sus orígenes más primitivos y por consecuente sus creencias ligadas a la naturaleza, las cuales eran consideradas como paganas y castigadas por la iglesia católica; su “crueldad” los caracterizó, sus ataques indiscriminados en contra del enemigo fueran soldados, indígenas aliados, negros,  mulatos, mujeres, niños, etc.; su modo de vida  cazador-recolector y nómada o semi-nómada los hacían difícilmente ubicables, sus mejores escondites eran las montañas escarpadas, la naturaleza los cobijaba durante y después de la batalla, su relación humano-natura estaba totalmente desarrollada en lugares como desiertos, bosques o semi-desiertos en donde los españoles decían que nadie podía sobrevivir ahí; todas esas evidencias históricas que hemos ido aprendiendo tanto de las investigaciones antropológicas y/o arqueológicas, como con los  ancianos de ciertos grupos étnicos que viven en el  cerro, nos llena de orgullo, y las reivindicamos, las animas de nuestros dignos antepasados han poseído nuestras mentes y cuerpos, es hora de que nosotros, hoy, continuemos con el conflicto en contra de la civilización y todo aquello que nos quiera subyugar totalmente.

XT: ¿Entonces, guerra social es igual a la guerra primitiva?

RS: Guerra social es un término acuñado y tomado mucho por los anarquistas del tipo insurreccionalista, muy de moda por este tiempo, nosotros en RS estamos en una guerra individualista, planeada, desatada y ejecutada por nosotros mismos en contra de una variabilidad de objetivos que son en tiempo real y/o representan modernidad, tecnología, civilización,  artificialidad, progresismo y humanismo.

Los términos son parecidos, ustedes que han leído sobre la llamada guerra primitiva y que dicen que es una calca y pega de la guerra social, supongo que tienen razón, no podría dar una respuesta concreta a algo que nosotros no hemos propuesto y que incluso desconozco los detalles.

XT: Concatenado con lo anterior en algunos de sus escritos hemos leído que critican a los anarquistas por la  esperanza en una sociedad futura libertaria, pero  ustedes le dan un carácter milenarista a la naturaleza salvaje. Eso lo demuestra su defensa de los estudios arqueológicos del “lugar de las siete cuevas” (Chicomoztok), ¿no están cayendo exactamente en lo mismo?, ¿Qué los diferencia?, ¿a al final no persiguen ambos un idílico mundo que ni siquiera han experimentado?, ¿no es una suerte de “cristianismo” que busca la redención de un mundo ideal?

RS: Nosotros no creemos ni tenemos fe en ninguna sociedad futura, no esperamos ver aquel “Armagedón”  en donde la naturaleza destruya el mal de la civilización, no creemos en nada de eso, si fuera así, no podríamos criticar a los anarquistas que sueñan con un “mejor” futuro, si tuviéramos en mente lo mismos pero bajo marcadas diferencias.

No sabemos si algún día el sistema se derrumbe totalmente en todo el mundo, los estudiosos dicen que sí, nosotros no lo podemos saber con certezas. Puede que sí y que la naturaleza resurja de los escombros, puede que el sistema siempre esté un paso más adelante y llegue a ser autosuficiente y se auto repare con facilidad. Como les decimos, no conocemos el futuro,  aunque nos gustaría saberlo, pero la realidad es otra.

El ChicomoztoK es solo una mirada al pasado, en el códice se puede ver e interpretar gráficamente la vida que nuestros antepasados llevaban, se puede ver la forma en la que hacían fuego, por fricción; se ve cómo es que varias tribus se reunían en sus respectivas cuevas; se ve el fruto de la recolección; la fauna de los entornos por donde deambulaban, la caza; su indumentaria, pieles, colguijes, plumas, etc., hay incluso símbolos que representan la guerra, hay muchas representaciones que fueron  plasmadas en aquel códice y que nos pareció importante  retomar, pues es una ventana a la vida de nuestros ancestros en comunión con la naturaleza.

Es un lugar mítico y desconocido, ¿porque creen que hay grupúsculos que firman desde el supuesto Chicomoztok? cuando se firma así, es como una burla a las autoridades, por no saber dónde encontrarnos, y auto-ubicarnos en un lugar que no tiene ubicación exacta, ¿ven? Para no errar dejamos aquí las palabras de la introducción del trabajo editorial “El lugar de las siete cuevas”, el cual recomendamos su lectura ampliamente:

“En Reacción Salvaje (RS), entendemos al Chicomoztok como  aquel lugar aislado de la civilización, sitio el cual era arribo de  diversas tribus salvajes nómadas, por lo cual representa la salvaje y la vida plena que gozaban nuestros antepasados antes de ser atraídos a adoptar la vida sedentaria.

Es una mirada al pasado que tiende a la regresión, y al recuerdo de aquello que hemos ido perdiendo poco a poco.

Simboliza aferrarnos a nuestro pasado primitivo y por ende a la defensa extrema de la naturaleza salvaje, el fuego iniciador que  incita al conflicto individual y grupal contra lo que representa  artificialidad y progreso.

Muchos investigadores han tratado de encontrar ese lugar llamado “siete cuevas”, pero hasta ahora es un lugar perdido en la zona que comprendía hace siglos la llamada “Gran Chichimeca”. Ese lugar oscuro y sombrío, es donde se esconde la esencia salvaje, donde anida la historia jamás contada, memoria de innumerables vivencias, aventuras y conflictos que el invierno se llevó con las cenizas de los aborígenes teochichimecas, lugar que nosotros, los grupúsculos de RS recordamos paganamente mientras nos escondemos a simple  vista o en la clandestinidad y el anonimato terrorista.”

XT: Sobre esto y volviendo a la redacción de Green Anarchy, el historiador John Zerzan es una de las figuras medulares del primitivismo, sus propuestas de dialéctica negativa aunque osadas no dejan de ser impecables en su construcción. ¿Cuál es su opinión sobre este historiador, enfocándonos en sus propuestas y no en su vida?, ¿Qué opinión tienen sobre el uso del lenguaje y de la aritmética como uno de los elementos de dominación entre especies?, ¿consideran todo esto viable?

RS: Zerzan se ha convertido en uno de los teóricos más “radicales” en los círculos primitivistas de Estados  Unidos desde hace varios años, aunque para nosotros  es un romántico, optimista y políticamente correcto de lo peor, sus propuestas han sido causa de conmoción y desapruebo, sobre todo en lo que tiene que ver con el tema del lenguaje, hace poco en una entrevista con la revista Vice a una pregunta sobre esto del lenguaje y la dominación dijo:

“Debo decir que este es el tema más especulativo sobre los que he escrito. No descarto esa línea y estoy intentando reunir argumentos para cuestionar la actividad simbólica, incluido el lenguaje, aunque resulta más claro respecto al tiempo, los números y el arte. Es especulativo porque nadie sabe con certeza cuándo empezó a hablar el ser humano. No  hay forma de demostrarlo.”

Como leen, Zerzan ni siquiera está seguro de lo que había postulado hace varios años.

No somos antropólogos especializados en lingüística y realmente no estamos familiarizados con tal debate, pues se nos hace hasta cierto punto muy efímero, aun  así, hace un tiempo escribimos algo referente a eso en  un ensayo titulado “Nietzsche y su crítica al cientificismo en la actualidad”, que dicta:

“El ser humano moderno está obligado a vivir en sociedad, a estar hombro con hombro lidiando con personas de su misma especie, es así como por medio del lenguaje se dictan las legislaciones de la validez de las cosas, para que el homo viva en paz dentro de la sociedad sin entrar en constante conflicto con los demás, debe adecuar a esa necesidad de convivencia ciertos conceptos, tales como “verdad” y “mentira”. Inventadas estas palabras tan valiosas para el humano  racional y dotándolas de cierta valides, se da cabida a las designaciones validas, una de las tantas fantasmagorías antropomórficas.”

El lenguaje ha engendrado en la razón en esta era moderna o mejor dicho, postmoderna, la razón  antropomórfica le ha da cabida al cientificismo que a su  vez tiende al progreso humano artificial, y al atentar en contra de la naturaleza salvaje, eso es un hecho. Demás variantes de este postmodernismo como el arte, el lenguaje, la aritmética, etc., son solo consecuencias de la complejidad civilizada, son herramientas que usa el sistema para darle un sentido a todo aquello para lo cual no tienen una respuesta exacta o razonable, esas herramientas son solo fantasmas porque en el plano de lo real, en el plano de la naturaleza no existen, el pensamiento antropomórfico es la nada para el  universo, y aun así el humano se posiciona  erróneamente en el centro de este.

