Revista Regresión N° 7

PUBLICADA EN ABRIL 2017

Revista Regresión N° 7


Editorial

“(…) ¡Hermano! Mi voz se ha debilitado y apenas puede oírme. Ya no es un grito de un guerrero, es el gemido de un niño. La perdí llorando por la desolación y las heridas de mi gente. Lo que vez esparcido a mi alrededor son las sepulturas de mis antepasados, y en los vientos se atraviesan estos viejos pinos, escuchamos los lamentos de sus espíritus fallecidos. Sus cenizas descansan aquí y nos hemos quedado para protegerlos.

¡Hermano! Nuestro corazón es una llaga.

(…) Mi gente está dispersa, ha desaparecido. Cuando grito, escucho mi voz perderse en las profundidades del bosque, pero ninguna voz me responde –todo a mi alrededor es silencio. Por eso mis palabras son pocas. No puedo decir nada más.”

“(…) Pronto se levantará un sol que ya no nos verá aquí y nuestro polvo y nuestros huesos se mezclarán con estas praderas. Como en una visión, veo morir la llama de las hogueras de nuestros grandes consejos y las cenizas emblanquecer y enfriarse. Ya no veo levantarse las espirales de humo por encima de nuestras tiendas. No escucho el cantico de las mujeres mientras preparan la comida. Los antílopes se han perdido; las tierras del búfalo están vacías. Solo el aullido del coyote se escucha ahora. La medicina del hombre blanco es más fuerte que la nuestra; su caballo de hierro corre ahora por los senderos del búfalo. Nos habla a través del “espíritu susurrante” (teléfono). Somos como pájaros con las alas rotas. Mi corazón está helado. Mis ojos se apagan.”

Es imposible sentir el dolor de los nativos al leer estas dos frases, la primera de un jefe Choctaw y la segunda de un jefe Sioux. Las dos se sitúan en la etapa del exterminio de los invasores contra los nativos americanos y como digo, es casi imposible contagiarnos del pesar que caía sobre ellos en ese momento, no solo como tribu, o como individuos, sino como parte esencial de un entorno con el que convivían desde el principio de sus tiempos.

El siguiente canto mexica potencializa lo antes dicho:

“Y todo esto lo vivimos.

Solamente una red llena de agujeros fue nuestra herencia.

Destechadas están las casas.

Gusanos pululan por las calles y las plazas.

El agua está enrojecida.

Los sesos están esparcidos por las paredes.

Con los escudos fue guarnecida.

Con los escudos fue protegida.

Pero jamás podrá proteger nuestra soledad.

Al amparo, a la protección de nuestro destino.

Se puso precio al anciano, al guerrero, al sabio.

Solamente una torta de musgo valía nuestro cuerpo.

Con las armas se sostiene nuestra soledad.

Con los escudos se resguarda.

Pero jamás podrá ser cimentada nuestra esencia.

El hombre canta, su canto es un lloro.

Su rostro mira a la tierra.

La boca es aplaudida por las manos.

Solo con el pulular del dolor.

Pero con los escudos fue resguardado.

Y jamás podrá ser sostenida su soledad.

Ahí va Cuautemokzin.

Ya se presenta ante la Malinche.

Lleva sus armas y sus insignias de guerra.

Ya las porta en el suelo.

Ya le expresa su aliento al Malinche.

Ya le entrega su nación, no tenemos futuro.

Hemos sido olvidados.

Ni con los escudos fue guarnecido.

Solo una red llena de agujeros es nuestra herencia.”

El Canto Iknocuicatl es uno de los últimos lamentos escritos por los poetas mexicas después de la caída de la Gran Tenochtitlan ante los españoles en el siglo XVI. Cuautemokzin, mejor conocido como “Cuahutémoc” fue el último tlatoani de la nación, y fue elegido por el consejo de ancianos para rendirse ante la Malinche y el Malinche, mejor conocidos como Malintzin (la indígena traidora) y Herman Cortez.

Es curiosa la historia que impera previo a este canto, pues la tradición oral narra que cuando Cuautemokzin se presentó ante Cortez, el tlatoani retó al español a un duelo a muerte uno a uno, ¡axcan kema, tehuatl, nehuatl!, como último recurso.

Esto porque en la cultura mexica se acostumbraba que los líderes de los bandos rivales pelearan para determinar el rumbo de la victoria. Cortez desde luego que no quiso pelear y ordenó a sus soldados que esposaran al tlatoani. Desde ese momento Cortez pasa a ser un personaje indigno para Cuautemokzin, por lo que este no le dirige ni la mirada siquiera. Ya en el calabozo, el líder mexica es sometido a una terrible tortura junto con uno de sus aliados, para que estos señalen donde hay más oro. En la tortura a ambos les queman los pies, el aliado de Cuautemokzin se queja y lo mira con semblante adolorido en señal de que les dijera ya a los españoles dónde estaba el oro, Cuautemokzin no hace ningún gesto, se mantiene estoico sin quejarse y le dice a su aliado torturado: –¿Acaso estoy en un lecho de flores?

Cuautemokzin pertenecía a una elite de guerreros a los cuales les habían enseñado desde pequeños a que pasara lo que pasara en la guerra, no debían de quejarse ni mostrar ninguna señal de debilidad ante lo demás. El guerrero goza de las victorias, se alegra de las muertes y de las heridas al enemigo, y enfrenta sus derrotas con valentía, sabe cuándo hay que detenerse y acepta su destino de muerte o de presidio. El destino o la elección que hemos tomado nosotros, los que enfrentamos a la civilización hoy, es el mismo.

Hasta ahora nos hemos alegrado de los heridos que hemos causado, nos regocijamos de las vidas que nos hemos llevado, conspiramos para ser más letales y más peligrosos, sonreímos con cada golpe que dan los clanes hermanos lejos de nuestros territorios, nos burlamos de los que nos buscan para enjaularnos o para matarnos. Pero en la vida del guerrero, llega el momento de llorar en soledad alguna pérdida, llega el dolor que aqueja el corazón, y a veces, quizás, es el dolor que engendra el odio, el que nos impulsa a hacer la Guerra.

De lo que yo estoy seguro es que, lucharemos como nuestros ancestros, así como lo hicieron los teochichimecas al arrojarse contra los españoles desde las alturas del Peñon de Nochixtlan, así como lo hicieron los mexicas al hacer correr a los invasores en la mal llamada “noche triste”, así como hicieron los salvajes Siuox que emboscaron a los europeos en Little Big Horne, y quizás, solo después, llegue nuestro inevitable final. Preparémonos…

No puedo terminar esta breve editorial de esta última Revista Regresión (*), sin las palabras de Halcón Negro jefe de los Sauks y Foxs:

“(…) El espíritu de nuestros padres habló para decirnos que solucionáramos nuestros errores o moriríamos. Hablamos todos ante la hoguera del consejo. El ambiente era cálido y agradable. Hicimos oír nuestros gritos de combate y desenterramos el hacha de guerra; nuestros cuchillos estaban listos y el corazón de Halcón Negro le creció en el pecho cuando condujo a sus guerreros a la batalla. Está satisfecho por haber cumplido su deber. Podrá ir feliz al mundo de los espíritus. Su padre lo encontrará allí y lo elogiará.”

Xale

(*) Así es, el ciclo de la Revista Regresión llegó a su fin, al ver crecer la tendencia, al ser partícipes de la expansión de ITS, y al ver que nuevos proyectos, tanto editoriales como ilegales se han consolidado, hemos decidido detener nuestra actividad en la revista, dejando que los inviernos corran para poder regresar en algún momento con una nueva entrega.

Lo dicho, dicho está.

¡Adelante con la GUERRA!


Atassa: Lecciones de la Guerra Creek (1813-1814)
Abe Cabrera

“Tres hombres buscaban a sus amigos y parientes entre los muertos, algunos aún sangraban, todos escalpados y mutilados, y fumaban con fuego, los gritos de los asesinos se podían oír claramente, y sus hogueras vistas desde el este. Cientos de palos de guerra pintados cubrieron el campo de batalla, cada uno significaba un enemigo muerto de los Redstick”

-Gregory Waselkov, “A conquering spirit: Fort Mims and the Redstick War of 1813-1814”, pg 145

“(…) todo eso y más también es resalvajizar, volver a lo primitivo en un conflicto heredado por nuestros ancestros, poniendo en práctica las tácticas que usaron los antiguos pero dentro de otras condiciones, de hecho, el homicidio que llevo a cabo ITS se representa como una “resalvajización individualista”, asesinando al empleado de la UNAM ITS no SOLO pretendía eliminarlo y crear reacciones, sino que con el mismo acto, los miembros de ITS asesinan a su civilizado interno, matan de una puñalada, poco a poco, los valores occidentales que se les viene inculcando desde pequeños.”

Xale | Palabras Duras: Una conversación Eco-extremista

Han pasado más de 150 años desde que Karl Marx en “El Dieciocho Brumario de Luis Napoleón”, reflexionó sobre cómo ocurren los acontecimientos en la historia, por así decirlo, de dos formas: la primera vez como tragedia, la segunda como farsa. Sin embargo, es discutible que para diferenciar entre los dos (tragedia y farsa), uno tiene que asumir que la historia tiende hacia una dirección particular. Un acontecimiento que es similar a un acontecimiento pasado, así que la lógica va, de alguna manera, en que no pudo aprender “las lecciones” de su desagradable predecesor. Esta idea hace que las suposiciones relativas a los seres humanos en un contexto determinado actúen en grupos: que tengan agencias, que tengan plena transparencia en la realización de lo que están haciendo, que ciertas lecciones puedan aprenderse después del hecho, etc. Si, por otro lado, apreciamos la ceguera y la resolución necesarias para el heroísmo en un esfuerzo, cualquier acto puede parecer una tontería para el observador mirando con retrospectiva. Todo lo que los actores ven en medio de las cosas es necesario. Nuestra lucha puede no ser una de “aprender las lecciones” y romper el ciclo de la tragedia y la farsa. Puede tratarse simplemente de volver al “heroísmo” de la tragedia. Es decir, tal vez debemos volver a lo trágico como un escape del progreso: darse cuenta de que las cosas deben ser así, y es nuestra propia reacción la que es más importante cuando nos enfrentamos a un resultado inevitable. Es una cuestión de si luchamos o deponemos las armas porque estamos ciegos ante un “futuro” difícil de alcanzar.

Este ensayo describe una tragedia, en la que, para preservar una sociedad, el mismo pueblo tuvo que destruirla. Hablamos aquí de la Guerra Creek o Red Stick, la que se situó en el sudeste de los EEUU y que ocurrió a partir de 1813 a 1814. Los combatientes nativos en esta guerra muy probablemente no sospecharon que su guerra terminaría mal para ellos. Sostendré, sin embargo, que la guerra en sí era inevitable, como quizás fue su resultado. En esta afirmación, no estoy siendo determinista, sino que estoy argumentando que para que los Creeks hubiesen evitado el conflicto mortal con la civilización euro-americana, habrían tenido que dejar de ser Creeks. En cambio, los Creeks Red Stick lucharon valiente y violentamente contra el colonizador blanco, ya que consideraban que la pérdida de sus vidas era algo pequeño en comparación con la pérdida de su tierra y su honor. Los Red Sticks intentaron purificar su tierra de la civilización o morir intentándolo. La ferocidad y la crueldad en la batalla contra un enemigo superior, eran el medio principal de su “resalvajización”, una “resalvajización” que provocó una guerra civilizadora de aniquilación contra los Red Sticks. La “inevitabilidad” de este trágico final es la lección central de la Guerra Creek.

El surgimiento y la forma de la sociedad Creek
Los Creek o la Confederación Muskogee en el siglo XIX, fue una comunidad que había evolucionado a lo largo de siglos desde el cambio político y hasta el colapso de la sociedad. Los Creeks eran un grupo de clanes que una vez habitaron un paisaje de grandes cacicazgos conocidos como las culturas Mississippianas. En el momento de la llegada de Hernando de Soto a principios del siglo XVI, estos cacicazgos habían disminuido ligeramente, pero todavía eran lo suficientemente vibrantes como para representar una barrera significativa a las incursiones españolas. El colapso de la población debido a la enfermedad y a los cambios de los factores políticos internos, condujeron a que estos jefes se dispersaran y luego, lentamente se convirtieran en confederaciones cuyos nombres se conocen hoy como: los Creeks, los Choctaw, los Chickasaws, los Cherokees y los Seminoles. La unidad de los Creeks en particular hasta la época de su guerra con los Estados Unidos, era a menudo precaria y llena de tensiones que emergieron a lo largo de las líneas geográficas y de clase.

Todas estas confederaciones o “tribus” compartieron una cosmovisión común que era sin duda un remanente de las grandiosas culturas Mississippianas. Dentro de las propias tribus, siempre había disputas entre el centro tribal y la periferia del pueblo. Los Creeks se dividieron en varios pueblos que a su vez se dividieron entre los “Creeks Inferiores” (que habitan el área a lo largo de los ríos Chattahoochee y Flint en lo que ahora es Georgia), y los “Creeks Superiores” (que habitan el área a lo largo de Coosa, Tallapoosa y los Ríos Alabama, y sus afluentes en lo que ahora es el estado de Alabama). Los Creeks Superiores eran de lejos el grupo más grande, superando en número a los Creeks Inferiores dos a uno (Green, 22).

Con el fin de describir lo que se conocería como la “Guerra Red Stick”, nos limitaremos a comentar tres aspectos esenciales de la cultura Creek: el parentesco matrilineal, la naturaleza de la agricultura Creek y la ceremonia Green Corn o Busk. En mi opinión, estos tres aspectos contribuyeron en gran medida al tradicionalismo Creek interpretado a través de la ideología militante del pan-indigenismo. La incapacidad de integrarse en la sociedad agrícola patriarcal campesina yeoman, es lo que llevó a los Creeks a defender su forma de vida, con recursos y actos de violencia sin precedentes.

El parentesco matrilineal y la naturaleza de la agricultura Creek, estaban estrechamente relacionados y definían la división esencial del trabajo entre hombres y mujeres. En el siguiente descenso matrilineal, todos los hijos nacidos de una mujer eran automáticamente miembros de su clan, sin ninguna relación formal con el clan del padre. El varón más importante en la vida de un niño Creek no era el padre, sino un miembro masculino del clan de la esposa, generalmente el tío materno más viejo. El descenso matrilineal permitió crear historias familiares comparativamente interesantes, en las que un miembro prominente de la tribu Creek, podría tener una gran cantidad de ascendencia europea, pero aun así, ser considerado completamente Creek por lo menos culturalmente. Por ejemplo, William Weatherford, o Hopinika Fulsahi (El que Hace Verdad), fue un líder clave de los Redsticks en su ataque contra Fort Mims, pero su bisabuelo, abuelo y padre eran europeos que se habían casado con mujeres Creeks. Los hijos nacidos de esas relaciones fueron criados por el clan de la madre, incluyendo William Weatherford (Shuck-Hall, 4). Sin embargo, el aumento de los matrimonios influyó en el parentesco matrilineal, ya que una nueva clase de métis o de “sangre mezclada”, empezó a asociarse cada vez más con las formas europeas (incluyendo el parentesco patrilineal), manteniendo el lenguaje Creek y ciertos aspectos de su cultura. Este fue un factor determinante en la decisión de llevar a cabo la masacre en Fort Mims, de la que hablaremos más adelante.

Estas relaciones de parentesco matrilineal también formaron el espacio doméstico y público dentro de las ciudades Creek. Los hombres dominaban la plaza del pueblo y la toma de decisiones, pero las mujeres eran consideradas las amantes del hogar y del corazón. Esta supremacía en el hogar, era demostrada en la ceremonia que tenía lugar en la primera mañana después del matrimonio de la mujer Creek, llamada el “asaamachi”. En esta ceremonia, la nueva esposa quemaría intencionadamente la primera comida de su esposo para demostrar que el hombre era el subordinado dentro de la relación, y que su descendencia sería miembro del clan de su esposa y no suya (ibid). De este modo, las mujeres podrían tener una gran influencia indirecta en la vida política Creek, como se creía que era el caso de William Weatherford, cuya tercera esposa se cree que influyó en su tradicionalismo militante. En general, el lugar del hombre era la ciudad (talwa), el bosque durante la caza, y el campo de batalla.

La agricultura desempeñó un papel importante en la sociedad y en la cosmología Creek, pero era casi de dominio exclusivo de las mujeres. Esta exclusividad se basaba en un tropo común de las tribus del sudeste, en donde el hombre era el “tomador de la vida”, y la mujer era la “dadora de la vida”. El parentesco matrilineal se cree fundado en gran parte, en la premisa de que las mujeres y los niños que habían pasado por tantos problemas para limpiar manchas en el bosque para cultivar con hachas de piedra y fuego, no debían llevarlos por un intruso masculino que estaba casado con el clan (Waselkov, 6). Así, la gente que hizo toda la labor agrícola fue la recompensada, con el hombre proporcionando carne de su caza y recibiendo a cambio el sustento del maíz y otros cultivos que el clan de su esposa cultivaba. Esto también significaba, que los hombres que manejaban los asuntos agrícolas eran culturalmente impensables, a excepción de un claro obligatorio del bosque donde la fuerza y las manos eran necesarias.

La fiesta principal del año Creek, como en muchas otras partes del sudeste, era el festival del Maíz Verde o del Busk, un festival en donde la cosecha era simultáneamente una purga de la orden expirada y una celebración de la nueva abundancia. En algunas aldeas, viejas macetas, utensilios y ropa fueron destruidas simbólicamente para representar la ruptura con un pasado caducado. En épocas posteriores, el uso de mercancías y de ropas europeas también fue prohibido en algunas ciudades durante el Busk. El fuego sagrado, de la aldea se extinguió y reavivó de cuatro a ocho días de ayuno de purificación y de atención moral. La deidad central en las culturas de los Mississippianos había sido el sol, y el fuego se consideraba su emisario. A lo largo del año, el incendio central de la ciudad de la que todos los incendios individuales se encendieron, podría contaminarse con actos de violencia, violación de tabúes sexuales y transgresiones similares (Martin, 39). Una vez extinguido el fuego antiguo y encendido el nuevo, los primeros frutos de la cosecha de maíz fueron “sacrificados” al nuevo fuego. El color simbólico del Busk era el blanco en contraste con el rojo, que era el color de la guerra. El Busk sólo podía tener lugar durante un tiempo de paz, ya que las ceremonias de guerra suplantaban al Busk, hasta que cesaran las hostilidades. Muchos de estos tropos culturales informarían al simbolismo de la renovación cultural Creek, que conduce a la Guerra Redstick de principios del siglo XIX.

En resumen, la sociedad Creek era una sociedad agrícola de subsistencia/caza y recolección basada en el parentesco matrilineal, informada por las presiones e influencia por el contacto europeo. Esta sociedad guardó muchas de las características de las culturas de los Mississippianos, como la mayoría de las culturas principales en el sureste. Los Creeks emergieron como una confederación perdida de pueblos que compartían ciertas características lingüísticas y ceremoniales. El aumento de la invasión europea traería acceso a los bienes comerciales que comprometieron el modo de vida Creek, provocando tensiones que irrumpirían en una guerra civil que se convertiría, en una guerra total contra los nacientes Estados Unidos de América.

La trampa comercial

La influencia europea no fue sentida fuertemente en el territorio Creek sino hasta finales del siglo XVII. Mientras que algunas mercancías comerciales llegaron para los españoles de Florida antes de ese tiempo, poca interacción directa ocurrió entre los pueblos que habitaron lo que ahora es Georgia, Alabama y el “mundo exterior”. Esto comenzó a cambiar con la fundación de la ciudad de Charleston en 1670. Mercancías tales como el vidrio, metales, perlas, y otros materiales hicieron lentamente su carrera en territorio Creek. Con la derrota de las tribus del norte y el aumento de la colonización europea, los Creeks se integraron en la economía regional y global. Con el fin de adquirir bienes europeos, podrían proporcionar dos cosas a cambio: esclavos y piel de venado.

La introducción de armas de fuego facilitó este comercio. La caza de ciervos, su captura y subyugación de esclavos en la guerra, ocurrieron antes de la conquista europea, pero no al nivel requerido por los mercados internacionales emergentes. Los europeos buscaban piel de venado para ropa, encuadernación y otros usos manufactureros, y era una de las principales exportaciones de las colonias. Los esclavos nativos capturados fueron utilizados como mano de obra para las plantaciones de tabaco en la costa, antes de la importación masiva de esclavos africanos. La caza y la guerra eran obligaciones del hombre en estas sociedades, y las armas de fuego aumentaron sus habilidades para hacer lo que habían hecho desde tiempo inmemorial. Por ejemplo, tribus como los Apalaches que no tenían acceso a las armas de fuego inglesas, se volvieron vulnerables a las redadas de esclavos de las tribus circundantes (Martin, 59). El aumento del comercio con los europeos dio lugar a una carrera armamentista entre tribus, donde las potencias europeas (Inglaterra, Francia y España), jugaron con las tribus, unas contra otras, para adquirir mejores términos de intercambio.

Gradualmente, los africanos reemplazaron a los pueblos nativos como en la primaria fuerza de trabajo en las plantaciones, y las poblaciones de ciervos disminuyeron como resultado de la caza excesiva. La sociedad Creek también experimentó cambios sustanciales. El arma de fuego se convirtió en el principal instrumento de guerra y la caza, y sólo podía obtenerse por el comercio. Los utensilios de cocina, la ropa y el alcohol también se convirtieron en necesidades que sólo el comercio con los europeos podría proporcionar. El alcohol era un vicio particularmente problemático que a menudo resultaba en que los nativos eran estafados por sus pieles de venado (Martin, 66). Puesto que los Creeks tenían que estar fuera en caza, por la mayor parte del año para adquirir bastantes pieles para el comercio, las mujeres fueron dejadas con los viejos y los niños para hacer funcionar la vida de sus propias aldeas. Caminando distancias más largas para adquirir pieles de ciervo significaba que, a menudo invadían los territorios de sus vecinos, llevando la guerra con los Choctaws y Cherokees, en particular. Esta “mala sangre” entre los Creeks y sus vecinos jugaría un papel sustancial en una estrategia de división y conquista que, subyugaría a las tribus del Sureste y las expulsaría de sus territorios.

En el siglo XVIII, los poderes europeos luchaban por influir en la región y, por lo tanto, a menudo “apagaron” a las tribus en su relación de patrocinio. Los Choctaws, por ejemplo, eran aliados de los franceses contra los ingleses, y los Creeks y Cherokees estaban en una relación de patrocinio con los ingleses contra los franceses y los españoles. El comercio de la piel de venado también trajo comerciantes europeos en la región que se casaron en la sociedad matrilineal Creek. Los descendientes de comerciantes ricos, a menudo se hicieron influyentes (a pesar del papel silenciado que los padres jugaban en el parentesco de los Creek). Los europeos también trajeron caballos y ganado a estas tierras, que se convirtieron en fuentes de riqueza y de molestias para las ciudades del arroyo. La presencia de los europeos y de su ganado, condujo a un conflicto en la sociedad Creek del siglo XIX: los llamados métis (mezcla de sangre), se asimilaron dentro de la sociedad de los Estados Unidos, basada en la familia nuclear europea y no en el sistema matrilineal del sistema del clan. Estas nuevas comunidades subsistían, e incluso prosperaban, practicando la agricultura comercial dependiente de esclavos y del ganado. La presencia de estos elementos extranjeros y mezclados en la sociedad Creek, sería una fuente importante de división que alimentaría los sentimientos nativistas de los Creeks.

El llamado de Tecumseh a la guerra spiritual

Después de la guerra francesa y de la India y la guerra revolucionaria de finales del siglo XVIII, la Confederación Creek se fue centralizando cada vez más en un Consejo Nacional Creek, con el poder de ciudades individuales que disminuían como resultado. La invasión se sentía especialmente con la creación de los Estados Unidos y en el estado de Georgia justo al lado de las tierras Creek. Los colonos blancos hambrientos de esa tierra comenzaron a anexarse al territorio que ellos consideraban subdesarrollado o descuidado desde que la agricultura de subsistencia Creek, dejó grandes extensiones de tierra “intactas” como el coto de caza para ciervos y otros juegos. Para la sociedad europea blanca, el desarrollo de la tierra para la agricultura y otros propósitos era la única manera legal de reclamar dominio sobre ella (Inskeep, 112). La creciente presencia de colonos blancos significaba para algunos que la asimilación a la nueva sociedad de los Estados Unidos era inevitable.

El nuevo presidente de los Estados Unidos, George Washington, designó a Benjamin Hawkins como el agente indio de los Estados Unidos para los Creeks en 1785. El rol que jugó Hawkins en la Confederación Creek, fue rápidamente convertido en el civilizador y consejero jefe de facto. Hawkins alentó la adopción de la cría de ganado, la agricultura comercial yeoman, y el cristianismo sobre la sociedad Creek, el objetivo era convertir a los transitorios cazadores guerreros en agricultores pacíficos que se dedicaran a sus parcelas y que pasaran sus tierras de padre a hijo. Lo que Hawkins trató de fomentar es lo que Joel Martin en su libro, Sacred Revolt, llamado la “Gaze of development” (92). Es decir, quería transformar el paisaje semi-salvaje Creek en algo más “productivo”, y por eso, la meta era frustrar las ambiciones de los colonos blancos para anexar la tierra y expulsar a los pueblos nativos. Por este proceso, serían asimilados en la civilización euro-americana y los no excluidos de ella.

Los esfuerzos de Hawkins tuvieron éxito en muchas ciudades, pero en estos experimentos hubo ganadores y perdedores. Los Creeks de sangre-mezclada que eran la progenie de las familias prominentes del plantador prosperaron a menudo, pues los clanes prestigiosos maniobraron para unirse con una clase superior rural de la sociedad de colonos. Otros Creeks tuvieron dificultades para entender las normas como la esclavitud, ya que adquirieron esclavos pero los utilizaron poco en el área de la agricultura comercial (Martin, 105). En ciertos casos, las ciudades Creek sirvieron como refugio para los esclavos fugitivos que fueron recibidos a menudo para la manufactura y habilidades agrícolas. Esto era una amenaza para la sociedad de los colonos blancos, donde la agricultura comercial se basaba en el trabajo de los esclavos. En general, la acumulación era ajena a la sociedad Creek fuera de la estructura de parentesco del clan, y Hawkins y otros “civilizadores” debían inculcar en las ideas de los arraigados ideas de ahorro y acumulación de riquezas, en lugar de la redistribución de la abundancia a través de las relaciones de clanes. (Martin, 108).

Dentro de esta tensa situación llegó Tecumseh y su hermano, el profeta Shawnee, Tenskwatawa. Es probable que ambos fueran parte Creek, y que habrían llegado del sur en 1811 para difundir su mensaje pan-indio de unidad con el fin de expulsar a los blancos y poner fin a la invasión de los Estados Unidos en tierras nativas tradicionales. En su recorrido por el Sur, se reunió al principio con una recepción fría, con el jefe Choctaw, Pushmataha, siguiéndolos a lo largo de su territorio tribal y exhortando a los pueblos que pasaran por alto sus discursos (Pushmataha es un gran amigo de los blancos) (Weir, 63). Tecumseh encontró una audiencia más receptiva a su mensaje profético tradicionalista entre los Creeks. Al mismo tiempo, Hawkins estaba tratando de convencer a los Creeks que permitieran una carretera a través de la tierra Creek que uniría los asentamientos en Tennessee al Golfo de México.

Los asentamientos blancos continuaron extendiéndose en los campos de caza Creek, haciendo la vida difícil para aquellos que se negaron a establecerse en el estilo de vida de granjero yeoman. Tecumseh agregó combustible al fuego avergonzando a los Creeks cuando él contrastó sus ocupaciones sedentarias del hilado y de la agricultura con la “independencia salvaje y temerosa de sus antepasados” (Martin, 122).

El avistamiento del Gran Cometa de 1811 coincidió exactamente con la visita de Tecumseh, que indicó a los descontentos Creeks que los mismos cielos estaban haciendo eco del mensaje de renovación de Tecumseh (Weir, 59).

Otro gran augurio, fue el Gran Terremoto de 1811, el cual se registró al mismo tiempo de la visita de Tecumseh por la colonizadora, Margaret Eades Austill, que había sido una niña en el momento de la Guerra Creek:

“Una noche después de un día temeroso, los nativos nos siguieron por millas [y] acampamos en un antiguo campo. En el momento en que se anunciaba la cena, se produjo un tremendo terremoto, los caballos se soltaron, las cadenas de los vagones resonaron y todo los palidecieron de temor y terror. Los nativos llegaron en gran número a nuestro alrededor, asustados y gruñendo sus oraciones, y la noche pasó aterrorizada por todos, pero al día siguiente, algunos de los nativos vinieron a nosotros y dijeron que Tecumseh estaba dando los pies para la guerra.” (Inskeep, 33-34)

Los líderes del movimiento anti-civilización Creek, pronto comenzaron a aparecer entre los “médicos” tradicionales, “fabricantes de medicina” y “conocedores”. Estos fueron conocidos como los “profetas” entre los Creeks combatientes. En 1812, estos profetas eran la principal oposición a los jefes, especialmente en las ciudades de Upper Creek, que estaban vigilando acciones militantes contra los colonos, a menudo azotando y matando a aquellos que tomaran acciones contra los invasores blancos. Esto estaban de acuerdo con uno de los esfuerzos primarios de los modernizadores de reemplazar la ley tradicional de venganza basada en el parentesco, con el estado de derecho basado en un gobierno tribal central. Los Cherokees, por ejemplo, abrazaron plenamente el nuevo sistema legal que prohibía la venganza del clan (Inskeep, 26). Los profetas Creek, por otra parte, encontraron una audiencia receptiva entre los que vieron que la invasión blanca violaba tanto la Tierra como a sus antepasados.

La venganza y la purificación. Así como la ceremonia del Nuevo Busk fue el tiempo sagrado cuando el fuego nuevo y el mundo mismo fueron purificados, así un Nuevo Busk estaba siendo preparado por el Hacedor de Aliento para purificar la tierra de la peste blanca. El símbolo de este nuevo movimiento se convirtió en el “Atassa”, el palo de guerra pintado de rojo; un arma que había caído en desuso a favor de los Tomahawks y las armas. Aquellos que buscan purificar la tierra de los europeos y toda su influencia serían conocidos por la historia como los “Red Sticks”.

La Guerra Primitiva Creek

La Guerra Creek o Red Stick de 1813-1814, fue una guerra civil que escaló a un conflicto que atrajo a los Estados Unidos. La guerra comenzó como una cruzada para exterminar a los traidores y enemigos internos dentro de la nación Creek. La primera gran batalla fue provocada por un ataque preventivo planeado por Thlucco, jefe de la ciudad de Tuckabatchee, quien a instancias de Hawkins decidió intentar cortar la rebelión Red Stick en pleno brote. El líder de la facción Red Stick, Hopoithle Miko, tomó Tuckabatchee después de ocho días de sitio, el 22 de julio de 1813, condujo a los tranquilos asimilacionistas Creeks a la ciudad. Joel Martin resume la importancia del número ocho en la cosmología Creek:

“El significado simbólico de este momento no se habría perdido en los Muskogees. Como un múltiplo del número cuatro, el número representaba las direcciones cardinales y toda la creación, el número ocho era sagrado. Además, ocho días era la duración normal del tiempo para realizar la poskita o la ceremonia de Busk en importantes terrenos, incluyendo Tuckabatchee. Finalmente, el número ocho se asoció con la “estrella” del chamán, Venus. Durante el tiempo de la conjunción inferior de Venus, el planeta deja su posición en el cielo de la mañana o de la tarde, desaparece durante nueve noches y ocho días, y luego reaparece en el cielo opuesto. Los chamanes consideran que este ciclo es emblemático a su propio paso hacia y desde los secretos reinos espirituales”. (131-132)

El conflicto no era pues, meramente político, sino también cosmológico y espiritual. Se consideró que era una restauración del cosmos de los Creek, el restablecimiento del orden ceremonial y social después de la interferencia de la civilización europea. Con este fin, los profetas exhortaron a la gente a renunciar a objetos materiales como la plata, el latón, el vidrio y las perlas, así como a las azadas, hachas y otros bienes que habían sido adquiridos en la “trampa comercial” mencionada anteriormente. Los guerreros recibieron instrucciones de depender menos de esas armas, y depender más del arco y flechas, menos instrumentos blancos de guerra y más de palos de guerra. Entre el símbolo más odiado de la civilización estaba el ganado, tanto que, hacia el final de la Guerra Creek, un observador informó que todos habían sido sacrificados y que “no había una pista de vaca o cerdo en tierras Creek.” (Holland Braun, 15) Incluso la agricultura fue descuidada, como Benjamin Hawkins observó cuando escribió en una carta: “Una cosa me sorprende, han descuidado totalmente sus cosechas y están destruyendo todas las comidas vivas… Están perseverando este modo de destrucción” (Martin, 142-143).

Estas prácticas también llevaron al abandono de las ciudades en conjunto a las comunidades restablecidas en los bosques. Muchas ceremonias de Busk incluyeron una “resalvajización” temporal de los hombres que pasaron cuatro días en el desierto purificándose a sí mismos. Los Red Sticks y sus familias optaron por regresar a los bosques y vivir en campamentos pequeños. Nuevos asentamientos fueron bautizados como Eccanachaca (“Tierra Santa”), en el río Alabama que fue elegido por sus atributos físicos y fue protegido por la poderosa magia de los profetas Red Stick. Los hombres cazaban y las mujeres volvían a la reunión intensiva sin acceso a sus cultivos regulares. Esta “peregrinación a los bosques” fue una preparación para la guerra, un retorno al mismo espacio que estaba siendo atacado por la civilización (ibid., 144).

El otro atributo de la restauración fue, como se podría suponer, el exterminio de aquellos que rechazaron el mensaje de los profetas del Red Stick. Joel Martin describe un ejemplo de la matanza de jefes pacíficos como un sacrificio ritual:

“En Coosa, los jefes amistosos, al parecer inconscientes de su peligro inminente, fueron dirigidos a sentarse por un grupo de profetas. Los profetas entonces rodearon y bailaron alrededor de los jefes. De repente, el principal profeta “dio un grito de guerra” y atacó, matando a tantos jefes como fuera posible con palos de guerra, arcos y flechas”. (129)

Este episodio es indicativo del primitivismo de los Red Sticks incluso en la guerra. A medida que se consideraba que el mundo natural y el Creador de Aliento, estaba en el proceso de purificación de la Tierra, los Red Stick creían que la magia de los profetas junto con sus palos, cuchillos, arcos y flechas, serían invencibles contra las armas blancas de guerra. Esto estaba en línea con las palabras de Tecumseh:

“Mata a los viejos jefes, amigos de la paz; Matar al ganado, a los cerdos y a las aves; No trabajen, destruyan las ruedas y los telares, tiren sus arados y todo lo que usan los americanos… Sacudan sus palos de guerra, sacúdanse a sí mismos: asustarán a los americanos, sus armas [de fuego] caerán de sus manos, la tierra se convertirá en un pantano, y los atorará, y ustedes pueden golpearlos en la cabeza con sus palos de la guerra…” (Waselkov, 78)

Como era de esperar, hubo aquellos entre los Red Sticks que fueron más pragmáticos y no excluyeron las armas de fuego modernas de su guerra para derrotar a los modernizadores traidores. Cabe señalar que estos acontecimientos fueron provocados en parte por la guerra de 1812, con el destino que los Estados Unidos colgaron en el balance. Fue esta situación geopolítica la que llevó la atención de los Red Sticks hacia el sur, para pedir armas de fuego desde la Florida española. Esto sería el catalizador para el sangriento episodio que traería a los Estados Unidos a la guerra, y más tarde a la extinción de la Confederación Creek a la extinción al este del río Mississippi.

La Masacre de Fort Mims como “resalvajización”

A pesar de las creencias de los profetas, una delegación Red Sticks se fue a Pensacola en la Florida española, para recibir pólvora, una cantidad de plomo y otros suministros (pero no armas como ellos esperaban). Los españoles suministraron a medias a los Red Sticks para frenar las invasiones estadounidenses en su territorio. Los colonos anglo-americanos se enteraron de esta caravana de suministros, y el 27 de julio de 1813, una milicia formada por colonos y mezclas de sangre de la zona de Tensaw (al norte de la actual Mobile), atacó a la delegación en la Batalla de Burnt Corn. Al principio, derrotados por el ataque provocado los Red Sticks se reunieron en los pantanos y expulsaron a la milicia. Lo que siguió fue dejar de lado el cálculo geopolítico a favor de la venganza clan tradicional. Los que habían sido agredidos por la emboscada tendrían que responder con sangre para vengar a sus parientes muertos. A eso se suma la percepción de los asentamientos de Tensaw y Bigbe como áreas de asentamiento anglo-americano, con presencia significativa de Creek de sangre mezclada. La decisión fue tomada rápidamente para destruir estos asentamientos con sus palos de guerra, y para purificar la tierra con fuego. El pensamiento ciertamente cruzó las mentes de los Red Sticks, de que un ataque a los asentamientos angloamericanos atraería a Estados Unidos a la guerra, trayendo consigo una potencial catástrofe. La lógica de la venganza de sangre Creek superó estos cálculos.

El objetivo específico era la plantación de Samuel Mims en el área de Tensaw, en qué ahora es Alabama del sur. Fort Mims (o el Fuete Mims), era una plantación fortificada en donde los blancos y Creeks de sangre mezclada se refugiaban para protegerse de las incursiones Red Stick. Cientos de Red Sticks comenzaron a llegar a los bosques alrededor del fuerte. El 29 de agosto de 1813, los esclavos comenzaron a reportar avistamientos de guerreros nativos en la zona. Sus informantes fueron despedidos y un esclavo fue incluso azotado por difundir falsos rumores. El 30 de agosto por la mañana temprano, cientos de Red Stick se desplazaron hacia el fuerte. Los profetas habían instruido a cuatro guerreros Red Sticks para que fueran a la fortaleza y mataran a los blancos usando solamente sus palos de guerra. Los profetas juraron que su magia protegería a estos guerreros y haría inofensivas las armas de fuego de los blancos. A las diez u once de la mañana, encabezados por los Red Sticks de sangre mezclada, William Weatherford y Peter McQueen, y alrededor de 750 Red Sticks corrían en silencio hacia el fuerte. Cuando finalmente los descubrieron, soltaron un grito de guerra y los cuatro guerreros se precipitaron en la puerta armados sólo con sus palos de guerra. Tres fueron asesinados casi instantáneamente por los rifles de los blancos, pero uno sobrevivió milagrosamente mientras se retiraba.

El resto de la mañana y temprano por la tarde, fue el tiempo de duración de la batalla entre los Red Sticks y los colonos blancos, con mucha burla atacaban por adelante y por detrás en la lengua Muskogee. Estaba lejos de la fácil victoria prometida por los profetas. En un momento, los profetas exhortaron a los Red Sticks a dejar sus armas de fuego y atacar sólo con sus palos de guerra, lo que los defensores les animaron con entusiasmo a hacer también. Como Howard Weir escribe en su libro “Paradise of Blood: The Creek War de 1813-1814”, el profeta Paddy Walsh, indicó que el fuerte caería en sus manos si él corriera alrededor de él tres veces, lo que fue capaz de hacer, a pesar de haber sido herido por los defensores (174). Nuevamente, algunos profetas se apresuraron a la fortaleza y comenzaron una danza de guerra, sólo para ser derribados por los defensores (ibid, 176). El liderazgo del ataque regresó rápidamente a los jefes de guerra una vez que la magia de los profetas fue considerada inútil en el campo de batalla.

Alrededor del mediodía, los Red Sticks se retiraron parcialmente y discutieron si debían cesar el ataque. Muchas fuentes indican aquí, que el propio Weatherford afirmó que lo que habían hecho era suficiente y que debían retirarse. Algunos dicen que fueron los esclavos liberados quienes exhortaron a los Red Sticks a acabar con el fuerte. Muchos historiadores rechazan esa explicación y afirman que fueron los mismos Red Sticks los que acordaron que deberían derrotar a los blancos y traidores Creeks, y quemar el asentamiento. En ese momento, Weatherford se retiró para rescatar a los esclavos en la plantación de relación. Alrededor de las 3 pm, el asalto final tuvo lugar. Los Red Sticks se apoderaron de los puertos de armas de los defensores, y comenzaron a incendiar los edificios con flechas en llamas. Tanto los defensores como los civiles salieron corriendo de los edificios para después ser sacrificados por los Red Sticks o siendo quemados vivos.

Lo que siguió fue una masacre de brutalidad excepcional, pero bien, de acuerdo con el ethos de la venganza Creek en la guerra.

Fue “un ejercicio de venganza y brutalidad” (Holland Braun, 21), una furia que se desencadenó contra aquellos que trataron de robar su tierra sagrada y destruir las creencias que fueron la base del cosmos Creek. O como Gregory Waselkov dijo: “Ahora, el resplandor purificador de la poskita (Busk), libraría a la nación de los apóstatas Creeks del Tensaw”. Los cueros cabelludos fueron tomados liberalmente, mientras que los Creeks puros fueron incitados a que salieron del fuerte. Los esclavos negros fueron de tomados y hechos prisioneros. Un esclavo comenzó a huir con un niño pequeño de un plantador, sólo para pensarlo mejor y volver con el niño a rendirse a los Red Sticks. El muchacho fue golpeado rápidamente y escalpado hasta la muerte mientras clamaba por su padre, y el esclavo fue llevado cautivo (Weir, 181).

Los Red Sticks eran meticulosos y excepcionalmente crueles en la masacre de los últimos habitantes de la fortaleza. Los niños fueron aplastados contra el suelo o sobre objetos duros, una vez escalpados, los supervivientes aún vivos fueron arrojados a los edificios en llamas. Algunos también informaron que “bajo la influencia de los Shawnees, entre ellos, y contrariamente a sus tradiciones, algunos de los Creeks cortaron las extremidades de los muertos, después se glorificaron corriendo alrededor de la fortaleza quemada, y agitaron esos trofeos espeluznantes sobre sus cabezas.” (Weir, 182)

Weir también escribió lo siguiente acerca de las desgracias de las mujeres de Fort Mims:

“Un destino especial estaba reservado para las mujeres. Los nativos las dejaron desnudas, escaldaban tanto la cabeza como las partes inferiores, luego violaron a algunas con barandas de cerco y mataron a todas como si fueran un juego de niños. Las desafortunadas que estaban embarazadas tenían sus vientres abiertos. El feto reluciente fue arrancado, el cordón todavía atado, y colocado, y la cría todavía viva, colocada cuidadosamente por el lado de la madre en horribles tablas – en el caso de los gemelos de la señora Summerlin, colocados en ambos lados de ella. La indomable Nancy Bailey tuvo un final similar. Cuando se le acercó un nativo que le preguntó quién era su familia, según se informó, señaló a un cadáver esparcido cerca y exclamó atrevidamente: “Soy la hermana del gran hombre que usted ha asesinado allí”. Con lo cual los nativos enfurecidos la golpearon en el suelo, abrieron su vientre, arrancaron sus intestinos y los arrojaron al suelo alrededor de ella.” (Ibid)

Lejos de ser actos de violencia brutal o extraordinaria, lo que ocurrió en Fort Mims estaba permitido dentro de la lógica cultural y espiritual de la cultura tradicional Creek. Como Sheri Shuck-Hall escribe en su artículo, “Understanding the Creek War y Redstick Nativism, 1812-1815”:

“Los Redsticks creyeron que los Creeks Métis habían matado a sus parientes en la Batalla del Maíz Quemado. Por lo tanto, la retribución del clan (a veces llamada ley de sangre), era la acción inmediata la cual debía tomarse. La represalia del clan o la venganza por la muerte de un miembro – ya sea accidental o no – era una institución social de larga data heredada de los antepasados de los Mississippianos de los Creeks. Los miembros del clan en estas circunstancias buscarían a los ofensores. Sobre la base de costumbres antiguas que existían antes del contacto con los europeos a su captura, los miembros del clan ataban a los prisioneros a un poste y los animaban a entonar una canción de guerra mientras eran torturados. Después de que los presos morían, los miembros del clan quitarían el cuero cabelludo y los cortarían en trozos. Luego ataron pedazos a ramitas de pino y las colocaron encima del techo de la casa del asesinado, cuya sangre habían vengado. Ellos creían que este acto aplacaba el alma del miembro del clan muerto. Los parientes entonces celebrarían durante tres días y noches. Otra tradición Creek en el siglo XVIII contra los enemigos no-Creek o traidores de los talwas, fue la muerte quemados.” (14-15)

Como un movimiento para regresar a los modos de vida tradicionales, los Creeks tuvieron que seguir sus tradiciones que exigían la muerte violenta de sus enemigos. Mientras que sucumbieron rápidamente al pragmatismo en el armamento, los miembros de clanes maltratados tuvieron que seguir la ley tradicional Creek en vengarse sobre los que habían matado a sus parientes, incluso si esas personas eran colonos anglo-americanos que habían sido previamente excluidos de hostilidades. Estas acciones no sólo continuaron con la purificación física de la tierra del ganado y de materiales europeos, sino que también constituyeron un ataque sangriento contra las actitudes civilizadas europeas en su interior. Esta excepcional ceremonia de Busk, purificó tanto el fuego sagrado de la aldea como la llama viva de la vida tradicional dentro de ella.

