REVISTA AJAJEMA N° 2

AJAJEMA Nº2

Editorial

El sur ya esta frío, las tierras del fin del mundo bajan sus temperaturas. Ya el sol poco se deja ver, él es tapado por negras nubes que colmadas de agua, solo aguardan para empapar el suelo.

De esta forma comienza un nuevo ciclo para la Tierra, ciclo natural y majestuoso que la humanidad moderna ha llamado “invierno”. Proceso de la Naturaleza Salvaje que es temido, odiado e incluso maldecido por algunos humanos necios, estos comúnmente lo catalogan como  “el mal tiempo”. Ciclo Salvaje temido por la civilización en su conjunto, pues su desgracia golpea ferozmente a todo su progreso. Sus ciudades tiemblan con cada gota de lluvia caída, con cada nevazón o helada matinal que cubre la Tierra. Sus estructuras quedan impotentes ante su magistral fuerza, calles que en instantes son transformadas en ríos, ríos que desbordan su caudal, aludes y vientos tempestuosos que minan sus ciudades.

Con el inicio de este bello y vital ciclo de la Tierra, y potenciado con la fuerza indomable de lo Salvaje es que presentamos el segundo numero de la revista “Ajajema: contra el progreso humano desde el sur”. En el nombre de la lluvia y de la nieve, del vendaval y del rayo, del frio y las heladas, de las nubes y la cordillera. Lejos de las fechas predispuestas por el humano moderno, y apegado a los ciclos de la Tierra, salimos de nuevo.

La guerra eco-extremista por los sures persiste, los grupúsculos e individualistas que dan cara al progreso humano están íntegros y feroces. Sus cuerpos  son pacientes, pero sus mentes inquietas no descansan. Al asecho como los felinos de Tierra del Fuego andan, buscan, observan y ratifican. Ocultos en las sombras conspiran, desde lo profundo de los montes sureños son poseídos por los espíritus de sus ancestros. Sus cuerpos dispuestos para el atentado se encomiendan a lo Desconocido, sus pasos son cubiertos por las ánimas místicas que los protegen.

Así se gesta la guerra eco-extremista por estas Tierras, con aciertos y fallos, con incendios, explosiones y amenazas. Nosotros como grupo editorial de esta revista no quedaremos al margen del arrojo de los guerreros extremistas en sus andanzas. Nuestras palabras y esta publicación nacen desde el profundo deseo de propagar el germen eco-extremista por las indómitas planicies sureñas. Rincón del mundo que últimamente ha evidenciado potentes gestos de complicidad y afinidad, con el surgimiento de diversos proyectos de difusión.

Las Tierras que hace años fueron habitadas por tribus salvajes de humanos cazadores y recolectores, las Tierras de la cordillera y las costas, de los desiertos y los bosques, del Peuco, del Ñandú,  del Canquén, del Chincol y del Queltehue. Del Puma, del Zorro culpeo, del huemul, del Guanaco, del Coipo, del Chingue, del Cururo y el Pudú. Esta Tierra es la que hoy da vida y alberga a comprometidos individualistas que le han declarado la guerra a la civilización y al progreso humano. Seres que se han despojado de los valores humanistas para desenvolverse como animales Salvajes por las putrefactas urbes, arrojándose al abismo caótico de lo Desconocido.

Es un agrado para nosotros enterarnos y ver cada nuevo video propagandístico editado anónimamente. Saludamos complemente la creación dela Revista Anhanga en Pindorama, que con contenido en idioma portugués procura abrazar la guerra de los individualistas por la selva amazónica. Con los audio-textos desde Estados Unidos, con los manuales terroristas de ITS, con las labores de traducciones de las almas afines, con los músicos que sin importar las consecuencias alzan su voz a favor de la tendencia, para todos ellos y ellas, un abrazo lleno de complicidad.

¡Por la propaganda eco-extremista, por la guerra a la civilización!

-Grupo editorial Ajajema

https://mega.nz/#!HpkUDI5A!RlcNKj4x7BAEdwNt7kESkoUsmFRzGry5ZAhsEnxnu64