XT: ¿En México existen grupos en aislamiento voluntario como pasa en el Amazonas y cuya existencia al margen de las dinámicas occidentales, es bastante cercana algunas propuestas del anarquismo?

RS: Los únicos grupos étnicos que conocemos y que viven aislados son algunos raramuris y wixárika, aunque son contados, estos deambulan por las  montañas y (semi) desiertos del norte-sur, norte y occidente de México, aunque no dudamos que haya más grupos que lo hagan, ellos viven de forma muy sencilla, son semi-nómadas, recolectan su comida de las áridas tierras de aquella Antigua Mesoamérica Septentrional como lo hacían sus antepasados teochichimecas, cazan algunos animales, y aún tiene sus creencias muy pero muy marcadas, aunque cabría decirlo, referente a sus creencias, que aunque en su mayoría se han mezclado con el catolicismo no deja de ser atractivo conocer su  percepción de las cosas que han mantenido desde sus  más remotos y primitivos antepasados.

Y pues haciendo una rápida comparación de su vida con esto del anarquismo que preguntas, veo pocas comparaciones, en primera dentro de estos grupos étnicos existe una figura de autoridad en la cual los demás confían, aunque no es meramente una autoridad inicua, puede ser el hombre más fuerte o valeroso hasta el chamán, pero de que hay una figura de autoridad la hay, ese es uno de los primeros puntos en desapruebo con muchos anarquistas, los que para nada quieren que “alguien” los lidere pues, en su imaginario éste les puede imponer “algo”.

Segunda. Las personas que conforman este tipo de grupos tienen una tarea en específico a desarrollar, tienen jerarquías, puede que los hombres trabajen más en tiempo de caza, o puede que las mujeres trabajen más en tiempos de recolección de ser nómadas; o los dos pueden trabajar a la par si es que cuentan con un sembradío al ser seminómadas, es decir, igualdad no la hay, la división del  trabajo es aceptable y los roles que desempeña cada individuo es lo que mantiene al grupo estable y sin problemas, ya que esas son sus costumbres, es así como han sobrevivido desde remotos tiempos, así que, no se  puede decir que en esto se asemejan con el anarquismo pues uno de sus valores que es la equidad, esta, no es compatible en estos grupos de originarios.

Tercera. El anarquismo promueve el ateísmo, el no crearse dioses o deidades que se posiciones por encima del individuo, en contraparte, estos grupos de seminómadas (como les hemos mencionado), tienen una muy fuerte creencia en deidades y espíritus mucho más “grandes” que ellos, estrechamente relacionados con la naturaleza. De hecho, hacerse se dioses o tener una creencia en una autoridad espiritual del cual todo emana, es algo totalmente contrario al anarquismo, o ¿me equivoco?

Cuarta. Si bien, estas pequeñas sociedades no cuentan con un estado o con policías, pues son demasiado pequeñas para que alguien controle o asuma tal responsabilidad. No hay jueces tampoco, aunque si hay que dar algún castigo, los ancianos son los que los llevan a cabo o indican cual será el mejor correctivo para el que obró “mal” dentro de sus tradiciones y costumbres. Y aunque no encarcelan a nadie, hay castigos.

Quinta. Uno de los postulados del anarquismo es que  todos los humanos somos iguales, que todos deberían de tener las mismas oportunidades y la libre asociación es uno de los pilares para la construcción de un “nuevo mañana”, algo que dentro de los términos de nuestro ecoextremismo es absurdo, no existe la igualdad, todos somos distintos y ni hace falta que todos tengamos las mismas oportunidades, la libre asociación la aceptamos pero NO para trabajar por un “mundo nuevo”, sino para desarrollarnos como individuos dentro de nuestro circulo de allegados y no con gente extraña o ajena. Esta propuesta del anarquismo es bastante humanista y cae  dentro de esos chocantes parámetros de lo occidental, pues este valor, marca una clara tendencia al progreso del ser humano y por consiguiente al mismo progreso de la civilización, aunque más “libre”, “justa”, “compasiva”,  etc., no deja de ser una basura. Hay que remarcar aquí, que esta es nuestra opinión sobre el anarquismo, la anarquía es otra cosa. Y así lo ha dicho uno de los teóricos más representativos de esta tendencia anárquica, el señorón Gustavo Rodríguez, cuando dijo en una entrevista lo siguiente:

“No creemos en milagros, mucho menos en “sociedades utópicas”, por ello, no nos desgastamos en “mejorar” la imagen para consumo público de este producto intangible  que denominan “Utopía”. Estamos convencidos que la  “sociedad anarquista” no se concretará mañana en la mañana. Es más, tenemos casi la certeza de que muy probablemente nunca se concrete. Y nos tiene si cuidados”

“Para nosotros la Anarquía no solo es posible sino que se concreta de manera efímera cada vez que se realiza una expropiación exitosa; se constata en esos breves instantes en que se ilumina la noche con el fuego refractario; se confirma en cada fuga de prisión; se verifica con la eliminación física de nuestros enemigos…”

Aunque ya nos salimos del tema exponiendo nuestra opinión referente al punto, continúo.  El asunto central aquí era que las sociedades en aislamiento no tienen un código moral de este tipo como lo propone el anarquismo, por lo que puse arriba en el segundo punto no tienen oportunidades iguales, esa es otra de las incompatibilidades con el anarquismo que vemos. Pienso que si quieren una comparación más apegada a los lineamientos, valores y práctica del anarquismo, tendría que preguntar sobre las comunidades de libertarios, hippies, campiranos, y otros, que se han ido a vivir de una forma más “autónoma” o sustentable, porque en referencia a las pequeñas sociedades en aislamiento voluntario hay muy poco que comparar. Aunque, después de todo esto, mi pregunta obligada tendría que ser ¿a qué se refiere con anarquismo? Puesto que hay una infinidad de significados e interpretaciones que se salen del mismo “control” hasta de los anarquistas mismos.

XT: Interesante lo que comentan con los grupos de  aislamiento voluntario en México, pero ¿Que opinan sobre  las teorías antidesarrollistas de Miquel Amorós?

RS: Las propuestas antidesarrolistas de Amorós son interesantes respecto a cómo explica la funcionalidad de la megamáquina no solo en el aspecto de lo económico sino también en lo civilizador, plasma de  una forma muy puntual como es que el progreso  moderno ha terminado  pervirtiendo los ecosistemas y como es que el crecimiento poblacional ha invadido entornos naturales.

Aunque debemos decir que lo que no nos convence del todo de estas propuestas, es lo que escribió Amorós en su libro “Perspectivas antidesarrolistas” en el que plasmó: “(el antidesarrolismo) Es una forma determinada de conciencia de cuya generalización depende la salvación de la época”

¿La salvación de la época? Quizás con sus teorías, dicho  historiador piensa que algún día muy lejano, cuando sus  ideas se “generalicen”, las personas aún vivientes “salvarán” a la época del desarrollo nocivo, algo que cae de nuevo dentro de los términos de la vaga expresión de “revolución”. Y no lo decimos al tanteo, el amigo de los “Amigos de Ludd”, propone una “revolución de nuevo tipo”.

Su crítica es buena (cabria repetirlo), y dentro de ella llama la atención la propuesta que hace al escribir en contra del trabajo y en contra del consumo, negación  consecuente de las ideas antidesarrollistas, pero en lo  que no estamos de acuerdo es que se proponga esto para abrir el imaginario escenario de siempre a una posible “revolución”.

¿No se puede solo quedar la crítica en movimiento, la negación a lo existente, y el ánimo encendido a incitar a que el individualista tome las riendas de su propia vida, robándola y reapropiándose de ella, sin que se quiera “trascender” a “algo” más como a una “revolución”?

XT: Significa que para ustedes el planteamiento de  Almoros es valioso pero discrepan de su planteamiento  futuro que esconde sin duda alguna, una “Revolución de nuevo cuño”…Sobre algo que nunca hemos leído de ustedes es su opinión sobre otros sectores de la sociedad que se ven afectados. No existe opinión sobre la diversidad sexual, personas con discapacidad, pueblos indígenas en lucha, presos sociales, etc. ¿No creen ustedes que al enfocar su crítica al desarrollo tecnológico están dejando de lado una infinidad de conflictos y que a la vez se están tecnificando, lo cual los lleva a ser especializados que es uno de los valores de la sociedad actual?

RS: Una muy buena pregunta, prepárense porque seguro que no les gustará.