Tohopeka

Waselkov escribe sobre las consecuencias inmediatas de la masacre de Fort Mims:

“Durante dos meses, la nación Redstick estaría libre de la contaminante presencia de los estadounidenses y sus cómplices apóstatas Creeks. Todo el país de Upper Creek, de los Alabamas, Tallapoosas y Abekas, estaban en manos de los Redstick, unos 30 talwas con al menos 8.000 habitantes, de los cuales un cuarto moriría en el próximo conflicto”.

Las noticias de la masacre de Fort Mims se extendieron rápidamente en los Estados Unidos. Una gran indignación se extendió sobre la brutal masacre de más de 400 blancos a manos de nativos salvajes. Para algunos de varias regiones, era el pretexto que necesitaban para romper la Confederación Creek y finalmente tener acceso a los terrenos de caza que se consideraban tierras privilegiadas para los colonos. Los esfuerzos para organizar una milicia para ir por los Red Sticks fueron dirigidos por el Coronel (más tarde General) Andrew Jackson, y sus voluntarios de Tennessee. A esto se sumaron contingentes significativos de Cherokees y Choctaws, enemigos históricos de los Creeks, así como “Creeks amistosos” que se opusieron a los Red Sticks.

La guerra desde entonces fue generalmente unilateral a favor de las fuerzas estadounidenses. El ejército invasor en el territorio Creek siguió una política de tierra quemada que hizo que los Creeks huyeran de sus pueblos, antes de que fueran tomadas por las tropas invasoras. El principal obstáculo que Jackson enfrentó en su invasión, fue criar y alimentar a una milicia, y mantenerlos juntos el tiempo suficiente como para acabar con los Red Sticks en sus fortalezas. Los Creeks que huían, por otro lado, también se enfrentaban a la inanición y a ser buscados. A finales de 1813, había una búsqueda general entre las fuerzas aliadas para extinguir la amenaza de los Red Sticks, que estaban en la carrera y luchando por municiones que ya no podían reponer. Donde quiera que las fuerzas estadounidenses y sus aliados prevalecían, dejaban destrucción a su paso, haciendo eco de las atrocidades en Fort Mims, y de escaramuzas anteriores entre los Creeks y los colonos.

Una gran batalla fue la toma de Eccanachaca o “Tierra Santa” a finales de diciembre de 1813. Se creía que el profeta Josiah Francis había usado hechizos y encantamientos para colocar una línea mágica alrededor del perímetro, y cualquier enemigo que intentara cruzarlo caería muerto instantáneamente (Weir, 285). William Weatherford organizó la defensa, pero la ciudad fue rodeada rápidamente por la milicia y las fuerzas aliadas. Weatherford y sus Red Stick lucharon en una acción de retaguardia, permitiendo a la mayoría de los habitantes escapar por un agujero en la línea de los Estados Unidos, y Weatherford mismo escapó con su caballo saltando sobre un risco en el río Alabama, para luego nadar a salvo.

Al tomar el pueblo, los soldados fueron recibidos con una visión horrible. Se había dejado un largo palo en el suelo de donde colgaban centenares de cuero cabelludo, desde lo cabellos de niños hasta los cabellos grises de los ancianos. Estos fueron los trofeos que los Red Sticks tomaron de Fort Mims. La ciudad fue entonces saqueada y luego incendiada, al igual que gran parte del campo circundante en los días subsiguientes (ibid., 294).

Las escaramuzas y otras batallas ocurrieron hasta febrero de 1814, cuando la 39 infantería del ejército de Estados Unidos finalmente se unió con las fuerzas de Jackson, haciéndolas una fuerza de 5.000 hombres determinados y disciplinados. A partir de ahí, el objetivo era marchar sobre el asentamiento de Tohopeka en el río Tallapoosa. La Batalla de Tohopeka también se conoce como la Batalla de Horseshoe Bend, debido a la forma de herradura del asentamiento bordeado por el río. Había sido elegido por los Red Sticks porque no había sido habitada antes, (de acuerdo con su deseo de renovación social), así como su fortificación natural como una península. A esto, se suma un estrujamiento construido por los Red Sticks que agregó protección adicional al lugar. En el momento de la batalla, se cree que mil guerreros y 400 mujeres y niños habitaron la ciudad (Martin, 161).

Steve Inskeep en su libro, “Jacksonland: President Andrew Jackson, Cherokee Chief John Ross and the Great American Land Grab”, comenta la ironía de la creación de una fortificación de este tipo en el contexto de la Guerra Creek. Inskeep lo señala cómo uno de los mayores éxitos contra los blancos, llegando militarmente a la guerra de guerrillas y concentrando sus fuerzas en un asentamiento fortificado, como lo habían hecho los blancos en Fort Mims, fue en última instancia suicida. Inskeep escribe:

“Estos determinados tradicionalistas rompieron con la tradición. Posiblemente con la esperanza de proteger a las mujeres y a los niños de los jinetes blancos, realizaron una imitación fatal del arte de la guerra del hombre blanco. Si se enfrentan a una fuerza superior, estarían atrapados para una masacre casi idéntica como los colonos blancos en Fort Mims.”

El 27 de marzo de 1814, mil quinientas tropas anglo-americanas con quinientos aliados Cherokee y cientos de Creeks “amistosos” atacaron Tohopeka, en lo que sería la derrota decisiva de los Red Sticks en la Guerra Creek. A pesar del fuerte, los desesperados Red Sticks ya no disponían de municiones y luchaban en su mayoría con arcos y flechas, así como con hachas de guerra y palos de guerra. Sin embargo, al principio defendieron su ciudad, luchando por la posibilidad de defenderse del enemigo hasta el anochecer, y escapar en canoa bajo la sombra de la oscuridad, viviendo así para luchar otro día.

Podría decirse que el golpe decisivo en la batalla fue dado por los aliados Cherokee de Jackson. Jackson bombardeó a los que defendían Tohopeka hasta que los guerreros Cherokee, ansiosos de golpear a sus enemigos ancestrales, se sumergieron en el río y nadaron a través de él, robando las canoas de los Red Sticks y usándolas ellos mismos para cruzar el río, creando así un ataque desde la parte trasera (Holland Braun, 133). Esto también hizo un escape imposible de la península para los Red Sticks así como para sus mujeres y sus niños. La apertura de una nueva línea de ataque, hizo que las fuerzas Red Stick se dividieran, lo que permitió una apertura para las tropas de Jackson entre el rio y la ciudad, donde la matanza contra los Red Sticks rápidamente comenzó.

Weir describe el “trabajo de destrucción” contra Tohopeka:

“Incluso Jackson estaba impresionado: ‘La carnicería fue terrible’, escribió… No sólo fue la destrucción rápida de manera apocalíptica, sino que duró cinco horas o más hasta el anochecer, y, en algunas partes de Horseshoe, hasta las 10:00 PM. La fiebre de la sangre infectó a las tropas como un virus. Como en Tallushatchee, pero en una escala más vasta, desagradable, los americanos y sus aliados nativos no dieron cuartel y los Creeks, supuestamente no tuvieron compasión con ninguno.” (418)

Los Red Sticks tratando de huir fueron sorprendidos mientras trataban de nadar lejos, o fueron cazados en los bosques circundantes. Esta sería la última gran batalla en la Guerra Creek. De la batalla de Burnt Corn en Tohopeka, unos 1.800 a 1.900 guerreros Creek murieron, según estimaciones, el cuarenta por ciento de la población masculina, junto con cientos de mujeres y niños (Martin, 163). Aquellas mujeres y niños no muertos en Tohopeka fueron hechos esclavos de los Cherokees. Y así se realizó la predicción de Benjamin Hawkins antes de la guerra sobre el destino de los Red Sticks:

“Os amedrentaréis unos a otros con el poder de vuestros profetas para hacer truenos, terremotos y hundir la tierra. Estas cosas no pueden asustar a los soldados estadounidenses… El trueno de sus cañones, sus rifles y sus espadas será más terribles que las obras de tus profetas” (Martin, 131).

Había solamente un puñado de supervivientes de Tohopeka, pero muchos centenares huyeron al sur para juntarse con los Seminoles en su lucha contra la invasión europea. Otros continuaron la guerra de guerrillas aislados en tierra tradicional Creek. Algunos pudieron hacer las paces con Jackson y sus fuerzas. El caso más famoso entre éstos, fue William Weatherford, uno de los autores del ataque contra el Fuerte Mims, que famosamente entró en el campamento de Jackson para entregarse, seguro de su propia ejecución. Jackson le reconoció por la valentía de este acto, y Weatherford se dedicó a convencer a los restantes Red Stick para que dejaran sus armas. El 9 de agosto de 1814, los Creeks fueron forzados a firmar el Tratado de Fort Jackson que cedió 23 millones de acres de tierra Creek a los Estados Unidos, que dio lugar a la pérdida de todas sus tenencias en Georgia y muchas en la Alabama central. Los leales Creeks se opusieron a esta tremenda pérdida de tierra, aunque Jackson explicó que la tierra era un pago a los Estados Unidos por procesar su guerra interna contra los Red Sticks.

Esto fue sólo el comienzo de la verdadera intención de Jackson de expulsar a todas las tribus del sureste de los Estados Unidos, conduciéndolas al oeste del río Mississippi. Cuando Andrew Jackson se hizo presidente en 1829, él pasó sus años en la oficina que abogaba por una política nativa del retiro, que hizo una realidad en 1838 con el principio del Sendero de las Lágrimas: la expulsión de las “tribus civilizadas” de sus patrias ancestrales en el Sudeste. Un prominente líder Cherokee, Junaluska, había salvado la vida de Jackson durante la Batalla de Tohopeka cuando tropezó con un Red Stick cautivo que se liberó de sus guardias e intentó apuñalar al general. Junaluska vivió para ver el día en que el hombre que había salvado, expulsó a su propio pueblo de sus tierras. Se rumorea que dijo: “Si hubiera sabido que Jackson nos expulsaría de nuestras casas, yo lo habría matado ese día en Horseshoe”. Al no escuchar el llamado de Tecumseh de unirse bajo la bandera del pan-indigenismo, las tribus del Sudeste cayeron juntas.

Sin embargo, no todo estaba perdido. Incluso cuando el sangre mezclada ex-Red Stick, William Weatherford, fue rebautizado en la sabiduría blanca como “Águila Roja”, el salvaje renuente que fue a la guerra y se oponían a los excesos Red Stick, no podía sacudir de sí la formación espiritual recibida del clan de su madre. En un viaje de caza en 1824, Weatherford vio un ciervo de cola blanca que había sido asesinado. La escena movió profundamente a Weatherford, que regresó a su casa y le dijo a su familia que un miembro de su grupo de caza pronto iría a cazar en la tierra espiritual de sus antepasados. Al día siguiente, William Weatherford murió. Incluso en la derrota, las creencias Creek seguían siendo fuertes en aquellos que habían luchado tan valientemente para defenderlas. (Shuck-Hall, 11)

Cuando llegó el momento de que los propios Creeks caminaran por el Sendero de las Lágrimas en el exilio, aun así el fuego de los Busk no se extinguió. Como escribe Martin, la gente de Tuckabatchee y otras ciudades llevaban un arca con carbones del fuego sagrado de los Busk para encenderse cada día de su viaje, así como las placas de latón antiguas también usadas en la ceremonia. Cuando finalmente llegaron a Oklahoma, enterraron los platos en el centro de su asentamiento y encendieron el fuego usando los carbones sagrados para que pudiera continuar quemándose en su nuevo hogar. (168)

Lecciones de la Guerra Creek

Un autor describe la Guerra Creek y la masacre de la fortaleza Mims en particular, como momentos de la cuenca que condujeron al desastre para todas las tribus del sudeste:

“Este evento [Fort Mims] destruyó toda posibilidad de buenas relaciones con los blancos en el territorio del Mississippi. Inmediatamente, hubo una demanda universal para la remoción de todos los nativos del sur. De no haber sido por la desastrosa masacre, es posible que los Creeks y otros nativos del sur hubiesen permanecido en el Sudeste, donde más fácilmente habrían sido asimilados por la sociedad blanca. Ciertamente, nunca podrían haber tenido la totalidad o incluso la mayor parte de sus tierras. Debe recordarse que estos nativos del sur han sido asimilados en gran medida en Oklahoma, una continuación del proceso iniciado antes de la remoción… Fort Mims debe ser visto más como una catástrofe para los nativos, cuando se considera que una gran parte de la lucha fue entre facciones pro-blancas y anti-blancas de la propia Nación Creek” (Holland Braund, 16-17)

Aquí no es el lugar para tomar tales contra-declaraciones en serio. Por otro lado, no podemos descartar la importancia que tuvo la Guerra Creek en el proceso que resultó en la eliminación de todas las tribus nativas de lo que ahora es el Sudeste de los Estados Unidos. La insurgencia Red Stick fue uno de los intentos más grandes e importantes para resistir a la invasión de la civilización estadounidense en tierras nativas. También fue una de las más sangrientas, matando a cientos de colonos y pueblos nativos en dramáticos actos de barbarie. Sin embargo, en su raíz estaba la imposibilidad de un compromiso entre dos culturas con respecto a la tierra, el parentesco y la creencia religiosa. El compromiso del Creek con la tierra previó a las parcelas agrícolas de subsistencias tendidas por las mujeres y los niños con el desierto extenso en que los hombres cazaron ciervos, y el proveer carne. Esta fue la base de su sistema de parentesco matrilineal, así como sus creencias religiosas vinculadas a la cosecha y la limpieza periódica de “salvajismo” en sus campamentos sedentarios. La agricultura comercial Yeoman basada en el arado y el ganado, simplemente no podía coexistir con ese modo de vida. La modernización requirió la transformación de la tierra misma, invadió sus campos y destruyó el desierto. La Guerra Red Stick fue así, una defensa de la tierra y sus antepasados, así como un repudio de la cultura material que socavó sus creencias y prácticas tradicionales.

Junto con esta ”resalvajización” como los Creeks la entendieron, era la “resalvajización” de la cultura, una resistencia a la introducción de la civilización occidental y el gobierno, así como la imposición de una ley extranjera. La insurgencia Red Stick fue provocada por el intento del Consejo Nacional Creek de reprimir las acciones de guerreros “rebeldes” que atacaban a colonos blancos, ejecutándolos a menudo de maneras que no estaban de acuerdo con la costumbre Creek. Los Creeks “amistosos” intentaron dirigir a su nación entre sus propias tradiciones y el uso de la tierra; y la codicia de los colonos que vieron la tierra Creek como subutilizada y, por tanto, el objeto de la conquista. Muchos están de acuerdo con el autor al principio de esta sección que dice que los “Creeks” civilizados habrían tenido éxito si no hubiera sido por los “guerreros” Creek. Ese sentimiento, sin embargo, parece indicar la ignorancia de la cultura Creek en sí mismo, así como la disposición de los colonos blancos a usurpar la tierra por cualquier medio necesario.

El único camino que dejó a los Creeks tradicionales fue un camino destructivo, un camino que trataron de evitar al principio excluyendo a los blancos de su guerra. Su guerra era contra los “traidores”, los que vigilaban a sus compañeros guerreros a instancias de Benjamin Hawkins, su manejador blanco. Era ingenuo tratar de compartimentar su guerra, ya que la emboscada en Burnt Corn exigía venganza por los muertos de acuerdo con su recién descubierta ley tradicionalista. El Fuerte Mims tuvo entonces que caer en un anatema de estilo bíblico, donde la fuerza maligna de la civilización europea fue purgada de la tierra por el fuego. Sólo así, se apaciguarían los espíritus de sus muertos. Esta misma suerte caería sobre ellos en Tohopeka, un asentamiento “resalvajizado” que fue el último gran lugar de los Red Sticks contra las armas de la civilización moderna. Aquí vemos un ejemplo de un tropo que consistentemente acompañó al “salvaje” en las muchas guerras contra la civilización dentro de lo que ahora es Estados Unidos: a menudo no se inician por razones de “liberación”, o para defender “derechos” abstractos, son más bien el producto de la venganza, una venganza exigida por su propia ley y modo de vida. Sin una restauración violenta después de la perturbación de su orden social, no hubieran podido ser las personas que siempre habían sido.

Una contra-declaración de, “y si”, se debe tratar aquí pues, se centra alrededor de Tecumseh y sus profetas. ¿Y si hubiera persuadido a otras tribus a unirse a los Red Sticks en una rebelión pan-india contra usurpaciones de tierras de Estados Unidos? ¿Y si los Cherokees y Choctaws hubieran dejado de lado su propia necesidad de venganza y se hubieran unido a los Red Sticks, en lugar de ver la guerra de los Estados Unidos contra ellos como una oportunidad para exigir su propia venganza contra un antiguo enemigo? ¿Qué pasaría si los Red Sticks hubieran construido un ejército tan bien armado y organizado como las fuerzas estadounidenses y hubieran derrotado a los blancos en Tohopeka o en una batalla similar? Aquí recuerdo un pasaje que el escritor eco-extremista Chahta-Ima escribió en su ensayo “Salvar al mundo como la más alta forma de domesticación”, con respecto a otra guerra nativa contra la civilización:

“Pero quizás, incluso entonces, los fines no justifican los medios. O más bien, los “fines” son realmente los “medios” proyectados y amplificados en una conclusión monstruosa y lógica. Incluso si los jefes Apaches hubieran reclutado a todos los guerreros y los hubieran obligado a luchar, incluso si algunos de los guerreros no se hubieran escapado y se hubieran convertido en buscadores de su propio pueblo para el ejército blanco, pocos años más, no lo hubieran hecho como Apaches, o como la gente que siempre fueron. Aquí sería algo semejante a “para salvar la ciudad, tuvimos que destruirla”. O mejor, para evitar que la ciudad fuera plantada en la tierra de los Apaches, tenían que convertirse en la ciudad reforzada de los civilizados. Y sabían lo que eso significaba: la esclavitud de una forma u otra. Aceptaron las consecuencias de su negativa, aunque tuvieran dudas al respecto”.

En el caso de los Red Sticks, “enterrar el hacha” y comprometerse con tribus enemigas y los “Creeks amigables” en su propio medio simplemente no era posible. La idea misma de hacer esto habría significado ponerse en la mente del “civilizador” y habría socavado sus tradiciones por completo. Lo mismo habría ocurrido con los Choctaws y los Cherokees que los mataron: iban en guerra por sus propias razones y la ejecutaban según su propia lógica. Es discutible en la guerra que, para derrotar al enemigo, uno debe llegar a ser como el enemigo, pero ese razonamiento va lejos. Los Red Sticks querían mantener su vida de pueblos autónomos con vastos desiertos entre ellos, así como las costumbres localizadas y los lazos de parentesco dictaban. Para derrotar a los Creeks civilizadores y a sus patrones euro-americanos, habrían tenido que destruir ese orden y convertirse en algo suficientemente grande y organizado para derrotar a la civilización.

Aquí llegamos al aspecto trágico de este episodio en la historia. Así como el verdadero agente de una tragedia clásica no es el héroe ni ninguno de los actores, sino el propio Destino, por lo que el agente real en la Guerra Creek fue la propia tierra Creek. Esa tierra estaba siendo atacada por los blancos y su ganado (que fueron erradicados por los Red Sticks), y cualquier compromiso con los traidores dentro y los blancos sin él habría sido un rechazo del Hacedor de Aliento, y sus antepasados. Allí estaban, parafraseando a Martín Lutero, y no podían hacer otra cosa. Su tierra y los antepasados que habían vivido en ella exigieron sangre, y en el Fuerte Mims, los Red Stick se la dieron. Aunque tenían una vaga esperanza de que la magia de los profetas los salvarían, no tardaron mucho en darse cuenta de que esto no ocurriría. Lo único que les quedaba por hacer era aceptar las consecuencias: la muerte de sus guerreros, la esclavitud de los cautivos y vivir para luchar otro día por los que pudieran huir.

El ojo eco-extremista puede contemplar esta antigua tierra Creek, ahora pavimentada con caminos y cubierta de edificios, arada de campos y contaminada con residuos industriales, y ver cuánto hemos perdido. Nuestra civilización tecno-industrial moderna se construye en los cementerios de los Red Sticks y otros miles sin nombre que murieron resistiendo a la civilización. Ya no hablamos el idioma de la tierra, y no podemos valorarla como lo hicieron, pero sabemos su historia, y eso significa algo para aquellos de nosotros que amamos esta tierra tal como lo hicieron los antiguos. El ímpetu de la guerra eco-extremista en un lugar como este, no sería de recuerdos y de tradiciones de un pueblo resonante, silenciado por la pólvora y la bayoneta. El ímpetu nuestro sería haber perdido a esa gente y mucho más. Y el agente no serían las leyes y creencias nativas cuyo origen nadie recuerda, sino un desagrado visceral en una cultura fría e insensible donde la relación entre las personas ha sido reemplazada por una relación entre cosas artificiales.

Aquellos que comparten este disgusto han surgido como guerreros solitarios y trágicos en una lucha a muerte contra la civilización. Al igual que los Red Sticks, estos guerreros en las sombras no pueden reunirse en masa para que no se conviertan en otro objetivo u otro engranaje en el sistema de domesticación y artificialidad. Se comunican de forma desordenada, observan sus espaldas, se dan cuenta de que no hay “lugar seguro” para esconderse. Ellos serán atrapados, serán encarcelados, y los matarán tarde o temprano. Pero la única alternativa sería renunciar a ese resplandor de la humanidad que los Red Sticks, los Chichimecas, los Selk’nam y la Gente de las Flechas del Amazonas tenían ante el Leviathan. La mayoría de nosotros aceptará el compromiso, pero pocos, unos preciosos pocos, se están dando cuenta de que no pueden hacer eso, y están luchando en consecuencia. Pueden morir y ser olvidados, pero nuevos guerreros astutos tomarán su lugar, ya que al final, ésta no es nuestra guerra, sino la guerra de la naturaleza salvaje, de la tierra y los mares, de los vientos y las estrellas, de todas las cosas que la civilización busca borrar y controlar. Esas son las cosas que darán valor a la generación de la generación de guerreros, así como dio valor a los Red Sticks, hasta que la civilización misma sea borrada por el polvo cósmico del tiempo.

Trabajos citados:

Green, Michael D.; Porter III, Frank W. general editor. The Creeks. New York : Chelsea House, 1990.

Holland Braun, Kathryn E. (ed.) Tohopeka: Rethinking the Creek War and the War of 1812. Tuscaloosa: University of Alabama Press, 2012.

Inskeep, Steve. Jacksonland: President Andrew Jackson, Cherokee Chief John Ross and the Great American Land Grab. New York: Penguin Press, 2015.

Martin, Joel. Sacred Revolt: The Muskogees’ Struggle for a New World. Boston: Beacon Press, 1991.

Shuck-Hall, Sheri M. “Understanding the Creek War and Redstick Nativism, 1812-1815”. Retrieved online: http://www.univ-brest.fr/digitalAssetsUBO/9/9118_UNDERSTANDING_THE_CREEK_WAR.pdf

Waselkov, Gregory A. A conquering spirit: Fort Mims and the Redstick War of 1813-1814. Tuscaloosa: University of Alabama Press, 2006.

Weir, Howard T. III. A Paradise of Blood: The Creek War of 1813-1814. Yardley: Westholme Publishing, 2016.


Los seris, los eco-extremistas y el nahualismo

Los seris era un grupo de nativos provenientes de lo que es ahora el estado de Sonora, eran básicamente cazadores-recolectores y pescadores, al ser nómadas por excelencia los territorios en donde habitaban estaban desde el desierto de Encino, hasta el rio San Ignacio, municipios como el de Guaymas, pasando por las Isla Tiburón, San Esteban, entre otras, es decir, las islas costeras cercanas a territorio “sonorense” en donde acudían remando con embarcaciones muy primitivas.

El grupo seris estaba dividido en bandas, las cuales a su vez se dividían en clanes.

La gran mayoría de los seris eran guerreros, por lo que ocasionalmente se declaraban en conflicto entre cada clan, generalmente las guerras entre ellos fueron acompañadas de una cargada dosis de animismo. Como ejemplo tenemos la historia de Hepétla (“el invencible”), un chamán de la banda III que envió una incursión de guerreros hacia subdivisiones vecinas asesinando a muchas personas.

Como cualquier grupo nativo, este pueblo tenía una relación muy íntima con su entorno, sus creencias se basaban en las corrientes del mar, los ciclos de la lluvia, el sol y la luna, enaltecían al tiburón, a la tortuga y a los animales del desierto. La cosmología de los seris era sencilla y nada compleja, dado su entorno hostil y su modo de vida nómada no se dieron el tiempo para hacer adoradores ni tener deidades complejas. Se decía que los chamanes de las bandas y subdivisiones podían cargar grandes piedras y doblarlas con solo la mente.

Aunque cada banda tenía sus particularidades, solo unas pocas ofrecieron una resistencia feroz a la llegada de los europeos, estos salvajes nunca se dejaron conquistar ni por la espada ni por la cruz, siempre se tornaron hostiles ante lo ajeno y lucharon hasta la muerte con tal de preservar sus conocimientos y sus creencias ancestrales. De hecho, hoy día, los seris o “comcaac” (como se hacen llamar hoy), son uno de los pocos grupos indígenas sin intervención católica en sus creencias animistas, en las zonas seris de ahora no hay ninguna iglesia católica ni curas, aunque si hay algunas iglesias protestantes.

Regresando al tema de la llegada de los españoles, allá por los años 1855 cuando los europeos pretendieron conquistar territorios y convertir a la fe católica a los hostiles seris, se dieron cuenta que estos representaban una antítesis de lo que ellos querían, puesto que, su territorio era tremendamente hostil, los seris en sí eran bastante aguerridos, no pretendían para nada ser sometidos, a lo que no los podían esclavizar ni vender como mano de obra barata pues a la primera oportunidad escapaban, aparte de que no sabían cultivar, no tenían riquezas acumuladas como otros pueblos mesoamericanos, etc. Ante esto, los españoles junto con los rancheros mexicanos de aquella época decidieron exterminarlos, sin más. Debido a esto, en ese año comenzaron las Guerras Encinas, conflicto bélico que duraría más de 12 años.

Aunque cabría decir aquí que, no todas las bandas seris reaccionaron de la misma forma ante la invasión, como por ejemplo, la banda VI, la que era la más primitiva, vivían en cuevas y no usaban arco ni flechas, solo eran expertos en el uso del arpón, se alimentaban de mariscos, igualas y maguey. Eran desconfiados e impetuosos, su zona era la isla de San Esteban.  A esta banda no le interesaba el nuevo mundo ni los blancos, ya que estaban prácticamente aislados en su pequeña isla, pero por ser uno de los grupos seris fueron los primeros en ser golpeados por los invasores.

Se dice que un barco europeo llegó hasta la Isla de San Esteban y engañando a los seris con regalos los hicieron subir, estos fueron apresados (aunque no todos), los hombres fueron asesinados y las mujeres y niños fueron llevados a tierra continental como cautivos.

Al mismo tiempo la banda II que era relacionada con el pillaje y el robo de ganado de los blancos, fue reducida por los españoles, haciéndolos retirarse hacia los pantanos inaccesibles de la Bahía de Kino donde los asesinaron a todos, menos a uno de los jóvenes guerreros que logró llegar a la Isla Tiburón donde dio aviso a los demás seris. Fue así que las bandas I, III y IV, se unieron contra los invasores y contra los indígenas aliados de los blancos (llamados entre ellos como “pápagos”), haciendo de la Isla Tiburón un verdadero campo de batalla, varios españoles murieron en los encuentros con los hostiles, las montañas escarpadas servían de refugio para los guerreros, quienes con su sabiduría ancestral asestaron varios golpes graves contra los europeos.

Los españoles no sabían cómo encontrar agua potable en la isla (cosa que los seris sabían por ser su territorio), así que en varias ocasiones los blancos retrocedieron deshidratados y cansados después de sus asechanzas, estos al no encontrar a los nativos en las montañas (como si hubieran desaparecido), tuvieron que emplear virus extraños para los seris (viruela, sarampión, etc.) haciendo que su número se redujera gradualmente, hasta su extinción, aunque no completa.

 

Retomando el tema, en plena Guerra Encina, los chamanes decían que los espíritus de los animales acompañaban a los seris en las batallas y que estos los ayudaban para seguir adelante, aquellos guerreros con una superioridad espiritual mayor a otros, por su parte, contaban historias a sus clanes después de las batallas libradas, que ellos mismos se convertían en anímales para de esta forma, poder escapar sin que los invasores se percataran. Un ejemplo de esto fue un guerrero conocido como “Coyote iguana”, se cuenta que en una ocasión fue capturado y amarrado de pies y manos y arrojado hacia el mar para que se ahogara, pero él se convirtió en iguana y pudo escapar, en otra ocasión que era perseguido por los españoles, los cuales lo tenían acorralado, él se convirtió en un coyote y pudo pasar desapercibido burlándose de sus captores. Esta tradición animista no es rara dentro de la cultura de los seris, la echo, la habilidad de convertirse en un animal en ciertas circunstancias pasando del plano espiritual al físico, ha acompañado a varias culturas alrededor del mundo, desde los aborígenes australianos hasta los yanomamis amazónicos, hoy en día esto es conocido como “nahualismo”. No es raro tampoco que los eco-extremistas en sus comunicados relaten que se convirtieron en animales antes, durante y después de la realización de un atentado, ya que esta tradición ancestral pagana los acompaña de igual forma.

Lo que quiero expresar con esta información dentro de este pequeño texto es, impulsar a que como individualistas regresemos a aquellas prácticas paganas que tanto aterrorizaron y confundieron a los occidentales de aquellas épocas, en esta guerra contra el progreso humano el plano físico es importante pero el espiritual es primordial. Aprendamos pues de los seris, aprendamos de su aguerrida defensa extremista de lo salvaje, convirtámonos en animales y los espíritus de nuestros ancestros nos guiaran por el camino que nos tienen preparado.

¡En nombre del Desconocido!

¡Con la Naturaleza Salvaje de nuestro lado!

¡Frente a la batalla gritemos HOKA HEY!

Hast Hax


Selknam: Ceremonias secretas reservadas a los hombres

Un poco de sabiduría desde el Sur.

Además de las clásicas ceremonias de iniciación a la pubertad, con el determinado fin de una formal y completa instrucción de los jóvenes pertenecientes a ambos sexos cuando llegan a cierta edad, existen en muchos pueblos salvajes otras muy características, reservadas exclusivamente a los hombres y con otra muy distinta finalidad. Se las denomina en general ceremonias masculinas, y corrientemente se celebran en reuniones organizadas en secreto. Sus representaciones son muy variadas, aunque ofrecen siempre, como característica general, una marcada hostilidad hacia el sector femenino de la tribu, para cuya práctica los hombres se disfrazan al celebrarlas con máscaras y caretas. Hoy puede afirmarse que reunión secreta y enmascaramiento son cosas sinónimas. No todas ellas han podido investigarse hasta el día de hoy, y por ello falta una explicación general sobre el origen de las mismas. Pero muy poco se yerra cuando se sitúa dicho origen en el círculo cultural del matriarcado, pues los hombres las han creado como una reacción y defensa contra la preponderancia económica de la mujer en el referido círculo cultural. Ésta excluyó al hombre de toda actividad económica y lo rebajó socialmente; con estas reuniones secretas los hombres han vuelto a recuperar su perdida supremacía social.

Las características generales de las mismas, con sus fiestas y danzas de enmascaramiento, nos la da a conocer el eminente especialista Prof. Dr. Wilhelm Schmidt con las siguientes palabras:

«Estando castigado bajo pena de muerte revelar el secreto a las mujeres y a los no iniciados, se reúnen los hombres en cerradas reuniones a las cuales sólo se admiten aquéllos que han tomado parte antes en otras ceremonias, que van acompañadas de las más duras pruebas. Nada se sabe con exactitud de lo que ocurre dentro de las mismas por el profundo sigilo con que se las rodea. Hasta dónde ha sido posible averiguarlo, siempre se encuentra en ellas una veneración a los antepasados, unida al culto al cráneo. Pero en lugar de venerar a los antepasados femeninos, a la madre de la tribu, que sería propio de esta clase de cultura y que es el que se practica públicamente por las mujeres, se dedican a los hombres a rendir culto en ellas a los antepasados masculinos, esto es, a las personas fallecidas que se han destacado por algún motivo. Con disfraces en su cuerpo y caretas en sus rostros, que tienen su origen en el culto al cráneo, representan a los espíritus o, más bien, éstos se incorporan a ellos, y así enmascarados bailan sus danzas. Si el matriarcado prospera en regiones donde existe el patriarcado totémico, entonces se representan también a los antepasados animales totémicos, en forma de disfraces y máscaras de animales. Una parte de estas danzas y desfiles se celebra públicamente ante niños y mujeres para infundirles más respeto y temor, aunque los que representan dichos disfraces tienen que quedar siempre en el incógnito. En estrecha y natural relación con este culto al tótem, existen representaciones mitológicas de la luna.

Como fin práctico-social de estas reuniones, se puede indicar la aplicación del principio de autoridad y el sostenimiento del orden social. Precisamente por esto último, dichas reuniones secretas son celosas defensoras de las antiguas costumbres de la tribu contra toda influencia cultural europea. Las reuniones secretas del Mar del Sur son al mismo tiempo oráculos. En África tiene como fondo la magia del tiempo o de la lluvia; también en este continente, como ocurre en la liga Ndembo en el Congo, se efectúa una resurrección de los tótems, un despertar de un estado de narcosis e hipnotismo por medio de la magia. En Norteamérica se ofrecen mediante ellas maravillosos conocimientos de remedios curativos o de ayuda en caso de guerra. Pero en todas ellas sus miembros aterrorizan a las mujeres y a los no iniciados y los traen a jaque por los medios autoritarios que emplean, incluso la pena de muerte, que aplican a los que revelan el secreto a las mujeres, y a éstas cuando se han entrometido en el mismo o se han enterado de algo por casualidad. Por medio del temor a los espíritus que los hombres inculcan a las mujeres en dichas ceremonias, tienen éstas que prepararles una abundante comida a base de verduras, que ellos llevan para convidarse, y de cuyo convite quedan excluidas las mujeres».

 

Ante estas características generales acerca de las ceremonias secretas reservadas a los hombres, nos causa una justificada extrañeza que se practiquen en Tierra del Fuego, a pesar que estas tribus se encuentran viviendo dentro de la primitiva forma de la actividad económica nómada. En contraposición a esta extrañeza, yo sé de otros valores culturales de origen matriarcal que igualmente han hacho su entrada en la Tierra del Fuego, por ejemplo, cuando el padre simula haber tenido el parto. ¿Nunca será capaz la investigación de explicar con más exactitud el dónde y el cuándo con respecto a este punto? Por ahora, bástenos con saber que las tres tribus fueguinas poseen sus ceremonias secretas sin que sus participantes masculinos se encuentren asociados en ligas separadas. Precisamente por esta razón, estas ceremonias celebradas de vez en cuando no han quebrantado ni cambiado las características sociales de aquella cultura primitiva y, excepción hecha del plazo de tiempo que dura la reunión de los hombres, no existe en la vida de la tribu rastro alguno de aquella enemistad hacia la mujer. Tan sólo este argumento es suficiente para probar el tardío ingreso de los conceptos que fundamentan las ceremonias reservadas a los hombres, en el primitivo acervo cultural de los fueguinos. Se practican con todo detalle, y prescindiendo en absoluto de la mujer, únicamente entre los Selk’nam, que las llaman «Klóketen». Por eso paso por alto en la explicación siguiente, la descripción de las parecidas ceremonias entre Yámanas y Alacalufes; además, porque en estas últimas tribus ha disminuido considerablemente aquella primitiva hostilidad hacia la mujer. Como primer y último europeo las he conocido con los mismos detalles que un participante fueguino.

El origen de las reuniones secretas lo describe un antiguo mito, que se les refiere a los aspirantes admitidos en los primeros días de la misma. Se les amenaza al mismo tiempo con la pena de muerte, en el caso de que se atrevan a revelar algo a las mujeres de lo que pasa en la Gran Cabaña. Al verdadero jefe de toda la ceremonia le corresponde la obligación de contar dicho mito; todos los presentes lo escuchan con la mayor atención y seriedad. En resumen viene a decir las siguientes cosas extrañas:

 

En tiempos remotos, cuando sol y luna, estrella y vientos, montañas y ríos, así como todas las demás cosas y animales, andaban como seres vivos por esta tierra, como hoy lo hacemos nosotros, poseían entonces las mujeres todo el poder y autoridad sobre los hombres, como nosotros tenemos hoy la soberanía sobre las mujeres. Los hombres se hallaban sometidos y obligados a obedecer y ejecutar todos los trabajos caseros que les indicaban sus mujeres; también tenían que quedarse en las cabañas y no participan en las deliberaciones y resoluciones de las mujeres. El derecho a mandar se encontraba solamente en ellas y los hombres tenían que obedecer ciegamente sus indicaciones. Algunas mujeres astutas pensaron la manera de tener siempre a los hombres en la más completa sumisión. Entre ellas se destacó extraordinariamente la “mujer-luna” la esposa del “hombre-sol”, debido a su enorme poder. Ella fue la que inventó el secreto juego: cada mujer se pintaba su cuerpo de una determinada forma, se cubría su cabeza con un capuchón hecho con la corteza de un árbol, el cual le tapaba la cara, saliendo así desfigurada al exterior de la Gran Cabaña. Las mujeres les hicieron creer a los hombres de entonces que aquellos eran unos seres extraordinarios venidos del cielo o del centro de la tierra, a cuya arbitrariedad y omnipotencia estaban sometidos hombres y mujeres; que consideraban su labor preferida castigar duramente a los hombres que se opusieran a las órdenes de las mujeres. En realidad, aquellos seres extraordinarios no eran otra cosa que mujeres pintadas y enmascaradas, que con tales brujerías querían embaucar al mundo masculino para tenerlo siempre sometido por el terror.

Cierta vez se reunieron las mujeres en un césped muy llano y extenso y bailaron los «Klóketen» en la Gran Cabaña cupuliformes. Los hombres se tuvieron que quedar en el campamento cuidando de los niños y realizando todos los demás trabajos; con una frecuencia mayor tenían que ir de caza, pues los «espíritus» —así decían las mujeres— necesitaban mucha carne y se la pedían por medio de ellas. Un día regresó de la caza el sol, que era un magnífico cazador, con una enorme presa; traía un pesado guanaco sobre sus espaldas. Cansado echó la carne al suelo con mal humor y se sentó un rato detrás de un arbusto. Desde allí observó a dos jóvenes ya crecidas que se estaban bañando y divirtiendo plácidamente. Sin que lo notaran se acercó sigilosamente y escuchó con viva atención la conversación que mantenían. Se estaban divirtiendo de los astutos amaños de las mujeres y de la candidez de los hombres en creerlos. Como iluminado por un rayo comprendió el engañoso juego de las mujeres. Ahora lo veía claro todo: los referidos «espíritus» no eran seres de otro mundo, sino auténticas mujeres enmascaradas.

Inmediatamente participó a unos cuantos hombres aquel engaño, aunque con el mayor secreto. Que cada cual lo fuera averiguando a su manera. Cuando se habían convencido plenamente de quiénes eran los espíritus «Klóketen», se decidieron a realizar un terrible acto de venganza. Armados con palos formaron un compacto grupo y se acercaron a la Gran Cabaña, sin temer a las amenazas que se les hacía por parte de las asustadas mujeres, atropellaron al grupo de las que allí estaban y mataron a todas las que lo componían. Únicamente no se atrevieron a matar a la “mujer-luna”, pues podría desplomarse todo el firmamento. Pero en aquella lucha recibió muchas heridas y quemaduras, que se pueden reconocer todavía hoy en su rostro. Se escapó al firmamento y su esposo salió tras ella, sin que la haya podido alcanzar. Después que los hombres derribaron a todas las mujeres en aquella terrible lucha, regresaron rápidamente a sus campamentos, donde dieron muerte a todas las jóvenes que se habían quedado en él. Solamente respetaron a las que no habían cumplido todavía los dos años. Al mismo tiempo ocurrió un cambio trascendental: las mujeres que habían podido escapar huyendo a toda prisa se transformaron en animales, reconociéndose todavía hoy en sus cuerpos las pinturas que tenían cuando estaban en la Gran Cabaña.

Después de todo esto los hombres se retiraron a deliberar. Los que tenían más experiencia propusieron un programa para desarrollar una ceremonia secreta, exactamente igual a la que antes habían tenido las mujeres. Desde entonces quisieron guardar sólo para ellos el secreto de los «Klóketen» y ocuparse en el mismo con la idea de intimidar a sus futuras mujeres por el terror y tenerlas sometidas en perpetua sumisión. Nunca más podrán recuperar las mujeres su anterior dominio ni intentar disputárselo a los hombres. Éste fue el plan que pensaron. Desde entonces vigilan y guardan el secreto con solícito cuidado.

El que hablaba terminó su relato de aquel mito primitivo con las siguientes palabras:

Así refiere la historia el gran engaño de las mujeres en aquellos remotos tiempos. Desde que ocurrió aquella gran transformación, ya no pueden acudir a la Gran Cabaña nada más que hombres. Cuando los adolescentes saben callar, entran aquí como aspirantes. Ahora que acabo de contaros todo esto, sabréis quiénes son los «espíritus»: ¡Un juego de hombres! Guardaros de revelar esto a las mujeres. ¡El último de nuestros hombres tendrá que llevarse consigo este secreto a la tumba! Nunca debe saber una mujer los espíritus que los hombres representamos en la Gran Cabaña. Nosotros nos pintamos, nos ponemos las caretas y así desfigurados salimos fuera para que al vernos la gente que vive en las cabañas próximas nos tome miedo. ¡Guarda este secreto!

Los hombres los han guardado con la mayor seriedad y las indias siguen confusas todavía hoy en la errónea creencia de los espíritus Klóketen. Muy en grave peligro de mi vida me encontré porque quise imprudentemente fotografiar un «espíritu» cuando se ponía la careta. A todas luces se revela la hostilidad hacia la mujer en dichas ceremonias secretas, pero dicha hostilidad existe, como ya lo he mencionado, únicamente mientras que duran las referidas ceremonias.

Para su celebración se utiliza una amplia cabaña cupuliformes con una espaciosa entrada abierta, orientada hacia delante; siete pilares de madera, cada uno con su respectivo nombre, constituyen por así decirlo el sostén principal. En su interior falta toda clase de adorno y en el centro del suelo arde constantemente el fuego para protegerse contra aquel rudo clima; a su alrededor y apoyándose en la pared de la cabaña se sientan en cuclillas los participantes encima de la leña esparcida. Corrientemente se levanta la Gran Cabaña en el lindero de un prado abrigado, rodeado por un bosque. Se guarda una distancia de unos 200 pasos del auténtico campamento, desde donde pueden ver todas las personas a través de la abierta llanura.

Entre los Selk’nam las ceremonias reservadas a los hombres están mezcladas con las de iniciación a la pubertad. Como aspirantes pueden asistir los jóvenes que hayan cumplido por lo menos dieciséis años y están intelectualmente lo suficientemente desarrollados que puedan comprender los secretos de dichas ceremonias. Los hombres ancianos se ponen fácilmente de acuerdo acerca de dónde y cuántos han de ser los muchachos que han de admitirse al mismo tiempo. Todos los padres procuran que sus hijos participen en ellas cuanto antes, porque después de ellas se les considera como miembros perfectos de la comunidad y pueden contraer matrimonio. Entre los Yámanas se adquiere un cierto derecho para poder entrar en las ceremonias reservadas a los hombres, cuando se ha participado dos veces como aspirante en las de iniciación a la pubertad. Quien entre los Alacalufes sale con éxito una sola vez de aquéllas, puede tomar parte inmediatamente en las reservadas a los hombres.

Entre los Selk’nam experimenta el aspirante un trato muy duro semejante en todo lo que se dispensa a los examinandos en las ceremonias de iniciación a la pubertad de los Yámanas: una postura en cuclillas dolorosa e inmóvil, un silencio constante, mucha hambre, trabajos agotadores, cumplir constantemente los encargos de los hombres y ayudarles en sus preparativos para la aparición de los «espíritus». Además de enterarse del secreto de las ideas fundamentales que presiden la ceremonia, recibe cada joven, durante ciertos períodos de tiempo, unas largas instrucciones de un hombre anciano, muy apreciado por todos por la integridad de su carácter. En la más persuasiva forma se enseña a cada aspirante la conducta que debe llevar con sus padres y compañeros de tribu, al mismo tiempo que se le exhorta a una especial cautela ante las mujeres. Se le explican los deberes de miembro de la tribu como esposo y como padre, proporcionándole por las prácticas reiteradas una cierta destreza en la elaboración de sus armas y en los trabajos de cada día. Insistentemente se le inculca que ayude desinteresadamente a sus compañeros y que tenga una fidelidad inquebrantable en el cumplimiento de sus deberes, porque «Teumaukel», la deidad suprema, exige esta actitud por toda la vida y siempre está vigilando su cumplimiento. La mayoría de las veces se oyen estas instrucciones con éstas o parecidas palabras:

Te dejamos participar en estas fiestas, porque ya eres suficientemente inteligente. Ahora ha llegado el momento en que dejes de ser un niño; pórtate desde hoy como hombre. Fíjate bien: nosotros los hombres no hemos inventado estas fiestas, proceden de las mujeres de tiempos remotos, de las que las hemos tomado nosotros. ¡Guarda consciente y sin quebrantar este secreto!

Al empezar se hace pasar al aspirante por una dura prueba de su valor. Después se le cansa con agotadores paseos a través del bosque y de escarpadas montañas; se le va acostumbrando a las quejas sobre el mal estado del tiempo, sobre el fracaso en la caza y otras cosas desagradables. Durante varios días tienen que acampar estos muchachos al aire libre, bajo el agua y la nieve, se les hace correr estando completamente agotado por la escasa alimentación a base de unos bocados de carne al día; todo esto lo hacen con el fin de hacer de ellos unos hombres aptos, resistentes y completos. Bajo la dirección de los hombres más expertos se ejercitan en el manejo del arco y loa flecha, con los cuales adquieren una segura puntería; se les moviliza con frecuencia para las luchas y carreras, pues los jóvenes con tipos fuertes y ágiles son muy deseados por las mujeres y muy apreciados por todos. En resumen, con esta severa autodisciplina, con estas prácticas y enseñanzas, se capacita a la juventud en los Klóketen para sus deberes posteriores como hombre y esposo.

Junto a esta obligación de los jóvenes de recibir dichas enseñanzas en las ceremonias reservadas a los hombres, no se deja a las muchachas que pierdan la oportunidad de una preparación semejante, preparándolas para el desempeño de sus misiones como madre y esposa. Como ya es sabido, los Yámanas y Alacalufes obligan a sus muchachos a que participen en las ceremonias de iniciación a la pubertad al mismo tiempo que a sus jóvenes; ambos sexos reciben en ellas su adecuada instrucción y formación. Pero entre los Selk’nam esta formación se la dan a las jóvenes mujeres ya expertas y casi siempre es pedida por su propia madre, en el momento que se presentan a su hija los conocidos síntomas de la pubertad. Durante varios días experimentan el oportuno asesoramiento por parte de mujeres especialistas, mientras que se le imponen determinadas privaciones en la comida y una mayor actividad en todos los trabajos.

Volvamos a hablar de las otras misiones de estas ceremonias secretas, esto es, de la intimidación de la población femenina del campamento por la mascarada de aquellos inquietos hombres. Su plan consiste fundamentalmente en hacer aparecer uno o varios espíritus, cada uno de los cuales se puede fácilmente reconocer por su enmascaramiento propio y por la pintura de su cuerpo, desahogando su personalidad buena o mala con determinados actos. Los hombres dan a conocer a todos los que se encuentran en el campamento, valiéndose de unos gritos especiales o con voces, la aparición de cada uno de aquellos espíritus ante la Gran Cabaña, para que la gente se prepare a la visita que les va a hacer a sus respectivas cabañas. No existe un desfile de espíritus propiamente dicho. Todo el programa del día, en sí tan sencillo, permite mucho tiempo libre para ello, porque dicho programa no está sujeto a un patrón fijo. Los salvajes se dejan impresionar por la impresión del momento, por el tiempo que hace y por las cosas más nimias para resolver algo y aún para las decisiones más importantes.

A nadie se le deja parar. Casi siempre se levantan los examinados al amanecer después de un breve sueño de cuatro horas y andan por el bosque o zonas montañosas; hacia las catorce horas regresan a la Cabaña. Los jóvenes y los hombres casados que lo desean, se pasan la noche en la Gran Cabaña y se levantan cuando ya está amanecido. Cada uno de ellos se pintan y corren como espíritus Schoorte por el campamento, sacuden algunas cabañas, arrastran unos objetos de acá a allá, molestan y golpean a las mujeres que están echadas en el suelo cubiertas con sus mantas de piel y vuelven al final corriendo a la Gran Cabaña. Después, entre las doce y trece horas, vuelven a aparecer otros espíritus del mismo nombre, uno solo, dos y, a veces, hasta tres; se comportan lo mismo, esto es, ocasionan muchos daños y molestias a las mujeres. Los que viven en el campamento tiene que arreglar de nuevo sus moradas, con ganas o sin ellas, una vez que los espíritus han desaparecido.

Cuando el sol de mediodía se empieza a ocultar, surge en la Gran Cabaña una gran actividad. Los espíritus Klóketen de rango superior, con sus pinturas y máscaras características, aparecen en esos momentos, mostrando sus particulares danzas y exhibiciones, manteniendo perplejas por espacio de varias horas las miradas de todos los que moran en el campamento, a veces hasta cerca de medianoche. Unos días aparecen unos espíritus, otros días, otros, según les viene en gana a los hombres de la Gran Cabaña, y nunca existe un desfile de los mismos, esto es, aparecen aisladamente. Aproximadamente una hora antes de la presentación pública del espíritu que sea, las mujeres repiten un monótono canto, para disponerlo favorablemente y procurando halagar al espíritu que se espera.

En el transcurso de la ceremonia, los hombres llegan a representar más de una docena de aquellos espíritus; cada uno de ellos se conoce fácilmente por los atavíos que se coloca y por el grito que anuncia su llegada; las mujeres están al tanto del carácter e intención de cada uno. Si se presenta uno que es malo y mata a los hombres, entonces las mujeres, angustiadas y llenas de terror, se ponen a llorar amargamente; conmovido por ello, un buen espíritu devuelve la vida a los hombres que han fallecido. A un espíritu le agrada la lucha, mientras que otro se luce describiendo movimientos rapidísimos. Uno se pone una deforme cabeza encima de su esquelético cuerpo, otro aparece con un vientre monstruoso. Como espíritu que manda sobre todos los hombres y que influye sobre todas las cosas, se considera al espíritu Chalpe, un ser femenino procedente del infierno. A veces sube hasta la Gran Cabaña y su venida se da a conocer a todos los que viven en el campamento por unos gritos y unos gemidos característicos de todos los hombres; los vecinos del campamento sufren entonces sus molestias en grado sumo. Hay que observar que a las mujeres se las tiene en la creencia de que todos los aspirantes se encuentran bajo tierra, prisioneros de la Chalpe, durante el tiempo de las ceremonias, a cuyas voluntades se han entregado sin la menor resistencia. Todo esto está preparado de tal forma que ningún aspirante se presenta sin careta a la gente del campamento.

Muy variada y diferente es la serie de los espíritus Klóketen. Sus distintas representaciones les cuesta a los hombres mucho trabajo y a la gente que vive en el campamento les proporcionan muchos disgustos y molestias. Con una maravillosa rapidez representan los hombres sus papeles de simulación y engaño. Se comportan externamente como si estuvieran agotados por los tormentos y torturas de los espíritus; ellos pretenden hacer creer que toda la carne que las mujeres han traído para ellos y los espíritus, ha sido consumida por estos últimos. Con ello mueven la compasión de las mismas y así en los momentos de alegría se regalan con opíparas comidas en el interior de la Gran Cabaña, pudiendo de esa forma realizar sus astutos planes. Es natural que procuren confirmar a sus mujeres en la creencia en los espíritus Klóketen para no perder nunca su actual supremacía. En realidad, toda la población femenina está convencida de la eficacia y autenticidad de los espíritus que se presentan. Es muy significativo, para comprender el sentido de estas ceremonias secretas, que en la representación de los espíritus actúa decisivamente un hechicero junto a la Gran Cabaña.

Cuando al cabo de una reunión, que dura de tres a seis meses, se empieza a sentir un cierto cansancio entre los hombres, cuando la caza cercana empieza a escasear, cuando una muerte imprevista quita las ganas de divertirse y, sobre todo, cuando ya se hacen insoportables los continuos paseos por el bosque o se interpone algún que otro hecho de importancia —siempre que como es natural, los aspirantes hayan alcanzado la debida formación—, terminan los hombres con su mascarada. Todas las máscaras, hechas a base de corteza de árboles, pues solamente en casos de necesidad se confeccionan de pieles, son tratadas desde un principio con el mayor cuidado; se les mete en un lugar oculto del bosque, en el hueco de un árbol, para conservarlas hasta la próxima fiesta. No está permitido quemarlas y hay que ocultarlas como sea de que las vean las mujeres. El día señalado por el jefe hacen desaparecer todos los restos de sus banquetes en la Gran Cabaña y apagan después el fuego. Varios hombres viejos reúnen a todos los participantes y se dirigen sin ninguna otra formalidad al campamento; el grupo de jóvenes le sigue a corta distancia. Cada uno va buscando, como es natural, la cabaña donde vive. Los aspirantes se muestran muy serios y reservados; se comportan como si hubieran olvidado a todos sus parientes femeninos. Las madres se vuelven locas de alegría al ver de nuevo a sus hijos, tanto tiempo ausentes; contentísimas por su regreso, le pintan la cara y le dispensan todos los cuidados posibles, procurando hacerles olvidar los sufrimientos y privaciones pasadas, con buenas y abundantes comidas.

Casi en silencio se dispersan entonces las distintas familias, y cada una vuelve a dedicarse a la acostumbrada vida de cacería nómada. Los aspirantes han aprendido una valiosa enseñanza para ellos, las mujeres vuelven a sentirse sometidas a los hombres y éstos se sienten seguros y satisfechos en la tranquilizadora certeza de no perder su supremacía. En la monotonía diaria nada recuerda las ceremonias reservadas a los hombres, y la vida familiar transcurre tranquila en el mutuo aprecio de los esposos y en el cariño sincero a sus hijos. Estas ceremonias constituyen evidentemente cuerpos extraños en la equilibrada organización social de un grupo de humanidad primitiva como la de nuestros fueguinos.

Ya he referido anteriormente que poco después que terminaran aquellas ceremonias secretas, que como primer europeo había presenciado entre los Selk’nam en el interior de la Isla Grande, una epidemia de gripe acabó con los últimos supervivientes de aquella antigua tribu. Desde entonces no se han vuelto a celebrar. A mí me deparó la inestimable oportunidad de participar en las últimas Klóketen, pudiendo salvar para la ciencia todas sus particularidades.

P. Martín Gusinde

“Los fueguinos”, capitulo XIII


El Regreso del Guerrero

Ramon Elani

“La guerra… es un medio para lograr un objetivo individual: el deseo del guerrero por la gloria, el propio guerrero es su propio objetivo. No quiere al poder, sino a la gloria.”

Clastres

Soy una lanza que ruge por sangre. Canción de Amergin. Rechazando totalmente las ideologías del humanismo y el progresismo, yo planteo la figura del guerrero salvaje. La sociedad de guerra, entendida como opuesta en todos los sentidos a la guerra mecanizada anónima de los siglos XX y XXI, rompe con la sociedad del Estado, la sociedad del mundo tecno-industrial.

El guerrero se encuentra en el cruce de la vida y la muerte, el humano y el animal, la memoria y el olvido.

Negociando en la constelación de cosmopraxis, esa es su tarea.

Eduardo Viveiros de Castro llama la atención sobre las diferencias en los tratamientos de los muertos entre las tribus andinas y de tierras bajas.

En el caso de los primeros, las tradiciones incaicas de sepultura y el complejo industrial funerario veneran a los antepasados, a los fundadores del estado, a los burócratas, a los administradores. En los últimos, en las sociedades de guerra, los muertos son tratados como enemigos, para ser erradicados y olvidados por la ingestión ritual. Hay una guerra entre los vivos y los muertos. Los que adoran a los muertos refuerzan las cadenas de la esclavitud. Los que los devoran salvajemente afirman su propia autarquía.

 

El guerrero renuncia a la herencia, no se puede ganar el linaje de honor. Sólo sus propios actos de valor pueden otorgarle la gloria que busca. En lo que sigue, contextualizo la figura del guerrero a propósito de su más elegante teórico, Pierre Clastres.

La voz de Clastres habla como un eco de las cosas olvidadas. Una tendencia, un gesto que camina a nuestro lado pero escondido en las sombras por milenios. Conocemos las palabras de Clastres antes de que las hayamos escuchado. El fuego del guerrero oscila dentro de todos nosotros. De Castro dice: “A veces se tiene la sensación de que es necesario leerlo [a Clastres] como si fuera un obscuro pensador pre-socrático”. De hecho, podemos percibir realmente la esencia del mundo en los fantasmas sangrientos que conjura. De Castro nos señala la comparación de Clastres entre los chamanes guaraníes y Heráclito. Todas las filosofías del dinamismo y del mundo se tejen para formar una bandera contra el monolito de la máquina. Si, a pesar de su resonancia ctónica atemporal, leer a Clastres nos llena de la experiencia de la extrañeza, del destino, de las tinieblas y del misterio, podemos ver que todo lo que necesitamos hacer es quitar las cortinas de nuestros ojos.

Clastres nos invita a escuchar una vez más el latido del tambor que resuena en nuestra sangre. Cuando nos zambullimos en las lagunas familiares y turbias del alma guerrera, nos recuerda Clastres, que sólo hay una pregunta: ¿hasta qué punto estamos realmente dispuestos a ir? Comprendió, cómo también debemos, saber que el destino cósmico de nuestra civilización está en juego.

Nada es más anticuado que el hombre de guerra: hace tiempo que se ha transformado en un personaje totalmente diferente, un militar.

Es tentador y común, dice De Castro, pensar en Clastres como un erizo, que sólo tiene una idea pero es vasto y va más allá de toda medida. El guerrero primitivo se opone al estado. La guerra tribal, en toda su brutalidad y crueldad, existe para prevenir la aniquilación del universo. Como veremos, sin embargo, la escritura de Clastres detona en una galaxia de poesía y filosofía, difusa y brillante contra el cielo oscuro. En última instancia, no es el Estado, sino el significado de la humanidad misma que el guerrero expone y arrastra a la luz.

En palabras de Claude Lefort: “Sólo el hombre puede revelar al hombre, qué es hombre”. Así, lo que Clastres nos muestra sobre el significado de la violencia y la guerra que se convierte en una preocupación metafísica, no meramente y de hecho, en oposición al ámbito de la política. Los límites, las demarcaciones de territorio son transgredidas por el guerrero.

En su ausencia de esta fuerza transgresora, somos ganado domesticado. El guerrero, que asalta, secuestra y quema, cruza todas las líneas y resiste todo control más allá de su propio significado. Es solo la gloria y los profetas, quienes lo dirigen hacia su logro, que lo impulsan.

Él viene, se va. Las leyes que sigue reemplazan a la mezquindad del Estado. La monstruosidad de la sociedad tecno-industrial sobrecodifica y sobredetermina cada oportunidad. Nada amenaza su hegemonía como la desterritorialización de la guerra. Por esta razón, la figura del nómada, entendida como proto-guerrera, ha sido tomada por pensadores como Bruce Chatwin, Deleuze y Guattari.

Clastres dirige nuestra mirada al guerrero, sosteniendo orgullosamente un mundo de multiplicidad con cada empuje de la lanza y cada cuero cabelludo ensangrentado que adorna las paredes.

A lo largo de su obra, Kleist celebra la guerra achine… Goethe y Hegel son viejos junto a Kleist.

En el ser-para-la-guerra, la muerte es un acontecimiento biocosmico que produce la alteridad.

El guerrero se apresura hacia la muerte. Los muertos continúan luchando en forma de espíritu, el chamán blandiendo su hacha es asediado por ellos en todo momento. El chamán Yanomami Kopenawa dice que cuando la tierra empieza a pudrirse “los seres humanos se convertirán en otros, tal como sucedió en el principio de los tiempos”.

Espíritus vengativos cortarán el cielo en pedazos con sus machetes, el bosque detrás del cielo caerá sobre nosotros. Tan rápido será el fin que no tendremos tiempo de gritar. Los espíritus, desatados de la tierra, romperán el sol, la luna y las estrellas. Y no habrá más que oscuridad.

 

Es el año 1970. Pierre Clastres vivió entre los Yanomami y los declaró como “la última sociedad libre del mundo”.

Él comenta de sus increíbles flatulencias, un producto de los altos niveles de plátano en su dieta. Por la noche Clastres se quedaba solo en el campamento con las mujeres porque los hombres se iban de incursión. Atacan a sus enemigos por la noche y volvían a la selva para evitar un inevitable contraataque rápido. Los muertos son quemados sobre una pira, sus huesos molidos a polvo para ser aspirados. Días de ocio y risa eran marcados por incursiones a través del río. Las canoas estaban llenas de hombres cubiertos de cicatrices.

Los hombres se reunían en la tierra para hacer duelo sobre las esposas con palos. Clastres viajaba con varias canoas de guerreros armados para comerciar drogas. Las semillas alucinógenas necesitan crecer sólo en el territorio de una tribu en particular. Tienen un estrecho control sobre su monopolio. Además de las herramientas y otros artículos útiles del comercio, había una gran demanda de artículos de prestigio. Estos incluían vestidos de mujeres, que eran usados por los guerreros, que no tenían ninguna preocupación por los trajes de género. Soplaban la droga en las fosas nasales de cada uno a través de tubos de caña. Cuando Clastres se preparaba para irse, un joven de la otra tribu saltó a su canoa. Quería ir con ellos. Su madre la tiró hacia atrás y la golpeó con una paleta. Con la ayuda de varias otras mujeres, lograron bajarla de la canoa. Ella las mordía.

El mar como un espacio liso es un problema específico de la máquina de guerra.

Los chicos de la sociedad yanomami, observaba Clastres, eran “animados a demostrar su violencia y agresión. Los niños jugaban juegos que a menudo eran brutales. Los padres evitaban consolarlos. El resultado de esta pedagogía era formar guerreros”. Los misioneros han fracasado completamente en disipar su amor por la violencia. Armas regaladas por los Salesianos, con la condición que se utilizarían para la caza y nada más, fueron rápidamente integradas a la máquina de guerra Yanomami. “Traté de convencer a los guerreros para que renuncien a una victoria fácil”, escribe Clastres, “Estos no son santos”. La presencia de armas de fuego, por supuesto, hace posible masacres a gran escala. Clastres señala, sin embargo, que es una práctica común invitar a una tribu a festejar con la intención de matarlos a todos. Tales actos nunca se olvidan y las peleas de sangre se transmiten a través de las generaciones. En un día con veintiuna horas de tiempo libre, hay amplias oportunidades para cultivar la animosidad de los enemigos.

 

Como Clastres escribe en su diario: “Una tarde entre los Karohiteri, estalló una tormenta, precedida por violentos torbellinos que amenazan con llevarse los tejados. Inmediatamente, todos los chamanes se colocaron a lo largo de las tiendas, de pie, tratando de empujar hacia atrás el tornado. Este viento, estas ráfagas, son de hecho espíritus malignos, seguramente enviados por los chamanes de una tribu enemiga.”

Por fin el chamán, al captura a los espíritus malignos en una canasta, los corta en pedazos con su hacha.”

Clastres desprecia la paz. Su sueño y oración por los Yanomami es “mil años de guerra! ¡Mil años de celebración! Armonía”, él escribe, se gana sólo a través de la excavación de minas, perforación de petróleo, fábricas y centros comerciales, policías.

La tesis de que Clastres más conocida, es simple: el Estado permanente en guerra, que se encuentra en la mayoría de las sociedades indígenas es una estrategia deliberadamente empleada para retener la segmentación territorial e impedir el desarrollo del Estado o de la cultura monolítica.

La guerra tribal se resiste a la globalización.

Clastres dice: La máquina de guerra es el motor de la máquina social: el ser social primitivo se basa enteramente en la guerra, la sociedad primitiva no puede sobrevivir sin guerra.

Cuanta más guerra hay, menos unificación existe, y el mejor enemigo del Estado es la guerra. La sociedad primitiva es la sociedad contra el Estado en que está la sociedad-por-la guerra.

Así los Incas, consagrados en sus templos de piedra y ciudadelas de cielo, miraban a las tribus del bosque con miedo, odio y disgusto. Para los perfumados aristócratas incas, los habitantes sin ley de los pampas y las selvas eran menos que humanos. En este sentido, fijaron el estándar que más tarde adoptarían los españoles al tratar con todos los amerindios.

La sociedad tecno-industrial condena la violencia aun cuando facilita y hace posibles grados y tipos de violencia inimaginables, incluso para las sociedades tradicionales más sanguinarias y crueles. Se nos enseña a temer y a aborrecer la violencia. Se nos enseña que no hay sentido en la guerra. Aun cuando esta cultura hace una guerra despiadada contra el cosmos mismo. Esta incoherencia resuena en toda la sociedad.

Cuando Clastres escribió sobre la violencia entre los Yanomami, Tupi-Guaraní y Guayaki en los años 60 y 70, la cultura entre los antropólogos no fue diferente. La violencia fue descartada de la erudición, o fue desplegada por etnógrafos racistas para denigrar a las sociedades primitivas.

Clastres no temió al cuchillo y vio en el derramamiento de sangre, una verdad que ha sido reprimida y olvidada.

Cuando los europeos, escondidos como cangrejos ermitaños en su armadura de acero, llegaron a las costas de América del Norte y del Sur, Australia, África, Siberia y las Islas del Pacífico, fueron golpeados sin excepción por el amor a la guerra que encontraron entre la gente. Los nómadas y los agricultores por igual, las comunidades primitivas eran vistas como “apasionadamente dedicadas a la guerra”. Para los europeos, este amor a la guerra no podía existir con su doctrina de la paz: los indios tenían que aprender a abandonar sus caminos violentos a través de cientos de años de tortura, etnocidio y genocidio.

No importa donde busquemos entre las comunidades primitivas, encontraremos violencia ardiendo como una antorcha en la noche oscura. Para todas las variaciones culturales y los matices, esta cosa parece ser universal.

El mito del primitivo pacífico es pernicioso. Como lo haremos ver más abajo, parte de la razón por la que este mito existe en primer lugar, es por la ausencia de una comprensión de lo que la guerra significa fuera del contexto de nuestras propias concepciones atrofiadas y reprimidas sobre la violencia. Clastres escribe: “una imagen surgió continuamente de la infinita diversidad de culturas: la del guerrero”. ¿Cuál es el significado de esta figura? ¿Cómo explicamos o entendemos el amor universal a la guerra? ¿Qué significa para nuestra sociedad haber dado la espalda a esta fuerza primordial, abandonarla para que sea obra de robots o empleados corporativos estériles?

Hemos perdido “el espectáculo de nuestra libre vitalidad guerrera”. Y ha sido reemplazada por una paz más asesina y vil.

Los antropólogos han intentado comprender la violencia primitiva en una variedad de maneras, y gran parte de su pensamiento ha sido laico. Se hacen eco de los dones envenenados de La Ilustración.

El significado de la violencia es consistentemente mal interpretado. La figura del guerrero y su búsqueda de la gloria, desechada y devaluada. Y debido a esto, la totalidad del espíritu primitivo es mal entendido.

En el primer caso, se argumenta que la violencia y la guerra simplemente evolucionaron como un mecanismo de supervivencia a través de la caza. Andre Leroi-Gourhan es uno de los principales defensores de esta teoría. Para Leroi-Gourhan, el guerrero es simplemente una extensión del cazador. La necesidad de alimento de la humanidad, produjo al cazador y al cazador-al hombre que poseyó armas y supo cómo usarlas, produjo la guerra y el guerrero.

Leroi-Gourhan escribe: “A lo largo del tiempo, la agresión aparece como una técnica fundamental ligada a la adquisición, y en con el primitivo, su papel inicial es la caza donde la agresión y la adquisición alimentaria se fusionan”.

En otras palabras, si la agresión es innata, lo que parece ser, entonces debe servir a una función evolutiva.

Leroi-Gourhan imagina que el instinto para la violencia debe ser utilizado productivamente y en ese sentido, su mente está limitada por necesidades banales como la comida. La violencia para él no es más que un impulso depredador, ajustado a través del prisma de la economía social. Clastres corta a de Leroi-Gourhan, como un cuchillo caliente a través de la grasa.

Nuestro desacuerdo con Leroi-Gourhan no es que él trata a los seres humanos como animales, por el contrario. La diferencia es que atribuye el instinto animal equivocado a la violencia humana. “La sociedad humana”, escribe Clastres,

“no proviene de la zoología, sino de la sociología”. Clastres desarma a Leroi-Gourhan con una facilidad y destreza sorprendentes que cualquier cazador ya habrá notado. La agresión está totalmente ausente en la experiencia de la caza.

De hecho, para cazar en una mentalidad agresiva prácticamente se asegura de que usted vaya a casa con hambre. Como dice Clastres, “lo que motiva principalmente al cazador primitivo es el apetito, la exclusión de todos los demás sentimientos”.

También permite la importancia del ritual en la caza. La agresión está totalmente ausente. Los motivos para la guerra y la violencia en las culturas primitivas, explica Clastres, son mucho más profundos. La guerra es pura agresión, el deseo de aniquilar a su enemigo, el deseo de bañarse en sangre, de levantar trofeos espeluznantes a los cielos. No, una necesidad mucho mayor que el hambre está en el discusión aquí. Clastres dice: “Incluso entre las tribus caníbales, el objetivo de la guerra nunca fue matar a los enemigos para comerlos”. Tanto para Leroi-Gourhan y su “discurso naturalista” de la guerra.

La segunda, y tal vez la más persistente teoría de la primitiva violencia, se basa en la economía. Esta creencia es generalizada en todos los niveles de la sociedad. La gente comete violencia y va a la guerra por los recursos y la riqueza material. Esta noción va inevitablemente, acompañada de un desprecio por el acto de violencia: es sólo un camino, una estrategia de los pobres, de aquellos que no tienen otro (mejor) recurso. Como observa Clastres, esta idea se considera tan obvia que apenas requiere justificación. La violencia surge de la competencia por la escasez de recursos.

En nuestros corazones sabemos que esto no es verdad. Qué insatisfactorio argumento. Los orígenes de esta creencia se pueden rastrear, Clastres nos dirige al siglo XIX, en el que se dio por sentado que la vida primitiva era de “pobreza y miseria”. El primitivo aquí se imagina como un ciudadano indigente y miserable del mundo tecno-industrial, que ha sido cruel y vicioso por la privación y la escasez. Puesto que son incapaces de proveer por sí mismos, deben ir a la guerra por los desechos.

 

Esta noción de la escasez primitiva es reforzada por la antropología marxista. Clastres, que fue miembro del Partido Comunista hasta 1956, entiende las trampas del progresismo. “Qué es el marxismo si no la teoría marxista de la historia”, escribe Clastres. Para que este aparato funcione, debe demostrarse que las primeras etapas de la historia humana son deficientes:

Para que la historia pueda ponerse en marcha, para que las fuerzas productivas puedan tomar ala, estas mismas fuerzas productivas deben existir primero al comienzo de este proceso en la debilidad más extrema, en el más subdesarrollo total: Falta de esto, no habría la menor razón para que ellos desarrollaran, y no sería capaz de articular el cambio social.

Desafortunadamente, como está bien establecido, las culturas primitivas experimentaron escasez muy pequeña y su capacidad productiva era enorme.

Aquí Clastres reitera a Marshall Sahlin, “las sociedades primitivas, ya sea una cuestión de cazadores nómadas o agricultores sedentarios son… verdaderas sociedades de ocio”. A la luz de esto, la teoría económica de la guerra primitiva se derrumba completamente. La idea de ir a la guerra con una tribu vecina por comida u otro recurso es perfectamente absurda. Como señala Clastres, las comunidades primitivas son profundamente autosuficientes y cuando el comercio es necesario, ocurre pacíficamente entre vecinos. También se observa que numerosas comunidades primitivas se enfrentaron por tal abundancia de manera dramática, que desarrollaron festivales dedicados exclusivamente a la destrucción ritual de los recursos. Nadie fue a la guerra solo porque tenía hambre.

La teoría antropológica final de la guerra primitiva que Clastres identifica está encarnada en la idea del intercambio.

Aquí encontramos a Clastres enfrentado a su maestro Claude Levi-Strauss. Para Levi-Strauss, la guerra primitiva es el lado sombrío del comercio primitivo. Las comunidades están obligadas a participar en sistemas de intercambio. Cuando estos sistemas son exitosos, experimentan un comercio productivo y mutuamente beneficioso. Cuando el intercambio se derrumba o se vuelve frágil, la guerra estalla. Levi-Strauss escribe que “los intercambios comerciales representan guerras potenciales resueltas pacíficamente, y las guerras son el resultado de transacciones desafortunadas”.

Esta visión de la guerra, la presenta como un terrible accidente, argumentando implícitamente que el comercio es una forma superior de interacción social. ¡Cuán rápidos somos para recibir el sufrimiento del espíritu si nos salvara del sufrimiento de la carne! Y sin embargo, cuán rápido el cuerpo se cura mientras el espíritu se aferra a sus heridas.

¡Cualquier cosa menos la guerra! Grita la sociedad tecno-industrial y sus portavoces. ¿Pero aún podemos decir que el comercio no asesina y torturan a la carne? ¿No son los crímenes cometidos en nombre del comercio los que han ido más lejos que los de la guerra? Levi-Strauss y sus colegas no podían ignorar este hecho: el comercio es a menudo una alternativa a la guerra, y la forma en que se lleva a cabo, muestra que se trata de una modificación de la guerra. Sí, el comercio tiene un recuento de cuerpos que pondría en vergüenza a las mayores guerras de la historia.

En otras palabras, Lévi-Strauss ve el intercambio como el aspecto más elemental en la dinámica de un grupo primitivo.

Todo lo demás se entiende simplemente como una variación del tema. Clastres no aceptará esto. Es la guerra, se enfurece, lo que nos hace lo que somos.

En el mundo tecno-industrial vemos el comercio como un imperativo universal. Pero el comercio sólo es necesario cuando las comunidades se han debilitado y han perdido su capacidad de sostenerse. Sabemos que la vida dentro de las comunidades primitivas era de abundancia y ocio. Dado que, debemos reevaluar las nociones de Levi-Strauss de la guerra como simplemente un ejemplo de que el comercio ha ido mal. La esencia misma de la comunidad primitiva reside en su autarquía, “producimos todo lo que necesitamos (alimentos y herramientas), por lo que estamos en condiciones de prescindir de otros”.

En otras palabras, el ideal autárquico es un ideal anti-comercial. “Por supuesto, esto no quiere decir que el comercio no existiera en absoluto”, pero Clastres tiene toda la razón en desafiar el análisis de su maestro.

Sugerir que la relación en la vida primitiva con la guerra y el comercio es accidental y primaria, respectivamente, es exagerar radicalmente la importancia de las transacciones comerciales en esas comunidades.

Levi-Strauss nos haría creer que la guerra es el accesorio en relación con lo principal, que es el comercio. Así, escribe Clastres, Lévi-Strauss pasa por alto la importancia de la guerra.

El Islam temprano, una sociedad reducida a la empresa militar.

Así pues, si la guerra dentro del contexto primitivo no es un sustituto o una mutación del intercambio comercial, ni una lucha por el control de los recursos, ni un rasgo evolutivo desarrollado por los depredadores, ¿qué es? ¿Y cómo podemos entender su presencia casi universal? Estas son las preguntas que atormentaron a Clastres poco antes de morir (en 1977, a la edad de 43 años, en un accidente automovilístico). En el momento de su muerte, estaba trabajando en un nuevo libro que analizaba el significado de la guerra en la sociedad primitiva. Dos ensayos de ese volumen permanecen inacabados. En estos textos, Clastres perfeccionó su idea de que la guerra y la tortura, fueron deliberadamente implementadas por las comunidades primitivas para prevenir la aparición del estado, u otras potencias hegemónicas y así prevenir la desigualdad radical. La violencia que se imponía casi constantemente a todos los miembros de la sociedad recordaba a todos su lugar:

“La ley que llegan a conocer en el dolor, es la ley de la sociedad primitiva, la cual dice a todos: Ustedes no valen más que nadie; usted vale no menos que cualquier persona. La ley, inscrita en los cuerpos, expresa el rechazo de la sociedad primitiva a correr el riesgo de la división, el riesgo de un poder separado de la sociedad misma, un poder que escaparía a su control. La ley primitiva, cruelmente enseñada, es una prohibición de la desigualdad que cada persona recordará.”

Este es el monismo de la vida primitiva. La violencia cultiva el conjunto de multiplicidades, para tomar prestada una frase de los seguidores de Clastres, Deleuze y Guattari. Además, Clastres demostró, contra Hobbes, que la guerra sólo ocurrió entre los diferentes grupos, no dentro de ellos. Volvemos a donde empezamos, la guerra no es más que la búsqueda de la gloria.

El punto clave que se debe hacer acerca de la guerra en el contexto tribal, es que ella misma es la meta, es una respuesta a una necesidad. Para Clastres, la sociedad primitiva es singular y plural, difusa y concentrada, dispersa y congelada.

No es de extrañar que su obra fuera tan influyente para Deleuze y Guattari, y su teorización de la naturaleza de la esquizofrenia y el rizoma. Podemos percibir inmediatamente la presencia sombría del cuerpo sin órganos en el análisis de

Clastres del grupo primitivo. El conjunto es mayor que la suma de sus partes. La tribu es un conjunto hecho de pequeñas rupturas en la forma de sus miembros. Clanes, órdenes militares, cofradías ceremoniales integran al individuo. ¿Qué somos? Estamos aquí. Somos el lugar. Somos las cosas asociadas con este lugar. Somos sus cosas. La localidad de la comunidad primitiva hace que su naturaleza sedentaria o nómada sea irrelevante. Ya se trate de agricultores asentados o de cazadores ambulantes, existe un lugar y un derecho territorial. Estar en el extranjero, lejos de casa es una experiencia de terror. En este sentido, hay también un “movimiento de exclusión”, aquellos que están más allá del bosque, más allá de la llanura, u otro. Podríamos sentirnos tentados a pensar en la guerra como un síntoma de territorialización.

Pero, ¿no creerían los antropólogos que las guerras se producen en defensa de las fronteras tribales? No lo es. La guerra es ofensiva. El territorio es invadido, penetrado, en lugar de mantenerse.

¿Cómo es que el mundo primitivo aparece como una galaxia de estrellas? Grupos independientes y bandas que cada una en su propia diferencia iluminan la noche.

Cada comunidad, en la medida en que es indivisa, puede pensar en sí misma como un Nosotros. Este Nosotros a su vez se piensa en sí mismo como una totalidad en la relación de igualdad que sostiene con los equivalentes que constituyen otros pueblos, tribus, bandas, etc. La comunidad primitiva puede postularse como totalidad porque se instituye como unidad: Es un todo, porque es un Nosotros indivisible.

¿Cómo se mantiene esta multiplicidad cuando dentro de la comunidad existe tal unidad? Sencillo. No hay nada allí para el hombre económica o políticamente ambicioso. El que acumula no puede hacer nada más que observar como sus riquezas son devoradas por sus parientes. El que aspira al poder se encadena al trono, su garganta arrancada y hecha para ser nada más que un portavoz de la ley. Esta es su recompensa si hace bien su trabajo. Si no, es masacrado.

La forma que se alza ante nosotros es un monolito. Una visión de la muerte, la estasis, la calcificación. Sin movimiento ni energía. Pero el alma cristalina del mundo primitivo, fría, dura y perfecta, se rompe, se abre y se da vida en el ardiente corazón de la guerra.

Finalmente llegamos a ella. El corazón retorcido de la selva y del Chaco, iluminado por el extraño fantasma-fuego de la luna. La guerra es un camino para que las tribus “investiguen el ser mismo de su sociedad”. ¿Cuál es la naturaleza del mundo indiviso? Es negarse a identificarse con los demás, en el mejor de los casos. Somos quienes somos porque no somos ustedes. Y afirmaremos nuestra identidad en sangre. ¡Todos somos iguales! Proclama la máquina industrial, el tronco del nervio de la fibra óptica de la civilización. Todos estamos unidos en la esclavitud de la sociedad tecno-industrial. Somos idénticos. Vivimos la muerte.

“La identificación”, escribe Clastres, “es un movimiento hacia la muerte.” La guerra y el derramamiento de sangre de la sociedad primitiva, es una celebración, “una afirmación de la vida.” La mónada está siempre amenazada por la decadencia y el colapso, a todos nuestros monumentos. La guerra es el poder que resiste a la dispersión. Sabemos que la guerra es universal entre las comunidades primitivas.

Clastres nos advierte contra la extracción de este hecho en la confirmación de la “guerra de todos contra todos” de Hobbes.

Tal es, en cambio, la guerra de la sociedad tecnoindustrial. El mundo globalizado es facilitado por una máquina de guerra que se ejecuta a un ritmo tan acelerado, que el poder hegemónico y el dominio se extienden sin cesar. Todo el mundo y todo es un enemigo, y como tal todo es vencedor o vencedor. Poco a poco toda la oposición se ve sometida. Toda autonomía se controla. Pax imperium. La paz reina sólo después de que la tierra misma está enterrada bajo una montaña de huesos. La paz es la muerte. La amistad de todos es imposible, porque anula la naturaleza de la identidad. La enemistad de todos es imposible porque conduce a la silenciosa paz de la tumba. Clastres: “la sociedad primitiva… no puede consentir la paz universal que aliena su libertad; no puede abandonarse a una guerra general que suprima su igualdad”.

Este es precisamente el error de Lévi-Strauss, al equiparar la guerra primitiva con el intercambio, no se puede ser amigo de todos, más de lo que se puede ser enemigo con todos.

Esta es la complejidad de la sociedad primitiva: hay enemigos y hay aliados. El primero necesita a este último. Y estas categorías están siempre en flujo: Una comunidad nunca se lanza a una aventura de guerra sin primero protegerse por medio de actos diplomáticos -partidos, invitaciones- después de las cuales se forman alianzas supuestamente duraderas, pero que deben renovarse constantemente, pues la traición siempre es posible y a menudo, real.

Estas alianzas se crean y se mantienen principalmente a través del intercambio de mujeres, que también se acumulan como botín de guerra.

Esta paradoja, el intercambio de mujeres en la obtención de alianzas y la captura de mujeres en la guerra, ilustra, para Clastres, el desdén hacia la economía del intercambio. ¿Por qué deberíamos comerciar con las mujeres cuando podemos simplemente ir a buscar algunas para nosotros mismos? el riesgo [de guerra] es considerable (lesión, muerte), pero también lo son los beneficios: son totales, las mujeres son libres”. Es una refutación adicional de la proposición de Lévi-Strauss de que la sociedad primitiva se construye alrededor del intercambio. Clastres vio que el cambio en sí mismo se hace sólo al servicio de la guerra, en otras palabras, el intercambio sólo ocurre como una forma de asegurar aliados militares.

La guerra es una forma de preservar la comunidad. La cohesión, la permanencia y la estabilidad de la vida primitiva se logran a través de un estado de guerra interminable. Esto no significa, por supuesto, que siempre estemos en guerra, pero siempre estamos en guerra, siempre estamos cerca de la guerra, siempre somos guerra. La permanencia de la guerra en la sociedad primitiva crea la imagen y la idea de la totalidad de la que depende todo lo demás.

Mi identidad se conserva a través de la guerra. Soy diferente por la guerra.

Existo en absoluto a través de la guerra. Mantener la unicidad y la separación de las identidades y las comunidades, no es un subproducto de la guerra, es el propósito de la guerra. La guerra produce “la multiplicación del múltiple”.

Esta es la fuerza que resiste el centrípeto, el movimiento hacia el centro. El derramamiento de sangre del guerrero, crea una estructura elástica que permite tanto la dispersión como la cohesión.

Durante siglos, los implementos agrícolas y las armas de guerra han permanecido idénticas. Como podemos ver, lo que se aplica a una crítica del estado, también va mucho más allá. Cuando hablamos de guerra y el guerrero de pie contra el estado, entendemos que estamos hablando de algo mucho más profundo. La sociedad tecnoindustrial en sí misma depende totalmente del destierro del guerrero, que está subsumido en formas que son más susceptibles a este mundo y a su lógica. El burócrata. El contador. El técnico. Como señala Clastres, “el rechazo del Estado es el rechazo de la exonomía, de la ley exterior, es simplemente el rechazo de la sumisión”. No hay Ley sino nuestra Ley, la Ley del cuchillo, del diente. En la medida en que la guerra se dirige hacia el enemigo, la otra es también una política interna que preserva la integridad y la estabilidad de la comunidad desde el interior. La guerra facilita la preservación de la autonomía en la sociedad y su indivisibilidad, su totalidad. Entendemos que el Estado es lo que impone la división dentro de la sociedad. El Estado es el aparato de la fragmentación y mientras la guerra primitiva permanezca, siempre hay una fuerza contraria al poder que amenaza con destruir las conexiones que nos mantienen unidas. Ninguna cantidad de libertad puede sufrir erosión.

Lo que inventaron los nómadas era el hombre-animal-arma, hombre-caballo-arco. Entonces, ¿quién es el guerrero? ¿Quién es este hombre que vive la guerra? En el contexto primitivo todo hombre no es ni más ni menos que su capacidad de violencia.

Hay, por supuesto, lo que Clastres denomina “una jerarquía de prestigio”, es decir, que algunos hombres son naturalmente más valientes, que por habilidades guerreras particulares pueden diferir ligeramente. Sin embargo, el estatus del guerrero y su lugar entre sus compañeros no le confieren un aumento del poder político. No hay subdivisiones dentro de este grupo y la orden no tiene honor; obediencia y disciplina tienen poco camino aquí. Cada hombre lucha por una cosa en particular y las órdenes del jefe de la guerra no son de interés primordial. De hecho, según Clastres, los jefes que presumen dictar a los guerreros, son ignorados en el mejor de los casos, y sacrificados en el peor de los casos. No, el guerrero lucha exclusivamente por sus fines personales, “obedece sólo a la ley de su deseo o de su voluntad”. En este sentido hay una variedad considerable en la figura del guerrero tal como se presenta en las comunidades primitivas.

Si bien es cierto que podemos decir que el hombre primitivo es por definición un guerrero, no es menos cierto que no todos los hombres son igualmente llamados a esa tarea. El núcleo de los hombres que hacen la guerra se compone de aquellos que se han apasionado por su pasión a la sangre y a la gloria.