Sobre los “indígenas en lucha” como ustedes escriben, publicamos esto en nuestra respuesta a los de “Destruye las prisiones”: “Reconocemos la resistencia que tienen los Purépechas en defender y morir por los bosques de Michoacán, admiramos a los rebeldes Huicholes que se oponen con todo al desarrollo de las minas en San Luis Potosí, apoyamos a los Chichimecas que niegan la cristianización de sus nativas creencias en Guanajuato, respaldamos a los Mixtecos que rechazan a toda costa los medicamentos de las ciudades y prefieren seguirse curando con las plantas que recolectan en la  sierra de Oaxaca ante el riesgo de que sean señalados como  brujos, respetamos la decisión de los Kiliwa de preferir la extinción antes de que su cultura sea absorbida por la vida occidental, enaltecemos la resistencia que distingue a algunos Raramuris en estar alejados de la civilización y mantener una vida de seminómada en los desiertos de Chihuahua, eso que ni que, la lucha en contra del progreso y en defensa de la tierra comprende tanto a las etnias originarias que se resisten a este en sus entornos, como a los civilizados que habitan en las ciudades que emprenden acciones de sabotaje y terrorismo contra ese mismo progreso. Porque la lucha por la naturaleza no es una sola, varían las estrategias, los contextos, las situaciones, los riesgos.”

Sobre los “presos sociales” no habría mucho que decir,  si no compartimos sus posturas políticas y su  activismo no vemos que caso tendría reivindicarlos, aquellos que están en cana por ese tipo de actividades tienen sus grupos de cercanos, ellos velarán por su integridad dentro de la cárcel. Cabría decir que RS no tiene ninguna persona presa que esté relacionada directamente con la organización, y es un orgullo decirlo, la verdad. Para aquellos envidiosos anarquistas que sabemos muy bien que nos critican preguntamos, ¿cuantos encanados hay de RS? Ninguno. ¿Cuántos encanados anarquistas hay? Varios. Eso habla mucho del cuidado que hemos tenido en cuanto a nuestra seguridad y eso que recientemente hemos comenzado con una seguidilla de actos  y atracos (Nota: Esto refiere a la contraofensiva de Abril de 2015), siempre hemos salido ilesos, dado nuestro arrojo y discrecionalidad, esto no es arrogancia, es la realidad, quien quiera aceptarla adelante, quien no que continúe con sus balbuceantes y estériles críticas.

Hace tiempo el “Grupúsculo Cazador Nocturno” de  RS, detonó un explosivo en la Fundación Teletón México, allá en el municipio de Tlalnepantla, en Estado de México, el explosivo a base de gas butano y niples galvanizados, explotó en plena entrada principal destruyendo el vidrio que protegía un montón de sillas de ruedas para los niños discapacitados, quedando quemadas. En su comunicado el grupúsculo expuso lo siguiente: “La “Fundación Teletón”, también es un organismo que junto a las dos universidades más prestigiosas de México (UNAM e ITESM), se encargan de  incrementar la innovación tecnológica y científica con fines  terapéuticos, es decir, juntos se apegan totalmente a la idea del progreso civilizado, para hacer que este sistema siga su curso. Seguro muchos se preguntarán: ¿Y qué tiene de malo que existan este tipo de caridades con la gente desprotegida?  Quizás, los preguntones no se han dado cuenta de que el sistema siempre se viste de “monja bienintencionada” para  seguir perpetuándose. La tecnología compleja siempre tendrá  el mismo fin en cualquiera de sus formas, ya sea terapéutica o armamentista, educacional o de destrucción masiva, medicinal o ponzoñosa. Y ese fin es el continuar existiendo por sobre la naturaleza salvaje, por eso nuestro ataque.” “Sin más explicaciones: ¡No somos cristianos, ni nos caracteriza la nobleza, somos salvajes, no buscamos ni defendemos la caridad de nadie ni con nadie!”

Derivado de este ataque algunos Zerzanianos nos tildaron de crueles, de inhumanos, hasta el grado de  compararnos con el grupo terrorista Estado Islámico,  algo que en vez de que nos causara molestia, nos dio mucha risa. Y es que muchos de los llamados “primitivistas” de allá del “gringo”, aunque no todos, son muy correctos, muy románticos en cuanto a esta imagen del “noble-salvaje” que tienen bastante arraigada, y se escandalizan cuando los críticos del sistema tecnológico “mexicanos” exponen y hacen este tipo de cosas. Las personas discapacitadas nos tienen sin cuidado, como las personas sin discapacidad para  nosotros forman parte de todo este complejo sistema, y atacar sus instituciones sin importar si les hacen falta extremidades, estén enfermos o no, es lo que hicimos, y seguiremos haciendo, pese a quien le pese…

La diversidad sexual está muy de moda, los defensores de los derechos homosexuales y demás gente, han ganado su lucha que habían mantenido desde hace años, ahora ya se pueden casar legalmente, tener empleos formales o de alto rango, medicarse si es que resultaron infectados después de alguna pachanga, pueden adoptar niños, etc. Su lucha los ha llevado a  integrarse a la sociedad (con todo y los prejuicios), y ser  una herramienta más que hace que este sistema siga funcionando, es el mismo problema con varios sectores de la sociedad vulnerados, las feministas pedían equidad de género, ahora pueden ser explotadas tal como sus empleadores lo hacen con sus esposos, padres e hijos. Los negros ya pueden ocupar cargos altos hasta en el gobierno, ¡mira al chupasangre de Obama!, ya no son tan excluidos como hace 50 años, ahora forman parte de todo este sucio sistema. Es lo mismo que pasa con esto de los discapacitados, si ponemos en un cuarto a un hombre común, un negro, una mujer, un discapacitado, un gay y un defensor de los derechos de los animales, podrás ver tu que todos son distintos en cuanto a carácter, pensamientos, reglas morales, aptitudes, etc., pero algo los une, todos y cada uno de ellos tiene un papel que desempeñar en la sociedad, y ese papel es que la estabilidad del sistema siga en pie. Para nosotros hay diferencia pero a la vez no, pues vemos una regla general, y es que, el HUMANO (como tal), contribuye expresamente a la destrucción de la naturaleza salvaje, su civilización arrasa todo a su paso, su tecnología lo vuelve todo cada vez más mecánico y su  ciencia subyuga lo natural y lo vuelve artificial. No nos  centramos en los problemas de la gente, o en las problemáticas de un sector en específico.

Pienso que las personas que ven, se preocupan y “luchan” por las causas menores, como eso de la obtención de “derechos”, nuevas leyes, reformas, apoyo a grupos vulnerables, etc., se están especializando en esas problemáticas, y no nosotros, nos hemos centrado en el sistema tecnológico y en la civilización pues son las raíces de todos los males que nos aquejan como especie, lo demás es solo un efecto del verdadero problema.

XT: La verdad es que discrepamos totalmente de estos últimos planteamientos de ustedes, desde su forma de abordarlos hasta su opinión sobre los grupos vulnerables. Pero toquemos un tema de coyuntura; actualmente existe una guerra de baja intensidad en México con relación al narcotráfico, de hecho la fuga del Chapo Guzmán demuestra una complicidad de ciertos elementos de la autoridad con este mundo. ¿Cuál es su opinión sobre el narcotráfico?

RS: ¿Saben? México es una vil mierda, es un país conflictivo, corrupto, prostituido al mejor postor, entreguista, ruin, y aunque cierta gente diga que tiene “cosas buenas”, la verdad es que vemos más “cosas malas” que “buenas”. En realidad uno no puede estar seguro de que la persona que encarcelaron en ese penal de máxima seguridad haya sido realmente el famoso Chapo Guzmán, o alguien con un parecido muy convincente, eso para empezar. Las mentiras tapadas con más mentiras son el pan de cada día, en lo personal no confío en nada en lo que balbucean los medios de comunicación, todos y cada uno de ellos escupen pura basura. De que hay guerra de baja intensidad, eso sí, la hay, pero no solo se puede hablar en torno al tema de narcotráfico, también hay otros motes, políticos, de intereses privados, etc.