Estos son hombres que se han dedicado completamente a la violencia y a la búsqueda del honor. No existen para nada más. Cada hombre es un guerrero potencial pero no todo el mundo cumple ese destino. Clastres lo expresa así: “todos los hombres van de vez en cuando a la guerra… algunos hombres van a la guerra constantemente”. Es evidente que cuando un pueblo es atacado, se puede suponer que todos los hombres actuarán como guerreros. Pero es esta clase especial la que debe participar en actividades bélicas, incluso en tiempos de paz. No van a la guerra para responder a las necesidades de los demás, sino porque oyen el tambor golpeando en todo momento dentro de su pecho.

En momentos de amenaza externa y peligro colectivo, pueden transformar a cualquier comunidad en una comunidad de guerra, y esto es naturalmente universal. Lo que es más particular es el crecimiento de las sociedades guerreras. Sin embargo, hay amplios ejemplos de comunidades que han institucionalizado la práctica de la guerra. En estas comunidades hay una dedicación total a la guerra como centro de todo poder político y ritual. Sabemos que esto es cierto para los Hurons, los Algonquinos, los Iroqueses, los Cheyennes, los Sioux, los Pies Negros y los Apaches. Pero para Clastres los mejores ejemplos se encuentran en las tribus del Gran Chaco, un árido terreno, seco y espinoso que cubre gran parte de Paraguay, Argentina y Bolivia. Entre los chaqueños, la guerra se valora sobre todo, en una lección aprendida de manera dura por los Conquistadores.

Tan profundamente, las tribus del Chaco adoraban tanto la guerra, que los jesuitas del siglo XVIII tuvieron que renunciar simplemente a su misión, porque no podían hacer nada para disminuir el amor de los chaquenos por la batalla, y el derramamiento de sangre. En 1966, cuando Clastres viajó entre Abipone, Guaicuru y Chulupi, el recuerdo de las batallas antiguas estaba todavía fresco, y la idea del guerrero seguía presente en la mente del pueblo. La pertenencia a las sociedades guerreras es una forma de nobleza, y la gloria y el prestigio acumulado por un grupo de guerreros se refleja en la comunidad en su conjunto. El papel de la sociedad aquí es la promulgación de ceremonias: bailes y rituales que alientan y celebran los logros de sus guerreros para asegurarse de que seguirán buscando prestigio.

El hacha de bronce de los Hykcsos y la espada de hierro de los Hititas, se han comparado con miniaturas bombas atómicas. Entre estos guerreros, son los más agresivos, los más valorados y por lo tanto, están en su mayoría compuestos de hombres jóvenes. Los Guaicuru, establecieron ceremonias rituales para entrar en sociedades guerreras que eran distintas de los ritos de iniciación que todos los jóvenes pasaron. Y sin embargo, la entrada a este selecto grupo tampoco garantizaba la aceptación en el niadagaguadi, o hermandad de guerreros. Este último se aseguraba, sólo mediante el cumplimiento de determinadas hazañas de armas en batalla y otras hazañas guerreras. En otras palabras, la opción de convertirse en un guerrero significaba seguir este objetivo con un enfoque singular, la determinación y, lo que es más importante, la pasión.

El jesuita Sánchez Labrador, del siglo XVIII, escribió sobre los Guaicuru: “son totalmente indiferentes a todo, pero cuidan de sus caballos, de sus laberintos y de sus armas con gran celo”. Fomentar este cuidado por la violencia es la tarea principal de la pedagogía primitiva, y los observadores europeos vieron con frecuencia y con horror la violencia brutal que se les hacía a menudo a los niños muy pequeños, a quienes se les daba para entender esto como un preludio a la vida de guerra en la que entrarían. Labrador y sus compañeros misioneros fueron frustrados a cada paso por el hecho de que, el concepto de amar a tu prójimo no tenía significado alguno para los chaquenos y la cristianización en ese contexto, era imposible:

“El joven Abipone es un obstáculo para el progreso de la religión. En su ardiente deseo de gloria militar y de despojos, están ávidamente cortando las cabezas de los españoles y destruyendo sus carretas y sus campos.” El guerrero, como hemos dicho arriba, insiste en la necesidad de la guerra a toda costa, sea o no que se haya establecido la paz.

La experiencia de los jesuitas en el Chaco hizo eco de sus homólogos franceses en el hemisferio norte. Champlain, al tratar de cementar alianzas y tratados de paz entre los Algonquinos e Iroquois con fines comerciales, fue constantemente socavado.

Él escribe que sus esfuerzos fueron deshechos en un caso particular por “nueve o diez jóvenes despreocupados, que se comprometieron a ir a la guerra, lo que hicieron sin que nadie pudiera detenerlos, por la poca obediencia que dan a sus jefes”. Aquí se ve de nuevo que el jefe es impotente ante el guerrero. La guerra no puede ser detenida, sin importar el impulso político para hacerlo. Incluso mientras se dedicaban a exterminar a un continente, los europeos intentaban constantemente interrumpir las guerras locales. Los franceses lo hicieron comprando tantos prisioneros Iroqueses como pudieron de los Hurons, para evitarlos de la tortura y de la inevitable venganza de las tribus. Un jefe Huron en particular, respondió así a una de esas ofertas de rescate:

“Soy un hombre de guerra y no un comerciante, he venido a luchar y no a negociar; mi gloria no consiste en traer regalos, sino en traer de vuelta prisioneros, y dejarlos aquí, no puedo tocar ni sus hachas ni sus calderos; si quieres a nuestros prisioneros, tómalos, todavía tengo suficiente coraje para encontrar otros; si el enemigo me quita la vida, se dirá en el país que desde que Ontonio tomó a nuestros prisioneros, nos arrojamos a la muerte para conseguir otros.”

Esta incapacidad para disuadir a los guerreros de la violencia no es en absoluto exclusiva de los intrusos europeos. La misma dinámica también se puede encontrar dentro de las comunidades. Clastres relata una historia que le contó Chulupi acerca de una famosa incursión en un campamento boliviano en la década de 1930, y que fue socavada por un grupo de jóvenes guerreros que decidieron que el enemigo debería ser masacrado. Sintiendo que esta sed de sangre comprometería el éxito de la misión, los jóvenes fueron excluidos del esfuerzo por los veteranos y jefes. –“No te necesitamos. Hay bastantes de nosotros”, respondieron los jóvenes guerreros. Clastres informa que no eran más de doce.

Genghis Khan y sus seguidores pudieron mantenerse durante mucho tiempo integrándose parcialmente en los imperios conquistados, al mismo tiempo que mantenían un espacio liso en las estepas, a las que los centros imperiales estaban subordinados.

Como hemos establecido, la guerra funciona en la sociedad primitiva como una forma de preservar la autonomía e impedir la acumulación de poder político y el crecimiento del Estado. El papel del guerrero es hacer la guerra. Y el guerrero es el hombre que tiene pasión por la guerra. ¿Pero cuál es la fuente de esta pasión? En pocas palabras, la pasión del guerrero por la guerra proviene de su hambre desesperada y salvaje de prestigio, honor y gloria. Este hecho nos ayuda a comprender las dimensiones existenciales del acto de guerra. El guerrero sólo puede darse cuenta si la sociedad le confiere significado. El Prestigio es el contenido de este significado.

La comunidad otorga prestigio al guerrero a cambio de realizar hazañas específicas que, como hemos visto, a su vez aumentan el prestigio y el honor de la comunidad en su conjunto. El cálculo del prestigio está determinado por la sociedad y puede ser que ciertos actos de guerra se consideren imprudentes, y por lo tanto no se les conceden prestigio. Es innecesario decir que la herencia o el linaje carecen de prestigio. En otras palabras, la nobleza no puede ser heredada; la gloria sólo puede ser alcanzada por la mano del hombre que la busca; es intransferible.

Entonces, ¿con qué actos particulares puede el guerrero acumular prestigio?

En el primer caso, Clastres identifica la importancia del botín. Puesto que la guerra en la sociedad primitiva generalmente no se libra para aumentar el territorio, ganar el botín es primario. Los despojos, contienen significación tanto material como simbólica. Por un lado hay despojos como armas o metales, que pueden usarse para fabricar más armas. Por otro lado, entre los Chaquenos, los caballos ocupan una posición peculiar en la jerarquía del botín. Debido a la gran cantidad de caballos en el Chaco, prácticamente no tienen uso o valor de cambio a pesar de constituir una gran porción de botines de guerra. De hecho, Clastres informa que ciertos individuos entre Abipone y Guaicuru poseían decenas si no cientos de caballos. La posesión de demasiados caballos era también un gasto considerable en los recursos de la familia o la comunidad.

En cambio, el robo de caballos contribuye a la acumulación de prestigio a través de pura gloria o de deporte. Esto, por supuesto, no quiere decir que las tribus no guardaran sus caballos con vigilancia, o que el robo de caballos no implicara derramamiento de sangre y muerte.

Los prisioneros eran el botín más valiosos entre los chaquenos. Sánchez Labrador escribió de los Guaicuru, “su deseo de prisioneros… es inexpresable y frenético”. La experiencia de ser prisionero en comunidades primitivas varía mucho de una tribu a otra. En ciertos casos, los presos hacen todo el trabajo, permitiendo que los hombres, las mujeres y los niños pasen su tiempo exclusivamente en ocio. En otras comunidades, la distinción entre prisionero y no preso es vaga; los prisioneros viven y luchan junto a sus captores. El alto valor de los presos entre las tribus del Chaco puede atribuirse al menos, en parte, al bajo crecimiento demográfico. Labrador observó que muchas familias tenían solo un hijo o frecuentemente, ninguno. Además, en muchas comunidades, las mujeres superaban a los hombres en seis a uno. Naturalmente, podemos suponer una incidencia extremadamente alta de mortalidad entre los hombres jóvenes, pero las proporciones extremas entre hombres y mujeres habrían mitigado este hecho a través de la poliginia. De la misma manera, también debemos tener en cuenta las epidemias de los Conquistadores. Sin embargo, la hostilidad extrema de los chaquenos hacia los extraños disminuyó dramáticamente el impacto de los microbios extranjeros.

Por lo tanto, ambos casos parecen explicar sólo parcialmente el fenómeno. Clastres concluye que las mujeres del Chaco simplemente no querían tener hijos.

Este es el elemento cósmico y trágico de la sociedad primitiva a favor de la guerra, la voluntad de guerra conlleva a la negativa a tener hijos:

“Las mujeres jóvenes acordaron ser las esposas de los guerreros, pero no las madres de sus hijos”. Es por eso que la captura de prisioneros, especialmente niños y mujeres extranjeras, fue considerada tan importante. Los niños podrían ser fácilmente integrados en la sociedad a través de la Ley de la violencia, y las mujeres extranjeras eran menos propensas a mantener el desprecio por la cría chaquena.

Por supuesto, hay otras dimensiones socioeconómicas de la guerra más allá de la acumulación de botín por prestigio. Los Abipone y Guaicuru abandonaron la agricultura porque era incompatible con la guerra permanente. Las incursiones proporcionan ganancias simbólicas y, como hemos visto, un estimulante necesario para el crecimiento de la población, pero también se convierte en un medio eficaz de adquirir bienes de consumo. ¿Por qué invertir la fuerza de trabajo requerida para la agricultura cuando usted está incursionando por la gloria de todos modos?

Esta dinámica se ilustra en la lingüística de Guaicuru, que designa al término guerrero como “aquellos, gracias a quienes comemos”. El guerrero es, por lo tanto, el proveedor de la comunidad. Los Apaches, por ejemplo, habiendo abandonado también la agricultura, sólo autorizaron la guerra si se determinaba que la acción produciría suficientes botines.

Pero hay caminos adicionales para que el guerrero gane prestigio más allá de los estragos. De hecho, como Clastres y otros han observado, un guerrero que regresaba a la aldea sin el cuero cabelludo de un enemigo muerto, no ganaba ninguna gloria independientemente de cuántos caballos, mujeres y cuánto acero llevaba a la aldea. La práctica de cortar el cuero cabelludo, común en América del Sur y del Norte, indica explícitamente la admisión de un joven en una sociedad guerrera. A Clastres le llamaba la atención aquí una notable pero sutil distinción. Un hombre que mata a un enemigo pero se niega a escalparlo, no puede ser guerrero. Para aquel que ha sido consagrado a la batalla, es insuficiente para matar, se ve obligado a tomar su trofeo. Aquí podemos pensar en la distinción anterior entre hombres dedicados a la persecución de la guerra y aquellos que simplemente responden a las necesidades de la comunidad cuando las circunstancias lo exigen.

El cuero cabelludo, como un trofeo de la guerra, es un objeto de inmensa importancia. Por una parte, escribe Clastres, “hay una jerarquía de cuero cabelludo. Los cabellos españoles, aunque no fueron despreciados, no eran, por mucho, tan estimados como los de los nativos.” Se podría suponer que el cuero cabelludo de un español, el conquistador, el genocida, sería muy deseable, pero era testimonio de autonomía y orgullo de los chaquenos, que no pensaban que los españoles eran lo suficiente como para contarlos o matar como un logro significativo para un guerrero. Para el Chulupi, por ejemplo, el cuero cabelludo de la tribu Toba fue el premio más valioso, debido a generaciones de animosidad compartida entre los dos grupos. Después de la muerte de un guerrero, su familia quemaba todo el cuero cabelludo acumulado sobre su tumba; el alma del guerrero se elevaba al cielo sobre el camino formado por el humo. Para el Chulupi, no hay nada mejor que ascender sobre un camino hecho del humo del cuero cabelludo de un Toba.

Hemos dicho que escalpar a un enemigo es un requisito para entrar en la sociedad guerrera, pero es sólo el comienzo de su camino. El guerrero, como el esclavo de Hegel, está siempre en un estado de devenir. Así como él no hereda nada de los actos gloriosos de sus padres, con cada cuero cabelludo que toma debe comenzar de nuevo. No importa cuántos cueros cabelludos de un guerrero ha colgado en las paredes de su choza. Una vez que deja de tomar cueros cabelludos, su gloria tendrá fin. La búsqueda y el hambre de prestigio es una compulsión. Clastres, que coloca correctamente al guerrero en un contexto existencial, escribe: “El guerrero está en esencia, condenado a seguir adelante”. Nunca tiene suficientes cueros. Su sed de sangre nunca se apaga.

El guerrero es así, paradójicamente, una figura esencialmente moderna.

Siempre está insatisfecho e inquieto. Es un neurótico. Está formado y condicionado por fuerzas en conflicto, un alma que anhela la gloria, pero depende de la sociedad que lo reconoce y lo recompensa: “para cada hazaña lograda, el guerrero y la sociedad dicen el mismo juicio: el guerrero dice: Eso es bueno, pero puedo hacer más, puedo aumentar mi gloria. La sociedad dice: “Eso es bueno, pero debes hacer más, obtener nuestro reconocimiento en un prestigio superior”. Esta paradoja es tanto más aguda cuanto que las hazañas y la gloria que confieren, son exclusivamente individuales. El guerrero no encarna una mentalidad de equipo. Cada hombre es para su propia gloria.

Así como es insuficiente para un guerrero, haber dado el paso de escalpar a un enemigo y entrar en las filas de aquellos hombres que están viviendo la guerra, es igualmente insuficiente para un guerrero, continuar repetitivamente, aventurarse, matando a un enemigo, y volviendo con un cuero cabelludo. Este ciclo sólo puede conferir tanto prestigio porque en cierto punto, un guerrero sólo puede arriesgarse tanto por tales hazañas. Para la búsqueda del prestigio, el guerrero debe distinguirse de todos los otros guerreros también. Así, debe buscar continuamente nuevas hazañas más arriesgadas y sangrientas. Cada acto de guerra es un desafío para los compañeros del guerrero: ¿puedes hacerlo mejor? Esto se puede hacer de varias maneras. Un guerrero o candidato a guerrero podría decidir ir más y más profundo en el territorio de un enemigo, cortando así el camino fácil de escape. Un guerrero podría ir a la guerra contra un enemigo que es especialmente conocido por su valor, su agresividad o su destreza. Un guerrero especialmente valiente podría ir de guerra por la noche, lo que se considera típicamente imprudente debido a la amenaza añadida de espíritus hostiles. Finalmente, un guerrero podría empujar su camino de frente a la batalla, deliberadamente poniendo su cuerpo en el camino de las flechas o rifles del enemigo. El acto, que universalmente confiere el más alto grado de prestigio, es el de un solo guerrero que se separa de su tribu para atacar al enemigo en su posición más fuerte, en su propio campo: “solo contra todos”. Esto solo indica una cosa, que es un Guerrero de gran prestigio.

Sorprendentemente, esta altura de vigor de guerrero es compartida entre las tribus en todo el hemisferio occidental.

Champlain escribe un intento de disuadir a un guerrero algonquino de atacar sin ayuda un campamento iroqueso, “respondió que le sería imposible vivir si no mataba a sus enemigos”. De manera similar, los jesuitas franceses entre los Huron observaron con horror que a veces un enemigo, totalmente desnudo y con sólo un hacha en la mano, tendrá incluso el valor de entrar en las cabañas de un pueblo por la noche, por sí mismo, luego, después de haber asesinado a algunos de los que encontraban dormidos allí, para tomar la defensa de todos contra cien o doscientas personas que le seguirán uno y dos días enteros.

Las historias de valor de Clastres fueron contadas entre los chulupíes que repiten este tipo de valentía suicida; un guerrero famoso, habiendo superado todas las otras hazañas de la gloria no tenía ninguna opción sino montar su caballo e ir cada vez más profundo en territorios enemigos. Solo, atacando un campo tras otro, sobrevivió de esta manera durante días antes de que finalmente fuera derribado. El culto a la valentía es tal, que los Chulupi incluso veneran la memoria de un guerrero de los Toba, sus enemigos eternos.

Este hombre era conocido por infiltrarse en los campamentos Chulupi noche tras noche, y escalpar a varios hombres antes de desaparecer sin dejar rastro. Eventualmente fue descubierto por un grupo de guerreros Chulupi, y murió bajo tortura sin gritar nunca.

Es precisamente este desprecio por el peligro, el dolor y la muerte lo que corresponde a una mayor gloria. Como señala Clastres, los españoles estaban siempre confundidos de que, cuando capturaban a un guerrero tupi-guaraní, nunca trataba de escapar. Valientemente frente a la tortura y la muerte llevaban gloria, no intentaban fugarse. De hecho, un reo escapado es rechazado por su comunidad si regresa: “es un prisionero, su destino debe ser cumplido”. Este destino es, invariablemente de tortura, muerte, seguido de canibalismo. Así que el destino del guerrero es seguir poniéndose en situaciones cada vez más peligrosas y eventualmente, sin importar sus éxitos pasados, está destinado a morir solo, a manos de sus enemigos. Es un vagabundo nómada, siempre atravesando la línea divisoria entre la vida y la muerte: “el guerrero es, en su ser, un ser por la muerte”. El instinto de muerte no puede superar el instinto de la gloria y del prestigio, pero debemos observar que el Uno se convierte en el otro. El instinto de muerte puede ser el factor más influyente de lo que podríamos admitir.

En uno de los últimos ensayos que escribió Clastres antes de su muerte, relata una reunión con dos viejos chulupíes. Ambos tenían alrededor de sesenta y cinco años de edad. Ambos habían visto innumerables batallas, estaban cubiertos de cicatrices y habían matado a decenas de hombres. Sin embargo, Clastres se sorprendió al descubrir que, ninguno de los hombres había tomado cueros cabelludos y entraron en la sociedad Kaanokle, o guerrero. Cuando Clastres les pregunta por qué no querían unirse a este grupo tan prestigioso, ambos respondieron que simplemente no querían morir.

Esto es profundamente ilustrativo en la dinámica del instinto de muerte que hemos descrito anteriormente: “insistir en la gloria ligada al título de guerrero equivale a aceptar el precio más o menos a largo plazo: la muerte”. Ser guerrero, como hemos visto, significa nunca dejar de perseguir la gloria y nunca dejar de hacer frente a un peligro cada vez mayor. Para muchos hombres es mejor renunciar a la búsqueda interminable del prestigio y ser simplemente olvidados por la comunidad, que encarcelarse dentro de la pasión por matar. Este es el dolor del guerrero: renunciar al prestigio, a la fama y a la gloria, o vivir cada día empapados en sangre, conduciendo siempre más cerca y más cerca de la muerte.

En última instancia, el significado de Clastres es asegurar que entendamos de cómo la violencia fundamental es a las sociedades primitivas. Y además, que entendamos que la violencia primitiva no es un defecto desafortunado en una existencia idílica, barrida bajo la alfombra e ignorada para promover una visión prescriptiva para el futuro. Clastres demostró que lo que es deseable, sustantivo y eminentemente merecedor de emulación en la sociedad primitiva, se debe precisamente a la violencia constante y permanente.

Debemos rehusarnos a evitar la importancia de la violencia en la creación de la comunidad. Debemos reconocer, de hecho, que la violencia sola, debidamente entendida, es el único medio para lograr el tipo de sociedad que deseamos.


CRONOLOGÍA MALDITA

Octubre:

-2: Es publicada la Revista Regresión N° 6

-6: La prensa mexicana publica la noticia de que un catedrático de la UNAM, fue asesinado dentro de su casa y enterrado en su jardín, aunque los responsables del homicidio al parecer fueron ex alumnos que tenía rencillas con el catedrático, la prensa menciona de nuevo a ITS, recordando el asesinato que se atribuyó en junio pasado.

“Esta es la segunda ocasión durante lo que va del 2016, en que un empleado de la UNAM fallece en sucesos violentos.

El 27 de junio, José Jaime Barrera Moreno, jefe de servicios de la Facultad de Química de la UNAM, fue encontrado muerto en un edificio de dicha facultad. Según reportes de la Procuraduría de la Ciudad de México, el cadáver tenía una herida de arma blanca bajo la axila izquierda que causó que se desangrara hasta fallecer. Dos días después de su muerte, un grupo conocido como Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS), autodenominado “individualista-terrorista”, se responsabilizó del asesinato cometido esa semana dentro de las instalaciones de la máxima casa de estudios”

-12: Según la prensa mexicana, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), ordena a la PRG que saque a la luz pública los nombres de los grupos terroristas que operan en el país, era evidente que la PGR ya no podía ocultar más tiempo la actividad de ITS y de los demás grupos extremistas.

-13: La PRG junto con el Cisen, reconocen a ITS como un grupo terrorista, el más activo y peligroso.

La prensa publica:

“La mayoría de atentados en 2016 fueron perpetrados por Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, que en junio asesinó a un trabajador de la UNAM.”

Contrariamente a lo que dijeron las autoridades de la Ciudad de México, que no reconocían la actividad en septiembre de ITS, la nota cita:

“La mayoría de los [atentados] de este año, según detectó el Cisen, fueron perpetrados por un grupo eco-terrorista llamado Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, con 11 atentados en lo que va de 2016, la mayoría en la capital del país.”

También reconocen a otros grupos eco-extremistas:

“En 2015, según el informe del Cisen, se presentaron 47 ataques de grupos anarquistas y eco-terroristas, en la Ciudad de México, Puebla y Coahuila. Entre los grupos detectados se encuentran Reacción Salvaje y Secta Pagana de la Montaña.

Para 2014, se detectaron 10 atentados, la mayoría perpetrados por los grupos anarquistas.

En 2013 se tienen contabilizados 20 acciones violentas llevadas a cabo, en su mayoría, por el Frente de Liberación de la Tierra y el Frente de Liberación Animal.

A su vez, durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), la inteligencia civil detectó 200 ataques de grupos anarquistas o eco-terroristas por diversos grupos, entre los que destacan Frente de Liberación de la Tierra, Eco-pirómanos, y el Comando de Individuos Libres, Peligrosos, Salvajes e Incendiarios.”

 

-13: Se registra un conato de incendio en la estación Hidalgo del metro de la Ciudad de México, por lo que el servicio es suspendido por el personal de seguridad, cientos de personas se ven afectadas y tres resultan intoxicados por el humo. Este atentado contra la sociedad civil sería reivindicado más tarde por la “Secta Pagana de la Montaña” en conjunto con ITS.

-16: Las menciones desde la prensa mexicana sobre los grupos eco-extremistas continúan. Esta vez el blog Maldición Eco-extremista detectó que la prensa publicó una nota el 6 de agosto, sobre al alarmante aumento de homicidios dolosos en la Ciudad de México, lo más altos desde hace 18 años:

“Entre los homicidios que se han registrado este año en la ciudad destacan algunos por las características con las cuales fueron cometidos o el perfil de las víctimas.

Por ejemplo, la noche del pasado 27 de junio el jefe de Servicios de la Facultad de Química de la UNAM, Jaime Barrera Moreno, fue asesinado en las inmediaciones de ese centro de estudios en Ciudad Universitaria. Un grupo supuestamente de tipo “eco-terrorista” llamado Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) se adjudicó el crimen. Otro caso fue el asesinato del estudiante de informática del IPN, Ángel León de la Cruz, quien fuera asesinado de un balazo en la cabeza el 18 de marzo, asesinato que habría reivindicado un grupo “nihilista-terrorista” nombrado “Grupúsculo Indiscriminado”, por lo cual las autoridades investigan ya a este tipo de grupos.”

-18: Tras las declaraciones de la PGR, los medios comienzan a relacionar a ITS con grupos liberacionistas de animales, por lo que los anarquistas mexicanos se deslindan de inmediato:

“Salvajes” y ecoterroristas, contra universidades y trabajadores

Grupos como Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, Secta Pagana de la Montaña, entre otros, han sido señalados como “anarquistas” sin que lo sean.

Publican sus “liberaciones” de animales (como conejos de granja y gallinas de corral) en bosques descampados, pero también sus atentados contra institutos de investigación y reivindican explosiones que ponen en riesgo la vida de las personas.

En sus comunicados, estas organizaciones repudian el anarquismo y cualquier tipo de esperanza en construir un nuevo tipo de sociedad o hacer la revolución. Acerca de que los hayan relacionado con el anarquismo, Individualistas Tendiendo a la Salvaje ha dicho, a través de sus comunicados, que esto se debe probablemente a que empezaron a enviar sus comunicados a portales de información anarquista.

Todos los anarquistas entrevistados coincidieron en que los ecoterroristas y ecoextremistas –que han atentado contra la vida de trabajadores, universitarios y científicos– no son anarquistas. “Estos grupos son de los cuales no podemos caminar con ellos”

-23: Es publicado el trabajo audiovisual por los afines de “Nahual” titulado, “Infierno Egóico: Terrorismo Nihilista en la Italia del siglo XXI”, en el cual se exalta la actividad de las sectas nihilistas activas en aquel país.

¡Adelante, “Secta Nihilista de la Libre Muerte”, “Secta del Nihilistico Memento Mori” y “Clan Terrorista Nihilista Cenaze”!

-24: La revista estadounidense “Intersec” que se especializa en información sobre terrorismo y movimientos guerrilleros publicó un artículo titulado, “Latin America Threatwatch: Terrorist groups and countries facing threat”, en el cual enumera las organizaciones latinoamericanas que son consideradas un peligro, entre las cuales están, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), e Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) con presencia en México, Chile, Argentina y Brasil. Evidencia clara de que la Mafia de ITS es una amenaza real.

 

-27: Es publicado un nuevo trabajo por los afines de “Nahual” titulado “La Guerra Eco-anarquista contra el progreso en Chile”, en donde se recuerdan los fieros ataques incendiarios y explosivos del “Grupo Kapibara”, el “Grupo de Acción Estampida” y de la “Célula Karr-kai”.

Noviembre:

-4: La prensa chilena informa que tras 12 días desaparecidos en el Cerro Provincia de Santiago, fueron encontrados muertos por el frio de la indómita Naturaleza Salvaje, dos universitarios de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (facultad que había atacado ITS-Chile en abril), nos alegramos profundamente de sus muertes, lo Desconocido les arrebató la vida a estos tecnonerds que en un futuro serían piezas claves para la devastación de la naturaleza.

 

-14: El blog Maldición Eco-extremista publica un análisis “desenmascarando” a dos grupos de dudosa procedencia, los grupos “guerra eco-extremista guamera” y “sombras de los bosques”, los cuales se estuvieron adjudicando hechos falsos o inexistentes. ¡Los farsantes fueron desenmascarados, lo único que nos queda es despreciarlos y no caer en el mismo error!

-21: Se registran fuertes enfrentamientos entre los últimos descendientes Sioux y simpatizantes, contra policías antidisturbios en Standing Rock, Dakota del Norte, Estados Unidos. Los fieros Sioux quemaron maquinaria e hicieron correr a la policía armada acompañada con grandes carros que expulsaban agua con químicos corrosivos a presión. La defensa del territorio comenzó cuando la empresa Dakota Access Pipeline, pretendía construir un oleoducto en tierras ancestrales Sioux.

 

-25: Se presentan problemas de acceso a blackblogs.org, en donde está alojado el blog de Maldición Eco-extremista, por lo cual deciden abrir una nueva dirección:

http://maldicionecoextremista.altervista.org/

-25: Un grupo contra la civilización incendia las puertas de la iglesia de San Pedro en el barrio de La Floresta en Porto Alegre, Brasil, parte del comunicado dice:

“La tierra en general, de tiempo en tiempo, hace brotar rebeldemente aquello que se pensaba extinto.

Los brotes son rebeldes raíces y semillas que se encuentran dispersas en el viento.

Aquí, ésta tierra está cansada, cumplido el proyecto de la civilización occidental a poco más de 500 años, desde entonces las empresas de dominio han drenado toda la vida disponible para ejecutar sus deseos.

En cada navío de expedición y conquista, llegaron con ellos objetos de adoración, y mística, al servicio del poder, pretendían dominar mentes y espíritus.

En cada nueva ciudad y proyecto civilizatorio surgió: la iglesia en el centro, omnipresente, un mercado, un gobierno, una cadena.

Misa, sermón, leyes y castigo. La tarea educativa de la iglesia sabe muy bien vigilar y castigar. El latido en la plaza pública y las ejecuciones eran espectáculo que afirmaban la norma: “haz lo que te digo o te atormento”.

Su proyecto se implantó con mentiras, fuego y balas

Hablar la lengua, escuchar voces, se tornó prohibido

Y aquellos que se resistían, les arrancaban la lengua y las orejas

¿Acaso querían que no escucharan las voces del mundo que nos rodea?

Esas voces no siempre son humanas…”

(…)

“Hoy celebramos a nuestros muertos, festejamos con nuestros antepasados. Sus vidas nos acompañan, sus pasos son los nuestros. Festejamos sus vidas combativas y rebeldes, las puntas de las lanzas que atravesaron los ojos de los conquistadores portugueses, franceses, ingleses y españoles, civilizados. Celebramos sus rebeldías con la inquisición, las insurrecciones contra los enemigos civilizadores. Su venganza es la nuestra. Festejamos su memoria a través de las llamas que provocamos en las puertas de una iglesia. La misma iglesia civilizadora que desde hace 500 años, es el símbolo de la civilización y la moral ciudadana… porque sabemos que el dios que crearon es un dictador eterno…”

-27: En blogs anarquistas es publicado el comunicado de un preso incomodo, Kevin Garrido, acusado de tres ataques con explosivos en Chile se posiciona por el Ataque Indiscriminado y por el Terrorismo extremista, sus palabras son extremadamente bienvenidas, y nos regocijamos en ellas, resaltando el valor que tiene este indómito para expresarse de esa manera aun en condiciones de cautiverio.

 

-28: Los afines de “Nahual” publican un nuevo trabajo audiovisual, pero ahora en otro cuenta de Goblin Refuge” llamada “Conjuro”, el cual está titulado “La espora del Eco-extremismo en el Sur de América”, en donde se da cuenta de los primeros grupos que tendían a lo salvaje como “Conductas Incivilizadas” de Argentina y “Comportamientos terroristas-salvajes” de Chile, cuenta también cómo es que ITS llegó a los mencionados países junto a Brasil.

Diciembre:

-1: Es publicado un trabajo editorial nuevo de esta Revista Regresión, “Cuadernos” lo hemos llamado, son pequeños y sencillos trabajos recopilatorios en los 4 idiomas que maneja esta tendencia.

-8: Es publicado el décimo séptimo comunicado de ITS, pero ahora en conjunto con la Secta Pagana de la Montaña y el Clan de Popocatzin (otro grupo de ITS en la Ciudad de México), en el que se responsabilizan de un par de atentados:

*23 de marzo: Según la prensa, policías federales hallaron explosivos debajo de un puente vehicular sobre el Circuito Exterior Mexiquense, entre los municipios de Tultepec y Zumpango, Estado de México. Los explosivos fueron desactivados por un escuadrón anti-bombas por lo que el atentado resultó frustrado.

*13 de octubre: Una densa capa de humo opaca el aire y la visibilidad dentro del metro Hidalgo en la Ciudad de México, según las autoridades, el humo fue generado por una falla en el metro, lo cual ITS y la SPM desmienten y declaran que fue un atentado contra la sociedad civil, varias decenas de personas fueron desalojadas y tres presentaron intoxicación por el humo.

En parte del comunicado decía lo siguiente:

“es sorprendente la actitud pusilánime del ser humano moderno, pues muchos de los usuarios afectados no reaccionaron ni un poco al ver todo el humo que salía del andén, aun estando en un lugar cerrado, muchos prefirieron quedarse ahí y esperaron a que los desalojaran sin importarles un poco su integridad física, el ser humano moderno (de cualquier sociedad), se ha vuelto tan inútil que está acostumbrado a que alguien más le diga que hacer, en todos los aspectos de sus miserables vidas, en este caso, tuvieron que llegar las autoridades del metro para decirles que desalojaran la estación, si no hubiera sido así, el atentado hubiera dejado más intoxicados.”

De igual forma también se responsabilizan de otro altercado en la misma estación pero el 25 de mayo de 2015, cuando, según los medios, algunas personas arrojaron un objeto metálico a las vías del metro, lo cual retrasó el servicio.

 

-19: El Grupúsculo Indiscriminado (GI) en conjunto con ITS emiten el décimo octavo comunicado de la Mafia Eco-extremista, reivindican los siguientes actos:

*19 de octubre: Artefacto incendiario abandonado en camión de transporte público en la Ciudad de México.

*19 de noviembre: Paquete bomba abandonado en la Facultad de Ciencias de la UNAM en Ciudad Universitaria.

*23 de noviembre: Explosivo abandonado en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en CU.

*24 de noviembre: Artefacto incendiario abandonado en un camión de transporte público por segunda vez.

El GI hace una feroz crítica a ciertos aspectos locales en México como lo son, los grupos anarquistas que se dicen revolucionarios y que realmente son drogadictos, critica a los eventos de habilidades primitivas muy de moda por las latitudes, se mofa de aquellos que se asustan por atentar contra el transporte público, y hasta mencionan la farsa de “guerra eco-extremista guamera”, los puntos que se pueden rescatar de manera breve son los siguientes:

(…) “¡Y dale con atentar con el transporte público, el cual es usado por la pobre ciudadanía, por el pueblo trabajador! En el transporte que un “afín” puede usar. ¡SI! Y lo seguiremos haciendo, a nosotros no nos interesa quien sea el que usa el transporte público, precisamente por eso lo atacamos, para causar un daño, tanto a los pasajeros como a la infraestructura, que, cada día arrasa con la poca naturaleza que aún existe, si atacamos a las personas es porque son igual de responsables que el crecimiento urbano, talando árboles para edificar sus míseras casas de concreto, construyendo más carreteras y por ende, incorporando vehículos automotrices, para llegar a sus cómodas casas.” (…)

(…) “Otra vez con la UNAM… bla bla bla el mismo choro de siempre, ahí se moldea a los “tecnonerds” (palabra dominguera que nos causa mucha risa), nos encabrona repetir lo mismo de siempre, sacar “retazos”, así que al punto: Sí otra vez la UNAM, pues si nos es fácil atentar contra el transporte público, el cual va atascado de personas, imagínense atentar en una universidad, ¡pan comido!”

 

(…) “Oh pero, ¿por qué contra los buenos y populares izquierdistas anarquistas? Estos seres, estos “anarquistas” no merecen nuestro respeto, estos anarquistas solo saben quejarse y llorar mientras se victimizan, es lo único que saben hacer, ¡ah! Y desfilar claro. El anarquismo mexicano está muerto, está agonizando, toda esta bola de niños solo saben embriagarse, inhalar activo y creerse los súper insurreccionalistas de acción directa, ¿Qué no? Entonces cuestiónense, ¿Por qué “apoyar” a un “compañero” (jerga usada por anarquistas), cuando es detenido, si solo es un puto drogadicto? Por nosotros que se mueran los perros. ¿Por qué apoyar a sus grupillos de “apoyo a anarquistas presos” cuando ellos son los que se chingan el varo recaudado (quesque para solidarizarse con los presos)? ¡Pillines! ¿Acaso creen que todo eso no se sabe? ¡uh! Y no va a faltar el que se hace de la “vista gorda”, dicen “eso no es cierto”, “son mentiras”, “lo dice un grupo infiltrado para desprestigiar el movimiento anarquista”, “son parte del gobierno”, wa wa wa…  ¿Qué “movimiento anarquista”?  ¡Ya fueron chavos! Ahora son solo una bola de conformistas, reformistas. Ahora como los verdaderos anarquistas de aquellos viejos tiempos se apagaron, hoy los “nuevos anarquistas” no se merecen ningún respeto.”

(…) “Nos dan nauseas qué más y más individuos se sientan atraídos de manera superficial a esto, nosotros aborrecemos que surjan más seres que solo son fachada, de esos seres que se sienten “libres y salvajes”, con sus líneas cruzadas en la jeta, que solo salen a pasear al bosque, al desierto, a la selva, de esos seres que se sienten brujos, y se sienten paganos, (quisiéramos verlos en un sacrificio o asesinando a un ser, a ver si se siguen creyendo tan “brujos”), aborrecemos a esos seres que hacen sus eventillos de “supervivencia salvaje”, de esos seres estamos hartos, por esa misma razón es que salen pseudo-grupos hipócritas, hablando claro, nos referimos a los grupos como Guerra Eco-extremista Ramera, perdón, Guamera y Sombras de los Bosques, (ya sea que, sean personas con falta de atención, o que sean policías de los cuales ya nos estamos encargando desde estas tierras), queremos decir que todas estas personas atraídas por “la bella naturaleza” también están en nuestra mira, al igual que la lista de científicos es larga, también lo es la lista de personas “amantes del bosque” que atacaremos, que no se extrañen si un día van de “camping” y “se les aparece el diablo”, esta vez, sus vidas no serán ofrecidas como ofrenda… solo serán abono para los arboles… “los coyotes bajaron del monte, ahora regresan a sus montes”

-23: La prensa chilena informa sobra las medidas de seguridad en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile en Santiago, después de que la facultad registrara un frustrado ataque incendiario dentro del campus reivindicada por ITS en Abril, y después de se recibieran diferentes amenazas de bomba, supuestamente firmadas por el mismo grupo. Así, fueron instalados torniquetes en los accesos a la facultad y personal de seguridad solicita identificaciones a las personas con “bultos sospechosos”.

2017

Enero:

-5: Es publicado el décimo noveno comunicado de ITS, desde México, en donde los diferentes grupos que están dentro de la Mafia Eco-extremista en el Estado de México y en la Ciudad de México, reivindican su participación en los saqueos contra el precio de la gasolina, conocido comúnmente como el “gasolinazo”.

En el comunicado reza:

“La situación convulsiona en México, la crisis pega como una gran ola azotando la costa, el precio de la gasolina ha hecho que hordas de esclavos comiencen a saltarse la delgada línea entre lo legal y lo ilegal. Desde hace tres días se han registrado saqueos, robos, rapiñas, y un sinfín de actos delincuenciales, no solo en el Estado de México y en la Ciudad de México, sino en Veracruz, Hidalgo, Cancún, Michoacán, entre otros.

(…)

Es por eso que desde hace unos días miembros de ITS se han infiltrado en los actos de saqueo y junto con complicidades delincuenciales de los barrios bajos, hemos realizado diferentes actos criminales, placenteros a nuestro paladar incivilizado, mirando complacientes la decadencia de la civilización y la caída de los valores sociales en el abismo de su propia inmundicia.

Ordeñando combustibles, robando bancos abandonados desprendiendo los cajeros, participando en saqueos multitudinarios, rompiendo cristales de farmacias, tiendas de conveniencia, etc., incendiando gasolineras,  vandalizando inmuebles y vehículos, apedreando policías y marinos, rompiendo candados y cortinas metálicas de las bodegas de grandes plazas comerciales, disparando al aire para ahuyentar a la policía, allanando oficinas de ejecutivos, todo esto de día y de noche en el Estado de México, en municipios como Coacalco, Ecatepec, Tultitlan, y Tlalnepantla, y en la Ciudad de México como en Iztacalco, Iztapalapa, y Venustiano Carranza, adjudicarnos cada uno de los actos en los cuales hemos participado hasta hoy nos llevaría una larga lista, pues es claro que NO solamente hemos sido nosotros los responsables, sino personas anónimas y delincuentes comunes también, así que generalizamos con los actos.

(…)

Aprovechar la situación de Caos que impera en las calles y valernos de las condiciones de ruptura en este preciso momento, es parte de nuestro actuar, no nos importa estar dentro de contingentes de organizaciones sociales aparentando ser una cosa que odiamos, si el Fin es la desestabilización y la continuación en el ahondamiento de la crisis social y económica como la que hoy se vive. Por eso mismo, incitamos a todos los grupos eco-extremistas dentro o fuera de ITS en México, a que salgan a las calles y empujen esta crisis a algo peor, que se alíen con los delincuentes comunes, que saquen sus armas a plena luz del día, que rompan lo que les venga en gana, que generen incendios y detonen explosivos, que se apropien de las calles, que cometan crímenes, que delincan junto con el hampa, y que se regocijen en la decadencia social.”

-10: Es publicado el vigésimo comunicado de ITS, ahora desde Brasil, reivindicando la colocación de un artefacto explosivo/incendiario dentro de una mochila (7 de enero) en la Estación de autobuses Plano Piloto, en la capital brasileña.

El acto fue ocultado por la policía, aun así, la larga reivindicación decía lo siguiente:

“El escenario es decadente, estremece como un terremoto en el país tropical. El “Brasil” pasa por la más intensa crisis en más de 30 años, una de las más graves en la historia, hay 12 millones de desempleados, estados completamente fallidos y con necesidad de intervención federal, delincuencia a la alza y cárceles superpobladas que dan lugar a rebeliones sangrientas que  arrancan un centenar de cabezas, la corrupción generalizada que envuelve a los partidos políticos gobernantes y opositores que socavar fondos que superan los mil millones, los “tres poderes” en confrontación política intensa, crisis hídrica que deja a un sinnúmero de ciudades sin agua, la inflación en constante aumento y los pasajes del transporte público en aumento, las medidas de austeridad que desgarran a la mitad la esperanza infinita de los miserables ciudadanos, sequías amargas que como plagas destruyen cultivos enteros, y tantas otras innumerables crisis sociales, económicas y ecológicas que nos costaría una larga lista. Definitivamente la parte “brasileña” de la gran civilización mundial se hunde en una de las crisis más severas de la historia. Los noticieros sólo anuncian que mejores días no vendrán, lo que trae la desesperación de dominar a la maldita vida de la masa humana, y nosotros nos carcajeamos.

(…)

Tal como ITS ha hecho en México, nosotros, la Sociedad Secreta Silvestre contribuiremos al curso de las cosas y empujaremos esta crisis a lo peor de lo peor, para llevar al abismo a esta sociedad decadente. Atacaremos indiscriminadamente a TODOS los tipos de objetivos humanos o no humanos, para generar terror e inestabilidad, y si es conveniente nos infiltraremos en protestas sociales para causar el Caos igualmente como fue en la aterrorizadora marcha contra el PEC 55, en la Explanada de Ministerios que logró sorprender por su repentina transformación, en donde el resultado fue un mar de destrucción como coches quemados, apedreados y volcados, los Ministerio invadidos y destruidos, placas grafiteadas y arrancadas, monumentos vandalizados y muchos heridos y detenidos. NO nos simpatizamos con las inmundas reclamaciones sociales de organizaciones civiles presentes, y nos aprovechamos de la revuelta pasajera de los híper-civilizados para generar escenarios abismales, donde el fin es el debilitamiento de las estructuras del Sistema Tecno-industrial.