El tráfico de estupefacientes se mantiene porque la gente consume una gran cantidad de drogas, porque la vida en la ciudades ha corrompido totalmente a  nuestra especie, se busca la felicidad en ciertas  sustancias que solo provocan daños a la salud, es un negocio muy rentable, mientras más adictos haya, la demanda sube. ¿Pero qué crees? Vas a decir que soy lo más parecido a un disco rayado pero, el problema de raíz no es ni la gente que consume, ni los narcomenudistas que la venden, ni los sicarios que matan “defendiendo” la plaza, ni los químicos que la fabrican, ni los gobiernos que permiten tal trasiego, ni los narcos que se hacen ricos a costa de todo esto, el problema es la civilización, no la occidental, dejémonos  de separar todo, la civilización en sí. Y mientras la  Gran Jaula siga existiendo, todos estos problemas persistirán, tanto el narcotráfico, la corruptela, la prostitución, al tráfico de blancas y órganos, la pedofilia, las violaciones, y todas las cosas aberrantes que conocemos los que estamos inmersos en esta realidad artificial.

Sí, es triste que familias enteras tengan que abandonar  sus hogares por la violencia, si es indignante que alguno de tus familiares termine siendo asesinado en el fuego cruzado de sicarios y marinos, si es inquietante que la situación que vivimos ahora en México sea cada vez peor o cada vez más sínica, pero el narcotráfico y todas sus consecuencias son derivaciones de una sola raíz, la civilización.

XT: Ese si es un punto interesante. Para finalizar, México vive una situación convulsa, con una  movilización social importante, como ven el futuro de  esta región, ¿se aproxima un gran estallido social?

RS: Desde hace tiempo que hemos estado oyendo que habrá un gran estallido social, lo hubo en zonas como Oaxaca en 2006, al año antepasado Michoacán era uno de los lugares en donde habían todas las condiciones que esperan los politólogos para aquel estallido, y aunque fue distinto a lo de Oaxaca, el fuego de la confrontación se fue apagando poco a poco después de  que las autodefensas pactaran con el gobierno, como  sea. Decían que 2010 era la fecha, luego que 2012, después de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa había un ambiente de tensión tanto en Guerrero como la zona centro y sur del país, pero ¿Qué ha pasado, hasta ahora?, lo mismo de siempre, “injusticias” y masacres como hace cuarenta años, represión a las manifestaciones y respuesta de los indignados, es como un círculo vicioso, en donde el que siempre sale ganando es el estado, ¿estallido social a gran escala? ¡Pff!

Abordando el tema, dos grupúsculos de RS vieron una  oportunidad para que se desatara una ola de violencia y se pudiera pasar a la destrucción inmediata en el corazón de la gran Ciudad de México. El 20 de noviembre del año pasado, por eso de la fecha de la “revolución” mexicana, se llevó a cabo una gran manifestación exigiendo justicia para los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero, los ánimos estaban al rojo vivo y la confrontación era segura, a la marcha asistieron los grupúsculos “A Sangre y Fuego” y “Danza de Guerra” de RS, con todas las intenciones de provocar un choque entre manifestantes y policías. Los grupúsculos cuentan que identificaron a varios policías provocadores vestidos de civil infiltrados en el bloque  negro anarquista, pero dentro de los infiltrados, los miembros de RS se infiltraron y comenzó la refriega. Era momento en el que si la bronca hubiera seguido, la gente hubiera tomado parte del Palacio Nacional, a lo cual la policía militar cargaría contra esa gente, momento preciso para disparar y comenzar con un ahondamiento de un conflicto del cual nos colgamos para dar guerra, de esa forma a la civilización. Aclaramos como siempre que, no todo el crédito fue de RS, también muchos encapuchados y gente común de los variados contingentes que fueron arre, la verdad. Aunque tristemente no se concretó lo que estos grupúsculos quisieron ver en el momento, el disturbio tomó connotaciones muy preocupantes para el gobierno.

En su comunicado dichos grupúsculos sentenciaban:

“Provocar tensiones violentas para que los granaderos carguen en contra de la ciudadanía y que a su vez, esta decida defenderse en el momento para hacer más grande el  conflicto, es uno de nuestros objetivos, en el camino de la  desestabilización.” “Porque cuando la crisis se agrava, es  mejor empujarla a lo peor…”

“Como ya habíamos escrito con anterioridad, RS no es un grupo que “entiende” o que “respete” a las masas, no participamos en sus manifestaciones para “solidarizarnos”, ni para clamar “paz” y “justicia”, los grupúsculos de RS queremos impulsar y ver a este sistema y a esta civilización ardiendo y cayendo por las problemáticas de sus integrantes.”

En RS no creemos en los estallidos sociales a futuro, si  logramos infiltrarnos y llevar al barranco de la confrontación a muerte con los que se sienten dueños del mundo, lo vamos a hacer en el presente.

XT: Por lo que vemos este será el último comunicado de RS después de su autodisolución, tal y como consta en su comunicado publicado en agosto; el ultimo canto del cisne o las últimas palabras del cadáver insepulto. Aunque no compartimos sus  métodos de lucha y nos deslindamos de cualquiera de  sus acciones. Agradecemos a los compas de la publicación Regresión y el (también) proyecto finalizado del portal Tlatol por facilitar la  conversación electrónica. 


La Guerra de los Chichimecas (segunda parte y conclusión)

La rebelión de los Guamares

Los chichimecas del tipo guamar o ixtlachichimecas (“chichimecas blancos”, de los que se dio un acercamiento en el pasado número de esta revista), comenzaron una serie de conflictos violentos que se agudizaron entre los años de 1563 y 1568.

Los continuos asedios por parte del ejército español y sus constantes traiciones en contra de los nativos de la zona de Pechichitane (o Chichimequillas), dieron paso al levantamiento. Cabría señalar aquí que dos grupos étnicos, los xiconaques y los cuxtaques (cazadores-recolectores-seminomadas), formaban parte de mencionada etnia de chichimecas. Como dato curioso, los primeros tuvieron un acercamiento con los españoles por el año de 1531, en el cual el líder en turno llamado Xiconaque (de ahí su nombre) les advertía:

“No pasen adelante porque se pueden perder, porque pasando los tzacatecos, que son de nuestra generación, todo lo de adelante es una gente traidora, llamada guachichila”

Era evidente que los guamares eran enemigos de los salvajes guachichiles, con los cuales se tuvieron que unir en diversas ocasiones para combatir a los invasores, dejando ver la complicidad que había entre diversos grupos humanos primitivos en contra de un enemigo en común en ese entonces.

Regresando al tema, los guamares originarios de lo que ahora se conoce como Guanajuato (aunque sus incursiones llegaban a abarcar parte de Jalisco y Querétaro), se centraron en atacar los asentamientos y pequeños poblados que la corona española había construido en puntos estratégicos para que los colonos les sirvieran de vigilantes. Invadidos sus territorios ancestrales, los ixtlachichimecas de aquella zona, reunidos en varios nutridos grupos arrasaron totalmente el asentamiento de Pénjamo, asesinando a indígenas pacíficos, colonos y soldados españoles.

Poco después, los chichimecas de guerra se dirigieron al pueblo de Comanja, ahí quitaron la vida a todos los pobladores, dejando solo a dos sobrevivientes según los cronistas.

Después de estos dos duros golpes al imperio español, las autoridades llegaron a la conclusión de que a ese tipo de chichimecas, no se les podía apaciguar con la guerra, pues siempre que los españoles creían haberles vencido, estos se levantaban en alguna otra zona y arrasaban todo lo que representara una amenaza a sus etilos de vida. Entonces, la corona encomendó a Alonso de Zurita, la pacificación de los aborígenes por medio, principalmente de la religión, seguidamente por la concesión de tierras a familias españolas en puntos mucho más estratégicos, formando fuertes, así, la ciudadanía ayudaría a la labor de pacificación sin entrar necesariamente en la guerra.

Así fue, varios de los chichimecas blancos eran atraídos por las promesas de la vida eterna y el perdón de sus pecados de una repugnante religión, ajena e impuesta por los colonizadores, la evangelización parecía captar la atención de muchos de los nativos que bajaban de los montes para escuchar las predicas de los frailes. Y aunque muchos de los naturales aceptaban las nuevas creencias, otros más fueron astutos. Fingían aceptar los cultos, los rezos y las enseñanzas occidentales solo para familiarizarse con el enemigo, así, fue que los guamares se fueron ganando la confianza de ciertos españoles, por consecuente les enseñaron a montar a caballo, les enseñaban a manejar la espada y los arcabuces (antiguas armas de fuego), los españoles pensaban ingenuamente utilizar a los guamares para combatir (como lo hicieron con los mexicas y tlaxcaltecas) a los huachichiles y zacatecos, los únicos dos grupos de salvajes que se pensaba erróneamente que seguían en pie de guerra. El tiro les salió por la culata cuando los soldados que habían instruido a ciertos guamares se los toparon en batalla frente a frente, de entre ellos era evidente la utilización de sus antiguas armas de batalla, el arco, la flecha y la macana, pero lo que fue sorpresivo fue que también portaban espadas, arcabuces (robados de los poblados), y montaban a caballo pintados con símbolos de guerra, agitándose y gritando, esto mezclado con la agilidad de la lucha corporal, la adaptación de su medio y la limitación de agua y comida, hicieron de los guamares una de las etnias más peligrosas para la paz española.