(…)

La masa humana y su huésped maldito, el ser humano civilizado, es cómplice de la decadencia, de la civilización, ella adora las estructuras del sistema tecnológico-industrial y las defiende con fe, es como una religión universal, tal vez la más exitosa religión universal. El ser humano híper-civilizado no merece piedad, es sólo una plaga en esta tierra, es como una nube de langostas que devoran paisajes enteros hasta que no queda nada, el ser humano sólo se preocupan con el mismos y extraña el mundo salvaje, odia ello, nunca lo dejará en paz ni regresará a ello, intentará siempre dominarlo para que el progreso humano sea alimentado y la artificialidad siga en expansión, ésta es la opción indiscutible del ser humano civilizado, pero es también su mayor error. El ser humano puede incluso barrer todo lo salvaje de la faz de la tierra y afirmar que la batalla ya fue ganada, pero tarde o temprano los desastres repentinos pueden poner todo abajo, la Naturaleza Salvaje regresará a acabar con esta raza humana como lo hizo con todas las civilizaciones y los imperios del pasado, y es del lado de lo indómito en donde decidimos permanecer y guerrear.”

(…)

¡Cuídense ciudadanos comunes, cuídense científicos, educadores, empresarios, investigadores, ingenieros, físicos, matemáticos, programadores, técnicos, químicos, arquitectos, grandes agricultores, funcionarios públicos, estudiantes, humanistas, izquierdistas y cualquier otro tecno-nerd, cualquier tecnófilo, cualquier progresista, porque encharcaremos de sangre civilizada este nuevo año gregoriano!

Después de que la Sociedad Secreta Silvestre, grupo de ITS en Brasil, hiciera su larga crítica y su advertencia, la Mafia Eco-extremista demostró que no estaba bromeando…

-13: Un envoltorio fue entregado por un mensajero en una casa de la Comuna de La Reina, en Santiago de Chile. La empleada del hogar amablemente recibió el paquete, el cual estaba destinado al hombre de la casa, su nombre, Oscar Landerretche, el actual presidente del directorio de la empresa Codelco, una gigantesca empresa minera que se dedica a destruir la Tierra para saquear cobre para fines civilizatorios. El remitente era un profesor de la Universidad de Chile, el que supuestamente dejó un recado en el paquete que decía:

“Estimado Oscar Lenderretche, soy profesor del Departamento de Ingeniería de Minas de la FCFM (U de Chile). Me he encargado de enviarles este libro a tus demás compañeros del directorio, este aborda las últimas innovaciones en el ámbito de la minería. En vista que estamos a cargo de proyectos similares me veo en la obligación moral de compartir el conocimiento en pos de nuestra minería. Esto es un regalo, no debes pagar nada, te agradecería que lo recibieras.

Un saludo y gracias.

Juan Yarmuch Guzmán”

Landerretche, después de recibir el paquete se dispuso a abrirlo, a poca distancia estaba su empleada doméstica y su hija pequeña, al momento que el paquete fue abierto, una infernal explosión sacudió la casa del economista. Olor a fosforo, heridas sanguinolentas, oídos reventados, vista nublada, esquirlas encajadas en la carne del minero, destrozos en la habitación, gritos, susto, llantos, terror.

El saldo, heridas en el estómago, brazos, manos, cara y cuello del objetivo, trauma acústico para su empleada y su hija. La prensa enloquecida, alarma en toda la comuna de acomodados, policías especializados en explosivos, indignación nacional.

El inédito atentado en la nación chilena, con un peculiar modus operandi, bien pensado y ejecutado, solo podía apuntar a un responsable, ITS.

 

-13: Después de unas cuantas horas del atentado se supo, la orgullosa “Horda Mística del Bosque”, grupo de ITS en Chile, se atribuyó la responsabilidad del atentado contra Landerretche en el comunicado vigésimo primero de la Mafia, en su larga reivindicación se pudo leer lo siguiente:

(…) “¡JA! ¿Pensaron que Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Chile había desaparecido?, emmm… ¡NO! Solo estábamos al acecho con la paciencia sabia de los seres antiguos, en las sombras gestando, andamos íntegros en los montes y ríos, pero tristes en las ciudades, para volver como hoy lo hemos hecho, un atentado dicen; “sin precedentes”.

(…)

Confíense progresistas perfeccionadores del tecno-sistema, trabajadores, altos mandos y científicos. ITS-Chile ha dejado atrás la moral común “revolucionaria”, no nos asustamos si resultan heridas o muertas personas ajenas al ataque, eso está más que claro.

Nuestro atentado es un atentado en nombre de todo lo salvaje y desconocido, es un ataque eco-extremista indiscriminado, afiebradamente egoísta y contrario a la civilización, en su más alta expresión. También es un acto de terror para los híper-civilizados representantes de la devastación de la Tierra. Sus grandes minas a cielo abierto son la evidencia de los vejámenes del progreso humano contra la Naturaleza Salvaje.

Codelco, una (sino la mayor) empresa minera del mundo, encargada de devastar la Tierra por décadas, encargada de robar sus minerales, en pos de la perfección absoluta de la civilización.  ¿Acaso pensaron que los llantos de los montes ultrajados por sus maquinarias no serían escuchados por nosotros?, ¿acaso pensaron que no escucharíamos los gritos de espanto de los árboles?, pues no. Nuestros oídos escucharon la llamada de lo Salvaje, por eso nuestras manos atentaron.

Somos los gritos de venganza de la cordillera que rodea las tumbas de Codelco, la nieve allí caída solo maldice a todos los infelices que trabajan en sus estructuras, y decimos a TODOS, porque desde la vieja culia que limpia el piso o el chofer de algún camión, hasta los altos mandos de la empresa o dueños son partes de la subyugación de lo Salvaje.

Nuestro regalo explosivo es por la devastación que Codelco lleva perpetuando en las tierras sureñas, es así como nuestro objetivo se centró en el presidente del directorio, Óscar Landerretche. El reconocido economista de la universidad de Chile ha sido merecedor de nuestro regalo explosivo, por estar a la cabeza de este mega-proyecto devastador de la todo lo hermoso de la Tierra. Con agrado máximo nos enteramos que el artefacto se activó y que hirió al economista. Este mismo, recién el año pasado anunció la creación de “CodelcoTec”, filial que dispone de la tecnología de más alta nivel, entre ellas la robótica, tecnologías con la que tienen la capacidad de llegar a lugares impensados.

Codelco es progreso humano y civilizado al cuadrado, pionero en tecnologías y realizador de grandes alianzas económicas entre países, una de ellas es la creación de la empresa BioSigma, que en conjunto con la empresa japonesa JX Nippon Mining & Metals Co. Ltd se encargan de la implementación en biotecnologías, su planta encargada de producir “biomasa lixiviante”,  la Mining Industry Robotic Solutions (MIRS) y un largo etcétera, solo nos causan el más grande asco y fueron una de las motivaciones para nuestro atentado.

Habíamos pensado enviárselo a algunos de sus felices compañeros, pero sabiendo que era el presidente del directorio nos anímanos y concretamos su localización. Eso, este tipo es el representante de todo lo que hemos descrito arriba, ¿que se esperaba?, ¿que su importantísimo cargo lo íbamos a dejar pasar así como si nada? no-no-no-no, sus cicatrices y el susto les recordaran por siempre estas siglas: ITS.

Por eso, ¿que son las heridas en los brazos y estómago, contra las heridas que las máquinas de Codelco infringen en la Tierra? ¡NADA! Sin duda esto es poco para lo que se merecen estos bastaros. Al parecer salió herida la empleada de la casa, la hija pequeña resultó con trauma acústico, sigue siendo poco.

(…)

Esta aclaración es un poco repetitiva pero nunca está de más, NO somos un grupo anarquista, NO nos motiva nada de aquella ideología (ni de ninguna OTRA), eso sí, nos alegran los atentados de algunos eco-anarquistas. Somos una Horda de salvajes eco-extremista, nihilistas y egoístas, estamos por el caos total en la civilización y la proliferación de la delincuencia.

Este atentado no fue un acto político, no nos interesa la política, somos individuos rabiosamente anti-políticos. Nos interesaran una mierda las luchas sociales y sus dirigentes, nos cagamos en la ciudadanía y el pueblo cómplice del sistema tecnológico-industrial. TAMPOCO es un ataque que pretenda denunciar a la empresa Codelco, NO buscamos que ahora usen camiones eléctricos o a panel solar, NO queremos que ahora arrojen sus desechos tóxicos con menos toxicidad, NO buscamos que ahora sean responsables con el medio ambiente, nada de eso.  Este atentado mucho menos fue un ataque de desequilibrados mentales, sepan que estamos completamente cuerdos y consientes de nuestros actos, y estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, puede que para ustedes humanistas, seamos locos, y si ser cuerdos es comportarse como ustedes y aceptar pasivamente toda esta basura civilizadora, pues no hay duda; somos los locos más grandes de la historia. Este fue un atentado de venganza Salvaje, en nombre de la Tierra que muere por el progreso humano.

(…)

No somos un grupo nuevo, nuestro atentado incendiario frustrado contra los nerds de la FCFM nos tenía ansiosos, ahora eso si no fue fuego y no se frustró. La Horda amenaza y atenta, ténganlo más que claro, hoy imitamos uno de los paquetes-bomba de ITS-México, ¡ténganlo en cuanta que más temprano que tarde imitaremos sus mortales cuchillazos y disparos!

(…)

Nuestros pensamientos en el atentado estaban con los espíritus de los Salvajes de tierra del Fuego: con los Selk’nma, los Yamana, los Kawesqar, los Haush. Poseídos por sus paganas deidades hemos atentado una vez más, los demonios malditos de los patagones nos cubrieron con su misticidad y nos bendijeron, en el nombre de todos esos Salvajes, sus deidades y ritos, sus montes y lagos: ¡HERIMOS AL PROGRESISTA DE CODELCO!

Las danzas de los jóvenes Klóketen en el ritual de iniciación del Hain, nos han dado la fuerza indomable de los océanos, ¡ahora danzamos como ustedes hermanos!, los recordamos en el atentado y en cada instante de nuestras vidas.

Mandamos un caluroso abrazo de complicidad de sangre a los asesinos del Chicomóztoc, a los indiscriminados de la selva amazónica, a los envenenadores trasandinos, a los demoniacos egoístas del viejo continente y a los incendiarios indiscriminados de estas tierras.

Progresistas varios, nerds y altos mandos, mejor anden con ojos en la espalda, la mano eco-extremista ¡por ahí anda!

¡QUE LA NEBLINA DE LAS TIERRAS MALDITAS DEL SUR BORRE NUESTROS PASOS!”

-14: La noticia de la reivindicación del atentado llega a la prensa internacional, cubre todos los titulares de la prensa chilena, la cual se dedica a contactar a “expertos” en seguridad, y ex miembros jubilados de los cuerpos policiales para pedirles entrevistas sobre este “nuevo fenómeno extremista”. Mientras tanto, todas las agencias policiales se reúnen para dar una escueta rueda de prensa en donde PROMETEN dar con los responsables del “hecho repudiable”, se muestran confiados en arrestar a los fieros responsables del atentado que ha dejado huella permanente en la historia actual de Chile.

La misma presidenta Bachelet se posiciona frente al atentado, declarándolo como repudiable.

Se forma un grupo de “expertos” en seguridad, muchos de los pacos y los fiscales que lo componen son “famosos” en llevar hasta la justicia a los responsables de ataques con explosivos, como lo del atentado en el metro escuela militar.

 

-15: La policía investiga y monitorea la actividad de los blogs de Maldición Eco-extremista (ME), (desde donde se subió la reivindicación), por esa razón, el servidor de Torpress (en donde se aloja un sitio de ME) es temporalmente dado de baja. Mientras que en el alojador Blackblogs, los mismos dueños impiden el acceso al sitio para no enfrentar consecuencias en todos sus sitios por ataques DDoS o lo que sea, por lo pronto en Espivblogs y en Altervista se siguen subiendo noticias sobre el caso. Quizás algunos pensaron que la actividad de estos blogs se detendría ante la conmoción enorme que fue el atentado, pero no es así, se siguen subiendo noticias, traducciones y artículos, demostrando la retórica de los encargados de los sitios de ME.

 

-16: La prensa continúa en su sendero de ignorancia, incompetencia e idiotez, cadenas como CNN Chile, Chile Visión, Canal 13, 24 Horas, etc., se llenan de entrevistas a políticos, información falsa y análisis infructuosos sobre la procedencia de ITS.

Al mismo tiempo, los blogs ME publican un listado de videos de propaganda eco-extremista, así como un manual de cómo hacer un paquete-bomba, hecho que los pone aún más en el radar de las autoridades, aun así, continúa la difusión.

-17: Las autoridades, al estudiar el modus operandi de ITS, declaran cabizbajos ante la prensa:

“Efectivamente, esta es una acción bastante más planificada, un elemento mucho más sofisticado de lo que hemos conocido hasta ahora, lo que da cuenta que aquí ha habido una evolución también en quienes participan en este tipo de acciones violentas y terroristas”

Los políticos expresaron también sus preocupaciones que seguro les quitaron el sueño:

“puede dar inicio a una escalada que no sabemos hasta dónde puede llegar y es de una gravedad tremenda, es casi novedosa para Chile y si nosotros no podemos lograr su aclaración y su sanción, podemos promover su repetición y eso es muy grave”

 

-18: Sorpresivamente, algún periodista de Bio Bio Radio, tuvo la decencia de leer la propaganda eco-extremista y solo después de entenderla, emitir una opinión, quien publicó un análisis sobre ITS y el Eco-extremismo, el cual es recomendable su lectura, y que se puede descargar aquí:

https://grupome.noblogs.org/files/2017/02/ANALISIS-DE-ITS.pdf

La parte final de tal análisis se puede leer lo siguiente:

(…) “Así que como hemos visto, no se trata de “Anarquistas”: están mucho más lejos que la mera abolición del “Principio”… su objetivo es “Nada”. “Nada Humano”. Es más, parafraseando a Emile Cioran, “si tuviesen el poder, destruirían al hombre y limpiarían de la Tierra su huella”. Como vemos, no son tontas “narrativas adolescentes”: son narrativas densas y complejas, con fundamentos consistentes, e incluso horrendamente coherentes en su absoluta búsqueda de la Nada.

No “carecen de programa político”, todo lo contrario, su programa es la acción directa, sistemática, sin cuartel ni tregua contra sus objetivos, “renunciando incluso a pensar en el mañana”. Su política es ahora, siempre, y su –en palabras del Subsecretario Aleuy–, “extraña denominación”, refleja exactamente su ideología: son, precisamente, “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje”.

Son extremadamente formales en sus convicciones, al punto de nunca renunciar a su propia anti-naturaleza humana, llegando así a postular el suicidio como salida formal final. En sus concepciones, no hay ni víctimas ni victimarios, ni culpables ni inocentes, ni civilizados ni incivilizados, sino “no-civilizados”.

Por lo anterior, “Individualistas Tendiendo a los Salvaje” no son, como los calificó el Subsecretario Aleuy, “bárbaros”, concepto que los griegos acuñaron para denominar a los persas, remedando irónicamente su habla: “bar-bar”, un término que posteriormente fue utilizado por algunos antropólogos quienes denominaron “barbarie” a un estadio de evolución cultural de las sociedades humanas, intermedio entre el salvajismo y la civilización…

Como ITS afirmó en su comunicado: “Somos una Horda de salvajes eco-extremista, nihilistas y egoístas, estamos por el caos total en la civilización y la proliferación de la delincuencia”.

Y por último, NO “le tienen más animadversión a la gente que era de la Concertación que a la misma gente de derecha”: les da exactamente lo mismo si asesinan a alguien de derecha, de izquierda, de arriba, de abajo, negro, blanco, chino, judío, palestino, heterosexual, homosexual, hombre o mujer, niño o anciano, discapacitado o campeón olímpico, pobre o rico, tonto o inteligente. Para ellos, cualquier Humano civilizado merece estar muerto.

Como señaló ayer el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch:

“Es de esperar que las autoridades que correspondan hagamos el máximo esfuerzo por aclarar este delito, que puede dar inicio a una escalada…”, sosteniendo que el atentado “es de una gravedad tremenda, que nos puede cambiar la historia delictual y política en Chile”.

Es probable que a usted todo esto le pueda parecer una completa locura, propia de “insensatos o dementes”… Pero no lo son.

Se trata de jóvenes, de adultos jóvenes, completamente lúcidos, cuerdos y cabales. No están ni locos ni enfermos. No son ni tontos ni incultos. Al contrario. Todos sus textos, y en particular sus trabajos historiográficos, antropológicos e ideológicos, revelan mucha formación intelectual y pensamiento complejo… incluso cuando se expresan con faltas de ortografía evidentes.

Y lo más importante: se definen como terroristas –no en cuanto al uso del “terror por sí mismo”, sino su uso como “propaganda por el hecho”  –, ellos mismos se consideran extremadamente peligrosos, y advierten que no van a detenerse, no van a arrepentirse y nunca, nunca se rendirán.”

-21: La prensa da a conocer las investigaciones en torno al caso del atentado contra Landerretche, señalan que el paquete no fue enviado desde oficinas de Correos de Chile, sino de Chilexpress, para ser las “respetables agencias de inteligencia del estado”, les ha tomado bastante tiempo destapar la aparente “pista” que dio ITS en su comunicado, la cual, para los lectores inteligentes y audaces, sabían que era falsa… eso, les ha dejado un severo dolor de cabeza a los cuerpos policiacos.

Aun así, aíslan la oficina desde donde los pacos han dicho que el paquete-bomba fue enviado, analizando ADN, revisando cámaras de seguridad, entrevistando a los empleados, etc., todo eso para nada…

-22: Medios de comunicación chilenos propagan la noticia de que ITS es un grupo internacional, con presencia en México, Chile, Argentina y Brasil. Sacan a la luz, los actos de las viejas Its de 2011 en México, y continúan las investigaciones estériles.

-23: Como una estocada burlona frente a las narices de los que quieren atrapar a ITS-Chile, es publicada la revista “Ajajema: Contra el Progreso Humano desde el Sur”, la cual, desde algún lugar del sur de continente se posiciona como un referente de difusión respecto a la tendencia del eco-extremismo en aquella zona tan convulsionada. Con interesante contenido, bellamente ilustrada y editada, rescatando las guerras antiguas contra la civilización y el progreso, la puedes leer acá:

http://maldicionecoextremista.altervista.org/wp-content/uploads/2017/01/AJAJEMA.pdf

-30: El grupo “Niñas hostiles a la civilización” de Argentina, reivindican el incendio de un auto en Buenos Aires, parte del comunicado dice:

“La hostilidad que nos genera el avance de la civilización, solo puede incitar en nosotras una reacción violenta. Así como suelen serlo las reacciones de la naturaleza. En esta ocasión, el fuego se hizo presente, casi pasando desapercibido, siendo que era un día de celebración para los híper-civilizados. Aprovechamos la distracción, para volar en pedazos uno de sus horrendos automóviles. Hoy fue solo uno, pero aspiro a mucho más. Estamos trabajando para desarrollar explosivos cada vez más peligrosos. No nos temblara la mano, a la hora de atentar contra los responsables de sustentar esta asquerosa realidad civilizada.”

Febrero:

-1: El Washington Post publica el artículo, “Vínculos extremistas socavan la imagen de estabilidad de Chile”, en donde el periodista escribe sobre la crisis de extremismo que azotó Chile tanto por el atentado contra Landerrteche como por los incendios en el sur del país, adjudicados a grupos de resistencia mapuche.

-1: Un caja a las afueras de un comercio llamado “Sanki” en la Plaza Comercial Colibrí, en la ciudad de Torreón, Coahuila, genera gran movilización policiaca, los comercios fueron cerrados y el acceso denegado, al percatarse del extraño objeto, la policía llegó hasta el lugar y desactivó el explosivo, al cual dijeron que era falso, pero prontamente sería desmentido…

-2: Se publica el Vigésimo segundo comunicado de ITS desde la ciudad norteña de México, Torreón. En donde se adjudican la colocación de un par de artefactos incendiarios en una iglesia del centro y la colocación del paquete-bomba en la empresa Sanki, parte de la reivindicación dicen lo siguiente:

“A pesar del gran avance tecnológico y el presente artificial que sólo apunta a reforzarse y perfeccionarse en un futuro próximo, hay quienes decidimos declararle la guerra a ese desarrollo humano que tiende a la artificialidad total y anhela vivir en un mundo en donde el gris de la tecno-industria acabe con todo rastro de Naturaleza Salvaje como lo está haciendo. Nosotros hemos decido rechazar esa vida que la civilización tiene ya preparada, pues desde que otro humano nace se le forma en los valores que la civilización tecno-industrial cataloga como “buenos”, esos conceptos de bien y mal son rechazados por nosotros, por lo tanto nosotros no acatamos ni su idea ni su práctica de la moral, es por eso que al ver que el humano se esfuerza por acabar con lo natural y perpetuar lo artificial, no sentimos remordimiento al atacarlo, pues esta guerra no es por la especie humana, ni buscamos una reestructuración de las relaciones sociales, ni queremos humanos amantes de la naturaleza, esta guerra es contra el humano y sus múltiples conceptos, representaciones e instituciones, es decir es contra la civilización en su TOTALIDAD.

La civilización tecno-industrial se ha encargado a través de múltiples herramientas anular toda capacidad crítica en la cabeza de los híper-civilizados, es tan común para ellos despertar, conducir hasta el trabajo o escuela, trabajar, conducir al hogar, dormir y así cada uno de sus días sin cuestionarse absolutamente nada, sin cuestionar en qué se ha convertido el humano moderno, ellos quizá se sientan vivos y llenos de alegría, nosotros no vemos más que autómatas, sólo están a la espera de cuál es la siguiente tendencia que la civilización dicta para seguirla sin cuestionarla u oponerse. Y mucho menos se dan cuenta que al perpetuar la civilización que le dicta sus tendencias por diferentes medios, está destruyendo a la Tierra y a todo lo que habita en ella. Pero a los híper-civilizados qué les va a importar si tienen su cerveza y su realidad virtual, qué les va a importar la devastación de bosques y selvas si ellos van montados en autos y admirando infinidad de celulares, a ellos no les importa nada de eso, así es que; ¿por qué a nosotros nos debería de importar sus patéticas vidas?”

(…)

Así como escribimos anteriormente, la civilización ya tiene preparada la vida que el humano moderno llevará, todas las estructuras dentro de la civilización trabajan en pos de que el humano sea totalmente dócil y obediente. Una de las estructuras más importantes al menos en México, para que esta civilización siga su curso es; la iglesia, ya que esta contribuye a la civilización como una herramienta de sometimiento a través de la moral y el temor a Dios. Por más de quinientos años han dicho que es el bien y que es el mal, por más de quinientos años pisotearon a las deidades de los antiguos nativos e implantaron en la creencia popular a su Dios occidental. A nosotros no nos espanta su Dios occidental, intentamos mantener vivas las creencias de los antiguos nativos, creencias que no serían entendidas por las mentes occidentalizadas de los humanos modernos. Cómo lo hacían nuestros antiguos, nos infiltramos a sus iglesias y les dejamos algo que les ayudará a recordar que nos reímos de su Dios.

-El día 20 y 30 de diciembre del 2016 abandonamos dos artefactos incendiarios en una Iglesia ubicada en el centro de Torreón, uno con una mecha artesanal y el otro sería activado con un sistema de relojería, no sabemos realmente lo que pasó, lo más posible es que hayan sido frustrados, ambos artefactos fueron silenciados por la prensa y las autoridades.

(…)

Despreciamos el discurso “emprendedor” que adoptan muchos humanos modernos con el fin de conseguir sus más banales deseos mismos que promueve la civilización, tales como; conseguir un buen auto, una buena casa, traer el reloj más ridículamente gigante y costoso, y sin olvidar; conseguir el éxito económico. En esta ocasión decidimos atacar a una empresa poco conocida en México, aunque por lo que vemos cada vez crece más, se trata de la empresa Sanki, una empresa más que promueve el consumo y el perfeccionamiento de la nanotecnología y biotecnología, a través de sus productos “milagrosos”, los cuales llevarán al híper-civilizado a mejorar su “calidad de vida”, al parecer los líderes de esta empresa no pueden ser más nauseabundos con el discurso emprendedor que manejan, el cual deja ver que lo único importante para ellos es generar más y más ganancias a costa de la incredulidad e idiotez de otros, a sujetos como Fabián Meléndez, Jaime Ortega, Gerardo del Castillo y María Cassasa, ¿qué les va a importar el daño que causa y causará el progreso nanotecnológico a la Naturaleza Salvaje?, está más que claro que no les importa, ¿qué respeto podemos tener por la vida de alguien que declara amar una tableta iPad?, sí, nos referimos a ustedes del Castillo y Cassasa. Que se cuiden los miembros de Sanki, no vaya a ser que los eco-extremistas ya asistieron a distintos “Summits” organizados por ustedes y ni cuenta se dieron.

-El día 01 de febrero del 2017 se movilizan distintas corporaciones policiacas en Torreón Coahuila, el motivo: se alerta de una bomba en una plaza comercial. Por medio de este comunicado nos reivindicamos la colocación del paquete-bomba que generó la movilización, la prensa miente como ya es costumbre al tratarse de temas que atenten contra el orden cotidiano de la sociedad, El “siglo de Torreón” menciona que se trataba de una bomba falsa nosotros desmentimos totalmente esa versión, el paquete que al momento de ser abierto detonaría iba dirigido al líder de Sanki en Torreón: Fabián Meléndez, es por eso que el artefacto fue abandonado afuera de las oficinas de Sanki, por desgracia el paquete fue encontrado por alguien que avisó a los cuerpos de seguridad y lo más posible fue que estos lo desactivaran. No se trató de ninguna bomba falsa, esta era real, ¿por qué será que los policías municipales no esperaron al arribo de la SEDENA y optaron por irse del lugar con el paquete?, claramente la versión de la bomba falsa es más conveniente en tiempos donde se aproximan elecciones. Meléndez merecía que el paquete le estallará y los clavos oxidados que iban dentro se incrustaran en su cuerpo, esta vez falló pero que recuerden aquellos que atentan contra la Tierra en nombre del progreso y del éxito, NADA ha acabado.

(…)

Seguiremos conspirando y atacando, el eco-extremismo se expande, desde sus urbes escondidos hasta en las montañas más lejanas sentimos el rugir de lo salvaje dentro de nosotros, hasta las últimas consecuencias, hasta que maten al último eco-extremista, pero siempre ténganlo en mente: ¡La Naturaleza Salvaje se vengará!

-3: El Partido Socialista y la empresa Codelco interponen denuncias ante los Juzgados de Santiago, en contra quien resulte responsable del atentado reivindicado por ITS, esto, en una maniobra de presión para los autoridades, las cuales no entregaron datos concluyentes , ni lograron detener a los responsables, aunque las investigaciones continúan.

 

-5: El blog “Maldición Eco-extremista” publica la traducción al español de la reivindicación del “Grupo de Hostilidad contra la Civilización”, los individualistas desde Porto Alegre, Brasil, reivindican:

*7 de agosto 2016: Casa vacía invadida y previamente, la torre de telefonía que se encontraba dentro de esta, fue incendiada.

*9 de agosto 2016: Invadido el estacionamiento del edificio Carlos Gomes Center (conglomerado de oficinas dedicadas al agro-negocio), y abandonados dos artefactos incendiarios junto a los automóviles.

*13 de octubre 2016: Destrucción y vandalismo contra monumento de soldados brasileños que sirvieron a intereses de la ONU.

*22 de octubre: Cargadora y excavadora junto al rio Guaiba atacadas con fuego, resultando carbonizadas.

*24 de diciembre 2016: Cajero automático del banco Bradesco incendiado.

Parte del comunicado decía:

“Somos sobrevivientes de las masacres de la dominación. Vagamos por matas y encontramos otrxs errantes del progreso, del capitalismo verde y democrático. Recorremos las cercas de las haciendas, atravesamos pequeñas matas y nos alimentamos como los pumas atacando sus rebaños.

En este lugar de la tierra, volvemos a estar más cerca del sol, la temperatura sube, todo lo que está vivo siente. Los mocororós (higueras infernales) sueltan sus semillas, la maleza se esparce y brota por todas las grietas. ¡Somos nosotros! Vida salvaje que resuena pequeña y débil en medio de tanto cemento y vida preestablecida, pero que se expande y puede roer estructuras.”

 

-5: Senadores de Chile piden incluir dentro de los delitos penales una nueva categoría que etiquete el atentado de ITS, la ley es llamada “terrorismo individual”. El ataque eco-extremista de enero fue tan grave que, los senadores tuvieron que inventarse una nueva ley que castigue específicamente actos de ITS, increíble.

-7: Tras la presión de los empresarios y políticos afectados física y moralmente por el atentado de la “Horda Mística del Bosque”, grupo de ITS en Chile, es publicada en la prensa que una de las líneas de investigación está centrada en obtener información, como lo es nombre, cedula de identidad y fotografía de los estudiantes que Landerretche enseñó en la Universidad de Chile, cuando era profesor.  Las reacciones por esto fueron varias, tanto que hubo grupos de estudiantes “consientes” que acusaron a la fiscalía de represión. Las reacciones que causó ITS siguen llegando por montones.

Al mismo tiempo, el afectado Landerretche dio una entrevista para una revista de minería, en donde hizo gala de su gradual caída a la paranoica locura conspiranoide, al decir que dudaba de la autoría del atentado, y acusaba a los Iluminati de haber enviado la bomba a su casa (esto último es broma).

-8: Para calmar a los que piden “justicia” para Landerretche y su familia, las autoridades constatan que trabajan en el banco de datos de ADN para tratar de dar con los responsables, aunque no dan con nadie…

Su impotencia es tanta que inventan cada día que trabajan duro para esclarecer el crimen, pero lo único que los policías especializados hacen es agrandar el ridículo.

 

-16: Es publicado el filoso comunicado de la “Célula Fuego Salvaje”, desde la ciudad de Leipzig, Alemania, en donde reivindican:

*2 de febrero: Antena de telefonía de la empresa Vodafone totalmente carbonizada por atentado incendiario.

*7 de febrero: Siete torres de caza destruidas y seis noches incendiados.

En su largo comunicado sorprenden con declaraciones muy específicas y completamente incomodas para unos, tras su cargada crítica a la civilización, al progreso humano, a la artificialidad y a la tecnología, reiteran su rechazo al principio de la no-violencia heredada por el ALF/ELF en sus primeros comunicados, se declaran amorales, indiscriminados, dicen que no son anarquistas, dejan de reivindicar presos, reniegan de los términos “revolución”, “victoria” o “colapso”, “solidaridad”, “igualdad y “genero”, y sorprenden por su pesimismo realista, terminan su comunicado de manera rotunda:

“Somos amorales, ilegalistas, antisociales e individuos impenitentes en guerra con la sociedad tecno-industrial y todo el progreso humano.

Con valentía y determinación seguimos practicando nuevas técnicas en la aplicación de las artes destructivas, mejorando nuestros métodos de sabotaje, ataque y evasión. Como no vamos a detenernos en nada, nuestros ataques irán en forma asimétrica a medida que corremos de sombra a sombra, y nuestros fuegos continuarán extendiéndose por todo este sucio continente.

Nuestras líneas de batalla están dibujadas y sabemos dónde estamos; en complicidad con los fieros anticivilizacionistas, eco-extremistas, incontrolables y pesimistas que, carentes de esperanza ni de temor, siguen dando golpes desvergonzados, indiscriminados y decisivos contra la tecno-colmena.

“Hacia la proliferación de ataques y la coordinación de grupos e individualidades para atacar más fuerte y constantemente contra la civilización patriarcal y su marco tecno-industrial, el camino es arduo e incierto, sólo nuestras acciones en el presente revelan nuestras convicciones reales”.

¡La aniquilación despiadada es lo único que merece este sistema pútrido, sus representantes, sus trabajadores y sus leales ciudadanos! 

¡Que los judiciales morales de todas las ramas sigan llorando y lloriqueando! ¡Que los habladores sigan hablando!

¡En guerra! 

Célula Fuego Salvaje”

 

-18: La “Horda Mística del Bosque”, grupo de ITS en Chile, publica el vigésimo tercer comunicado de la Mafia de los ITS. En el extenso comunicado, se dedican a cerrar la boca de los que criticaron y difamaron a los guerreros eco-extremistas, punto por punto van tomando dichas críticas y las desmenuzan hasta dejarlas completamente débiles de argumentos.

Un punto que nosotros rescatamos es el del “cabeceador revolucionario”, Joaquín García, un anarquista preso en Chile, publicó mierdas sobre el atentado de ITS, a lo que estos respondieron estoica y burlonamente:

“Como era de esperar, no todas las reacciones fueron de la prensa, ni de colectivos sociales o de políticos, ¡no!, faltaban las reacciones de los revolucionarios anarquistas, ofendiendo y atacando lo que nosotros somos y defendemos. Esta vez, el preso revolucionario Joaquín García nos ha mencionado y se ha referido a nuestro atentado en una carga colgada en varios blogs de corte contrainformativo-antiautoritario-amen.

Decimos de una vez que no tenemos problemas con que nos critiquen o nos ataquen. A estas alturas ya estamos acostumbrados, es más, hasta nos gusta leer las críticas, (somos un poco masoquistas, eso es cierto). Pero si se atreven a lanzarnos mierda, tengan en cuenta que nosotros siempre la devolvemos, y siempre más hedionda.

En realidad, este preso no dice nada nuevo, siempre lo mismo; la moral de los ataques, la conciencia revolucionaria, y demás weas, ¿cuándo van a entender que nosotros no somos “revolucionarios”, ni nos interesa la “revolución”? Este concepto está completamente obsoleto, no tiene ninguna validez en el presente, quien crea en la “revolución” y pretenda una, debe cuestionarse seriamente sus propósitos. Debe plantarse en el aquí y el ahora, sacudirse la idea de que ya no estamos en el siglo XIX, y hacerse un examen de sangre para descartar una enfermedad neurológica.

Nuestros ataque no tienen reglas, ni moral ni nada de lo tuyo Joaquín, ¿porque sigues cuestionando nuestros métodos si tenemos “una diferencia irreconciliable entre los distintos pensamientos”? (como dices), ya basta, ¿no?

Este loco “detesta hasta la tirria” nuestro discurso pero aplaude, admira y saluda nuestro atentado ¡¿¿Qué??! Esta declaración solo refleja su complacencia total. ¿Porque mejor no saludas las acciones de los nazis que tanto debes odiar?, de ellos igual detestas su discurso pero ¿no saluda sus ataques?, que raro…

Se distancia de nuestro misticismo, y a nuestras creencias las llamas absurdas, un momento, se nos olvidaba que lo que este tipo defiende es lo “más” centrado, “lógico” y “coherente” de la tierra. Por favor, no empecemos a hablar de cosas absurdas que de seguro sales perdiendo, preso reaprendido.

Para que sepas, muestras creencias paganas las llevamos con el máximo orgullo, la misticidad de nuestros ancestros la hacemos propias y las revivimos. Enaltecemos todo lo Salvaje y Oculto. Declaramos sin pelos en la lengua que la Naturaleza Salvaje es nuestra autoridad, porqué está por encima de nosotros y de todo en la Tierra. Ella es la que dicta nuestros pasos y ella es la que dice cuándo llegará nuestra hora.

No sabemos porque les molesta tanto a estos anarquistas nuestra misticidad… o en realidad si lo sabemos; es por su chocante y asqueroso ateísmo occidental que tanto defienden como regla de oro de los “sin reglas”; como una prostituta aferrada al falo de su cliente, estos anarquistas no se separan de sus raíces derivadas de la Ilustración ni un poquito.

Así que ya sabes, mejor sigue dándole de cabezazos a los ancianos, a propósito, que bueno que hayas cabeceado al viejo, al parecer en ese momento se te olvidó toda la aburrida “moral revolucionaria” con la que te atascas la boca. Mira que enviar una bomba a la casa de alguien sin importar la familia ayyyyyy que “malo”, pero que no se te ocurra golpear a enclenques viejos, ¡que te aplauden!

Ahora entendemos porque tu agresión la alabaron todos los que hoy nos tiran mierda, toda esa costra de izquierdistas apestosos, y es porque tu acción fue un “cabezazo moral-revolucionario” perpetrado por la ideología “no-absurda” que defiendes, ¡pfffff!”

 

-23: Es publicado el vigésimo comunicado de ITS, ahora el grupo “Ouroboros Silvestre”, grupo de ITS en el Estado de México, reivindican un atentado pirómano en un camión lleno de pasajeros el día 14 de febrero, tras colocar un artefacto incendiario con sistema de relojería en los asientos traseros de la máquina, según el breve comunicado el fuego cobró vida pero los héroes-civiles se encargaron de apagarlo, una de las partes de la reivindicación dice:

“Que se quemen todos. Todos y todas. Todos los miserables miembros de la civilización. Todas sus infraestructuras que se enciman en esta hermosa Tierra.

Que se quemen todos por igual, mujeres y hombres, estudiantes y desempleados, amas de casa y empresarios, pudientes y precarios, sin importar el color de piel, clase social, genero, al fin y al cabo todos son híper-civilizados, entes vacíos, miserables bolsas de carne y hueso que deambulan sin pena ni gloria, todos cargando el peso doloroso de una existencia efímera y absurda.

Quememos a todos los que podamos, quememos todo lo que queramos, pasión perniciosa por el incendio, pesadillas incivilizadas hechas realidad bajo el oscuro cielo, individualistas en guerra, eco-extremistas amorales, nihilistas sedientos de venganza, únicos afines de sangre, incendiemos.”

-26: Es publicado el segundo comunicado de “Niñas hostiles a la civilización”, en este dejan ver su odio contra la sociedad civilizada atentado contra a una de las formaciones del tren de Buenos Aires, Argentina (20 de febrero).

El atentado incendiario calcinó asientos, la parte lateral y superior de la máquina, un denso humo cubrió la estación y el caos salvaje reinó en el instante.

En parte de su fiero comunicado se pudo leer:
“La destrucción de sus máquinas, es lo que les llegó a sus vidas como respuesta inminente, ante el ataque constante que ejercen hacia la naturaleza salvaje.
Sus transportes, trasladan al ser humano sobre la tierra devastada y colonizada, convertida en propiedad/ciudad, sea a corta o larga distancia. Lo trasladan en distancias y en velocidades forzadas, falsas, que nuestro cuerpo no podría lograr naturalmente.
Transportan a la muchedumbre ciudadana, dirigiéndola a una cotidianidad funesta, llevándola a sus centros de domesticación, sea el trabajo como cualquier punto del cementerio gris (ciudad). Son las responsables, como toda maquinaria, de la destrucción hacia la naturaleza salvaje, promoviendo la artificialidad que infecta la tierra, representando la sofisticación de aquellos transportes que llegaron por primera vez a tierras no colonizadas, responsables y cómplices de la existencia y perpetuación de esta civilización.. Imagino: humanos civilizados, vacíos, desplazándose como plaga por lugares indómitos e inexplorados, puaj !!Que asco!
Y ahora igual de vacíos, se atreven burlonamente a comparar un avión, con el mágico vuelo del pájaro, de reales alas. Se atreven a querer imponerse por sobre la naturaleza, atravesar las condiciones, arrasar con lo salvaje, con tal de obtener las capacidades que otras especies poseen. Se atreven a sobrepasar sus “límites” humanos, cuando son los seres más domesticados y civilizados de esta tierra. ¡Es por eso que sus transportes arden!, ¡Inigualables a las alas de un ave y las patas de una liebre!, arden sus máquinas perpetuadoras de la colonización, arden sus preciosos transportes tecnológicos, arde en llamas el símbolo de la nación, arde su progreso, arde la cotidianidad, arde su pedazo de metal, arden sus jaulas, arden en nombre de la venganza por la naturaleza salvaje.
Vinimos a entregarles junto al fuego, en su complicidad, la furia que generaron con cada ataque a la naturaleza salvaje, a cada animal, que habita hasta en el lugar más recóndito de la tierra. Hace siglos la vienen conquistando y destruyendo, y con esta acción, les respondemos con contraataque y defensa. Asumimos la guerra que ustedes iniciaron en contra de la naturaleza. Son cómplices del daño producido hacia ella, y como cómplices, no merecen compasión, ni ustedes ni sus máquinas…
Esto no es un acto por dinero, no tiene moral, no es ni político, ni revolucionario, y mucho menos, humanamente lógico.
Mucho se ha especulado ya en la prensa con respecto a nuestro atentado, que fue por las elecciones sindicales, que fue una falla técnica, que el motor, que el sistema de ventilación, bla bla blá. Lo cierto es que el golpe que recibieron, eso sí, fue total y absolutamente intencional, y lo recibieron de parte de asumidos terroristas, y verdaderas enemigas de la sociedad. Esto no es una broma, es MUY enserio. Queríamos volar su asquerosa tecno basura en pedazos, queríamos incendiarla por completo, queríamos que ese fuego se expandiera lo más posible, pero bueno, será la próxima. El combustible con el gas butano fue una pequeña muestra, pero NO SABEN de lo que somos capaces.
Que quede claro de una vez por todas, hay seres que no toleran el avasallamiento de lo salvaje en pos de la perfección de la civilización y el progreso tecnológico. Habrá más fuego, habrán más bombas, habrán más atentados, HABRA MUERTES, porque esto es una guerra. La cual enfrentamos posicionadas del lado de las catástrofes naturales.
Aquí presentes, inadaptadas a la vida civilizada, con rabia en la sangre rugimos, ¡GRITAMOS!

¡Complicidad con la naturaleza salvaje y con todos los seres que atacan a la civilización!
¡Por todo lo arrebatado, por lo no-civilizado!
¡Un auto, un tren, toda una ciudad, a la luz de la luna ARDERÁN!
¡Guerra a muerte contra la civilización y los que la sustentan!
¡Que el manto de lo oculto borre nuestros pasos!”

 

-28: La ciudad de Chihuahua y más específicamente el Tec de Monterrey se visten de luto, por la noche al terminar una misa en el templo católico de San Felipe, el vicerrector del instituto, Luis Arturo Torres García se dirigió a su auto sin saber que alguien lo esperaba entre las sombras…

Un hombre encapuchado sorprendió al profesionista cuando este subía a su auto y de inmediato le disparó en la cabeza, su esposa al escuchar el disparo comienza a gritar, el encapuchado que no se había percatado de la presencia de la mujer y que había echado a correr después de matar a su objetivo, regresa solo para arrebatarle el bolso a esta para que no llame a la policía.

Solo un casquillo 9 mm quedó en la escena del crimen, la mujer queda con una severa crisis nerviosa al ver el agujero en la cabeza de su marido emanando sangre a chorros por la boca y los oídos. A la vista de la prensa y las autoridades, esto pereciera haber sino un robo que finalizó con una muerte más en las calles de una de las ciudades más violentas de México, pero pronto se supo que no era así…

MARZO:

-2: Es publicado el vigésimo quinto comunicado de ITS, un nuevo grupo en México, la “Banda Desértica” de la ciudad de Chihuahua reivindican el certero asesinato del vicerrector del Tec (28 de febrero), en parte del breve y puntual comunicado sanguinolento (el cual es acompañado de una foto del objetivo con una escuadra sobre él), expresan:

“El Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, mejor conocido como Tec de Monterrey, está de luto, el domingo pasado en un supuesto intento de robo, el vicerrector de mencionada casa de estudios privados, Luis Arturo Torres García fue asesinado en la ciudad de Chihuahua.

El estado norteño de Chihuahua es de por sí un lugar de extrema violencia, en donde los asesinatos por diversas razones se cuentan por decenas, de hecho, el pasado fin de semana en todo el estado se registraron tan solo 20 asesinatos.

La sociedad norteña está corroída por la violencia, la criminalidad se ve como un trabajo más, la facilidad de conseguir una pistola en las calles es ridícula, y la muerte, la muerte ronda en cada una de las plazas públicas y en los lugares más insospechados.

Somos el reflejo de esta sociedad, somos la cara perversa de toda esta civilización, la oscuridad urbana y rural en su más realista expresión nos ha parido, hemos crecido en medio de un campo de guerra, en donde la sangre se coagula en el asfalto, y en donde los casquillos están esparcidos sin ningún asombro por los demás.

Somos la cruda realidad en la era moderna, pero también somos el reflejo de los ancestros nómadas que serpenteaban estos caminos descalzos bajo el sol quemante del desierto, somos la desobediencia a los colonizadores y la respuesta violenta contra ellos, somos el coyote y el venado, las auras y las espinas del mezquite, la flor de la biznaga y las montañas de mármol, el frio que quema en invierno y el sol insoportable en verano, somos las polvaderas, somos Naturaleza Salvaje y como ella nos comportamos.

No tenemos deseos de colaborar con este sistema, no tenemos las ganas de ser unos alienados más en esta farsa civilizada, despreciamos lo ajeno, lo artificial, y si usamos tecnología es solo para reivindicar nuestros actos, solo eso, no pertenecemos a ningún “movimiento” ni queremos ser “coherentes” con ciertas doctrinas políticas.

La defensa extrema de la Naturaleza Salvaje exige sangre, heridas, terror y muerte, es por eso que por medio de esta carta, reivindicamos la plena autoría del asesinato de Luis Arturo Torres García en pasado domingo 26 de febrero, el muy devoto de la asquerosa creencia católica, salía con su esposa del tempo de la San fe, cuando lo interceptamos y le dimos muerte, tuvimos que llevarnos el bolso de su mujer para que no llamara a los wachos, el hecho se ha visto como un robo, lo cual desmentimos en esta carta.

Torres, el profesionista por excelencia, vicerrector del Tec de Monterrey, licenciado en sistemas de computación, y candidato a Doctor por la Universidad de Cantabria, España, ya no existe más, lo ultimamos de un solo balazo salido de una escuadra de grueso calibre.

Con este atentado, nosotros, la Banda Desértica hacemos presencia en Chihuahua como un grupo más de Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS).

¿Pensaron que la Mafia Eco-extremista se iba a detener en su expansión? Si ya logramos extender redes hacia Chile, Argentina y Brasil, y dentro de México, a la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Coahuila, los demás estados no eran la excepción, que no se extrañen si alguno de estos días otro grupo de ITS surge en otra parte cercana o lejana…

Estamos seguros que la sociedad y las autoridades chihuahuenses no tienen la menor idea de lo que es el grupo terrorista internacional que ahora opera en su capital, los animamos a que lean un poco sobre nosotros para que sepan a qué se enfrentan.

Un montón de camper fue desplegada, andan preguntando por los responsables del atentado en las colonias aledañas, hostigando a la raza, buscando un dedo o quien la pague, desde esta carta les decimos, sabemos que nos traen tirria, el atentado que cometimos fue un chingazo para la opinión pública y los adinerados del Tec, pero pura madre que nos encuentran, van a tener que agarrar al más pendejo, a quien se deje, porque nosotros ya estamos lejos, pinches culos.

Quizás para la placa en México que lleva el caso de ITS, esto les podrá sonar familiar, ¿un solo disparo en la cabeza en contra de un profesionista reconocido? Se escucha como el atentado contra Méndez Salinas en 2011 en Morelos, ¿no creen?

Busquen y rebusquen perros, ustedes saben que TODO aquel que labore en las crisálidas del progreso, en este caso el Tec, es un potencial objetivo.

Además, ITS ya había golpeado antes esta casa de estudios, el 19 de abril de 2016 cuando una bomba explotó en una de las entradas del Tec de Monterrey campus Ciudad de México, el 3 de febrero de ese mismo año cuando explosivos fueron activados en el campus Atizapán y en las llamadas “Tec Suits”; y el atentado más sonado, el 8 de agosto de 2011, cuando un paquete-bomba hirió de gravedad a Armando Herrera Corral y a Alejandro Aceves Lopez, sepan que la pesadilla no ha terminado y que incluso después de 5 años de este hecho, seguimos teniendo nuestra mira en ustedes, incluso fuera del centro del país.

Una muerte más para el historial de ITS, ya lo habíamos dicho, ¡habrá más asesinatos y lo estamos cumpliendo!

Con la lima aun manchada de sangre:

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Chihuahua

-Banda Desértica”

-3: La prensa y las autoridades se callan la noticia, hay silencio en los medios locales, aunque, con información entregada por los cómplices del blog “Maldición Eco-extremista” (ME), el mismo día que la reivindicación fue subida, se registró el doble de visitas en el sitio y un intento de ataque cibernético que ME manejó sin problemas. Las reacciones se manejan de manera discreta, al gobierno mexicano no le conviene que una nueva noticia respecto a ITS se sepa después del atentado de ITS en Chile…

-5: Al respecto del caso Landerretche, la prensa chilena da a conocer que las investigaciones continúan para dar con la “Horda Mística del Bosque”, grupo de ITS-Chile. Ahora, tras no poder dar resultados concluyentes para esclarecer el atentado, las autoridades se centran en los presos acusados de ataques con bombas y quienes los han ido a visitar, en específico en Kevin Garrido, el individualista que había expresado en una carta su simpatía con la tendencia eco-extremista. Es clara la desesperación de la fiscalía, al no tener ninguna prueba que incrimine a alguien, ni en sus cámaras de video vigilancia, ni con el supuesto ADN recogido en la sucursal de Chilexpress desde donde dicen se envió el paquete-bomba, ahora sus esfuerzos investigativos se centran en un pequeño sector en donde estos piensan que encontrarán “algo”, más equivocados no pueden estar.

-13: Es publicado el comunicado del “Grupúsculo Indiscriminado” en conjunto con el “Grupo Oculto Furia de Lince”, dos de los grupos de ITS en la Ciudad de México, en donde se separan de ITS para comenzar con un proyecto individual centrado en la violencia misántropa.

El grupo de ahora en adelante se hará llamar “Grupo Indiscriminado Tendiendo a lo Salvaje” (GITS).

En su comunicado se puede leer:

“(…) ningún ser humano estará tranquilo de hoy en adelante, ningún medio de transporte estará exento de nuestros ataques. En una de las ciudades más grandes del mundo, donde solo se respira  las moléculas pesadas de metales, virus y bacterias cada vez más resistentes, mierda y basura, el perfume del trabajador, donde solo se ven caras largas de cansancio, de hartazgo, donde se ignoran entre ellos mismo por estar viendo una pantalla de celular, donde se camina monótonamente, donde el ser humano es solo una masa más, (al fin y al cabo la masa y la energía es constante en el universo, es por ello que si la especie humana desaparece el universo entero no lo notaría), entre toda estas vidas humanas estamos nosotros para llevar a cabo nuestros atentados contra el ser humano.”

-14: Las “Niñas Hostiles a la Civilización” en conjunto con el grupo “Manifestaciones Animistas” hacen público su tercer comunicado, reivindicando a la vez un atentado explosivo/incendiario frustrado y otro ataque incendiario dentro de la iglesia San Juan Bautista en Buenos Aires, Argentina el 13 de marzo, por el cual la prensa divulgó en sus medios el atentado, el que despertó condena tanto en las autoridades como en la comunidad católica.

En parte del extenso comunicado se puede leer:

“(…) A la parroquia de San Juan Bautista la atacamos este puñado de terroristas inadaptadas y extremistas. La esencia de ese lugar inundó nuestro espíritu de furia indómita, vengativa y sanguinaria, la misma que nuestros ancestros sintieron cuando su mundo fue destruido, la misma que llevó a los Querandies a atacar, y destruir la primera fundación de la ciudad de Buenos Aires, la misma que impulsaba las flechas de los Selknam contra los mercenarios que los “cazaban”. Ustedes aniquilaron el mundo de los antiguos y creyeron que podrían sepultar lo salvaje, pero con actos como este demostramos que se equivocan, llevamos la herencia guerrera en la sangre y en nuestro interior, la llama arde y amenaza con quemarlo TODO.

¡Es por eso que nuestro artefacto se activó exitosamente! Porque así lo quisieron los espíritus malditos que atormentarán por siempre a los civilizados. Porque debajo de cada cementerio de concreto, lo salvaje aún se resiste a la exterminación. Porque esta guerra está más viva que nunca, sea que se manifieste a través de fieros actos de terrorismo como los nuestros, o de letales ataques de animales no-humanos a los híper-civilizados, o de hermosas “catástrofes” naturales, como los incendios que anduvieron azotando las tierras del otro lado de la cordillera. La fuerza arrolladora de la luna llena iluminó el sendero y nos cubrió en nuestra huida, alimentó nuestro espíritu y llenó de valor a todo nuestro ser. Derramamos lágrimas de tristeza, pero nos miramos a los ojos y sabemos que detrás de todo el dolor que a veces amarga nuestra existencia, cada ataque contra la mega-máquina está inspirado también por el profundo amor que llevamos en nuestros corazones, amor a los ríos, a los montes, a las luciérnagas, a los árboles, y a todo lo salvaje.”

“(…) Venimos de la naturaleza y a ella nos dirigimos, la muerte no nos asusta porque sabemos que algún día nuestro cuerpo será abono para la tierra, y nuestro espíritu seguirá vivo en cada acto de negación, en cada respuesta incivilizada contra el avance del progreso humano, la artificialidad y la civilización. Nos arrojamos al abismo, decidiendo dar el paso adelante en esta guerra, no dudaremos en ejecutar ataques cada vez más peligrosos, estamos conscientes de la tormenta que se acerca, nos hacemos participes de ella y asumiremos TODAS las consecuencias.”

“(…) Esta iglesia, como toda iglesia, es la más clara demostración del triunfo que tuvieron los colonizadores al pisar tierras no-civilizadas, habitadas por los antiguos, el triunfo que tuvieron tras imponer la creencia cristiana y católica, borrando cualquier rastro de creencias paganas y animistas, remplazando sus deidades, por deidades humanas suyas. En este triunfo impusieron a la humanidad sobre toda vida no-humana, impusieron una moral, apartando la conciencia y la individualidad de los salvajes. Crearon estructuras físicas y mentales para reproducir y perpetuar sus creencias, apartándonos de la tierra y de los entornos naturales. Para obligarnos a permanecer como esclavas, católicos, cristianos, aceptando la no-vida bajo su domesticación.”

“(…) Si ante su moral, lo salvaje es bárbaro, nos asumimos como tales, y como tales somos capaces de arrebatarles sus vidas, y de atacar sus templos.

Borrando todo rastro de su creencia, como ustedes lo hicieron con las de nuestras antepasados. Sabemos que ustedes no fueron los que llegaron a América, sabemos que ustedes no asesinaron a los antiguos, y que en su vida quizás tampoco lo hagan… Pero en su cuerpo, mente y espíritu, llevan ese recuerdo sangriento, como si fueran sus manos las que cometieron esos hechos. Y solo basta con aceptar su creencia, para ser cómplices y perpetradores de esa domesticación, y como tales recibirán el ataque. El Apocalipsis está cerca, el tiempo de la venganza se alerta, los espíritus de la tierra y la memoria ancestral, reaparecen en nuestras vidas, recordándonos la gran herida que hicieron a nuestro ser, y mientras ella cicatriza, nuestra hambre de destrucción aumenta. Y así será, desde las catástrofes naturales destruyendo la civilización, y todo animal que se venga del humano, nosotras en nombre de lo arrebatado, moriremos llevándonos bajo tierra la sangre derramada y el vuelo único que trae la venganza.

Por las inmensidades del mar, por lo cantos de las aves, por el soplo del viento, por la mirada de un animal no-humano, y por todos los seres salvajes de esta tierra. ¡Maldecimos a Dios! ¡Maldecimos a Cristo, y a todos ustedes!:

¡Malditos ustedes, malditos todos sus cómplices!

Que en las noches les atormenten las voces de quienes asesinaron en nombre de su religión, que les atormenten los gritos de desesperación, de ira, de tristeza y de venganza.

Que les atormente el miedo.

Que ninguna confesión y/o arrepentimiento pueda sacarlas de tal estado.

Que la oscuridad los torture.

Que los espíritus vengadores los arrastren a su morada, y devoren su espíritu a cada segundo.

Que no descansen jamás.

El cielo y el infierno desvanecerán.

Dios nunca estuvo ni estará esperándolos.

Solo les espera una vida de tormentos, hasta su muerte.

Con miedo a ser observados, asesinados o poseídos por nuestros ancestros, y por nosotras, las aún existentes.

¡AGASSAGANUP O ZÓBA!, Y SINO, ¡LA SANGRE LES CHORREARA DEL CUELLO!”

-19: Todos los grupos de ITS firman el comunicado número 26 de la Mafia, en este tratan varios temas de actualidad. Parte del comunicado se puede leer:

(…) “Lo único que debe de estar al frente de esta guerra, son los actos sinceros de las personas que realmente aprecien y se decidan a llegar hasta las últimas consecuencias en la defensa extremista de la naturaleza salvaje, solo eso, ningún grupo está al frente, ni atrás.”

Así lo dijimos hace unas lunas en nuestra etapa con Reacción Salvaje (RS), y lo sostenemos. ITS es solo una expresión de esta compleja guerra, llevada a cabo por valiosos individualistas que se han unido en este proyecto internacional, para generar el mayor daño que podamos a toda esta mierda.

ITS NO es una vanguardia, NO está al “frente”, NO lidera grupos o individuos, ITS lo único que ha hecho es extender redes, penetrar con actos y palabras las mentes inquietas y transmitir ese odio que sentimos contra lo artificial y ese profundo amor que nos mueve por la Naturaleza Salvaje, a todos aquellos que han sentido suyas nuestras palabras difundidas públicamente desde el año 2011.

ITS NO es una “confederación” de “primitivistas” de “acción directa”, NO defendemos la “informalidad”, ni apostamos por una “nueva forma de organización”, ITS es una Mafia, una Sociedad Secreta, un Clan de individuos selectamente elegidos para formar parte de un grupo internacional que apuesta a la desestabilización, a la destrucción, a la ejecución de atentados y homicidios indiscriminados y selectivos contra lo Ajeno.

Por esa razón es que ITS NO hace “llamados” promiscuos para que otros “tomen” estas siglas como les plazcan, desde el principio NO hemos querido que esto se “desvíe” en una dirección que no nos satisface, en pocas palabras, ITS NO es la Federación Anarquista Informa (FAI). Si bien es cierto que en el pasado tomamos algunos ejemplos de esta organización para afilar lo nuestro, NO nos basamos por completo en el modelo de la FAI, y eso está más que claro. Para hablar más en concreto, pensamos que dicha Federación hoy por hoy ha quedado obsoleta, su tiempo ha pasado y lo único que quedan son las migajas de lo que fue en su momento, aunque algunos se aferren a sacarla de la tumba histórica.

Es lamentable en lo que hoy se ha convertido la FAI, de ser una de las organizaciones más imponentes (sobre todo en Italia, Grecia, México y Chile), que dio vida a proyectos ácratas que hicieron retumbar las esferas socio-político-económicas en el ciclo 2010-2014, hoy, la FAI es solo el pretexto de algunos para alzar las putrefactas, estériles y aberrantes banderas anarco-sociales, y el pretexto perfecto que ha servido para camuflar venenosas estrategias policiales de “críticas que tensionan”.

“[…] aquí en la vía, las arpías, disfrazan la hipocresía de cortesía”

F.

La “naturaleza” de la FAI era el individualismo antisocial y la crítica hacia las masas durmientes, no era una organización en “defensa del pueblo oprimido” como ahora la tratan de disfrazar algunos. Y nos atreveríamos a decir que la FAI (en Italia y en otras partes), fue en muchos casos (sobre todo en sus paquetes-bomba) INDISCRIMINADA Y SELECTIVA.

Solo hace falta voltear atrás y darse cuenta que lo que decimos NO es del todo disparatado.

¿Cómo borrarnos de la cabeza, aquel reconocible atentado simultáneo con paquetes-bomba contra diferentes objetivos en Suiza, Grecia e Italia en marzo de 2011?, cuando dos empleados de la empresa Swissnuclear en Olten, Suiza, resultaron heridos al abrir la encomienda, y aunque sus lesiones fueron leves, las heridas estuvieron presentes. De manera más selectiva fue el paquete-bomba que hirió gravemente a un teniente coronel del cuartel militar Ruspoli en Livorno, Italia, el cual resultó con cinco dedos amputados, y heridas sanguinolentas en la cara y piernas.

En este caso, algunos podrían argumentar que la FAI podría haber puesto mucho más material explosivo en el paquete que iba dirigido al militar que el paquete que iba dirigido a la empresa nuclear, en donde era seguro que alguna “inofensiva” secretaria abriría el envoltorio y NO el directivo. De cualquier forma, el atentado no deja de tener en sí, la cara del terror, no deja de tener el sello de las heridas, de la sangre, su naturaleza no deja de ser indiscriminada y selectiva.

Lo mismo podríamos decir del atentado con paquete-bomba en diciembre de 2010 contra las embajadas de Chile y Suiza en Roma, Italia, de igual forma reivindicados por la FAI, en donde los heridos fueron empleados consulares y NO los altos representantes de las embajadas. ¿Acaso la FAI pidió disculpas por las heridas de los “pobres” secretarios? NO, ¿Por qué hacerlo, si estos actos se desarrollaban en una guerra abierta contra objetivos consulares y contra lo que representaban para su estrategia de solidaridad con sus afines presos en esos países?

Es aquí en donde nos comenzamos a poner incomodos, y es que abordar con mirada eco-extremista este tipo de eventos PASADOS es necesario para tratar de comprender el origen de la hipocresía de algunos en el PRESENTE, pues hay quienes en su momento apoyaban estos actos, todo porque estaban siendo ejecutados por anarquistas, claro, apoyaban las cartas-bomba que llegaban a las embajadas y lesionaban a los empleados, pero se escandalizan ahora cuando escuchan que NOSOTROS, los eco-extremistas, herimos a civiles o empleados de la misma forma que lo hizo la FAI hace varios veranos atrás, ¿de qué se trata entonces? Para todos aquellos con su doble-cara bien puesta, ¿no recuerdan acaso que la CCF también hirió a un empleado de una empresa de mensajería exprés en Atenas en noviembre de 2010?, aun siendo tan “cuidadosos” siempre en avisar a la policía antes de detonar un explosivo para que estos desalojaran los blancos. Y es que, cualquier ataque con explosivos o con fuego, incluso un ataque armado, lleva consigo la “suerte” echada, no se puede garantizar la seguridad de los civiles y aunque el objetivo a atacar esté plenamente estudiado, siempre lo inesperado nos puede sorprender.”

(…) “Después de leer esto, quizás algunos dirán que los anarquistas modernos están exentos de heridos o de muertos “innecesarios” a comparación de nosotros, y nos tachen de difamadores. Pero solo basta con dejar atrás la amnesia convenenciera para ver que los anarquistas modernos (así como nosotros), tienen en sus manos sangre de “inocentes” (como algunos necios llaman a la odiosa sociedad civilizada), llevan consigo heridos o muertos “colgando” en sus conciencias (o quizás ya no), para todos aquellos que hoy nos tiran mierda y que se quejan de los heridos y muertos que hemos causado en México, ¿acaso no recuerdan al cartero herido con un paquete-bomba contra la Subsecretaría del Sistema Penitenciario en 2012?, que aunque el acto no tuvo reivindicación, fue evidente que respondía a un acto estilo “propaganda por el hecho”, o ¿las 12 trabajadores con quemaduras por el incendio en una bodega de Iztapalapa que reivindicó la CCF-México en el mismo año? Solo en el segundo caso la CCF mexicana dijo que su intención no era dañar civiles, aun así, las piel derretida de los asalariados de dicha bodega de productos de higiene personal queda permanente. Nosotros desde luego que NO condenamos estos ataques con sus respectivos daños colaterales, (es más, en su momento nos alegraron) solo los usamos como ejemplo para callar las bocas de la “nueva escuela” en México, que hoy nos critica nuestros métodos pensando que los grupos anarquistas modernos los caracteriza la “nobleza”, la “limpieza” en su actuar, equivocándose profundamente.

Lo mismo podemos decirle a ciertos anarcos que andan por ahí tirándonos mierda en Chile, anarcos que se creen moralmente superiores, (algunos) presumiendo que en su historia contemporánea no ha habido heridos o muertos “innecesarios”, creyéndose los muy “revolucionarios” y catalogándonos de “contra-revolucionarios” como si el término nos asustara, tachando de “irresponsables” al clan hermano de ITS-Chile cuando se enteraron que en el atentado contra Landerretche, su hija pequeña salió con trauma acústico, ¡CUANTA DOBLE MORAL ASQUEROSA! ¿Acaso no recuerdan los amputados y heridos de gravedad que dejó el atentado en el metro de 2014 en Santiago perpetrado por la CCF-Chile? ¿Acaso ya se olvidaron del indigente muerto por la detonación de un extintor ese mismo año, y que incluso, se encontraron panfletos con ciertas “demandas” anarcas?, o ¿dirán que los heridos y el muerto fue un montaje?

Sí, esta también va para ti Joaquín García, hace poco te abalanzaste contra nuestros cómplices que están plantando cara en el sur del continente, vomitaste tu bilis y escupiste tu mierda izquierdista-revolucionaria, que puto asco, oye, ponte en mente que ni 200 bombazos “insurrectos” en Chile pudieron causar el impacto que fue 1 solo paquete-bomba de la Orgullosa “Horda Mística del Bosque”, ¿crees que la amenaza eco-extremista la detendrán tus estériles llamados a la “comunidad anarquista” para que nos excluyan de sus círculos? ¡JA! Ni los mejores fiscales, ni los más capacitados carabineros, ni los expertos en inteligencia, ni los peritos, ni las cámaras de seguridad, ni los medios de comunicación emitiendo mentiras, ni las nuevas leyes contra el “terrorismo individual”, ni culpando a los encarcelados por bombazos junto a sus visitas, mucho menos los “revolucionarios”, nadie va a detener esto porque la semilla ya germinó, pueden cortar el árbol pero sus raíces persistirán, ¡que quede claro!; así que mejor vete creando otra estrategia Joaquín porque escribir cartitas desde tu celda no darán resultados favorables contra nosotros los “contra-revolucionarios”. O ya sé, mejor vete a golpear ancianos que es lo mejor que sabes hacer, porque ni huir pudiste hacer bien. Cuando salgas de cana quizás te contratemos para que vayas a golpear al hippie senil de Zerzan, seguro que se te hará fácil golpearlo y seguro que lo encuentras en su bicicleta dando vueltas en los parques de Oregon…”

(…) “Es claro que después de que se supiera que un grupo de ITS fue el responsable del fabuloso atentado contra la cabeza de la medusa Codelco, muchas cosas cambiarían. Sobre todo cuando se supo que ITS tuvo su origen en México y que sus actividades se había extendido rápidamente a Chile, Argentina y Brasil. La Interpol ya ha recolectado por internet toda la información que ha querido sobre nuestra Mafia, eso es más que obvio, quizás estén intentando dar con nosotros, y estamos seguros que le dieron un “jalón de orejas” al gobierno mexicano por “permitir” que esto llegara a este límite. En los medios chilenos escuchamos a una socióloga experta en seguridad decir que, “si ha habido una escalada de violencia de un mismo grupo (ITS), hay un problema serio con el sistema de inteligencia”, que risa, lo adivinó…

Por eso es que hay un esfuerzo tanto de los medios de comunicación, como de los gobiernos por ocultar lo que publicamos y reivindicamos, y esto no es paranoia nuestra, ¿por qué entonces ocultaron el atentado contra la estación camionera de Plano Piloto reivindicada por ITS-Brasil en enero?, ¿fue porque se presentó en la misma zona en donde el clan hermano detonó su olla a presión en el estacionamiento del centro comercial Conjunto Nacional en agosto del años pasado?; ¿por qué entonces los medios chilenos no dijeron nada de lo que declaró la “Horda Mística del Bosque” en el vigésimo tercer comunicado, publicado un poco más de un mes después de su atentado terrorista?; ¿por qué entonces los medios no hicieron un festín morboso (como de costumbre) con la noticia del asesinato del vicerrector del Tec de Monterrey, reivindicada por un nuevo grupo de ITS en el norte de México en marzo? o acaso, ¿los tres casos son “casualidad”? NO ES CREÍBLE.

Sea como sea, ITS no se va a detener, seguiremos dando guerra contra la civilización, su efímera artificialidad y su asfixiante tecnología, burlándonos de sus aburridos valores morales, y violando las normas legales impuestas como lo hemos hecho desde hace tiempo. Porque “el guerrero está en esencia, condenado a seguir adelante”.

Nuestros ancestros nos han enseñado a convertirnos en animales acechantes, nos han transmitido la gloria por quitar una vida y generar heridas, nos animan a la confrontación y nos esperan en el mundo de los muertos orgullosos de haber continuado con la guerra ancestral, por haber vengado a la Tierra.”

(…) “Pd: El Grupo Indiscriminado Tendiendo a lo Salvaje (GITS), hace unos días ha declarado el comienzo de un nuevo proyecto alejados de ITS-México, nos alegra saber cómo un grupo se decide a trazar su propia vereda, lo reconocemos y lo animamos en su Guerra, sin embargo, no coincidimos con lo que ha dicho respecto a dejar de utilizar ciertos términos “solo porque los izquierdistas los usan”. Ciertamente es muy chocante que los progresistas radicales (o no), se apropien de los términos que nosotros defendemos, pero la solución (al menos para nosotros) NO está en dejar de utilizarlos “solo porque los ajenos los toman como suyos”, sino HACER que dichos términos se conviertan en una amenaza tan peligrosa que su sola mención llene de terror la mente de los híper-civilizados, tanto que los izquierdistas se la piensen dos veces antes de apropiarse de dichos términos.”

Puede leer el comunicado completo acá:

http://maldicionecoextremista.altervista.org/mexico-vigesimo-sexto-comunicado-individualistas-tendiendo-a-lo-salvaje/

20: Es publicado el video titulado “Paquete-bomba: ITS-Chile” en el cual da cuentas sobre la enorme cobertura mediática que tuvo el atentado contra el presidente del directorio de Codelco en enero pasado.

Lo puedes ver acá:

http://maldicionecoextremista.altervista.org/video-paquete-bomba-its-chile/

-24: En un programa de la televisión chilena, el objetivo de los eco-extremistas sureños, Óscar Landerretche sale siendo entrevistado, en la entrevista se dan a conocer detalles sobre el atentado y las secuelas que dejó después de que el tubo explotara en la casa del minero bastardo. Recomendamos verlo acá:

http://maldicionecoextremista.altervista.org/chile-caso-landerretche-22-marzo/

-26: El blog en inglés de “La Manta Mojada” es eliminado del servidor anarquista “Black Blogs”. Por considerarlo peligroso por su contenido así como también, estos maricas consideraron peligroso el blog “Maldición Eco-extremista” y “Tocaia Eco-extremista”

-28: La prensa chilena da a conocer que el precandidato presidencial, un tal Alejandro Guillier, es protegido por escoltas armados desde el atentado contra Landerrteche, no cabe duda que el glorioso ataque de ITS-Chile cambió la historia política del país suramericano.

-31: Es publicado el vigésimo séptimo comunicado de ITS, este se presenta en una nueva modalidad tipo video-comunicado, en donde se ve como los individualistas disparan armas de fuego en contra de una construcción, que después en su comunicado escrito explican que se trataba de una obra de la empresa Carso, en partes del texto se puede leer lo siguiente:

“Nos preparamos en la oscuridad, la presencia de nuestros ancestros nos animaba, el humo de la salvia de monte envolvió nuestras balas, llenamos el cargador tranquilamente, cortamos cartucho y nos dirigimos a nuestro objetivo aquel 24 de marzo; esta vez, una construcción propiedad de la enorme empresa de infraestructura Carso en el municipio de Zumpango, Estado de México, a un costado de una asquerosa carretera, la cual, pasa por las extensas llanuras que en el pasado cubrían la zona, que a su vez, eran abrazadas por una densa niebla y era poblada por los animales que corrían sin preocuparse de las máquinas que ahora cruzan frenéticamente de un lado a otro.

Acechamos la construcción como coyotes, en realidad no nos interesa el proyecto que están levantando ahí, para nosotros toda cosa civilizada es motivo de ataque extremista. Nuestro ceño se frunció al ver el patético panorama que el progreso se ha esforzado por construir, odiamos sus cimientos, su concreto, su pútrido olor a caño, su repudiable color gris, su enfermizo ruido, detestamos a las personas que trabajan para construir eso, ya sean trabajadores, ingenieros, veladores, nos da lo mismo, todos laboran para edificar el sueño civilizado del progreso humano, por ende, todos y cada uno merece que la furia de lo Desconocido, hablando a través de nosotros, los azote como un rayo caído del cielo.”

“(…) Apuntamos y disparamos nuestras balas sin piedad, tanto contra una gran máquina que estaba frente a nosotros, como al módulo de seguridad y al remolque en donde duermen los trabajadores.”

“¡Heridas, laceraciones y muerte a los híper-civilizados!”


Para los “nihilistas pasivos del caos”

Hace tiempo que he estado preparando una respuesta a lo que publicó “Archegonos” en el fanzine “Paroxismo del Caos” en su segundo número, específicamente en el apartado “La coronación del moralismo en el trono del fantasma de la Naturaleza (Paroxismo Anticivilización parte 2)” y ¿porque no? también por lo que dijo el grupo “Halcón del Caos” de Escocia en su comunicado del 22 de septiembre de 2016 publicado en el blog “Antisocial Evolution”, pero por una u otra cosa lo aplazaba hasta más no poder, en fin.

La verdad es que me dio un poco de pereza traducir TODO el artículo en cuestión (el cual es bastante largo para mi gusto), y solo después responder lo mismo de siempre, sé que algunas ocasiones los eco-extremistas somos repetitivos en lo que abordamos, solo porque algunos lectores ven todo con las gafas de la Ilustración y de lo occidental, y no pueden comprender lo que escribimos, por consiguiente nos “obligan” a remarcar muchos puntos antes ya tratados, pero bueno, sirve para hacernos más propaganda de la que ya tenemos.

“Archegonos” (a quien identificaremos jocosamente como Archie) es un nihilista de los que predominan hoy en día, no ha podido dejar atrás su pasado anarquista y se escandaliza por lo que declaramos los eco-extremistas y dice que las fuerzas desconocidas en las que creemos son concepciones “autoritarias” de una dialéctica metafísica (que risa).

Es un nihilista pasivo exagerado que a cualquier individuo que exprese creencia en el paganismo, animismo y demás, lo tilda de “religioso”, sin siquiera diferenciar un concepto de otro.

Desentraña meticulosamente TODOS los términos que lee y los pone en la balanza de la moralidad y la amoralidad, en donde casi siempre gana el peso de la moralidad. Así como UR y compañía, que catalogan TODO lo que no aceptan como “izquierdista”, Archie cataloga todo lo que no acepta como “moralista”.

El señor Archie se ha obsesionado tanto con las lecturas de Descartes, Stirner y Nietzsche, que cae en ese juego de la “tremenda importancia” de los términos usados, en la “pureza” de los conceptos para seguir adelante con su egoísmo, egoísmo que entiende como pura y dura negación solamente, no cayendo en cuenta que egoísmo (filosóficamente hablando) no solo es negación, sino también es ATAQUE.

Antes de que dé comienzo a este pequeño texto, quiero remarcar que esto no lo escribo para “abrir un debate”, esto NO es una “carta abierta” o una pendejada de esas, tampoco espero que las personas que se sientan “ofendidas” me contesten, no me importan las reacciones que pueda causar a aquellos que se creen los portadores de la “verdad absoluta” (aunque lo nieguen), no me interesa discutir con ellos, sus críticas ante mí son estériles y se caen por su propio peso, contesto por el simple hecho de callar bocas, para ridiculizar a los falsos críticos que no comprenden una mínima parte de lo que defiendo (y defienden los que como yo estamos en esto), y para que cuando lea de nuevo esto me pueda divertir con mis ocurrencias. Así que queda claro que lo que voy a escribir aquí no está basado en el respeto hacia esos críticos, pues a mi consideración, una persona que difama y pone palabras erróneas en la boca de otros no se merece ningún respeto.

Así que bueno, para desglosar esta crítica con orden (disculparán los [cuasi] anarco-nihilistas pasivos por emplear la palabra “orden”) enlistemos los desatinos de “Archie y sus amigos”:

-Archie dice que “escondemos” una moral vestida de amoralismo por varias razones, dice que “indiscriminado-selectivo” es una especie de “dualidad moral”. MENTIRA, no nos inclinamos por lo indiscriminado más que por lo selectivo (o al revés), eso está más que claro, cuando mencionamos dichos términos hacemos referencia a la visión general que tenemos respecto a un atentado, el cual puede ser indiscriminado o selectivo, o ambos a la vez. Este NO es un “binario moral”.

La violencia puede ser indiscriminada y selectiva, pero al fin y al cabo es violencia, eso está más que claro, solo que los eco-extremistas empleamos retóricamente la palabra “indiscriminado” para que los “progresistas radicales” se aparten de nuestras prácticas y teorías. Es más para diferenciarnos de los maricas que ponen bombas en la noche esperando que algún “inocente” no quede herido o muerto, para decirles y demostrarles en sus caras que la era del humanismo que cuida de las masas aun rechazando su rol cómplice, ha muerto; para hacerles ver que la etapa de la “responsabilidad revolucionaria” ha terminado, que nuestro ataque no tiene cuidado, miramientos, ni moral con NADIE. Es por esa razón que hacemos referencia al término “violencia indiscriminada”, no porque escondamos una supuesta moral en lo antes dicho.

-De la misma forma nosotros NO consideramos a la Naturaleza “buena” y a la civilización “mala” (como lo ha escrito Archie), la Naturaleza NO es buena ni mala, simplemente ES, al igual que la civilización, NO es buena ni es mala, simplemente ES. De que son dicotomías, si lo son, son polos opuestos siempre en contradicción, en conflicto, pero eso no marca ninguna moralina.

Es como el frio y el calor, el agua y lo seco, la oscuridad y la luz, lo blando y lo duro, atrás y adelante, arriba y abajo, la vida y la muerte, ninguno es “bueno” ni es “malo”, ninguno es “justo” o “injusto”, ninguno es “verdad” o es “mentira”, ¡simplemente SON Y YA! Dejémonos ya de esas cosas.

Nosotros separamos Naturaleza de Civilización por eso mismo, porque son polos opuestos REALES en el plano físico (es decir, fuera de los conceptos), no porque sea un tipo de moral como usted lo indica querido maestro de filosofía.

-Archie dice que le ponemos “genero” al concepto de Naturaleza. Aclaramos, los eco-extremistas NO reconocemos géneros en nuestras creencias, la Naturaleza NO es mujer ni es hombre, eso sería caer en las chocantes conceptualizaciones antropomórficas occidentales. Cuando decimos “Naturaleza” estamos siendo prácticos en el discurso, es obvio que no nos vamos a detener a explicar en cada párrafo cada palabra que expresamos. Podemos emplear diferentes términos para señalar lo antes mencionado, “Desconocido” y “Oculto” son los más empleados, ¿y que dirías de esto Archie? ¿Que los términos “Desconocido” y “Oculto” son términos masculinos? Si es así, entonces ahí quien encuentra géneros eres tú y no nosotros. A los eco-extremistas no nos interesa identificar “deidades” masculinas o femeninas, estamos más allá de esa inútil división.

-No somos religiosos como lo ha dicho Archie, tenemos cosmogonías individuales, y/o creencias animistas heredadas de nuestros antepasados, solo eso, no hay que confundir eso.

Yo en lo particular no creo en “dios” como creencia judeocristiana (o alguna otra) y como concepto etimológico, porque recordemos que la creencia en un “dios” es la base de las grandes y pequeñas religiones. Le cuento algo de historia desde la tradición oral nativa de acá señor Archie, cuando los europeos llegaron a América no existía el término “dios” el cual viene del latín “deus”, y del prefijo griego “teo”, el concepto (por así decirlo) que empleaban mis ancestros y en los cuales predominaba la lengua náhuatl, era la palabra “teotl”. Los idiotas invasores al ver que la palabra “teotl” se parecía a la palabra “teo”, dieron por hecho que los naturales tenían “dioses” como si estuvieran frente a los griegos antiguos (los cuales sí tenían dioses).

Hoy, la historia y la antropología están llenas de mentiras, semejantes mentiras como estas repetidas por siglos, y muchos han caído en eso, en repetir hasta el cansancio dichas falacias, nosotros los eco-extremistas (contrariamente a lo que dice Archie) NO tenemos dioses, simplemente nos hemos creado fuerzas desconocidas siguiendo los pasos de nuestros antiguos.

“Porque ataco y desprecio cualquier contenido idealista predeterminado. A veces del fantasma de lo “humano”, la deidad de muchos templos anarquistas, pero también del fantasma de la “naturaleza”, una deidad metafísica de los eco-extremistas y siempre estaré en contra de cualquier idealista o cualquier constructo idealizado que trate de superar la singularidad del ego.”

Esto fue lo que escribió “Halcón del Caos” en su comunicado antes mencionado, a lo que nosotros repetimos: NO creemos en un “dios” o en los “dioses o fantasmas de la naturaleza”, creemos en Fuerzas, en Manifestaciones, en lo Oculto, etc., y les damos esos nombres porque son los que se acercan más a la comprensión práctica del lector inteligente, pues en términos reales, nuestras creencias no tienen nombres, y si los tienen, solo los pueden “pronunciar” el viento o el arroyo, la hoguera o las raíces de la Tierra, y esto no es idealismo, es nuestro credo lleno de paganía heredado de los antiguos.

-Archie escribe:

“Siento afinidad solamente con aquellos que actúan para sí mismos por sí mismos, y no en el nombre de nada más “grande” que ellos. Mi percepción caótica no deja espacio para la “justicia” y he erradicado el fantasma de la Justicia de donde proviene.”

Este no comprende nada y aun siente hostilidad (como si fuera un anarquista) con la idea de que hay algo más GRANDE que él y su ego, ¿acaso no es más grande el universo físico que la individualidad de cualquiera junto con su ego? ¿Acaso no es más grande la sabiduría natural con la que contaban los chamanes de cualquier tribu antigua, que los estudios de Archie copiados de los libros de Stirner? ¿Acaso no es más grande la fuerza de los mares, del viento huracanado y de los rayos que caen del cielo, que cualquier fuerza humana? Hay algo más grande que todos nosotros, aunque a muchos filósofos les cueste trabajo hay que reconocerlo, ¿cuál es el problema con ello?

En nombre de eso MÁS GRANDE actuamos, vivimos y morimos, somos parte de esa fuerza pero solo eso, ahora solo somos humanos, quizás con aptitudes, pensamientos y metas diferentes fuera de los caprichos de las masas, pero cuando dejemos de existir seremos parte de ese TODO.

¡Ah! Y los eco-extremistas tampoco creemos en la “justicia”, un concepto tan efímero y burdo que solo los progresistas le tienen fe.

-Desde que surgió el grupo Individualidades tendiendo a lo salvaje (Its) en 2011, muchos se han centrado en “descifrar” las “verdaderas motivaciones” de sus integrantes al extender la violencia terrorista contra diferentes objetivos, en esos años los que la hicieron de psicólogos fueron los eruditos de Kaczynski, recuerdo que revisaban meticulosamente y con “una lupa de mucho aumento” cada palabra en los largos comunicados del grupo, al que lo llegaron a tachar de “frustrados”, “impulsivos”, “tontos”, etc.; ahora que el nuevo ITS se ha extendido, no falta el que haga lo mismo que hicieron en 2011 los ahora llamados “indomitistas”.

Hace poco tras el glorioso atentado de ITS en Chile, muchos “expertos” leyeron “detalladamente” el comunicado de responsabilidad y tildaron al clan de la “Horda Mística del Bosque” como de “adolecentes”, “incomprendidos”, “sufrientes”, etc. Ante esto el señor psico-filosofo Archie no se quedó atrás, pues en una parte de su texto menciona lo siguiente:

“Aunque es muy cuestionable para mí, ya sea en el caso de los eco-extremistas, se trata de una opción de vivir como un ser caótico (que puede tomar formas posiblemente infinitas) o una obligación hacia la realización de sus ideologemas. Yo personalmente creo que es el segundo. Hay una gran brecha entre los ojos. No pongo en duda como los guerreros en su mayoría aplastan el cumplimiento en el pantano de las pertenencias, pero si me opongo a sus valores sistemáticos externamente recibidos que se convierten en las cadenas sobre el ego.”

Ante esto yo digo, ¿Qué putas es lo que quieren psicoanalizar? ¿Y para qué? ¿De qué sirve saber las “verdaderas motivaciones” de los eco-extremistas? Y si las supieran ¿Qué harían con esa información? Es una cosa muy estúpidamente inútil tratar de “descifrarnos”. Si los eco-extremistas hacemos lo que hacemos es porque esos actos son una reacción a la toxicidad del entorno civilizado en donde nos desarrollamos, podemos ser unos frustrados, unos locos, unos delincuentes comunes, unos incomprendidos, o lo que sea, seguimos haciendo de las nuestras y no nos vamos a parar aunque existan extensos análisis específicos sobre nuestra conducta.

-Archie y Halcón dicen que hay “cadenas sobre el ego” y que las nuestras están en nuestras creencias. ¡De nuevo con el discurso anarquista antiautoritario! Para que se entere don “Archie y sus amigos”, los eco-extremistas no tenemos ningún problema en aceptar ciertas jerarquías, no nos asustamos porque algo sea “autoritario”, estamos más allá de esa patética división entre autoritario/anti-autoritario que acompaña a los ácratas y al parecer a algunos nihilistas desde aquella época de oro (para ellos) llamada Ilustración.

-Ante todo esto, me acabo de dar cuenta que Archie en su texto se centra en lo “anti-civilización”, ¿anti-civilización? ese término poco práctico y manoseado por un montón de gente ajena al pensamiento original. Nosotros los eco-extremistas NO SOMOS ANTI-CIVILIZACIÓN, si lo fuéramos no tocaríamos ni las computadoras y estuviéramos viviendo en los bosques, ¿acaso Archie sí se considera anti-civilización? si fuera así, me pongo de pie y le aplaudo porque al fin se posicionó por “algo”.

-Es algo raro que en el blog en donde se dedica espacio para verter todas estas críticas llamado “Antisocial Evolution”, alojado en el inofensivo servidor Blackblogs (el cual está manejado por puros progresistas del tipo cobarde-maricón), se incluyan comunicados del FLA, del FLT, de anarquistas como las CCF, o incluso de la “Célula Fuego Salvaje” siendo que todos estos comunicados contradicen los lineamientos filosóficos de los que administran el blog, así como de los escritores de “Paroxismo del Caos” y de “Halcón del Caos”. Quizás los incluyan para no quedarse sin contenido, pues si realmente tuvieran un posicionamiento sólido no publicaran algunos de los comunicados de dichos grupos y se no dedicarían a poner una nota diciendo, “publicamos esto no porque estemos de acuerdo con tal o cual cosas, sino porque blablablá”, “publicamos esto por afinidad personal solamente”, o “estamos en desacuerdo con “x” cosa, pero aun así lo publicamos”, ¡por favor! ¿Entonces de qué sirve su supuesto posicionamiento dentro de su blog si ni ustedes lo respetan? Pero bueno, cada quien elige que postear y cada quien elige el momento para violar su propia palabra.

-Estos nihilistas pasivos (los llamo así pues aunque, como “Halcón” incendian autos y demás, siguen siendo en sus posiciones muy pasivos), se equivocan de nuevo cuando dicen que nosotros nos creemos “puros”, o “limpios de civilización”, ¿que no han leído nada? no defendemos la pureza de ninguna cosa, ni siquiera de un actuar aparentado con nuestros ancestros, vivimos en otra era y tomamos lo que nos sirve para nuestra guerra a nuestra conveniencia, así de aprovechados somos, eso no tiene nada de “pureza”, los que se creen puros son ustedes, quienes se consideran los “únicos” egoístas, los únicos “únicos” que están en lo correcto en todo lo que mencionan.