Los caminos habían sido cerrados, interrumpiendo el tráfico de plata desde Zacatecas a la Nueva España, las sierras de Guanajuato ya no eran seguras, muchos poblados habían sido abandonados por el miedo a una nueva matanza de parte de los guerreros tribeños, algunos otros amanecían en cenizas, la gran mayoría de las minas estaba en inminente peligro de detener su producción de extracción, era literalmente la “Teotlalpan Tlacochcalco Mictlampa”.

Los españoles quisieron reconstruir el poblado de Comanja, pero este fue borrado prácticamente del mapa en un ataque masivo de guamares en 1568.

Cediendo terreno

Lo único que les quedaba a los occidentales era la negociación con los rijosos, por lo que varios frailes acompañados de decenas de soldados españoles y cientos de indígenas aliados, tuvieron numerosos encuentros con los líderes de la rebelión guamar, para esto la corona española facilitó una buen suma de dinero para patrocinar las excursiones. Les ofrecieron tierras, regalos, acordaron que no los tomarían como esclavos, que ya no venderían a las mujeres ni a los niños, y que perdonarían sus ataques, rapiñas, emboscadas, asaltos y destrucción causada contra patrimonio del imperio. Fue así como varios de los líderes rebeldes detuvieron sus ataques y prefirieron aceptar las atractivas condiciones de los invasores. Mientras los ixtlachichimecas cedían terreno, las fronteras se militarizaban más y más, los frailes en son de paz visitaban los poblados chichimecas, convenciendo (ahora sí por las buenas) a los nativos a dar el visto bueno a los mandatos bíblicos.

Pero los ataques no acababan, para 1570, el año en el que se había implementado una constante construcción de presidios en serie para los chichimecas que no se dejaran apaciguar, varios teochichimecas atacarían el fuerte de Tazazalca, Michoacán, dejando varios soldados muertos en diversas ocasiones.

Ya para ese año, la rebelión encabezada por los chichimecas blancos había sido domada, así como muchos de los líderes al ser “perdonados” tras aceptar los tratos de la corona española, había algunos otros que no permitían hacer negociaciones con el enemigo, para ese año ya estaban más que reconocidos, ya que los recién “convertidos” los habían señalado. Los líderes chichimecas principalmente guachichiles, que seguían en pie de guerra eran:

-Bartolomillo quien fue sitiado y ahorcado por Francisco de Sande (administrador fronterizo del gobierno virreinal). Se dice que Bartolomillo fue quien reemplazó al Xale después de su muerte, Xale el feroz líder del Tunal Grande, Zacatecas (lugar del que se habló en el pasado número de esta revista).

-Antón Rayado, quien sucedió a Bartolomillo después de que lo condenaran a la horca. Se dice que Antón Rayado fue llamado así, por los tatuajes y escarificaciones que tenía en el cuerpo, llegaron a decir que los rayos lo habían tatuado, eligiéndolo así la misma naturaleza para liderar a los guachichiles en la guerra a muerte contra el invasor.

-Martinillo, el líder del más grande y destructor grupo de guachichiles que había causado más daños a los españoles que ningún otro grupo, se situaba en Bocas de Maticoya, San Luis Potosí.

-Otros líderes guachichiles fueron: Acuaname, Juan Tensso y Vaquero, Machicab, Nacolaname, Moquimahal, Guazcualo, Gualiname, etc.

Para seguir financiando las operaciones militares que le costaba muchos pesos de oro al Virreinato, las autoridades decidieron subir impuestos, e impulsar el comercio de vino en los poblados pacificados, así se embrutecía a los indios y los dejaba fuera de combate si es que pensaban en algún momento en volver a las armas. También se implementó una nueva ley respecto a la carne del ganado, la cual expedía licencias para matarlo y vender su carne, la regulación tenía el fin de limitar a los teochichimecas de robar el ganado, si los dueños de los animales los cuidaban más y si no les faltaba ninguno, estos recibían remuneraciones. Fue como empujaron a los ganaderos a tener más seguridad con sus animales, para evitar que los salvajes los robaran para comérselos y aprovecharan sus pieles, tendones, y demás.

Alianzas viles

Después de esta pacificación parcial, se agotaban los esfuerzos de los teochichimecas por intentar expulsar a los invasores de sus territorios ancestrales, los que antes habían causado bajas, emboscadas y asesinatos múltiples hacia el bando de los españoles se volvieron contra sus antiguos aliados y, les mostraron a los blancos varios de los escondites y zonas operativas de los aun alzados, fue así como más de 80 líderes chichimecas de guerra fueron asesinados y/o capturados para el año 1574. Quien estuvo a cargo de estas tareas de pacificación militar fue Juan Bautista de Orozco, pero su fama de pacificador por excelencia no hubiera sido posible sin la ayuda de los nativos arrepentidos, quienes le sirvieron de gran ayuda para el descenso de la violencia salvaje por parte de los guerreros del norte.

Esa alianza, junto con otros factores importantes para la pacificación (militarización de la frontera, fundación de poblados defensivos, perpetuación de presidios, etc.), fue la que encaminó a que la resistencia contra el hombre blanco fuera en descenso.

Las tribus nómadas fueron parcialmente absorbidas por el avance de los aztecas, tarascos, tlaxcaltecas, otomíes, cazcanes, etc., quienes apoyando al ejército español, asentaron duros golpes a los chichimecas de guerra que queda en pie de lucha, fue así como los guachichiles, los zacatecos, los guamares y otros grupos étnicos fueron desapareciendo poco a poco y su amenaza ya no se hacía tan latente.

Aun así, los problemas no se acabarían con este suceso, Powell señala en su libro La Guerra Chichimeca:

“Los tarascos constituían un deposito natural para las tropas auxiliares y de intérpretes para la guerra del norte; habían estado en conflicto con los nómadas durante mucho tiempo, antes de la llegada de los españoles. Pero algunos de los tascos –casos aislados– desde luego mostraron a abandonar la vida sedentaria y unirse a los hostiles chichimecas, causando ciertas dificultades a los españoles.”

El castigo de la Naturaleza Salvaje: El Cocoliztli

Para el año 1576, mientras los aliados de los españoles conquistaban terreno de la Gran Chichimeca y se ganaban más aun la simpatía de los invasores occidentales, una epidemia golpearía precisamente a esos indígenas aliados en particular. Muy pocos esclavos negros y muy pocos españoles se vieron afectados por este nuevo brote de peste desconocido, aunque cabría decir que, en el año 1545 (causalmente dos años después de que se diera por terminada oficialmente la Guerra del Mixtón), esta enfermedad golpeó por primera vez al recién formado “pueblo mexicano”.

Así, como si la naturaleza les enviara una maldición, el coconiztli (palabra en nahuatl que quiere decir “enfermedad”), mermaba la salud de este grupo humano en específico.

Los síntomas del coconoztli eran, fiebre alta, lengua negra, hemorragias nasales, sed intensa, ojos y piel amarillos, convulsiones, delirios, orina verdosa y demás.

Contraer esta enfermedad era causa de muerte, pues los doctores españoles y curanderos mexicas no sabían cómo curarla, la muerte era dolorosa pero rápida, de 5 a 6 días el cuerpo del infectado yacía sin vida.

A consecuencia de esto, el campo, las minas, las empresas, las tropas y los mismos pueblos redujeron su número drásticamente, dando cabida a la ofensiva de los chichimecas hostiles quienes aprovecharon la situación para continuar con su venganza.

Un claro ejemplo de las bajas que había sacudido a las tropas auxiliares indígenas, fue que de mil guerreros cazcanes que había en el pueblo de Tequaltiche, en Jalisco, solo quedaban 200 vivos.

Cabría recordar que la nación de los chichimecas-cazcanes, fue la primeras de los grupos nómadas y semi-nómadas del norte que pactaron con los españoles y acordaron combatir junto a ellos a los chichimecas de guerra.

Más de un año duraría esta enfermedad azotando a los que había vuelto la espalda a su modo de vida en la naturaleza, y que se refugiaron bajo la capa de la nueva civilización, la ganadora, la expansionista, la que había declarado la guerra a los nativos y la que los estaba exterminando.