De cualquier forma nosotros no vamos a hacerlos menos necios, ni menos exagerados, ni queremos. Así que para terminar con este texto, me voy a dar la libertad de tomar algunas líneas de un afín que opinó sobre esto conmigo en una conversación muy amena, solo para hacer ver que yo no soy el único loco que piensa lo mismo de “Archie y sus amigos”:

“Me parece el mismo nihilismo flaco anglosajón de tipos que tomaron sus clases de filosofía demasiado en serio y tienen las cabezas en el culo. Piensan que con las ideas y el lenguaje, se “resuelven” los problemas del mundo real. Pero acepto el estilo y razonamiento de estos nihilistas porque es solamente un juego de definiciones sin relación con el mundo real, físico, e histórico. No es que haya “una verdad” precisamente, pero más que nuestro lenguaje, nuestros conceptos, y nuestras acciones se forman en una situación particular. No la entendemos bien, pero siempre existimos en relación. Para ir al grano, lo más importante es que exista la sociedad tecno-industrial que es una red de relaciones entre personas y cosas. Eso determina todo, no mi actitud, no mi percepción de ella etc.

La cosa es que estos tipos filosóficamente modernistas, se obsesionan con los filósofos de antaño y piensan que hay que tener “pureza de teoría” para proceder. Pero eso nunca se postula.

Se escandalizan entonces, al hablar de “dioses”, pero eso es solamente porque tienen una división estricta entre “mythos” y “logos” que proviene de la Ilustración. Para ellos todavía, el hombre debe ser la medida de todas las cosas. Tal vez excluyen la categoría de la “humanidad” como colectivo, pero no se auto-excluyen como deben hacer. Es decir, se puede postular un “dios” o una negación pura puesto que estoy afirmando que la modernidad en sí mismo tiene “dioses”, aun los nihilistas son gobernados por “dioses”, es decir, cosas que no entienden pero que determinan sus vidas. Cuando un eco-extremista afirma sus “dioses”, es solamente una cuestión de adherir a una estructura ideológica pasada (que no se entiende bien hoy en día, claro), para negar el orden actual: es afirmar que se necesita ayuda del Desconocido para cumplir las metas de uno, las mismas metas de los guerreros antepasados. Se necesita porque nosotros somos débiles, no somos los fines de nosotros mismos tomado como existencia singular, pero como negación de todo lo existente: como la encarnación de una venganza pasada.”

Xale

Jefe editor de la Revista Regresión


Algunas reflexiones sobre el actuar del humano moderno desde una perspectiva eco-extremista

Breve introducción: Este texto se comenzó a redactar a principios de febrero y estaba pensado para ser publicado antes, pero por una cuestión y otra su redacción tuvo un ligero retraso, aun así, vimos la oportunidad de que fuera publicado en la Revista Regresión #7. Al principio del texto se pueden leer varios acontecimientos ocurridos en México, otros más concretamente en la región Lagunera (NdE 1), los cuales el lector puede investigar si quiere para una mejor comprensión. El tema expuesto en el texto es más complejo y sabemos que se necesita desarrollarlo aún más, pero es lo que hay por el momento, al menos conseguimos por medio de este escrito hecho a cuatro manos y a noches de desvelo, ordenar algunas ideas en nuestra cabeza que tan reborujadas (NdE 2) andaban.

Desde el seísmo de la crisis:

La ciudadanía sigue lamentándose por el alza de la gasolina, nuevamente en la región Lagunera “organizaciones de izquierda” quienes no pasan de veinte integrantes, se ilusionan y emocionan con el “despertar del pueblo”, otra ilusión más, otra revolución que no llegará jamás. A unas horas para que Andrés Manuel López Obrador (NdE 3), el amado líder de muchos izquierdistas -que a mí me causan demasiada gracia-, se presente en Torreón; hablando sobre la esperanza, sobre el cambio que se encuentra en un porvenir en donde él y su partido lleguen al poder.

Nos sentimos tan alejados de aquellas personas de “noble corazón”, que llorarán de emoción con las palabras esperanzadoras de su líder, o de quienes ansían otra coyuntura de descontento social para marchar y sentirse más cerca de su soñada revolución. Para ellos nuestro total desprecio y risa burlona.

Recientes acontecimientos han sacudido a México desde saqueos en distintos puntos del país (NdE 4), un tiroteo en un colegio de Monterrey (NdE 5), hasta un intento de suicidio en una preparatoria de Torreón (NdE 6), todo esto tiene estremecida a la ciudadanía e indignados y preocupados a los izquierdistas de noble corazón. Nosotros no sentimos empatía por ninguno de esos “trágicos” sucesos, ya que disfrutamos de ver que todo dentro de la civilización se va pudriendo, a fin de cuentas, el progreso que nos prometen y venden no es tan ideal ni bonito.

Hoy el salvaje viento nos hizo imaginar a Cachiripa (NdE 7) manifestándose ante los fieros irritilas, aunque fuera un fuerte viento que nos abrazó de melancolía; sabemos que eso jamás volverá. El hombre al tornarse totalmente dependiente de la tecnología perdió toda su naturalidad, volviéndose artificial y aceptando esa condición con júbilo y emoción, entusiasmados van los híper-civilizados hacia el futuro tecnológico ideal. Hoy el viento que azotaba la ciudad sólo iba infestado de residuos industriales que envenenan el aire, el viento sólo apestaba a progreso y urbanismo desenfrenado. Una regresión es imposible, no buscamos que el humano retorne a la edad de piedra, pues eso nos haría unos ilusos más, para nosotros el humano merece desaparecer.

Esto es lo que nos motiva a escribir hoy, ya que, no sabemos si las personas ajenas al eco-extremismo carecen de la capacidad para realizar una lectura analítica o los eco-extremistas realmente somos pésimos escritores, porque al parecer hay algo que conflictúa mucho a todos aquellos pseudo-críticos que “estudian” y “explican” los hechos y comunicados que realizamos. Es muy recurrente ver u oír a esos “críticos” realizar la pregunta de: ¿Y qué buscan estos locos?, o en otras ocasiones realizan sus fantasiosas explicaciones sobre qué es lo que quieren los grupos eco-terroristas, sin olvidarme del error más recurrente: tildarnos de anarquistas aun y cuando en casi cada comunicado que realiza algún grupo se recalca que los eco-extremistas/terroristas ¡NO! somos anarquistas.

Algunos anarquistas aún buscan un cambio radical en la forma de las relaciones humanas, pasar de una manera jerarquizada a una horizontal en donde nadie esté por arriba de nadie, nosotros los eco-extremistas no buscamos un cambio en las relaciones humanas, a nosotros lo humano nos resulta despreciable, que el obrero no sea explotado o que el transporte público suba de precio es algo que nos tiene sin cuidado, esto es algo que los intelectualoides no logran estructurar al momento de hablar sobre el eco-extremismo, que nuestra guerra no es por ni para el humano, sino todo lo contrario, somos la antítesis de lo humano.  Es por eso que nosotros nos mantenemos ajenos y repudiamos toda lucha e ideología que busque aportar de manera positiva a la humanidad, es decir; el eco-extremismo se posiciona contra el progreso humano y todo lo que eso conlleva pese a la contradicción que nuestra condición representa.

No somos seres de buen corazón, incluso rechazamos el concepto de ser “bueno”, ¿por qué?; porque hace tiempo dejamos de encontrar “motivos” para luchar por el desarrollo y el bienestar de la humanidad. Como lo escribimos anteriormente, algunos analistas intentan descifrar el pensamiento de los eco-extremista, sin ser capaces de quitarse esa óptica antropocentrista al momento de postular sus conjeturas sobre el eco-extremismo. Con esto nos referimos a que siempre intentan buscar un sentido humano a las acciones de la tendencia. Es decir, cuando se realiza un atentado por algún grupo eco-extremista los cuestionamientos giran en torno a, ¿qué es lo que piden estos grupos?, e incluso de una manera horrorosamente errónea se ha llegado a decir en algunos noticieros que los atentados eco-extremistas son para “exigir” la liberación de presos ligados al movimiento anarquista. Los medios de información siguen mintiendo y dejan ver su ignorancia cada que hablan sobre nosotros. Ni “oficiales” ni “alternativos” están exentos de este repetitivo error.

Pero ¿qué se puede esperar de aquellos “grandes sabios” e intelectuales?, ¿qué se puede esperar cuando alguien que vive por y para cumplir objetivos se encuentra con algunos que no viven persiguiendo objetivos ni sueños, incluso que no esperan nada de sus acciones, ni un triunfo pues saben que ya se ha perdido? Aquel grito de “Nada está perdido”, dejó de tener significado alguno en nuestra recepción. Efectivamente todo está perdido, pero para los intelectuales que hablan y hablan sobre nosotros y nuestras acciones, aquellos que portan los sentimientos humanistas, moralistas y antropocentristas (NdA1) tan característicos de la cosmovisión occidental todo sigue un curso ideal o al menos no dejan de verlo de esa forma hacia el pleno desarrollo humano, empleando tal concepto sin ni siquiera cuestionar que implica este.

Cómo vimos la palabra libertad forma parte de ese pensar humanista, pero ¿qué significa declararse libre? Declararse “libre” hoy en día es sinónimo de poder costear elecciones de consumo en la oferta del mercado, elegir el mejor lugar para embriagarse después de una atenuante semana de trabajo, viajar a los destinos con mayor atractivo turístico, formar o no una familia y un sinfín de cosas que tienen cabida en el libre albedrío del ser civilizado. Como vemos el ser libre va indiscutiblemente ligado al comercio, al consumo, a la vida mercantil. ¿El hombre civilizado será realmente libre? El humano, al nacer es el mamífero que tarda más tiempo en valerse por sí mismo a diferencia de otros animales no humanos, llega a este mundo indefenso y requiere años de aprendizaje en el seno familiar que le permitan ser autónomo; no es caprichoso ese aspecto de la vida humana, pues hace miles e incluso millones de años apropiarse de las técnicas de supervivencia requerían de un amplio desarrollo de saberes. En la antigüedad, la tribu enseñaba a los más jóvenes los conocimientos básicos y elementales para su supervivencia, para que lograran tener la capacidad y la aptitud de enfrentar los entornos naturales tan hostiles. Ahora, permanece esa característica de larga duración en el crecimiento del infante, solo que se aprovecha de manera distinta, en una primera etapa se encuentra la crianza dentro de la familia,  la cual es encargada de adoctrinar al joven humano ad hoc al modelo de vida que plantea y acepta la sociedad moderna tecno-industrial.

En este texto hemos decidido centrarnos en un aspecto que tanto la familia, la escuela, la sociedad y los diversos medios de comunicación se encargan de construir en nuestro pensamiento cuando comenzamos a tener conciencia sobre nuestra existencia. Tal vez con esto podremos dar también una explicación del por qué los ridículos analistas jamás logran comprender el pensar de los eco-extremistas. Ya que ellos al igual que todos los habitantes de la sociedad moderna, también fueron educados en los esquemas impuestos por la tecno-industria. Los contextos en los cuales se relacionan y desarrollan las distintas personas dentro de esta sociedad moderna son variados y sumamente diferentes, al menos en México esa diferencia es muy marcada, basta con analizar distintos aspectos para llegar a esta conclusión, las zonas de residencia por su ubicación denotan poder adquisitivo, lo que influye en el tipo de instituciones en donde las personas son formadas y los lugares en que se desenvuelven; las aspiraciones son otro aspecto polimórfico  en la civilización que más adelante trataremos, las diferencias de relaciones con otras personas es igualmente determinada por el contexto y lo vemos reflejado en el lenguaje, ya que a pesar de que en el país hablamos español, podemos encontrar variantes regionales, incluso en una misma ciudad contrastes por sectores, esto gracias a que la experiencia y la lengua brindan al hablante la manera de interpretar y ver el mundo, es, este entonces  la base del pensamiento (NdA2). Pero, en cuanto a las aspiraciones, aunque diferentes, es algo que los habitantes de los distintos contextos comparten, es decir, cada habitante de la sociedad moderna posee una aspiración, un objetivo el cual debe cumplir, ¿para qué?, para una banal realización, para conseguir el éxito, lo cual explicaremos.

Desde pequeños nos educan para ser “destacados” en algo, se nos implanta la idea de despuntar en un mundo mercantil como este, todos quieren ser “sobresalientes”, aunque hay diversas concepciones y formas sobre esto, de nuevo todo va dependiendo del contexto desde el cual se desea sobresalir, aunque el precio por no conseguirlo es el mismo: la frustración. La mente del humano moderno gira entorno a lograr objetivos por más superficiales que estos sean, la familia como lo escribimos arriba nos adoctrina, nos prepara en materia civilizatoria para fijarnos objetivos, aunque estos en primera instancia sean difusos, una vez que hemos adquirido las normas sociales de comportamiento, viene la escuela y la sociedad para ayudar a pulir esos deseos y objetivos que van tomando forma y esclareciéndose cada vez más. Son los distintos medios de comunicación los que dan la estocada final, pues últimamente los cibernéticos -a los cuales hasta los más jóvenes ya tienen acceso- ofrecen los esquemas a los que nuestros objetivos y aspiraciones tienen que amoldarse, pero… ¿cómo lograrlo? No importa, el punto es situarse en la cima, o engañarse aparentándolo.

Los objetivos de cada humano no son innatos, no son sustantivos, ni el humano ya viene con esos deseos desde antes de nacer, estos están determinados por su contexto social, por lo tanto, cada objetivo no será el mismo para alguien de un barrio marginal, como para alguien de un sector lujoso y adinerado. Lo que se comparte en esta sociedad moderna es el deseo a obtener el reconocimiento que provoca conseguir tal objetivo. Los humanos modernos actúan en pos de ser reconocidos por su entorno social, y este va desde el ser más superficial hasta el más izquierdoso revolucionario, el querer ser reconocido, el ser elogiado y aplaudido por cumplir la meta es parte del funcionamiento del humano o mejor dicho del híper-civilizado que habita dentro la sociedad moderna tecno-industrial.

Hay quienes su tan soñado y anhelado objetivo es montar una empresa, y eso no es algo sorpresivo pues el cuento de los jóvenes emprendedores y la vida empresarial es un canon impulsado por todos los medios dentro de la sociedad moderna, basta con observar el tipo de educación que se imparte en la mayoría de los colegios privados, un claro ejemplo de ellos es el ITESM (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterey), institución la cual fomenta la vida empresarial e impulsa a sus estudiantes a convertirse en esos “jóvenes emprendedores” comprometidos con el progreso mercantil y el humano.  Pero NO todos los humanos modernos tienen como fin montar su propia empresa, hay otros que esperan terminar sus estudios universitarios y así poder “ser alguien en la vida”, para luego volcarse al trabajo asalariado y aburrido esclavizándose en una compañía, pero siempre con el objetivo de poder conseguir una importante acumulación de dinero. No es novedoso escuchar a alguien que va a estudiar cierta carrera universitaria porque según él, “allí está el dinero”. Pero en el deseo pretencioso de conseguir sus objetivos -que en ocasiones son llamados objetivos de vida-, hay algo más que la acumulación de dinero, pues hay personas los cuales sus “objetivos de vida” -como ellos lo llaman- se basan en alcoholizarse, salir de fiesta cada noche y ser el más popular de todos. Se preguntarán ¿ellos no tienen ningún objetivo?, ya que la mayoría de las veces sólo están en trabajos que les permiten costearse su vicio o en algunas ocasiones no trabajan, muchos dirán –entonces ellos están rompiendo con los esquemas impuestos por la sociedad moderna, ellos son la contradicción viviente a la vida en base a conseguir objetivos. Es incluso gracioso como hay quienes se creen la “antítesis” viviente de los valores que dicta la sociedad moderna al tornar su vida en base al consumo de drogas ya sea legales o ilegales. Lamentablemente para esos sujetos que se sienten los “apestados sociales” o los grandes rebeldes, su consumo y su diversión es otro actuar impuesto por la sociedad moderna.

La acumulación de capital, el bienestar económico, el acabar la universidad, o el beber y salir a clubes nocturnos en efecto son los objetivos logrados, pero, la verdadera satisfacción tras el “gran” logro es el reconocimiento social. No debemos perder de vista que cada objetivo se determina por un contexto social, es decir, nace de la convivencia social, por lo tanto, es un producto social. Así, la sociedad moderna tecno-industrial la cual está presente hasta en la más mínima acción de sus habitantes, es la gran determinante de los objetivos que cada híper-civilizado quiere llegar a conseguir. Mejor dicho, las relaciones que son condicionadas por la sociedad moderna.

Pero el reconocimiento por cada logro no es similar en cada contexto, son distintos los objetivos que se tienen que conseguir en una familia pudiente a los que se tienen que cumplir en una pandilla, o en un grupo fiestero de amigos. Es por eso, que lo trascendental que signifique conseguir los objetivos depende del contexto social en el cual vive y convive el humano que se dispone a conseguirlos, el reconocimiento social que se otorgue depende, por lo tanto, del contexto social. Lo que para un contexto social signifique una vergüenza, para otro es razón de elogiar.

Es aquí donde todo análisis y razonamiento de los “expertos intelectuales” se encuentran con un laberinto en el cual hay infinitas salidas falsas, al intentar explicar el discurso y el actuar de los eco-extremistas. ¿Qué se puede esperar cuando quienes viven en base a cumplir objetivos motivados por el reconocimiento social que obtendrán, se hayan frente a algunos que no les interesa adquirir ningún tipo de reconocimiento social? Ya que los eco-extremistas no esperamos que nos elogien, ni nos admiren, ni seamos seres reconocidos por la civilización, al contrario, tanto de la civilización como de sus ciegos perpetuadores sólo esperamos el desprecio. Es por eso que los “analistas” no encuentran motivos guiados por su diosa “razón”, ya que lo más razonable es tener un fin, un objetivo el cual se tiene que cumplir, sus esquemas se destruyen al dar cuenta que hay quienes no basan su vida en cumplir objetivos, pues los eco-extremistas no esperamos lograr nada trascendental en nuestro actuar, ni nos engañamos a nosotros mismos pensando en que nuestro fin o mejor dicho, nuestro objetivo, es derrotar a la civilización, sabemos que eso no es posible. ¡Basta de anhelos!, les gritamos a los ilusos soñadores. ¡Basta de sueños!, les gritamos a aquellos que sólo dormitan en su efímera existencia. ¡Basta de mañanas!, les gritamos cual trueno a los que temen del ahora.

Muchas críticas habrá hacia este texto, nos adelantamos a una, nos dirán: ¿por qué los eco-extremistas difunden comunicados y reflexiones si no buscan conseguir ningún objetivo, ni lograr lo trascendental? Los eco-extremistas estamos en guerra, por lo tanto, la propaganda y la reflexión son herramientas de las cuales nos hacemos valer al posicionarnos dentro de este debacle, tácticas como “Guerra de nervios”(NdA3) son utilizadas por los eco-extremistas, desde la filosa crítica hasta el estremecedor explosivo.

¡Qué sigan en su mundo de anhelos y sueños, nosotros seguiremos danzando en los infiernos!

-Ozomatli

-Huehuecoyotl

Torreón, marzo 2017

 

Notas de Editor:

1) La región Lagunera comprende varios municipios de los estados de Coahuila y Durango, por mencionar los principales están los municipios de Lerdo y Gómez Palacio en Durango y Torreón en Coahuila. Dicha zona antiguamente compartía ríos, montañas, oasis, desiertos y una gran variedad de ecosistemas en donde deambulaban los salvajes Irritilas (entre otros), nativos cazadores-recolectores-pescadores y nómadas que fueron diezmados por las enfermedades, la migración y la guerra de los invasores europeos en el siglo XVI.

2) Revueltas, mezcladas.

3) Posible candidato presidencial de izquierda, quien dice que gobernará México con “amor”.

4) Los saqueos a tiendas comerciales, casas de empeño, gasolineras, tiendas departamentales y demás negocios, se suscitaron en enero de 2017 en ciudades como Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Nuevo León, Cancún, Michoacán, Chiapas, Puebla, etc. Sobre el hecho, varios grupos de ITS en el centro del país reivindicaron su participación en dichos saqueos en el décimo noveno comunicado de la Mafia.

5) El 18 de enero, un adolecente disparó fríamente una escuadra .22 contra alumnos y su maestra en el Colegio Americano del Noreste, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. El caso fue ampliamente difundido por la prensa nacional e internacional, en el link el video de la masacre y algunas foto del suceso:

http://www.bestgore.com/road-accidents/teen-student-shoot-teacher-colegio-americano-del-noreste-mexico/

6) El 20 de enero de este año un adolecente se intentó suicidar dentro de una preparatoria en la ciudad de Torreón, Coahuila. Aunque, según la prensa, el adolecente tenía pensado en matar a varios estudiantes y después suicidarse tal y como sucedió en Monterrey, no pasó así y solo se registró su intento de suicidio. Acá la nota de la prensa:

https://www.debate.com.mx/mexico/Joven-intenta-suicidarse-en-su-preparatoria-20170120-0135.html

7) Cachiripa, según lo dicho en el décimo quinto comunicado de ITS en una pequeña nota final, era una manifestación animista de los Irritilas, estrechamente relacionada con los remolinos de viento y tierra que se dan en la región.

https://maldicionecoextremista.espivblogs.net/2016/09/15/america-decimo-quinto-comunicado-de-individualistas-tendiendo-a-lo-salvaje/

Notas de los Autores:

1) Estos tres conceptos son sumamente complejos y complicados, más complicado aún es tratar de explicarlos totalmente a fondo en este texto cuyo fin no es ese, ya será para otra ocasión. Así que para evitar malos entendidos nosotros desarrollaremos los conceptos intentando que sea de una forma fácil de comprender. Sobre el humanismo pondremos como punto clave los derechos humanos y el lema de la Revolución Francesa “Libertad, Igualdad y Fraternidad” ya que pensamos que estos tres “derechos humanos” continúan imperando en el pensamiento de todo ser occidental, sería interesante cuestionarse que se entiende por dicho lema. Sobre el concepto moralista nosotros lo planteamos como una de las formas en que los habitantes de la civilización piensan y actúan, ya que vemos que la mayoría de sus actos y pensamientos esta regidos por la moral, dividiendo todo entre el bien y el mal y juzgando desde esa óptica. En cuanto al antropocentrismo el cual es reforzado por los conceptos anteriores nosotros vemos la tendencia en la cual todo gira alrededor del ser humano y sus intereses los cuales tienden a su progreso sin tomar en cuenta las repercusiones y consecuencias de sus actos.

2) La hipótesis de Sapir-Whorf hace referencia al relativismo lingüístico que de una manera muy reduccionista cosiste en lo determinante que puede ser una legua en la forma de pensamiento en una sociedad.

3) Por ahora no ahondaremos en el concepto a de “Guerra de nervios”, ya que es algo complejo que merece un escrito aparte para lograr un mejor desarrollo.


Reflexiones respecto a la libertad

En este texto, me propongo exponer de la forma más clara posible, mi visión sobre la libertad, como concepto, desde una perspectiva eco-extremista. Las razones que me inclinan a realizar este ensayo son bastante variadas, entre ellas, se podría considerar de mayor importancia, el hecho de que he observado como este concepto tan ambiguo, se inmiscuye en los discursos de una cantidad muy alta de individuos y grupos, los cuales, hacen apología del mismo, sin llegar nunca a una pulida visión de este. Por este motivo, a mi entender, se produce una nebulosa de la cual nunca se puede sacar en claro, qué es lo que se está buscando, a qué se quiere llegar cuando se intenta alcanzar la “libertad”. No me interesa entrar en detalle sobre las definiciones que proponen los diccionarios sobre esta palabra, ni tampoco abordaré en este ensayo las perspectivas que podría tener un ciudadano sobre este concepto, ya que, claramente, no está dirigido para ellos. Va dirigido a cualquiera que esté en busca de una interpretación más clara y realista del mundo que le rodea, y lo expreso como un aporte al debate, y no una declaración.

Algunos indicarían que se trata de un concepto negativo, en el cual, uno no es “libre para” (interpretación positiva), sino, “Libre de”, “libre de toda autoridad”, “Libre de opresión”, “libre de dominación”, etc. Mientras que otros, quizás más astutos, o menos confundidos que los primeros, verían este termino de forma positiva, “libertad para desenvolverse”, “libertad para actuar”, etc.

Un anarquista podría decir que busca alcanzar la libertad, al batirse en una guerra contra el estado y la autoridad, los cuales coartan su libre desenvolvimiento y determinación, mientras un anti-civilización, podría decir que lo único a lo que puede aspirar en este mundo es a alcanzar la libertad individual.

Aquí, ninguno está siendo claro sobre lo que busca o lo que desea realmente. En un mundo sin Estado ni autoridad, el humano, al igual que todas las demás criaturas vivientes, estaría supeditado a una cantidad inmensa de factores que limitaran su “libre desenvolvimiento”. Mientras que, dentro de esta realidad en la que nos vemos sumergidos, llegar a la realización de un concepto tan vago como “Libertad individual”, es sencillamente imposible. Podrías lanzarte de lleno a vivir al lado de lo salvaje, tallar tu lanza, agudizar tus sentidos, cazar y recolectar tu propio alimento, podrías intentarlo. Incluso asumiendo que lograras semejante hazaña, no tardarías mucho en ver tu entorno invadido por máquinas, y por el gris inerte de la civilización.

El primero podría argumentar que las condiciones de un entorno en particular no coartan su “libertad”, sino más bien, que moldean su realidad de determinada manera, pero vamos a analizar esto detenidamente.

Una de las principales razones por las cuales los anarquistas detestan al

Estado y a la autoridad, es porque privan a muchos de alcanzar las mismas oportunidades que los demás. En un mundo en el cual estas entidades demoníacas no existieran, realmente veo muy difícil, sino imposible, pensar en cualquier escenario que presentara las mismas posibilidades para todos. Un grupo de humanos que viviera en entornos tropicales, claramente contaría con ventaja en la recolección de frutos, y en el acceso a la variedad de los mismos, mientras que otro grupo, en entornos más austeros, se vería “forzado” a recurrir a la caza o a la pesca de forma mucho más frecuente. Las condiciones se te IMPONEN, no hay “libertad” en esto, (profundizará sobre este punto más adelante en el ensayo).

Otro ejemplo práctico podría ser el tema de la alimentación. Muchos anarquistas, creen seguir el camino de la coherencia y la ética, al practicar el veganismo, ya que lo consideran en parte como el ejercicio de su libertad, al elegir determinada forma de alimentación, y a la vez, se realiza en pos de la libertad de otros individuos.

En la naturaleza salvaje, ningún animal puede elegir cual será su alimentación, eso depende del entorno. La civilización necesita sacar provecho de todas y cada una de nuestras prácticas, si nos alimentáramos únicamente de lo que nuestro entorno tiene para ofrecernos, sería algo muy poco rentable, por eso, es que cada vez surgen nuevas y extrañas modas, con infinitas propuestas alimentarias, para que podamos elegir la que mejor se ajuste a nuestras “aspiraciones individuales” (inducidas), seguro para más de uno se hará difícil vislumbrar la ilusión que se gesta aquí, pero pensemos. Realmente no podemos decidir sobre los asuntos que realmente son de vital importancia en este sentido. No podemos decidir si queremos consumir alimentos no-intervenidos, libres de químicos tóxicos, o si queremos tomar agua limpia. Pero claro, podemos llevar una dieta “paleolítica”, podemos elegir ser veganos o crudivoros. ¿Tener un montón de opciones falsas, (falsas en el sentido de que naturalmente no podríamos elegir esas opciones), es realmente más valioso, que poder acceder a la única opción natural y verdadera?

El segundo, refiriéndose a la libertad individual, quizás podría decir que el solo hecho de determinar su propio camino, es suficiente como para considerarse poseedor de cierta “libertad”. Me parece un punto interesante, aunque también muy cuestionable. Primero porque en este caso, la libertad pasaría a ser algo demasiado abstracto, ya que prácticamente cualquier individuo que se declare consciente de sus decisiones, podría alegar ser “libre”, esta declaración se cae por su propio peso, al contemplar el hecho de que vivimos en un entorno civilizado. Día tras día, somos expuestos a una infinidad de estímulos sensoriales, que afectan profundamente nuestra percepción de la realidad. Uno podría andar por ahí creyendo que determina su propio camino, pero es en realidad tu crianza, y tú entorno lo que te moldeó para caminar en tal o cual dirección. Incluso el anarquista más “de-construido”, se vería obligado admitir en qué medida han calado en su ser los entramados de la civilización, de no hacerlo no sería más que un necio. Ni hablar nosotros, los eco-extremistas o al menos hablando desde mí, no tengo el menor reparo en asumirme como un humano moderno y civilizado, domesticado profundamente y muy alejado de mi verdadera animalidad, para nada soy “libre”. Incluso el eco-extremismo, como ya lo ha puntualizado Halputta Hadjo, es producto de su entorno, un entorno hostil, enfermo y bañado en artificialidad, un entorno que nos empuja ineludiblemente a la vereda de la confrontación, a quienes escuchamos el llamado de nuestros instintos y nuestras raíces ancestrales.

Dentro de la civilización, hablar de “libertad individual” me parece un sin sentido, ni siquiera podemos desplazarnos libremente en lo que se refiere a lo estrictamente físico, ni hablar en lo que respecta a lo mental. Pero incluso fuera de la civilización, en un escenario en el cual caiga por algún motivo, este tipo de conceptos tampoco serían practicables. Ningún animal puede desplazarse con total libertad, los halcones no pueden explorar las cuevas submarinas, los osos polares no puede habitar ambientes tropicales, ejemplos hay de sobra. Y en lo que respecta a lo mental, llevando el asunto a un plano abstracto y quizás subjetivo, al menos en mi opinión, tampoco es posible, y me apoyaré en un ejemplo para expresar este punto con más claridad. Un bonobo nacido en una familia de bonobos, está acostumbrado desde su nacimiento a alimentarse de frutos e insectos, a vivir en un ambiente tropical y llevar una vida altamente activa. Es la única opción que se le presentó, jamás conoció nada diferente. Es posible que si hubiese probado otro tipo de alimentación, sus gustos o deseos serían diferentes, es posible que si hubiera habitado terrenos menos calurosos, quizá le agradarían, o quizás no, en definitiva, jamás podrá llegar a averiguarlo. Utilizaré otro ejemplo que podría aportar más claridad. Los lobos vivieron miles de años de forma salvaje, habitando una cantidad muy variada de entornos. En algún punto, los lobos comenzaron a acercarse a los humanos, se recostaron al calor del fuego, y probaron la comodidad de recibir alimento sin tener que cazarlo por ellos mismos, muchos decidieron quedarse. Poco a poco, perdieron su salvajismo y se volvieron animales domésticos. Aquí quedará en cada lector, la opinión que este ejemplo le pueda generar. Podríamos pensar que, la renuncia del lobo a su vida salvaje, lo sometió a la esclavitud de la domesticidad. Lo cierto es, que no poseía libertad antes de tomar esta decisión, llevando una vida aguerrida, dura, pasando necesidades y teniendo que realizar esfuerzos enormes para sobrevivir, ¿bajo qué punto de vista se podría considerar a eso libertad? El lobo tomó una decisión, entre dos opciones que se le presentaron, opto por una, antes que la otra. No opondría mucha objeción ante la afirmación de algún individuo que sostuviese que esto le otorgó al lobo la libertad que la vida salvaje no podía ofrecerle.

Otro punto sobre el fenómeno de la “libertad”, del cual me gustaría hacer algunas apreciaciones, es sobre las luchas por las supuestas “liberación animal y de la tierra”.

En primera, sacar a un animal de la jaula física en la que se encuentra, ¿le otorga necesariamente libertad? Las opciones son limitadas, o se le lleva a un “santuario vegano”, en el cual tendrá un terreno muy limitado por el cual circular, donde dependerá de los horarios pautados por los humanos para comer, e incluso en ocasiones para salir de su recinto o corral. Donde (en la mayoría de los casos) se verá forzado a convivir con grandes números de animales en espacios reducidos, en ocasiones de muchas especies distintas, de forma totalmente anti-natural. Alimentándose de basura industrial, y accediendo a esa basura de forma artificial, desde las manos de algún humano. Cualquiera puede darse cuenta de que, si la libertad existiera, no sería representada por la situación recién mencionada.

Otra opción para ese ser “rescatado”, sería la de ser abandonado en algún resquicio de naturaleza salvaje que aún quede. Ese animal, que posiblemente fue arrancado en sus primeros momentos de vida de su entorno natural, o que directamente ha nacido en un entorno artificial, y no conoce en absoluto el entorno en el cual debería desarrollarse. No contaría con las herramientas para valerse por su cuenta, y sobrevivir dentro de la naturaleza salvaje. Muy probablemente no lograría pasar la primera noche con vida. Pero incluso asumiendo que lo logrará, las heridas ejercidas tanto en su cuerpo como en su mente, dejarían cicatrices totalmente imborrables en su ser. Podría quizás, arreglárselas para sobrevivir un tiempo, lidiando con su entorno, pero como un ser domesticado, con un profundo condicionamiento inculcado por su experiencia cerca de los humanos. Y más allá de todo esto, en el remoto e ilusorio caso en el cual ese animal pudiera olvidar por completo todos sus recuerdos y vivencias en cautiverio, sanar sus heridas y renegar de su domesticación. No viviría en libertad dentro de la naturaleza salvaje, porque dentro de la naturaleza salvaje, la libertad tiene cero validéz, tanto practica como teóricamente.

Ahora, refiriéndome al asunto de la “liberación por la tierra”, no tengo demasiado para decir. Me parece un concepto exageradamente ilusorio e izquierdista. La tierra no necesita que venga un grupo de humanos a devolverle su perdida “libertad”, si en este efímero momento está soportando y albergando la basura humana en su superficie, no significa que no le hará sentir las consecuencias. El humano se hunde a sí mismo en su desgracia, han sido irrespetuosos con la tierra por demasiado tiempo, y será la misma tierra, la que borrará todo rastro civilizado, si será pronto o no, no es algo que realmente me importe. Además, la tierra no necesita “libertad”, necesita simplemente ser y desarrollarse con sus ciclos y sus procesos como lo ha hecho a lo largo de toda la historia. Y me pregunto, ¿qué haría a la tierra, ser más libre? ¿La caída de la civilización?, ¿el manejo responsable de los “recursos”? ¿la extinción del humano? Creo que muchas personas diferentes podrían tener observaciones variadas respecto a esto, lo cual evidencia, que este concepto, además de ser falaz e izquierdista, es extremadamente subjetivo, ningún análisis serio de la realidad puede surgir en base a eso.

Llegando al punto central de este ensayo, me esforzare en explicar porque, bajo mi perspectiva, la libertad, entendida en cualquiera de sus formas expuestas anteriormente, no existe, y de hacerlo se contrapondría como concepto y práctica, a la vida salvaje.

Como dije anteriormente, es tu entorno lo que determina tu camino en mayor medida. Ningún animal, dentro de un entorno salvaje, tiene la posibilidad de decidir cómo será su vida, ni donde transcurrirá esta. Todas esas condiciones nos son impuestas antes del nacimiento. Ha sido el humano civilizado, dentro de su inmensa confusión, disfrazada de “razonamiento” e “Inteligencia”. El único animal que ha transformado su experiencia vital, de forma que actualmente, puede optar por algún “modus vivendi” determinado, todo justificado por el abstracto y dañino concepto de libertad. La confusión humana, expresa su debilidad en su punto máximo, en este sentido. Hemos construido una inmensa barrera entre nosotros y el mundo natural, la mayoría de los humanos incluso temen a todo aquello que se esconde, se arrastra, vuela, repta, nada o corre más allá de los muros de concreto que delimitan sus ciudades. De aquí, la búsqueda insaciable de la civilización por diseñar la jaula más confortable posible, en la cual los individuos puedan pulular tranquilos, y sin hacer demasiado escándalo.

La falla es inevitable. No puedes simplemente tomar un grupo de animales que vivió durante miles de años de una manera, echarlos en una jaula y esperar que se desenvuelvan de forma sana y plena. La naturaleza ya nos otorgó nuestro lugar en este juego, no es el lugar central, no es de vital importancia para nada ni para nadie, solo es una pieza dentro de un gran compendio de otras piezas, tan útil como prescindible. Es el lugar que nos toca, y se dio así, porque encaja simbioticamente con todo lo que lo rodea, y así se ha adaptado a través de los siglos. No importa cuántos científicos y tecno-nerds tengas a tu disposición, intentando a través del frío calculo y la rigidez de la técnica, observando los diferentes atributos y cualidades de los humanos, para poder reproducir el entorno más “sano” para ellos. Simplemente no funciona de esa manera. Necesitamos andar descalzos, no calzados ultra-finos que se adapten a los contornos del suelo, necesitamos tener una vida activa, no buenos gimnasios para hacer ejercicios, necesitamos estar en contacto con los dioses y espíritus que habitan en todo lo que se manifiesta sobre la tierra, y toda la lógica del mundo jamás podrá armonizar con eso. La naturaleza es todo aquello que es por sí mismo, como ha sido dicho anteriormente, no necesita un propósito, no necesita explicarse y NO necesita razones. Nuestra mentalidad civilizada intenta encontrarle un porque a todo, jugamos a ser amos y señores de la existencia, ignorando que somos meros actores, jugando nuestro rol histórico, dentro la efímera y sobrevalorada experiencia conocida como “vida”, no seremos más que una luz que se encendió por unos segundos, para luego sumirse en la eterna oscuridad de lo infinito. Renegamos de nuestro papel en este juego, nos bañamos en ilusiones y olvidamos nuestra verdad. El eco-extremismo, solo es la creencia en un orden, o caos natural, como más te guste, al que obedecemos sin ningún tipo de reproches. Todos los animales saben, desde el momento de su nacimiento, cual es el camino a seguir, no es que “no lo piensen”, “que actúan por instinto”, como un simple robot respondiendo a comandos por computadora, sí influye el instinto, también la contemplación del entorno, la prueba a través de la experiencia directa, la enseñanza de los mayores, entre muchos otros factores. En este punto, realmente no importa si los monos tienen o no la capacidad de construir edificios, sencillamente jamás harían semejante estupidez. El humano atenta contra sí mismo constantemente, reniega de su propia naturaleza y desde el comienzo de la civilización, hasta el día de hoy, no se ha registrado un solo acto humano que de alguna señal de inteligencia, astucia o mínimamente sensatez. El hecho de poder hacer ciertas cosas, tener la capacidad para ejecutarlas, no influye de ninguna forma en la necesariedad o importancia de esas cosas. La mentira de la civilización ha tomado control de las mentes débiles de aquellos animales que, apresados y al borde se extinción decidieron pervertir su entorno y naturaleza para sobreponerse. Esta mentira toma un especial protagonismo en las mentes de aquellos que creen oponerse a esta realidad tortuosa. Quienes toman los valores de la civilización que más “cómodos” les resultan, e intentan dibujar con ellos una experiencia igual de ficticia de la cual supuestamente reniegan.

Se horrorizan ante los actos “barbáricos” de los salvajes que vivieron en otros tiempos, pero enaltecen una falsa visión de la naturaleza y la existencia del resto de las formas de vida animal. Parece que en la civilización, la lógica del “tomo lo que me gusta, y lo que no me gusta lo dejo”, es una constante. Claro, a cualquiera le resulta cómodo y agradable pensar en los nobles nativos, que vivían libres de jerarquías y de autoridad, en armonía con la naturaleza, pero cuando hablamos de los Selknam y su patriarcado, los Calusa y su compleja sociedad jerarquizada, o las tribus que arrancaban cabezas o comerciaban con las mujeres, más de uno mira hacia abajo y pretende que no tiene idea de que se está hablando, tanto les duele a los anarco-primitivistas seculares, aceptar que sus idealizados humanos primitivos le rendían culto a deidades, ¿a que no? a quien no le satisface pensar en una vida sin trabajo asalariado, caminando tranquilamente por las praderas recolectando moras. Pero la vida salvaje no transcurre de esa forma.

No podemos dejar de marcar este punto de forma enérgica y lo más concisa posible, la libertad es una ilusión, la naturaleza no es nuestra madre, es “cruel”, “despiadada” y si, es “opresora”, o al menos lo es para los ojos de los híper-civilizados, porque para nosotros simplemente es, es como es y como ha sido siempre. No nos estremecemos ante el impacto de las placas tectónicas, ni cuando un tsunami hace desaparecer algún eco-sistema, por lo tanto, tampoco lo hacemos cuando un cocodrilo se come a sus crías o una tribu de humanos salvajes asfixia a sus bebes. Nos sacamos de encima los prejuicios civilizados, asesinamos nuestro ser moral, volamos en pedazos a aquellos que quisieron domesticar nuestros cuerpos y mentes, aceptamos la realidad, miramos a nuestra verdad a los ojos y NO sentimos miedo.

Zúpay


Guerra oculta

“El lobo se come toda la carne y lame la suya”

El título de “Guerra Oculta”, no se refiere específicamente a un único texto, es la especificación de un camino (o de un no-camino), a través del laberinto de un (o del propio) proyecto de Terrorismo Nihilista. Este texto por lo tanto es una parte única y fragmentada de un “discurso” más amplio, que va a escavar a fondo, en la Tendencia de lo que escribo, que aporta varias precisiones, útiles, tanto para aclarar ciertos aspectos, quizás a veces mal entendidos, y como contribución para aquellos que quieran “adherirse” a esta Tendencia, y la “necesidad” de aclarar ciertas cosas sobre esta ley.

Esto porque es muy complejo, y a veces cuesta comprender los textos y los atentados, que se desarrollan en la destrucción de la moral cristiana-platónica, y occidental.

EGO-ARCA: TERRORISMO NIHILISTA

En “Frangere”, había descrito el término Ego-arca con referencia a la Mafia, como método de ataque y aniquilamiento del propio enemigo o enemigos.

Bueno, ahora es momento de ir a fondo, y declamar en manera Amoral, la similitud o afinidad, y la comprensión, entre el Terrorismo Nihilista y la Idea Ego-arca.

Esto, volviendo a decir, incluso si hubiera vivido en una era, en la que alguna idea o Tendencia, se posara en el ser de Mi Nihilismo, sería especifico, ahora, en la era de la “generalización”, debo ser preciso y definir.

Por lo que este texto, que es un fragmento de una compleja “Guerra Oculta”, hablará de la unión de términos e ideas, que se mezclan entre sí.

En mi folleto llamado “Secta”, había desenterrado el contexto en el que, la afinidad de un Proyecto Ilegal, debería de moverse en una perspectiva independiente, pero dentro de la Secta Nihilista. El comportamiento y el modo de vivir, fueron las cosas que se enfrentaron, en manera apropiada en el uso de la acción Terrorista, en el ocultamiento de su “vero nome” [NdT: nombre real], de la destrucción de la adicción de un cierto tipo de dinámica social, del desarraigo de la idea de la igualdad, del debate amoral entre afines que consista en llevar a cabo su propio Ser Dominante, y formar una unión de Egoístas, libres de elegir su propio disfrute, fuera de una Secta, pero bajo la estricta observancia de las reglas peculiares del mismo grupo.

¿Por qué esto?

Porque la unión de Egoístas, que he propuesto, es la unión de Seres libres (literalmente) de aquello que quieran hacer y/o como lo quieran hacer, como a continuación:

1° Si se confunde el término en el texto, andaré explicando la idea de la igualdad;

2° Un sujeto con ganas de formar una Secta, no podrá formarla, en cuanto reproduzca la misma idea anárquica del concepto de respeto mutuo;

En el término “Afinidad”, hay muchos, muchos aspectos, que se reproducen, con el debate amoral en su interior, y predeterminarla escribiendo que “todo el mundo hace lo que quiere”, expira en una idea meramente utópica, porque entonces un grupo que se define genuinamente como anárquico, tendría en su interior, aquellos que ellos mismos llaman “individuo autorizado”, que reproduce el mismo término de “autoridad”.

Por eso es que el folleto “Secta”, debía de escribirlo, y tenía que ser, expuesto después de haber vivido una acción individual, acompañado de otro individuo, para formar lo que sería una Secta Nihilista Terrorista con Dirección Egoarca.

La formación de una Secta, que en su interior comenzaría a crecer, a través de las bases impuestas, con un sello distintivo, de lo que uno de los individuos, como puerta primordial de clasificación y la unión de elementos, conduzcan al reforzamiento, a la experiencia de la experiencia, en un mundo especifico en el que las cosas se vean.

Atención, aquí no hablo o escribo, de un papel, que está establecido a priori, (al menos que el individuo promueva, que ha formado una Secta, no especifica el fin del inicio), de una asignación o de una tarea asignada, a cada individuo dentro del grupo, pero –a través del debate amoral– la aparición de una figura prominente, es fundamental para el desarrollo del proyecto Ilegalista, por la pena, la caída o la destrucción de todo.

La Secta Nihilista de la Libre Muerte, por ejemplo, impone a los que podrían ser los “Siete Afines”, la no-unión (aunque ahora los recientes grupos de Terroristas Nihilistas surgidos, han desplazado el foco de esta idea, sin dejar de ser un complejo debate amoral), para señalar que, una cosa es la idea del Ataque y el Atentado Amoral, y otra cosa es ser parte de una federación, negando extremadamente, la proliferación de células, núcleos, etc. [*]

Este es un ejemplo claro de la característica peculiar de la “palabra” de imposición, de una opción clara, y que se pone en contacto directamente con la idea Ego-Arca.

Siempre hablamos de una elección específica, expresamente única, y por lo tanto de un mismo grupo, pero también se extiende a otros Siete, que puede o no, importarles este tipo de enfoque.

Esta elección, de una Secta, no significa, la referencia a la supuesta “libertad” (que solamente existe en aquellos que no ven más allá de su nariz), a guerrear con la propia sangre, y también define, un cierto tipo de Tendencia, también llegando a un enfrentamiento entre ellos, y si no se obtiene una posición, que se comprometan de otro modo, se puede decir, en manera “Stirneriana”.

La afirmación Stirneriana, de compromiso, viaja a través de la consecución de un objetivo específico, canalizando en un camino, de aceptación informal (y no informal) de los que quieren llegar a un punto egoisticamente “afín”, sin perder las características “originales” de cada Secta o Grupo.

Compromiso por llegar a golpear un objetivo “común”, entre los Siete, pero no, para aceptar en su totalidad aquello que la imposición que ha tirado la piedra (teniendo bien la mano extendida en el lanzamiento y no retirándola).

¿Por qué he usado el término “imposición”?

Primero, para destruir con esto el término con su énfasis negativo (y moral), y continuar perturbando el sueño de los buenos y de los justos, que anhelan los mitos del “cuidado”.

En segundo, porque el término tiene un significado específico, que sí va a cortar con un cuchillo afilado, sacará sangre a presión, la prominencia de un Ego, respecto a otro, la emoción de una batalla, también “verbal”. La emergencia de la fibrilación y tensión afirmativa, la anulación de la paz social impuesta desde la humanización de los conceptos y valores, regresando el uso y el consumo de los que viven en soso y en el aburrimiento.

Debe quedar claro, para el lector, que el término “Ego-arca” se asocia en manera similar a la Tendencia “Terrorista Nihilista”, por un cierto tipo de especificidad, determinante, para no tener miedo a decir y hacer, distinguiendo un cierto tipo de ideas extremistas.

Esto, porque, la sangre que corre en mis venas, me acerca a la vida, aquella de la “realidad”, podría experimentar, afrontar, ver, robar y hacerlo mío, Mi idea, que solo podría ser atacada, pero no canalizaría en algo que no tiene que ver con aquello que he expresado Ahora en estas líneas.

Así de que podríamos continuar con la afirmación, de que el Terrorismo Nihilista, es Ego-arca, porque se acerca en manera fundamental, con la imposición de una idea, ¿quién debe querer robar el secreto oculto, y convertirlo en maleza?, cosas para los adoradores blandos de las utopías modernas.

Además aunque el término “oculto”, se refiera a un específico “idioma”, no es comprensible a la multitud, sino también para aquellos que no quieren entrar en un Estado Abismal, y afrontar la vida y la muerte, divorciados de las reglas comunes y humanas.

Leamos el vocabulario de la sociedad moral y las cosas que escribe al respecto:

“El Ego-arca, con egoísmo y presunción, pretende imponer su propia autoridad y su propia moral”

Pongo esto para que tenga sentido para el lector, que a veces los términos se combinan con la estupidez de esta sociedad, que, sí, quiere imponer su propia moral, pero luego escribe que aquellos que tienen una visión Única de lo que viven, son personas presuntuosas, y egoístas.

Por eso es que cada término tiene que ver con el “Nihilismo”, entonces también debe especificarse con el “Egoísmo”.

Egoísmo, que podría ser para mí, aquel que te dice que “¡eres egoísta!” jaja!

Partiendo de esta pequeña nota irreverente, vamos ahora, a leer, el vocabulario, de las cosas distintivas:

El Terrorismo Nihilista, la Secta, es para Mí, un acto amoral, que dentro de sí mismo, tiene características peculiares de Poder y de dominio autoritario, porque niega completamente el enfoque “falso”, de la visión de la igualdad, y porque con características de esta índole, conduce a la emergencia de la particularidad, que esta puta sociedad, con sus valores vulgares, quiere imponer.

Además, como ya se ha indicado, el Terrorismo Nihilista, se dirige a la confrontación, incluso dentro de la misma Secta, ya que debe de llevarse a cabo, lo que es, la supervivencia de un grupo, su fuerza, a través de la elección de un capo (líder), figura decisiva, con características distintivas, que puede continuar con el Proyecto Ilegalista, sin que caiga en el olvido.

Y si se extiende a los otros Siete, a través de un texto, un comunicado, un atentado, el enfoque impuesto para llegar a despojar al verbo “ético” de cualquier profundidad, y llevar a la fortaleza de su propia Idea Terroristica, un fundamento básico para atacar con uñas y dientes a los enemigos sociales y de la “realidad”.

¿Porque no debería ser así?

Debido a que es una idea específica y original surgida de una Secta, para seguir siendo específica, debe tener su propio fundamento, continuar ejerciendo su propio Poder de dominio, por otro lado, debido a la derivación de esta Idea Original, no podría ser específico sin ser impositivo.

Esto, no significa que Yo, no pueda abordar otra idea, que me pueda influenciar, pero siempre bajo una perspectiva de “compromiso Stirneriano”.

Una vez más, ¿por qué esto?

Porque si me considero Único, únicamente debo permanecer “original”, y no sucumbir a una idea, que pueda llevarme a perder.

Todo esto se combina con la idea de mí supervivencia como mi yo animal-humano, respecto a la otra supervivencia, naturalmente, convirtiéndose, más tarde, en algo complejo y articulado, vital, y prominente, subterráneo y extremista, que crece y crece de nuevo, y golpea a fondo.

En este misma posición de una específica denominación de la “idea” (en este caso de los Siete Terroristas Nihilistas), emerge, una especie de concatenación, en cuanto se refiere a la supervivencia de una Tendencia o de un específico grupo “original”: la medida de todo aquello que puede ser en la acción, como una especie de agrupación de individuos que parecen tener una afinidad peculiar intrínseca entre ellos, y que es el Individualismo. Individualistas, pero que tienen dos visiones específicas: El Individualista Egoísta, y el Individualista igual-céntrico, o para decirlo de manera normal “el igualitarista”.

Debemos especificar bien este aspecto, ya que, da un significado de peso y de potencia, a la dominación de un grupo Egoarca, respecto a todo aquello que gira entorno a ello, y que podría confundir a los interesados en el Terrorismo Nihilista.

Especificamos que el individualista igual-céntrico es siempre un Ser egoísta, pero que pretende serlo, a través de una utópica visión de una elección individual que equivale a un conjunto totalizador. Esto es lo que “lo afirma”, pues debe caer en la colectivización forzada, aquella que es su elección final.

Así, con esto, sin dejar de ser utopía, la elección del Individuo, presionado por tener éxito, en un ataque instintivo, se rinde dócil y suavemente, todo dentro de su tramo que debe que posponer y avanzar a la formalización colectiva.

La peculiar y específica elección, a través del dominio Egoico de una idea afirmativa (que recordemos, no por eso permanece inmutable), se distingue ampliamente de aquella colectiva, donde para ser colocado, debe tener una convergencia paralela entre las “animas” que la forman, reduciéndolo de este modo, a un mero apéndice, el poder del individuo que se pone en su Ser como lo más fuerte, decisivo, fundamental, para avanzar en un mundo “realmente real”.

Así que volvamos a escribir y a profundizar, que el Terrorismo Nihilista, es Egoarca, porque niega completamente, y con toda su fuerza, la acción niveladora hacia la preminencia de la imposición de la idea impuesta, que se reivindica como la mayoría, no solo exclusivamente fuerte, sino también más decisiva, específica, selectiva, particular, etc.

Debemos especificar también, que el Terrorismo Nihilista, es profundamente Misantrópico, hecho exclusivamente de Individuos, que actúan a través de la Voluntad Egoica, para distinguirse del “resto”, que se separan consecuentemente, en opciones precisas, las cuales no son rechazadas por la multitud, de hecho, vuelcan el concepto ético de la sociedad, se colocan encima de cada posición colectiva, o forzosamente no Egoica.

Sin ninguna conclusión final de este fragmento, en una más completa y amplia “Guerra Oculta”, termino con una cita del 4° libro de la “Voluntad de Potencia” llamado “Disciplina y Selección”, cito con varias preguntas, que, usted lector, puede reflejar el disgusto con la línea de arriba, o levantarse, romper y fragmentar la moral dentro de ti, y comenzar a atacar y golpear en manera Nihilisticamete Terrorista los valores del “mundo real”.

“Las típicas formas para configurarse a sí mismos. A saber: las ocho cuestiones fundamentales.”

1) ¿Quieres ser más complicado o más sencillo?

2) ¿Quieres ser más feliz o indiferente a la felicidad y a la infelicidad?

3) ¿Quieres llegar a estar más contento o ser más exigente e implacable?

4) ¿Quieres llegar a ser más suave, más flexible, más humano o más “inhumano”?

5) ¿Quieres llegar ser experto o carecer de consideraciones?

6) ¿Quieres alcanzar un objetivo o esquivar todo con propósito?

7) ¿Quisieras convertirte en el más respetado o en el más temido? ¿O tal vez, en el más despreciado?

8) ¿Deseas convertirte en tirano, en engañador, en un pastor o en un animal de la manada?

¡Afinidad de sangre con los Siete y con el Clan Terrorista Nihilista!

¡Afinidad de sangre con el Terrorismo Eco-Extremista!

Yo Nechayevshchina!

[*] Extraído de “Nomen Omen”-Secta Nihilistica de la Libre Muerte

En los puntos anteriores ya habíamos especificado que negábamos cualquier pacto federativo o de asociación con cualquier forma “externa”, que forme parte de la esfera del “compartir”, aun de forma fundamentalmente egoica.
Vamos a precisar los puntos anteriores, para delinear la actitud de la Secta Nihilista De La Libre Muerte. Estamos contra cualquier pacto federativo porque excluimos de nuestra unión secreta, lo siguiente:

CELULA: una célula es un ente “orgánico” dentro de un elemento más complejo, constituido de una estructura coordinada llamada federación.
Una célula que actúa en base a un acuerdo conspirativo y federativo, debe reconstruirse y unirse con otras células en armonía siguiendo un programa, si bien es informal, formaliza el acuerdo a través de una base, que debe tener características similares para corresponder.

NUCLEO: el núcleo tiene características similares a la célula, en el que los individuos que lo forman, se unen, haciéndose parte de un pacto asociativo en torno al centro de un proyecto federativo, con fundamentos consensuales que deben ser perseguidos, incluso aunque se dividan en acciones diferentes, con el común denominador de la federación a la que pertenecen, incluso informalmente.

FRACCION: la fracción es una parte divisoria de un “todo”, en este caso de un pacto federativo o asociativo, sobre unas bases de igualdad, siendo la elección y el ataque de una fracción, el común denominador para golpear y atacar.


La Guerra se José Vigoa: Un breve discurso sobre el Método Eco-extremista

Lo más notable que el eco-extremismo ha emprendido durante el año pasado, es su mayor claridad en la organización. Aunque su manera de atacar siempre ha sido pequeña, dispersa y reservada; y aunque siempre ha renunciado al discurso revolucionario o a la discusión de un “movimiento”, sólo una ruptura rotunda podría dejar claro que el ethos del eco-extremismo es diferente al de los anarquistas y otros terroristas radicales. A comparación del activista, el eco-extremista busca emular al criminal. En lugar del Partido, el nihilista individualista construye una “sociedad secreta” (a menudo secreta incluso entre sí). En lugar de un movimiento, los que llevan a cabo la defensa extrema de la Naturaleza Salvaje defienden una mafia. Si el surgimiento del eco-extremismo señala el cruce del puente para salir de la Tierra del Progreso y la Ilustración, la nueva etapa de la gestión del salvajismo está prendiendo fuego a ese puente y viéndolo arder.

Por supuesto, hay razones teóricas para ello. Para llevar a cabo acciones eco-extremistas, los propios actores requieren de una mayor autonomía y anonimato, al igual que los delincuentes. El liberal, el izquierdista, el anarquista y el anarco-primitivista abogan por acciones que otros puedan emular y proclamar como el Crucificado en el Evangelio: “Vayan y hagan lo mismo”. Quieren “producir en masa” un curso de acción y comportamientos desarrollados para adaptarse a todas las situaciones y contingencias posibles. Todo es “código abierto” y para que todos lo vean. Esto responde a su necesidad del ethos democrático, su Fe en el Pueblo, su Dogma de la Bondad Fundamental de la Naturaleza Humana. Incluso los más comprensivos lectores híper-civilizados se detienen en la literatura eco-extremista y preguntan: “¿Pero qué debo HACER? ¿Cómo puedo aplicar esto a MI PROPIA VIDA?, etc.,” Si usted tiene que preguntar, entonces no hay respuesta en su caso.

El eco-extremista es un oportunista. Él es un individualista. No molde eco-extremista como hay un molde comunista o anarquista o primitivista. Cada uno es diferente, al igual que cada crimen es diferente. El activista moderno busca limitar el caos y la contingencia: el eco-extremista cuenta con él, incluso prospera en ello. Las masas de activistas híper-civilizados, desde los pacifistas hasta el Bloque Negro, buscan moverse como una columna napoleónica de tropas, con disciplina, con objetivo común y con una fuerza que confronta al Estado en una situación de “poder dual”. Estos son tan fuertes como su eslabón más débil. La acción eco-extremista es la guerra de guerrillas en el sentido pleno del término: no sólo en la práctica, sino también en el propósito. El eco-extremista, al igual que el criminal, lucha sólo por sí mismo, por su propio beneficio, y con los que luchan de manera similar si es que está lejos; aquellos que eluden sus acciones y buscan emularlas en sus propias circunstancias.

Es por eso que el eco-extremismo es “piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan con la palabra” (1 Pedro 2: 8). Incluso aquellos que simpatizan, esos porristas izquierdistas que quieren ser un poco más militantes y piensan que unas pocas palabras en apoyo de los ITS aumentan su credibilidad como “post-izquierdistas”, no entienden este primer principio eco-extremista. El eco-extremismo no se trata de unas pocas palabras militantes que estimulan la conversación, o una forma ligeramente más violenta del pesimismo pasivo que permea en los círculos intelectuales progresistas, si es que son honestos. El eco-extremismo es una complicidad conspirativa, una afinidad violenta y una simpatía que lleva a la ilegalidad. El eco-extremismo no es otro ídolo ideológico que uno tiene en el altar junto con el anarquismo insurreccional, el anarco-primitivismo, el eco-anarquismo, el nihilismo pasivo, etc. El eco-extremismo es el rompimiento de ídolos, incluso el ídolo de la “auto-realización” y “autonomía” dentro de la podrida civilización tecno-industrial. Es el celo santo del fanático frente a las blasfemias contra la Naturaleza Salvaje, el deseo codicioso de violencia contra la víctima híper- civilizada y la singular paciencia necesaria para atacar al enemigo en el momento oportuno. Cualquier similitud con las ideologías que le precedieron es superficial, en el mejor de los casos.

Para ir más lejos, tomaremos algunas lecciones de la vida de un guerrillero / criminal moderno, uno que había llegado a opiniones similares sobre la legitimidad de la actividad criminal en una sociedad corrupta. Hablamos aquí de José Vigoa, ex-Spetsnaz (NdT1), posible oficial de inteligencia cubano, traficante de drogas y ladrón de casinos que fue terror en las calles de Las Vegas durante los años 1999 y 2000. Durante ese tiempo, él y su pequeña banda robaron algunos de los casinos más grandes de Las Vegas, incluyendo la MGM y el Bellagio. Vigoa también mató a dos guardias de camión blindado que intentaban jugar al héroe durante un robo. No vamos a detenernos en los detalles biográficos de Vigoa aquí, sino citaremos pasajes del fascinante relato de John Huddy, “Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars and Millions of Dollars”, y comente sobre ello como le sea apropiado. Con esto buscamos aprender de las reglas del compromiso y arrojar luz sobre cómo el ataque individualista sucederá a partir de ahora en el futuro. El futuro, tanto como se puede hablar de él, pertenece al individualista, al caos y a la a-moralidad.

“No es que José Vigoa piense bien de la determinación de los guardias del Brink, ya que estropearon lo que podría haber sido su robo de jubilación. ¡Estúpidos héroes, mierda! Piensa Vigoa mientras dispara fuego pesado contra los dos guardias y se retira al Rodeo que espera. Vigoa se sorprende de que los hombres del Brink mal pagados, luchen. Si no fuera por la línea de fuego que vino hacia él y el gringo loco que le disparó por encima del baúl, Vigoa les diría a los guardias en sus rostros lo absurdos que son: yo no estoy tratando de quitarte tu dinero, o faltarte al respeto, o robar algo de tu familia. Quiero tomar el dinero de los dueños gordos del casino, del cerdo que tiene millones y millones y explota a sus empleados con salarios del cacahuate.” (16)

Intrépido, Vigoa realiza una reunión posterior a la misión y anuncia una nueva política: “La próxima vez nosotros disparamos primero y no hacemos preguntas a nadie. No pregunté a los guardias por sus malditos relojes. Todo el mundo quiere ser un héroe en este país”. Vigoa escribe más tarde en su diario: “En mi mundo, tú eres el cazador o el cazado. Las Vegas lo hace, Vigoa lo toma.” (22)

La apertura del libro describe un robusto robo de vehículos blindados en el Desert Inn Hotel de Las Vegas, cuando Vigoa y su equipo abrieron fuego demasiado pronto para que los guardias entregaran el dinero, permitiéndoles así devolver los disparos y defenderse. Esto sería un tema en la juerga del crimen de Vigoa: que los pobres guardias que tenían todo que perder y nada que ganar, con las balas de regreso defendían el dinero de sus jefes de todos modos. Tal vez aquí vemos que los “híper-civilizados”, lejos de ser inocentes o explotados, sostienen un sistema injusto por algún sentido de orgullo o hábito. La civilización no suprime los instintos animales, sino que los aprovecha para sus propios fines, en este caso, para defender el concepto de propiedad privada y el “trabajo bien hecho” del trabajador honesto. ¿Podría haber más pruebas de que los híper-civilizados nunca se pongan en contra del sistema tecno-industrial? (16)

“Los robos y las tácticas de pequeñas unidades utilizadas por la pandilla, le recordaron a la policía su propio entrenamiento. Los veteranos de marina y del ejército reconocen las tácticas de guerra de guerrillas de las Fuerzas Especiales. El agente especial Brett W. Shields del FBI se da cuenta de que la pandilla usaba las doctrinas clásicas de los comandos: (1) inserción clandestina, (2) combate breve y violento, (3) huida rápida, y (4) retirada rápida y engañosa. Los policías se dan cuenta de que están en contra de un criminal organizado tan colorido y letal como cualquier matón de la vieja escuela, pero que posee una excepcional inteligencia en el campo de batalla, potencia moderna de fuego y sofisticadas tácticas de pequeñas unidades.” (25)

Esta “militarización” de la actividad delictiva es un tema común en nuestros días, como veremos más adelante.

“Lo que Vigoa llamaba el Demonio Fiero estaba agitándolo ahora; pronto estaría despierto. Vigoa podía sentir su fuerza bruta y el calor acumulando fuerza en todo su cuerpo. Una vez que había temido al sentimiento, pensó que era lo que lo había atraído a una vida de crimen y brutalidad, pero Vigoa lo sabía mejor ahora. El Demonio Fiero era su escudo y salvación, la fuerza primitiva que lo mantenía vivo.

Estaba despierto y cada vez más fuerte, y pronto sería libre de hacer su trabajo.” (104)

Este pasaje refiere a un episodio temprano en la carrera de Vigoa, pero como muchos individualistas y salvajes antes, Vigoa también tenía un espíritu de guía en combate. Para ser más de lo que uno puede hacer como un simple animal mortal, y para atacar, a menudo se necesita la inspiración de un espíritu, de un demonio, como en la creencia griega antigua. No es de extrañar entonces que Vigoa creyera en esto, y por lo cual un anarquista o izquierdista se burlaran de eso, ya que el poder de estos proviene del pueblo según sus creencias humanistas. Aquellos que aspiran a acciones inhumanas deben tener ayuda inhumana.

Muchos traficantes también eran adictos y usaban sus ganancias para apoyar su hábito, pero Vigoa no. Su abstinencia no era moral, sino de vida y muerte. “Tienes que mantener el cerebro claro”, advirtió a sus aliados. “Tienes que estar alerta en todo momento, incluso cuando estás durmiendo o haciendo el amor o con tu familia. Tienes que ver más lejos que otros hombres y en cada esquina. Tienes que ver en los corazones de los hombres. Tienes que leer los ojos de tu enemigo y saber que están a punto de atacar, o algún día intentarán matarte.” (106)

Vigoa enseña sobriedad y vigilancia por la misma razón que hacen los eco-extremistas: no por moral sino por un fin individualista. El fin del eco-extremista es el ataque, y los enemigos están en todas partes. La sobriedad y la vigilancia siempre son necesarias. Algunos dirán que esto equivale al ascetismo: que tal vida es un abrazo innecesario en las dificultades para algún tipo de final moral inverso. Nada más lejos de la verdad. El hombre híper-civilizado espera ser defendido por su tecnología, sus edificios y su moralidad. Incluso el más a-moral de los egoistas híper-civilizados se basa en la civilización y sus pompas por su “amoralidad”. La condición real del hombre sin civilización es la de la vigilancia constante: en la selva, en el bosque, en la llanura y en los mares. Estamos tan separados de nuestros sentidos y de una vida de compromiso con las cosas salvajes, que creemos que una vida de vigilancia y sobriedad es una vida de privación. La alternativa, sin embargo, es la vida del animal del zoológico: no estamos bajo ninguna amenaza física porque vivimos en jaulas. Por lo menos, el eco-extremista resiste la vida en la jaula, aunque sólo sea para atacar y volver a pelear otro día. La alternativa es tratar de encontrar la libertad en la jaula, lo cual es un absurdo.

“De alguna manera, el acto de desaparición de Pedro fue algo bueno”, dice Vigoa más tarde. “Nos pusieron a prueba. Después de que Pedro fue expulsado del aparcacoches, no nos desmoronamos ni nos dejamos llevar por el pánico. Esta es la forma en que es en el combate real. Siempre hay sorpresas. Nunca nada va en la manera que se supone que tiene que ir, y el plan es solamente el primer paso. Siempre habrá un reflujo y flujo en la lucha. Es cómo reaccionas a las sorpresas que importan. Lo hicimos bien.” (146-147)

El contexto para esta reflexión es el robo de MGM que la banda de Vigoa llevó a cabo, y la lección aquí es obvia. Sigamos adelante.

“Aunque no sea el robo más lucrativo, el robo al Mandalay Bay será el modelo de la cuadrilla que persigue el asalto, sin resistencia, y exactamente según el plan. El actual robo de los dos guardias del Brink toma menos de un minuto, y la escapada aún menos tiempo. Para cuando llegan los policías, los pistoleros han desaparecido desde hace tiempo. Nadie está de acuerdo en qué dirección huyeron los sospechosos, las descripciones del vehículo de escape varían, algunos testigos describen a los bandidos como hombres negros y no hay evidencia balística ni huellas dactilares.” (186)

Este es un buen resumen de la táctica de la banda de Vigoa, que predominó en velocidad y en la precisión en la realización de robos y huidas.

“Al igual que un tiburón, Vigoa pensó que estaba animado por un impulso primordial, incluso la adicción fuera de su control. Tal vez sus robos no eran sobre el bien o el mal, el dinero, la venganza por las injusticias pasadas, o incluso por la familia. Eran sobre el poder, la violencia, el peligro y la emoción de la caza. Los tiburones hicieron lo que hicieron sin remordimiento, y lo mismo hizo Vigoa. La policía no podía comprender esto, pensó Vigoa. No tienen idea de quién o con qué están tratando.” (158)

Es extraño que todos los “anarquistas verdes”, a pesar de sus esfuerzos por la “re-salvajización” y por sus estudios antropológicos de pueblos primitivos, no puedan entender lo que un criminal común aprendió tan bien. Es decir, la violencia no era un medio para un fin en la vida “primitiva”, sino a menudo un fin en sí mismo: un modo de vida. La emoción de la cacería y de la incursión no es absorbida por el hippie re-salvajizado en nuestros días, sino por el criminal y el gamberro, con todas sus contradicciones y egoísmos.

“En total, tal vez la banda de Vigoa nunca podría funcionar con la precisión de los comandos Spetsnaz, pero se les podía enseñar a obedecer órdenes simples y ejecutar los planes bien dibujados de Vigoa. Más tarde escribió: “Una de mis habilidades especiales, en la guerra y en el crimen, era entrenar a mis hombres duramente simulando la misión una y otra vez, a veces veinte o treinta veces. No había lugar para el error. La policía y el ejército lo descubren todo el tiempo, incluso cuando entrenas bien habrá errores. En mi negocio, puedo cometer cinco robos exitosos, pero si cometo un pequeño error o permito que mis hombres se vuelvan descuidados e indisciplinados, todos moriremos o iremos a prisión con largas penas de condena.” (161)

Aquí comienza una parte crucial en el libro, donde Vigoa comienza a describir su metodología con más detalle. Aquí vemos que Vigoa, porque es un hombre de acción, no tiene ningún problema en ejercer la autoridad. Aunque los eco-extremistas tienden a ser individualistas, no tienen ningún problema con la autoridad, ya que es concebible que una situación pueda surgir donde un pequeño grupo se forma para llevar a cabo una acción particular. A diferencia del anarquista o del izquierdista, la organización no es una función de la ideología, sino de la eficacia en una situación apropiada en la que la velocidad y la precisión son de suma importancia. Por lo tanto, no hay ningún problema con la autoridad en el eco-extremismo.

Y ahora el equipo podía recitar las Reglas de Vigoa casi palabra por palabra:

“- No hablar durante un trabajo, excepto del “congela” a la víctima (ordenándole que arroje su arma). Silencio absoluto entre los miembros de la unidad.

-Plan A: Desarmar a los guardias. Plan B: Matarlos sin vacilación si se resisten.

-Vigoa, y solo Vigoa da las órdenes de cuando se retira al coche en la huida.

-El segundo vehículo de escape (técnicamente conocido como el primer coche escape) estará dentro de la distancia próxima del trabajo porque el conductor dentro del carro se ha enseñado a utilizarlo como ariete (NdT2), y podría dañar el primer coche en la escena del crimen.

-Un mínimo de tres coches necesarios por trabajo. Estos vehículos, además del primer coche de escape – aquel cuyo número de matrícula, todos los testigos lo escriben enseguida, hacen un total de cuatro coches por trabajo.

– La velocidad es esencial – un minuto y fuera. (Cuando Suárez comienza a protestar que tomará tanto tiempo sólo para recoger el botín, Vigoa lo interrumpe: “Éste no es el cine, chico, la gente tiene teléfonos celulares, llaman al 911, y los estúpidos [la policía] saldrán fuera de sus tiendas de donas por una pequeña acción.”)

– No se deben dejar en los lotes de los casinos coches que no estén dispuestos, porque la seguridad ha estado anotando los números de las placas. Utilice lotes de apartamentos.

– El caos es clave. (Vigoa dice a su banda: “¿Quién sabe lo que significa modus operandi?” Silencio. “Bueno, porque no tenemos uno. Hay que ser impredecibles. Esto es la Guerra. Se predecible y mueres”).

– No dejes nada atrás.

– Máscaras de esquí y ropa oscura. Siempre usa guantes. Dejar las máscaras puestas hasta llegar al tercer coche de huida.” (165 – 166)

En estas reglas, volvemos a ver el énfasis en la autoridad, la velocidad y la precisión. Pero también vemos un guiño al caos. Los eco-extremistas buscan ser el caos, o Naturaleza Salvaje en una sociedad domesticada y artificial. Tampoco tienen modus operandi. Ellos no quieren nada de la sociedad excepto atacarla, por lo que sus métodos no son tan diferentes de sus fines: atacan por el bien del ataque. Esto les permite ser impredecibles tal como Vigoa buscaba ser.

“No quiero matar a nadie en mis robos. No quería matar a los guardias del centro comercial. Pero después del Desert Inn, me di cuenta de que cada estadounidense tiene que ser un vaquero. Llamo a esto, el héroe de mierda. Tienes que ser John Wayne y Mel Gibson y Bruce Willis, y si haces cosas estúpidas, me obligas a hacer lo que hago, lo que no es estúpido en absoluto porque para sobrevivir voy a volar tu puto cerebro. Te enviaré en el tren al infierno por un capricho. Mi capricho (223)

Este pasaje describe lo que sucedió cuando Vigoa y su banda intentaron robar un auto blindado y tuvieron que matar a ambos guardias de seguridad porque decidieron luchar. Una vez más, los híper-civilizados defienden la civilización incluso cuando no está en sus los intereses materiales. Llámalos como quieras, pero no son los amigos del individualista, o de la Naturaleza Salvaje para la materia.

“Yo no estaba drogado o borracho, pero estaba seguro. Demasiado confiado. Era el estado de ánimo de la fiesta. Me sentí bien y suave, casi en trance. Me sentí invencible y fue entonces cuando bajé mi guardia. Al igual que los hoteles hicieron cuando los ricos blandos, abogados y contadores se hicieron cargo de los gangsters italianos difíciles.” (248 – 249)

Vigoa aquí describe cómo estar con la guardia baja lo llevó a su caída. Durante su robo del Bellagio, Vigoa llevaba el sombrero equivocado y fue identificado por las cámaras de seguridad, mostrando su rostro en todas las noticias. Esto también es una advertencia contra la doble vida: Vigoa era un hombre de familia y dejó que una fiesta familiar lo relajara demasiado y le hiciera perder el foco. En última instancia, por eso fue capturado: una parte de su doble vida contaminó al otro.

“El 3 de junio de 2002, estaba listo para salir, para huir de la cárcel del condado de Clark por la noche. Sería un regalo bueno y definitivo de mí para todos los agentes de la ley, por no hablar de la publicidad para el DA (NdT3) y algo para mantener ocupadas a la gente de las noticias. Pero sucedió algo inesperado y no planificado. Un amigo mío fue atrapado con vino hecho en la cárcel. La policía me preguntó si podían entrar en mi celda por un segundo porque alguien fue atrapado con vino, y la policía quería saber si tenía algo. Miraron a su alrededor y no encontraron nada. Había estado trabajando ese día en la ventana, haciendo mi último trabajo, pero no tenía las placas metálicas pegadas muy bien o disfrazadas, porque la búsqueda de celdas era tan repentina, y yo estaba tan cerca de revisar – y la nueva corrección oficial sin experiencia descubrió mi trabajo por accidente. Fue un disparo de suerte.” (335)

Después de que Vigoa fue capturado, uno de su equipo estaba preparado para testificar contra Vigoa a cambio de clemencia. Esta persona, sin embargo, terminó colgando en su celda bajo circunstancias misteriosas. A pesar de estar en aislamiento la mayor parte del día, Vigoa estaba tratando de salir a través de las barras de sus ventanas y escapar. Esto demuestra el espíritu indomable de Vigoa: incluso cuando estaba a punto de ser condenado a una vida en prisión, todavía encontraba la posibilidad de intentar escapar.

“El tono de nuestra primera y las subsiguientes entrevistas es práctico e incluso cordial. Pero cuando Vigoa compara el tiroteo del Ross y las trágicas muertes en la guerra, lo interrumpo. “Robar a la gente a punta de pistola no es guerra”, le digo. “Robar a la gente a punta de pistola para enriquecerse y luego dispararles cuando se resisten es asesinato.

El rostro de Vigoa se oscurece. Él me da una mirada dura, y nos miramos a los ojos. Hay una larga pausa, luego suspira. “Tienes razón, no es guerra”, dice Vigoa. “-Bueno, tal vez un poco como la guerra. En la guerra no sólo matamos a los soldados sino también a gente inocente. Pero a veces un hombre no tiene otra opción.” Vigoa todavía está atónito porque los guardias del Desert Inn y del Ross arriesgaron sus vidas por el dinero de otra persona.” (354 – 355)

Cuando es interrogado por el autor del libro, Vigoa se resiste a la moral híper-civilizada, y se niega a excluir al “inocente” en sus ataques indiscriminados. Una vez más, es muy revelador que él entienda lo que tantos “eruditos” no logran hacer: que los inocentes no son tan inocentes, y que la persona “haciendo su trabajo” son precisamente los que sostienen la civilización.

“José Vigoa es un ejemplo del criminal que más se teme en el futuro”, dijo el sheriff Bill Young. “En las fuerzas de seguridad estadounidenses sabemos exactamente cómo lidiar con el matón callejero, pero estamos muy por detrás con los extranjeros nacidos y entrenados, que son inteligentes y no cometen delitos porque son adictos o necesitan dinero para drogas. Estamos viendo más y más de estos tipos en Las Vegas, en particular en Oriente Medio, en los Estados bálticos y en América del Sur. Sus valores son muy diferentes de los nuestros, y el lado despiadado que muestran deja a muchos policías americanos aturdidos. Muchos de estos chicos tienen antecedentes militares y son sofisticados y bien leídos. Va a tomar un esfuerzo concertado de nuestra parte, tratar efectivamente con los José Vigoas del mundo”.

“La historia de José Manuel Vigoa Pérez, resulta ser la historia de nuestro tiempo.” (364)

Así termina el libro de John Huddy sobre un gran ladrón individualista que pasará el resto de su vida en una prisión de los Estados Unidos. A partir de este pasaje, está claro que José Vigoa fue un pionero: un presagio de las cosas por venir. Es mi creencia de que el eco-extremismo comparte muchas de las mismas características que el sheriff describe aquí: personas que son entrenadas (incluso si se auto-entrenan), indiscriminadamente violentas, bien leídas y comprometidas con la empresa criminal. A medida que la estructura de la sociedad continúa desentrañándose, la violencia y los que la cometen serán cada vez más atomizados, desorganizados (en el sentido institucional), y despiadados en sus métodos. Esto por lo tanto, no es una predicción sino la lectura de lo inevitable. “Las cosas se desmoronan; El centro no puede aguantar…”

El eco-extremista es aquel que se ha entregado al caos que amenaza la civilización tecno-industrial. Aprenderán de José Vigoa, de tribus primitivas, de compañeros terroristas, y de quienquiera que pueda ofrecer ejemplos sobre cómo llevar a cabo una guerra personal en defensa extrema de la Naturaleza Salvaje, aunque esta defensa sea meramente ojo por ojo, diente por un diente.

Fuente:

Huddy, John. Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars, and Millions of Dollars. New York: Ballantine Books, 2008

(NdT) Notas de traductor:

1. Fuerzas especiales rusas. Vigoa como soldado cubano se estrenó en la antigua URSS, bajo el adoctrinamiento de las fuerzas de elite.

2. Utilizar un coche como “ariete”, es tomarlo como una arma para romper puertas y penetrar obstáculos en la huida.

3. District Attorney, el fiscal.


JOSÉ VIGOA: DATOS BIOGRÁFICOS

José Vigoa fue el mayor asaltante de Las Vegas. Nació el 24 de diciembre de 1959 en Caimito del Guayabla, Cuba. Y se crio bajo el régimen socialista implementado por Castro.

A los 13 años fue enviado a la URSS durante 6 años para recibir entrenamiento militar.

Terminado el entrenamiento Spetsnaz, encabezó un grupo armado de cubanos en Afganistán que combatieron contra los talibanes enfrentados con la Unión Soviética y sus aliados en esos años.

Terminados los enfrentamientos Vigoa regresa a Cuba, pero poco después decide salir del país y en 1980 llega a la ciudad estadounidense de Las Vegas.

Sin oportunidades laborales y al verse en plena crisis de inmigración que sacudía a los Estados Unidos, se vuelve traficante, pero en 1989 es atrapado en una operación especial de la DEA, y es acusado de tráfico de cocaína.

Pasa en la cárcel cumpliendo condena 7 años, y el 13 de diciembre 1996 sale bajo libertad condicional.

Vigoa fuera de la cárcel, sediento de venganza comienza a preparar un plan criminal elaborado que lo haría pasar a la historia, así, entrena a sus amigos en el hostil desierto de Nevada (Oscar Cisneros, Luis Suarez y Pedro Duran), empieza a juntar armas cortas y a vigilar lujosos casinos, costosos hoteles y carros blindados que transportaban efectivo de esos mismos negocios. Así, la espectacular carrera criminal de Vigoa da sus primeros pasos:

-20 de septiembre de 1998, Vigoa y sus hombres asaltan el casino MGM Grand, cruzan hacia la salida previamente vista en donde emboscan a dos guardias armados que llevaban bolsas llenas de dinero del mismo casino. Les quitan sus armas y se llevan 1 millón y medio de dólares en efectivo, más cheques.

El trabajo resulta limpio sin disparar ninguna bala, los ladrones huyen sin dejar pistas. La policía aún no sabe a lo que se enfrenta…

-Octubre de 1998: La banda de Vigoa se hace pasar por empleados y roban 11 vehículos de una tienda de autos de renta, estos al ser muy difíciles de rastrear sería utilizados para escapar en los asaltos que tenían pensados más adelante. Este hecho es el robo más grande de autos en Las Vegas.

-28 de junio de 1999: En una tarde soleada, el grupo liderado por Vigoa embosca a un par de guardias de un blindado que salía del casino Deset Inn. Los guardias se resisten al asalto y comienza una balacera en donde los guardias resultan heridos, en esta ocasión Vigoa y compañía se van sin un solo dólar, y aunque su huida es implacable, esta sería una lección que los marcaría.

-Agosto de 1999: El famoso y lujoso casino Mandalay Bay, es robado por un grupo de hombres armados, esta vez el botín sería de 100 mil dólares en efectivo, los responsables sería la banda de Vigoa que huyen sin dejar pistas a la policía.

-03 de marzo de 2000: Encapuchados emboscan un blindado que salía de una tienda de ropa en Henderson, los guardias se resisten al asalto y Vigoa con un fusil AK47 los asesina a sangre fría. La policía busca desesperadamente a los asaltantes y asesinos, pero no hay ninguna pista.

-22 de abril de 2000: Pistoleros roban a dos guardias de seguridad del lujoso hotel New York New York, se llevan miles de dólares, y como en todos los casos, no dejan ninguna pista concluyente para las investigaciones de la desmoralizada policía de Las Vegas.

-Junio 2000: En una operación que dura aproximadamente 1 minuto, tres hombres se dirigen a las cajas principales del famoso casino Bellagio y con pistola en mano se llevan todo el dinero que encuentran, Vigoa desde la barra dirige en asalto y da la orden para abandonar el lugar. El centro de operaciones en seguridad del casino capta todo el asalto en sus cámaras de seguridad, y alertan a los guardias que siguen al auto en donde huía la banda de Vigoa, este al percatarse de la presencia de los guardias, con un solo disparo al neumático de estos, los detiene y logran escapar.

El botín del Bellagio fue de 200 mil dólares en efectivo.

Es aquí donde comienza la caída de la banda de asaltantes más famosa de Las Vegas.

Después del espectacular asalto al Bellagio, los mismos dueños del casino proporcionan las imágenes de las cámaras de seguridad a la policía, los cuales las dan a todos los noticieros, así, se difunden imágenes de los rostros de los ladrones en todos los medios de la época; el oficial de libertad condicional de Vigoa lo reconoce y da información a la policía que rápidamente comienza la cacería.

-07 de junio 2000: Vigoa es ubicado saliendo de un centro comercial con su familia, y es seguido por la policía, al percatarse de la presencia policial, Vigoa acelera su auto y comienza una feroz persecución, el equipo SWAT le cierra el camino haciendo que Vigoa salga de su auto dejando a su familia en él, y huyendo a pie tratando de perder a sus inquisidores. Al verse acorralado Vigoa lucha a golpes con los policías que vienen a atraparlo, da pelea, pero el número lo supera, se necesitaron 4 agentes para someterlo y es arrestado.

Ya en la cárcel, los jueces piensan en mandar a la pena de muerte a Vigoa por el asesinato de los guardias del Henderson, y tras arrestar a su amigo Oscar Cisneros lo obligan a declarar contra Vigoa, pero este amanece ahorcado y el caso se hunde, el único testigo que declararía contra Vigoa está muerto, no se sabe si Cisneros decidió suicidarse antes que mandar a la muerte al jefe criminal de su misma banda, o hubo alguien que lo mató haciendo que el hecho pareciera un suicidio.

-03 de junio 2002: Vigoa trata de escapar de prisión, pero es descubierto por los guardias.

-16 de agosto 2002: Vigoa es juzgado y este se declara culpable de 43 cargos de delitos no graves y 3 cargos de delitos serios. Lo envían a cadena perpetua, en donde pasa sus días pensando la forma para escapar si la vida se lo permite…


Asesinando a nuestro occidental interno

Cada uno de nosotros tenemos un occidental arraigado, ya sea por nuestra cultura o por la religión que nos ha lavado el cerebro desde pequeños con esas mentiras del “infierno eterno” y del “reino de los cielos”. Dichos credos ajenos muchas veces intentan controlan los comportamientos caóticos y reprimen hasta el cansancio los instintos del animal humano salvaje que aún vive en nosotros. Y aunque muchos de nosotros hemos puesto en práctica el método del terrorismo indiscriminado y selectivo (quitándonos de encima parte de esa educación occidental), a algunos todavía les falta arrebatar una vida, así como lo hicieron los más antiguos ancestros.

Antes de la llegada de los invasores (en el caso de los que vivimos en el “continente americano”), las concepciones sobre la vida y la muerte, la guerra y la venganza eran completamente diferentes a lo que nos vinieron a imponer. Desde los inuit de Groenlandia hasta los selknam de Tierra del Fuego, todas y a cada una de las tribus y grupos humanos primitivos tenían creencias no muy distintas sobre dichos tópicos. Para la mayoría de ellos, quitar una vida era un orgullo, arrancar un cuero cabelludo era un trofeo, salir de una batalla lleno de sangre ajena era el mayor honor de un guerrero, la Guerra que libramos en esta era no tiene que ser diferente. Es por eso que abajo ponemos algunas recomendaciones para los individualistas interesados en pasar al “siguiente paso” en su Guerra. El material recolectado viene de esta fuente, el cual animamos a que lo vean pero solo con Tor:

http://www.bestgore.com/murder/isis-instruction-video-how-to-kill-disbelievers/

¡Y que mejor que un combatiente del Estado Islámico para enseñarnos las partes en donde uno tiene que golpear para asesinar a un objetivo! Sobre esto, huelga decir que en lo personal no comparto la visión religiosa de los islámicos radicales, pero ya que sus métodos son importantes tenerlos en cuenta para mi guerra, no tengo ningún problema moral en citarlos.

Para finalizar, recomiendo a los individualistas que estén preparados para quitar una vida que elijan bien su objetivo, se encomienden a sus ancestros, afilen bien sus cuchillos, sean fríos y disfruten del momento, nada se compara al momento que escuchas el último aliento de un híper-civilizado, nada se iguala ver el chorro de sangre emanando del cuerpo de tu objetivo. Decidamos alevosamente sobre la vida de otros.

¡Recordando con actos a los guerreros asesinos!

¡Pasemos por encima de los valores humanos y aplastemos fuertemente la moral cristiana!

¡Asesinemos a nuestro civilizado interno!

[PARA VER LOS GRÁFICOS DESCARGA LA REVISTA]