Agudización del conflicto de 1580-1585

Durante esos años los ataques de los teochichimecas fueron creciendo exponencialmente, esto a causa de que los presidios se multiplicaron, la frontera se militarizó fuertemente con capitanes que provocaban con frecuencia a los nativos rebeldes, el uso de la fuerza fue cada vez más común para apaciguar a los guerreros tribeños.

Por su parte, los chichimecas que junto con sus antiguas armas y métodos de combate, sabían ya utilizar armas de fuego robadas en los combates contra el ejército español, sabían también montar a caballo, decidieron juntar de nueva cuenta sus fuerzas para guerrear por sus primitivos modos de vida y para vengar a sus hermanos en batallas pasadas.

Los guachichiles, quienes eran los más hostiles junto con los zacatecos, convencieron a un gran número de chichimecas-pames a que se unieran contra los enemigos extranjeros y nativos que amenazaban su supervivencia en la naturaleza.

Así fue que grupúsculos de guerreros nómadas atacarían las minas deteniendo la producción, cerrarían caminos con gran ferocidad, y emboscarían cargamentos de plata, telas finas y alimentos hacia México.

Por estas acciones la famosa mina de Chalchihuites en Zacatecas quedaría abandonada, pueblos como Querétaro y San Juan del Rio, estaban siendo abandonados por mencionados ataques.

El paso a Zacatecas hacia las minas del norte quedarían suspendidos también.

Una carta enviada al entonces virrey Manrique de Zúñiga durante esos años declaraba:

“Los ataque chichimecas siguen intensificándose, ahora están descendiendo de las montañas en grandes números y han llegado, en sus depredaciones, hasta veinte leguas de la ciudad de México. Su triunfo ha movido a muchos indios, hasta entonces pacíficos a aliarse con ellos, junto con no pocos, mestizos y mulatos.”

“Es sumamente necesaria una guerra total contra los chichimecas.”

“Han empezado a matar españoles, a quemar iglesias y saquear pueblos, hasta hoy han destruido veintidós estancias en Valle de San Juan.”

Para mediados de 1585, un grupo de chichimecas-pames rebelados atacaron ferozmente el poblado de Zimapan, Hidalgo, asesinando tanto a españoles como a indígenas pacíficos, situación que orilló al Virrey a tomar cartas urgentes en el asunto.

Zúñiga crearía nuevas formas de alcanzar la paz en el conflicto que había durado ya más de 35 años. Como medidas implementó:

-Penas para quienes esclavizaran chichimecas, en su estudio por el conflicto histórico el virrey se había percatado que los guerreros se enfurecían cuando se enteraban que a los prisioneros de guerra los tenían como esclavos en las minas, motivo de entre otros por el cual atacaban la minería.

-Liberó a los nativos prisioneros que consideró inocentes, a los líderes o guerreros chichimecas que consideraba que podrían ser peligrosos los liberó pero dentro de los poblados en donde podían cristianizarlos.

-Impulsó el abandonar el sistema de presidios a cambio de negociar con los rebeldes y comprar la paz con ropas y alimentos.

-Eliminó también a los soldados que solo creaban fricciones innecesarias contra los teochichimecas en la frontera.

-Estableció poblados cerca de los pasos más conflictivos, en donde los guerreros ejecutaban ataques con frecuencia. En vez de llenar esos poblados con soldados, construyó casas de religiosos e indios civilizados (la mayoría tlaxcaltecas) para que estos los persuadieran de dejar las armas y fueran ejemplo de que la civilización traía grandes beneficios.

-Administró los cargamentos de plata real en el camino a Zacatecas, escoltando dichos cargamentos con vigías estratégicos para evitar los asaltos de los guachichiles y zacatecos.

En 1586 tras implementar su nueva estrategia para salvaguardar la plata a Zacatecas, el virrey orgulloso informó de dos importantes victorias sobre los nativos atracadores de caminos, en el que relataba que un gran número de teochichimecas intentaron emboscar un cargamento de plata en el camino México-Zacatecas, vistos por los escoltas vigías se desató una batalla en la cual por la nueva estrategia virreinal, los asaltantes no pudieron llevarse el botín, en cambio trece guerreros habían sido asesinados por los españoles, no sin que estos lograran asesinar al jefe de los escoltas y llevarse a una mujer secuestrada. De inmediato los soldados se echaron al monte a rescatar a la mujer, cumpliendo con su trabajo la rescataron.

El virrey Manrique orgulloso daba las buenas nuevas, optimista de esta aplastante derrota tras la implementación de su nuevo método para salvaguardar las mercancías que transitaban por el camino de Zacatecas, sabía muy bien que después de uno de estos ataques, los chichimecas se reorganizarían y regresarían el golpe. Y así fue, días después los nativos nómadas emboscarían a un grupo de españoles que se dirigían a la minas de San Martin en Zacatecas, el resultado fue de dos españoles muertos y unos herido. Horas después, un fraile franciscano fue sorprendido por el terror de los blancos y asesinado, esto cuando se dirigía a proporcionar ayuda a los españoles heridos tras el ataque.

Terminando el conflicto

Los esfuerzos del virrey habían dado buenos resultados en la labor de apaciguamiento de varios grupos hostiles en guerra contra los occidentales. Muchos chichimecas de guerra que quedaban en pie lucha habían dejado atrás sus armas y había aceptado los tratos de los frailes españoles y los indígenas pacíficos.

Así es como podemos ubicar a los líderes de chichimecas guachichiles que pactaron acuerdos de paz y que aceptaron los “buenos” tratos de los invasores (en especial con Gabriel Ortiz Fuenmayor), de entre los que destacan a Juan Vaquero, Gualiname, Nacolaname, Juan Tenso y Acuaname. Los demás líderes de grupos chichimecas del tipo guachichil o zacateco que no aceptaron los tratos, fueron asesinados o se replegaron en tierras más septentrionales, allá por las tierras de los tepehuanes, de los raramuris o de los apaches. A pesar de los acuerdos, el conflicto continuaba pero con menor realce que en años anteriores, en 1588 un nutrido grupo de chichimecas en resistencia había estado depredando y atacando a los españoles en Yuririapúndaro (en purépecha “lago de sangre”), Guanajuato, lo cual llamó la atención de los rebeldes que se hacían pasar por conversos católicos pero que, solo esperaban la oportunidad para escapar de nuevo al monte, lugar al que pertenecían. Esta inquietante rebelión fue acompañada por otro brote de rebelión en San Andrés, Jalisco (1591), en el cual varios nativos “apaciguados” se levantaron en armas y tomaron el pueblo, fray Francisco Santos pavoroso de los salvajes se atrincheró en el convento de Colotlán, al salir y ver a los soldados españoles les señalaría el lugar del cerro en el cual los rebeldes se escondían, los españoles suben y los encuentran, arrepentidos por su levantamiento y porque eran menos que los españoles, hacen llamar al fraile, con el cual entablan conversaciones y se rinden.

Era obvio que los occidentales sabían ya cómo es que se comportaban los salvajes del norte, habían aprendido, después casi 40 años de guerra, a lidiar con esta amenaza. Muchos chichimecas al ver que ya no se les maltrataba y que serían recompensados con tierras, ganado y trabajo, decidieron rendirse y no guerrear más.

De la mescla de nativos sedentarios, nómadas salvajes, y europeos invasores, había surgido el naciente pueblo mexicano.

Para 1595 el poblado chichimeca llamado San Luis, había sido elegido para ser hogar de varios grupos étnicos muy bien elegidos por los españoles para que los salvajes de esas tierras decidieran no seguir peleando y se cristianizaran de una buena vez, así, llegaron a la cabeza los frailes, seguidos por los negros, los mexicas, otomíes, tarascos y tlaxcaltecas. Al concretarse la paz entre los chichimecas de aquel pueblo y los otomíes (con los que tenían ciertos conflictos mucho antes de la llegada de los españoles), el pueblo fue llamado San Luis de la Paz, ubicado en Guanajuato, actualmente es el último lugar en donde habitan los últimos chichimecas en la zona de “Misión de Chichimecas”.

El ejemplo de San Luis de la Paz, dio paso a la implementación de este tipo de medidas para la pasificación de ciertos grupos de cazadores-recolectores zacatecos e irritilas en resistencia, los cuales compartían la zona de La Laguna (Durango y Coahuila).

A menudo algunos indios que antes habían sido guerreros, ayudaban a los frailes a ubicar a los salvajes más necios para que bajaran a ver cómo era la vida civilizada y se quedaran ahí, a cambio de darles comida y ropa, acto que casi siempre era aceptado por los guerreros.

A pesar de esto, cabría decir que una regresión se estaba dando en ciertos grupos de ex-nómadas, según los cronistas en aquella época, los tlaxcaltecas quienes se habían apropiado de las tierras más fértiles y más provechosas se multiplicaron y dejando las tierras más pobres a los nómadas recién civilizados y cristianizados. Fue como algunos de ellos se apartaron de las doctrinas católicas y, regresaron a sus antiguos modos de vida, partiendo hacia tierras desconocidas, más al norte.

La Guerra acaba (oficialmente)

Ya para el año 1600 la Guerra Chichimeca había terminado oficialmente, los ataques se habían reducido a unos cuantos muy aislados. Aunque existieron otros levantamientos no menos importantes, dos de los que podemos mencionar fueron, la revuelta de los Tepehuanes de 1616 a 1618 y el regreso de los guachichiles a los ataques en Rio Verde, San Luis Potosí de 1628 a 1629.

Los líderes habían sido comprados o ejecutados. El poder de convencimiento de los frailes respecto a adoptar las nuevas creencias en el nuevo continente, por parte de los nativos dio en el blanco, los europeos habían podido domar a sus más fieros enemigos, no sin antes asesinar a los que para nada aceptaron tener contacto con ellos, a los que prefirieron morir al grito pavoroso de ¡Axcan Kema Tehuatl, Nehuatl!, antes que abandonar sus modos de vida y sus creencias autóctonas. De esta forma, es como la historia deja varias lecciones conforme a las resistencias a muerte que se dieron en esta zona contra lo ajeno, y contra lo que intentó domar a nuestros antepasados.

Lecciones de vital importancia para aquellos que hoy, retomamos esa guerra justa contra el enemigo de antaño, porque a eso que llamaron antiguamente como ajeno, nocivo o extraño, es lo que ahora, los herederos de la sangre guerrera señalamos como devastación civilizada, tecnología invasiva y progreso humano.

Seguimos estando de lado de la naturaleza salvaje, seguimos venerando al sol, a la luna, al viento, a los ríos, al coyote y al venado, seguimos rechazando el cristianismo con ritualismos en la oscuridad de los espesos bosques, seguimos siendo las guardianas del fuego, seguimos danzando alrededor de la hoguera, aunque seres civilizados, seguimos teniendo el instinto característico del ataque.

Autores del trabajo “Antiguas Guerras contra la Civilización y el Progreso”:

-G. Matar o Morir

-G. Asecho de Gato Montes

-G. Trueno del Mixtón

Revisado por:

-G. Consejo del Uehuetlatolli

-G. Espíritu Uaxixil

El trabajo “Antiguas Guerras contra la Civilización y el Progreso” estuvo compuesto de los siguientes artículos:

-El Chilcuague, los Chichimecas y el Cinvestav (Regresión n°1)

-Entre chichimecas y teochichimecas (Regresión n°2)

-La semilla de la confrontación: La Guerra del Mixtón (Regresión n°2)

-Lecciones dejadas por los Antiguos: La batalla del “Pequeño Gran Cuerno” (Regresión n°3)

-La Guerra Chichimeca. Primera parte (Regresión n°3)

-La Guerra Chichimeca. Segunda parte y conclusión (Regresión n°4)

-Algo para la revista Ritual (Regresión n°4)

Bibliografía:

-La Guerra Chichimeca (1550-1600). Philip w. Powell. Fondo de Cultura Económica, año 1977.

-La Gran Chichimeca: EL lugar de las rocas secas. Beatriz Braniff. Conaculta año 2001.

-Redescubriendo la Gran Chichimeca: Revalorización regional y antropología social en la recuperación de una pluralidad étnica mexicana. Pedro Tomé. Revista de dialectología y tradiciones populares, volumen LXV, Nº 1, año 2010.

-El debate sobre la Gran Chichimeca: 1531-1585.Carrillo Cazares. Colegio de Michoacán año 200.

-Repensar el Norte. La Gran Chichimeca. Dialogo con Andrés Fábregas. Revista Takwa Numero 8, año 2005.

-La Gran Chichimeca: Cultura y conquista. Revista Arqueología Mexicana, Vol. IX, Nº 51.

-Nueva visita a la Gran Chichimeca. Experiencias y testimonios etnohistóricos. INAH, año 2014.

-Transversalidad y paisajes culturales. Andrés Fábregas, Mario A. Nájera y Cándido González. Seminario Permanente de Estudios de la Gran Chichimeca. Año 2012.

-De chichimecas, pames y jonaces. Los recolectores-cazadores del semidesierto de Querétaro. Carlos Villamonte Anzures. Serie arqueológica INAH. Año 2000.

Algo para la Revista Ritual

En junio de este año 2015 se hizo publica la revista Ritual número 0, la cual trata temas políticos, analiza y critica desde perspectivas académicas varios temas que van desde lo cultural, lo socioeconómico y lo filosófico.

En su número 0 Ritual Magazine (RM), se incluyó un ensayo que lleva por título “Toward Savagery: Recent Developmets in Eco-extremist thought in Mexico” que traducido al castellano es “Hacia el Salvajismo: Desarrollos recientes en el pensamiento Eco-Extremista en México” (la traducción está disponible en academia.edu).

El interesante ensayo analiza y expone la tendencia que defiende desde hace un tiempo los grupúsculos de Reacción Salvaje (RS), su desarrollo ideológico devenido de su alejamiento de las bases propuestas por Kaczynski tras ser publicado su análisis teórico, “La sociedad industrial y su futuro” en 1995; también analiza el proceso de la tendencia única del eco-extremismo al posicionarnos como herederos guerreros de los grupos cazadores-recolectores nómadas, los cuales dieron guerra a los europeos y a los nativos sedentarios que invadieron sus zonas durante el siglo XVI, haciendo de esta práctica un reacomodamiento en la actual situación de invasión tecnológica y progreso humano.

El artículo está firmado por “Abe Cabrera”, y aunque recomendamos su lectura ampliamente, queremos expresar algunos puntos en referencia:

a) Respecto al último apartado del ensayo: Conclusión

Si bien es cierto que el libro de Powell sobre la Guerra Chichimeca expone ampliamente el final del conflicto armado contra los invasores españoles y sus aliados indígenas, valdría la pena saber lo que piensan sobre esto los nativos del ultimo poblado chichimeca que existe.

San Luis de la Paz en el estado de Guanajuato es la última locación chichimeca registrada, específicamente en la zona de Misión de Chichimecas, en donde se pueden encontrar a los últimos descendientes: los chichimecas-jonaces, y quienes guardan la historia contada de generación en generación sobre el conflicto que puso en jaque al virreinato en aquellos años.

Un integrante de RS, ha conseguido entablar conversaciones con alguna gente de este poblado, de los cuales se evitarán sus nombres para evitar posibles nexos con el grupo extremista.

En las conversaciones los nativos engrandecen la fiereza de los chichimecas-guachichiles, enaltecen orgullosamente su pasado en guerra, ellos han mencionado que a raíz del exterminio de los últimos salvajes, cazadores-recolectores y nómadas, los demás pueblos chichimecas que se habían salvado de la muerte y del presidio decidieron ceder terreno y hacer ver a los españoles que seguían su religión, que compartían sus nuevos mandatos y que se adaptarían a la vida sedentaria, todo esto con el fin de mantener viva su lengua, sus tradiciones y sus creencias. Inteligentemente los ancianos de aquellas tribus junto con los curanderos (madai coho), que habían bajado de los montes para vivir en paz después de años de guerra, decidieron adaptarse, con tal de que sus historias y sus costumbres no fueran también exterminadas, para que fueran dejadas como herencia a las generaciones venideras.

Así, los chichimecas fingían danzar frente a la Virgen María, pero en realidad sus festividades estaban enmarcadas dentro de sus tradiciones paganas y realmente veneraban a sus deidades de siempre. Fingían asistir a las misas de las iglesias para escuchar la palabra de los curas, pero realmente asistían porque era el momento en que todos se podían ver y festejar, como en el mitote ancestral.

Fingían y fingen, prender copal para los santos católicos, pero sus adoraciones no son para estos, sino para el sol, el coyote, la luna, el venado, etc.

Continúan sahumando con resinas los cuerpos de las personas, como lo hacían en ritos ceremoniales paganos, continúan vistiéndose de pieles en las danzas por la veneración de tal o cual animal, algo que para la iglesia católica en su momento, era digno de castigo, pero que los chichimecas lo hicieron ver como parte de los eventos religiosos de un pueblo que se había “arrodillado” ante el dios cristiano.

En resumidas cuentas, la aparente rendición de los chichimecas que quedaban con vida, fue para eso, mantener y resistir (tomando el fingimiento como arma), los embates de los nuevos conquistadores.

Es como este grupo étnico ha prevalecido, y es razón evidente para pensar que los indómitos guachichiles y zacatecos en su gran mayoría, decidieron morir antes que aceptar cualquier imposición y vengar a sus hermanos caídos. ¿Cómo es que se explica que no existan hoy en día más referencias antropológicas o lingüísticas de este par de grupos, que los representaba su salvajismo y su valentía en combate? Es claro que los grupos nómadas cazadores-recolectores no cuentan con muchos vestigios o evidencias arqueológicas más que sus armas de caza y de guerra, sus sencillas vestimentas, sus colguijes, sus primitivos adoratorios, sus pinturas y artes rupestres, pero en este caso, las bases de estudio que se tiene de los chichimecas del tipo más salvaje son poquísimas; si no fuera por los cronistas extranjeros, los códices de los indígenas aliados, las historias de los nativos de ahora, y el determinante papel que jugaron en la historia de violenta resistencia al nuevo mundo, realmente no se tendría un conocimiento acercado de ellos.

Hay que recordar que el grupo chichimeca en sí, estaba formado de varios subgrupos étnicos, unos nómadas, otros semi-nómadas, y otros más sedentarios. Es un error (en el que ha caído el firmante del artículo en cuestión) generalizar y decir que los chichimecas en sí, se rindieron, sabiendo que unos prefirieron morir y otros más decidieron adaptarse mañosamente para continuar con sus tradiciones. Lógicamente nuestra condición como grupo eco-extremista no está acercada a la negociación, no está acercada a los pactos con el enemigo, lo hemos declarado desde nuestros comienzos, nuestros principios tendenciales están del lado de los que murieron a favor de la naturaleza salvaje y resistiendo con todo, los atentados del nuevo orden occidental y nativo.

Es por eso que RS se queda con Bartolomillo, Xale, Antón Rayado y Martinillo, los jefes guachichiles que dieron guerra total y golpes realmente duros al ejército invasor. Los cuales prefirieron la horca antes de contraer pactos con los blancos. Nos quedamos con la minoría que se enfrentó y llevó la tensión a los caminos de la plata, a las minas explotadoras, a los poblados sedentarios, a los presidios, a las iglesias, ahí donde se escondía lo extraño y lo nocivo.

b) Siguiendo con: Conclusión

Cabrera ha escrito:

“…No se puede proyectar un discurso anti-civilización en ellos (los chichimecas), porque no quisieron saber lo que esto significa.”

Y tiene mucha razón, RS no quiere proyectar en los grupos chichimecas del tipo salvaje una discursiva que se oponga a la civilización, es al revés, encontramos el ejemplo de los salvajes guerreros de la Gran Chichimeca atractivo para generarnos un discurso propio en contra de la civilización y del progreso humano. No queremos decir que los chichimecas hayan guerreado declaradamente contra la civilización, su historia es un ejemplo digno de recordar para hacernos ver que seguimos teniendo esa herencia guerrera en las venas y que como herederos nos toca a nosotros seguir la guerra contra lo ajeno, contra lo que nos destruye, y contra lo que nos empuja a abandonar nuestra calidad de humanos para convertirnos en autómatas hiper-civilizados.

Tenemos muy presente que somos humanos civilizados, que nos encontramos dentro de este sistema y que utilizamos sus medios para expresar este tipo de tendencia opuesta a ese mismo sistema, con todo y contradicciones sabemos muy bien que estamos manchados de civilización de generaciones atrás, pero como animales domésticos que somos, aún tenemos instintos no olvidados, hemos vivido como especie más tiempo en cuevas que en ciudades, no estamos totalmente alienados, por eso atacamos.

Lo que distingue a RS es que dentro del discurso compartido, nosotros decimos que no existe un mejor mañana, no existe un mundo el cual se pueda cambiar por otro más justo, no existe dentro de las pautas del sistema tecnológico que impera en todo el planeta, solo existe el mañana decadente, gris y turbio, lo que existe es el ahora, el presente. Por eso no apostamos por la “revolución” tan anhelada dentro de los círculos de izquierda y los que se autoexcluyen de ellos. Aunque suena exagerado, es lo que hay, la resistencia contra el sistema tecnológico debe ser extremista en el presente, no esperando condiciones, debe ser sin obtener “logros trascendentes”, debe ser llevada a cabo por individuos que se posicionen como guerreros en su tiempo, bajo sus propias pautas, aceptando sus incongruencias y sus contradicciones, debe ser suicida. No tenemos en la mira derrocar a este sistema, no queremos seguidores, lo que queremos es la guerra individualista llevada a cabo desde diversos grupúsculos contra este sistema que subyuga y domestica.

Nuestro clamor pagano a la Naturaleza Salvaje siempre será el mismo hasta nuestra forzada extinción:

“…Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido (…), y el tiempo de destruir a los que destruyen la tierra también”

Apocalipsis 11:18


EL ORDEN CRIMINAL

El orden criminal de la civilización, depende del sueño maldito del progreso, de la igualdad, del “voto útil”. Al orden no le conviene nunca que la masa salga de la narcosis, que ilusiona la deplorable existencia a la que se ve sujeta.

El mundo en el que vivimos, es el infierno del individuo, donde el Hombre prefiere sacrificarse por toda causa ajena a sí mismo, sacrificarse por abstracciones como los ejércitos de ratas, ofreciéndole a su irreal existencia un carácter sublime, cuasi religioso, amparado por la cultura dominante. Estamos en guerra, el orden criminal no perdona la disidencia. No podemos imaginar el “estado de paz” perpetuo, mientras la miseria del viejo mundo se extienda a todos los aspectos de la vida. Seguimos en el infierno, la única opción que tenemos es el devenir artístico de la pulverización de lo vigente. El mundo moderno es el punto muerto del individuo, la muerte ha recaído sobre la plenitud egoísta consumiéndola en nombre del Todo desfasado. La suerte de la generación pasada, la actual, como la futura está condenada al sufrimiento, a la ira misericordiosa de Dios, nuestro salvador. Nuestra vida es el precio a pagar, no existe milagro que nos libre de la pesada carga de la problemática de vivir. Sin embargo, la ley del orden quiere que el Individuo se consuele en su propia ruina, un cúmulo de victimas inútiles, ansiosas de reconstruir sus vidas.

Nuestro destino es la catástrofe, cada vez la deseamos más, para fugarnos del presente que nos sujeta a la desdicha de nuestras existencias, mantenido por el humanismo catalizador. La consumación de nuestras ideas se suceden ahora bajo la sombra de la Muerte, del renacimiento tras la quema, bajo el triunfo del Esquizo fracturando los valores que salvaguarda religiosamente, el ciudadano modelo. Todo será reducido a no más que un puñado de individuos, que resurgirán de lo profundo de la calcinación de lo sagrado, del absoluto científico. No podemos cambiar el orden, la única solución disolvente es guiarlo hacia al abismo, antes de que perezca nuestra individualidad, caerá todo aquello que no sea la plenitud del Egoísmo.

Nuestra idea es mortífera, es la expresión de la unicitidad, que se consagra a la destrucción de todos los sistemas sociales que aniquilan al Único, la causa individual sólo puede reconocer su propia voluntad de Poder. Esa expresión mortífera debe agotar su demencia dando rienda suelta a su nocividad, en abierta confrontación con todo lo vigente, lo caduco, lo desfasado, lo decadente. Es preferible la catástrofe a la reforma, es preferible unirte a la maldición antes que repensar el mundo.

Deseamos elevar la catástrofe sobre lo que se ve caduco hace mucho tiempo, la edad de la razón científica o humanística, la era de la bendición del Estado. Retornaremos de las tinieblas sin ningún absurdo valor criminal o esperanza ridícula. Seremos la advertencia del devenir, ninguna herencia de la miseria será perdonada, el Caos como un relámpago impondrá su voluntad incendiaria. Nuestros conciudadanos siempre han sido nuestros enemigos desde hace siglos, ahora más que nunca. La Muerte consumirá en el pozo de sus atributos a los Santos, a los virtuosos, a los buenos, a los acomodados. El delirio del Caos es la destrucción del origen de las ideas religiosas y morales, el Hombre y todo su orden.

Abisso Nichilista, tomado de Ex Nihilo